lunes, 20 de mayo de 2019

Lag Baomer con el Tzemaj Tzedek - La primera impresión del Likutei Torá gracias al mérito de Rashbi



Lag Baomer en lo del Tzemaj Tzedek se celebraba de una forma muy especial, alegre y notable. El 17 de Iyar, Erev Lag BaOmer, se reunían para una Seudá y un Jasidishe Farbrenguen que se extendía hasta la mañana; entonces es que rezaban Shajarit bearijus (una sincera Tefilá, en profundidad y con concentración), luego salían al campo y comían allí una comida láctea, y el Rebe decía un Maamar de Jasidut.

La excepción fue el Lag Ba'omer del año 5609 (1849), que cayó un jueves.

Al principio todo como de costumbre. El miércoles, después Shajarit, todos los jasidim fueron a la casa de Reb Shloime, que solía servir una Seudá todos los años. La alegría era enorme. Los Jasidim jóvenes junto con los más ancianos bailaron con entusiasmo, y luego se sentaron a escuchar atentamente a las palabras (vort's) de los Jasidim más ancianos.

Al otro día, el jueves, a las 4 de la tarde, vino el Tzemaj Tzedek a participar en la celebración. un silencio sobrevino sobre la multitud. El Rebe dijo entonces un profundo Mamar de Jasidut. Durante unas tres horas el Rebe participó en el gran evento, y los Jasidim sintieron allí una gran elevación espiritual.

Sin embargo, antes de abandonar el lugar, el rostro del Rebe de repente se puso serio. Se dirigió a los Jasidim y les pidió que cantaran juntos la melodía (el Nigun) de "Arba Babot" del Alter Rebe. Este Nigun Kadosh se canta únicamente en momentos, ocasiones especiales.

Los Jasidim se preguntaban qué significaba esto. En esos precisos momentos el Rebe estaba como ensimismado totalmente, inmerso BiDveikut. Sus ojos estaban cerrados, lágrimas brotaban de ellos. La brusca transición de la gran Simjá (alegría) a esa tensión tan profunda implicaba que algo desconocido estaba sucediendo en algún lugar.

Esta suposición se fortaleció aún más cuando el Rebe se puso de pie y exclamó: "El Zejut del Baal Hahilula protegerá a todos nuestros hermanos Bnei Israel en general y, en particular, a la congregación de Jasidei Jabad". Los Jasidim estaban asombrados, pero de inmediato respondieron: "¡Amén!"

Ahora el Rebe sonrió. "Amén, Ken Yehí Ratzón!", repitió detrás de ellos y salió.

Los Jasidim se apresuraron a repasar el Maamar del Rebe (Jazará). Para esto eran dirigidos por Rab Hilel Paritcher. Todos se concentraron en las palabras de Torá, sin embargo un gran signo de pregunta retumbaba en sus corazones: ¿Qué significaba esa tensión y 'oscuridad' que de repente lo envolvió al Rebe?

Pasó el Shabat. El lunes llegó a la ciudad un cartero de la ciudad de Zh'itomir, trayendo consigo una carta dirigida al Tzemaj Tzedek, que informaba sobre los arrestos en la imprenta en Zhitomir y la incautación de todas las copias del Likutei Torá, que el Tzemaj Tzedek había enviado a imprimir.
.
La llegada de este mensajero y la carta que trajo generaron un molino de rumores en la ciudad. Todos estaban preocupados por los arrestos y el hostigamiento del gobierno. A medida que se propagaban los rumores, fueron 'inflándose' y juntando detalles del suceso (que en realidad) nunca habían sucedido. Los hijos del Rebe tuvieron que entrar de su padre para escuchar exactamente qué era lo que había sucedido.

El Tzemaj Tzedek les contó que el lunes de la semana pasada, la policía y los oficiales allanaron la imprenta en Zhitomir. Arrestaron a los propietarios de la imprenta, los interrogaron sobre la impresión del Likutei Torá del Alter Rebe y quisieron saber cuántas copias se imprimieron y dónde se distribuyeron. Al final, fueron liberados, pero debían presentarse para un interrogatorio el día miércoles en la comisaría de Kiev. 208 copias del libro fueron selladas con el sello de la policía y se prohibió su impresión.

Una gran preocupación se expresaba entre los Jasidim. Después de tanto esfuerzo, había sido enviado a la imprenta por primera vez el libro en el que los Maamarim del Alter Rebbe habían sido organizados y divididos según las Parashiot semanales de los Jumashim Vaikrá-Devarim

La impresión de la Torá del Alter Rebe implicaba toda la vida misma del Tzemaj Tzedek, que cuarenta años atrás había comenzó a recopilar y transcribir los ensayos de su abuelo, imprimiendo primero la primera parte del libro, el Torá Or, con los Maamarim de las Parashiot de los libros Bereshit y Shemot.

La aparición del libro despertó una gran alegría entre los jasidim, pero implicaba esto una causa de descontento entre los integrantes del movimiento Haskalá, que presentaron informes a las autoridades argumentando que el jasidismo ponía en peligro la estabilidad del régimen. Como resultado de las denuncias, el gobierno ruso comenzó a dificultar la impresión de libros sagrados, especialmente libros jasídicos. Durante varios años fue imposible imprimir libros.

Mientras tanto, los Jasidim del Tzemaj Tzedek se enteraron de que su Rebe había escrito glosas y comentarios sobre los escritos de su abuelo. Comenzaron a instarlo a incluirlos de que los incluya en la impresión de la segunda parte del libro. Al principio, el Rebe se negó, pero luego tuvo un sueño, en el que aparecía su abuelo y le pedía que accediera a la solicitud de los Jasidim. El Rebe no compartió este sueño con nadie, hasta que sus tres hijos también soñaron lo mismo. Luego es que accedió a la tarea. Así es como se preparó el libro Likutei Torá para su publicación, y en 1845 fue concedida la aprobación del gobierno y se envió a Zhitomir para imprimirlo.

Y ahora, este importante libro, que reviviría a las generaciones de estudiosos del Jasidut y a aquellos que buscan Elokut, está en peligro. Ahora todos entendieron la preocupación del Rebe en la celebración de Lag Ba'Omer.

Por la noche, se enteraron por un hijo del Rebe, que el Rebe le había dicho a dos de sus hijos: "Bat Dina - Batel Dina" (el Din pasó su día, su fecha, el Din pasó y se anuló).

El día jueves, un emisario de Kiev llegó y trajo la noticia de que el miércoles el Rab Shapira, el dueño de la imprenta en Zhitomir, había venido a ser interrogado por la policía y había sido arrestado por toda esa noche. Al día siguiente lo llamaron para un segundo interrogatorio y hacia la tarde lo llevaron a su casa, liberado. El viernes, la policía secreta instruyó a las autoridades a quitar los sellos de los libros y aprobar su distribución. A partir de entonces, los libros de Likutei Torá se imprimieron sin inconvenientes y se distribuyeron a todo Klal Israel.




Para ver otra descripción de Lag Baomer con el Tzemaj Tzedek (escrito por el Rebe Anterior), en artículo publicado en Jasidishe News el año pasado, click aquí

Likutei Sijot Tomo 1 Behar, Edición 2019



domingo, 19 de mayo de 2019

La nota televisiva que salvó una vida

Una pareja judía estaba planeando hacerse un aborto hasta que encendieron la televisión y escucharon lo que dijo la pareja de Jabad.

Por Dovid Zaklikowski para COLlive

Cuando alguien de la 'Confederação Israelita do Brasil' llamó a la casa del rabino Dovid y Sonia Elisheva Vaitman, preguntando si podían aparecer en un programa de televisión sobre la vida judía, la pareja lo dudó.

Les preocupaba que un periodista sin conocimiento previo del tema pudiera malinterpretar sus palabras. Pero, teniendo en cuenta que eran la única familia judía observante que se presentaría, estuvieron de acuerdo. Después de todo, presentar el enfoque tradicional de la vida judía era parte de su trabajo como Shlujim de Jabad.

El día señalado, un equipo de cámaras llegó al vecindario de los Vaitman y le preguntó a un niño que estaba jugando afuera si sabía dónde estaba (ubicada la casa).

Sí, respondió, era su casa, y estaba a unas pocas cuadras de distancia. Poco después, le pidieron la dirección a una joven. Ella respondió que ella también era una Vaitman. Su casa estaba justo al final de la cuadra. Al llegar a la casa, vieron a varios niños más jugando afuera de la casa.

Con las cámaras rodando, el reportero le preguntaba a la pareja cuántos hijos tenían exactamente.

Nueve, fue la respuesta.

"¿Por qué criar una familia tan grande?", les preguntó.

"Cada niño es un regalo de Di-s", dijeron. "Estamos contentos con cada regalo que Di-s nos da."

Casi una década más tarde, una mujer se acercó al rabino Vaitman en una reunión comunitaria y le dijo: “Esta es mi hija. Es gracias a ud. que ella está viva.

El rabino estaba un poco sorprendido porque no la reconocía.

“Cuando estaba embarazada de mi hija”, le explicó, “mi esposo y yo decidimos que no estábamos listos para otro hijo. Solicitamos un turno para un aborto y nos estábamos preparando emocionalmente para el procedimiento. Justo la noche anterior, estábamos viendo la televisión y apareció un documental sobre la vida judía."

Siendo judíos asimilados, ella le dijo, estaban interesados ​​en ver cómo los medios seculares los retratarían. Entonces apareció la familia Vaitman. Al igual que el equipo de cámara, ella y su esposo se sorprendieron del tamaño de su familia. Pero su respuesta acerca de que cada niño era un regalo tocó un punto sensible.

"Nos miramos y decidimos allí mismo que aceptaríamos con alegría el regalo de Di-s. Cancelamos el turno."


Rabino Vaitman con sus hijos en el Kinus HaShlujim

sábado, 18 de mayo de 2019

Pesaj Sheni - Nunca es demasiado tarde!


El Rebe explica en este Farbrenguen ¿Por qué celebramos en Galut Pesaj Sheni, y no decimos Tajanun, etc?!







jueves, 16 de mayo de 2019

13 de Iyar: Yortzait del hermano del Rebe, Reb Isroel Arie Leib Shneersohn





R' Isroel Arie Leib falleció a la temprana edad de 43 años, el 13 de Iyar de 5712 (1952), en la ciudad de Liverpool en Inglaterra. Por pedido del Rebe fue enterrado en Eretz Israel, en el cementerio de Tzfat.
En este día el Rebe decía Kadish todos los años.

El Rebe se ocupó de que la trágica noticia del fallecimiento de su hijo no llegue a oídos de la Rebetzn Jana (su madre), y hasta el día de su fallecimiento (el 6 de Tishrei 5725) no se enteró. Durante 12 años (!) logró el Rebe ocultarle esto a su madre para evitar su sufrimiento.

El Rebe mencionó el Yortzait de R' Isroel Arie Leib durante los Farbrenguens en algunas oportunidades.


Una anécdota relacionada con la fecha:


El 12 de Iyar de 5745 (1985) salieron los Bajurim (jóvenes estudiantes) Y. Shpalter y Y. Paltiel a su ruta de Mitvzoim, como todos los viernes. En uno de los lugares que solían visitar, se les acerca un Yehudi americano que pidió ponerse los Tefilin. Al terminar, les pregunta este Yehudi: "¿Es verdad lo que dicen de los Jasidim que de toda cosa se puede aprender una enseñanza?" Los Bajurim por supuesto lo admitieron, y le explicaron que (acorde al Jasidut) incluso de los nombres de los animales e incluso del nombre de las personas se puede tomar una enseñanza en Avodat Hashem.

El Yehudi, al escuchar esto, les pregunta: "entonces ¿qué enseñanza se aprende, por ejemplo, de mi nombre hebreo, Arie Leib?" Los Bajurim no esperaban esta pregunta, y comenzaron a explicarle lo que se les ocurrió en el momento.... y así terminó el encuentro.

Volvieron a Crown Heights, escribieron un Du"j (reporte de su Mivtzoim) al Rebe, y al comenzar Shabat se olvidaron de todo este episodio.

Al dia siguiente, a las 1:30 pm, entró el Rebe sorpresivamente a 770 para hacer Farbrenguen. El motivo del Farbrenguen el Rebe recién lo explicó en la segunda Sijá. Estos dos Bajurim estaban ahí parados atónitos durante toda la Sijá, sin poder creer lo que escuchaban.

Durante toda la Sijá el Rebe se explayó explicando los nombres del Baal Hayortzait, Isroel Arie Leib, y conectando los nombres con la Parshat Hashabua, Ajarei y Kedoshim*.

El viernes siguiente, los Bojrim retornaron a su ruta de Mivtzoim, y se encontraron de nuevo con este Yehudi, Arie Leib, y le contaron del Farbrenguen inesperado que el Rebe había llevado a cabo el Shabat pasado, con toda la explicación, y este hombre se quedó escuchando todo, quedando totalmente emocionado; este fue el primer paso de 'Arie Leib' para retornar a sus fuentes y volverse un completo Baal Teshuba.


***


*)El Rebe (en otra oportunidad,) explicó que los tres nombres de su hermano simbolizan las tres etapas de la Neshamá al descender a este mundo:

Isroel se refiere al Yehudi en su estado puro, cuando "gobierna sobre Di-s [es decir, sobre los ángeles de Hashem o la energía Divina investida en la naturaleza] y los ángeles", cuando permanece por encima de la naturaleza y la domina. Esta es la neshamá en lo alto y apenas comienza su descenso al mundo, cuando es clara y evidentemente una parte de Hashem.

Arie es la palabra hebrea para león. Cuando la neshamá comienza su relación con el mundo, debe ser un león, ya que solo así puede dominar al alma animal y al cuerpo.

Leib es la traducción de "Arie" en Idish. El siguiente paso es "traducir" la fuerza del león de su Neshamá y trasladarla al cuerpo y al mundo, hasta que llegue y lo incorpore en su lenguaje cotidiano.

miércoles, 15 de mayo de 2019

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Davenen y el Shul 8

Número 8

Horarios del Davenen


Cuando el gran éxodo de Jasidim de Rusia 5706 (1946) finalmente se asentó, un gran contingente se extendió por toda la periferia de París. Reb Jonye Levin vivía en Aubervilliers, un suburbio de París, junto con otras diez familias de Lubavitch.
En un yejidut en 5718 (1958), luego de responder a las preguntas de Reb Jonye, el Rebe inquirió: "Dime, ¿a qué hora empiezan la Tefilá en el shul de Anash de Aubervilliers en Shabat?"
Reb Jonye respondió: “Dado que la mikve está a una gran distancia, una buena caminata de unos cuarenta y cinco minutos, el Davenen comienza a las 10:30. Resulta (a veces) que hasta que todos se reúnen y están listos, el Davenen puede retrasarse hasta las once."
El Rebe no estaba contento (ni satisfecho con la respuesta). Le dio a Jonye un mensaje para que se lo transmita a todo Anash de Aubervilliers: "Diles en mi nombre, que el Jazan debe ya comenzar Hodu a las diez en punto."

martes, 14 de mayo de 2019

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Davenen y el Shul 7

Número 7
Nusaj (del rezo) no-Jabad


La administración de una escuela de Lubavitch, que había admitido a estudiantes de hogares no-jasídicos, llegó a la conclusión de que corresponde de una escuela de Jabad que los niños hagan Davenen en Nusaj Ari (Za'l), tal como lo había establecido el Alter Rebe.
A pesar de las quejas de algunos de los padres, el director hizo cumplir la regla y la administración informó las buenas noticias al Rebe.
En su puño y letra, el Rebe respondió con consternación. “¿Quién participó en esa reunión? ¿Dónde están los detalles [acta, protocolo]?"
Luego el Rebe planteó la pregunta: "¿Acaso está permitido, según el Shuljan Aruj, forzar a un niño a rezar en un Nusaj que no es el suyo?"
Y otra pregunta más: "¿Cuántos niños, suponen y calcula la administración, serán atraídos o distanciados, como resultado de la nueva política?"

(Teshurá Simpson, Kislev 5777)






lunes, 13 de mayo de 2019

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Davenen y el Shul 6

Número 6
El requisito previo al Davenen


Durante la visita a 770 del famoso Rebe de Toldot Aharon de Yerushalaim en 5721 (1961), surgió una acalorada discusión entre el Rebe y su invitado. El Rebe insistía en que un Yehudi debe prepararse para davenen estudiando Jasidut, mientras que el Admur de Toldot Aharon sostenía que teniendo la simple kavaná es suficiente.
Durante el curso de la conversación, el Rebe expuso: "Davenen debe ser con todo su ser, con todos los órganos del cuerpo. Obviamente, esto no sólo se refiere a las extremidades físicas, sino también a las diversas facetas del carácter de la persona: su intelecto y sus emociones.
"Ahora", continuó el Rebe, "si una persona no comprende la profundidad de su Tefilá, está utilizando sólo una parte superficial de su mente, dejando así de lado su profundidad. El Davenen debe ser con todas y cada una de las facetas del ser de un Yehudi, incluyendo esa profundidad.
“La única forma de lograr esto es estudiando y meditando el significado interno de la Tefilá, a través del estudio de Jasidut.
"No tiene que ser (necesariamente) Jasidut Jabad", concluyó el Rebe, "pero Jasidut debe haber."

(Torat Menajem, vol. 30, página 319)

לזכות ולרפואה שלמה של התינוק מנחם מענדל הלוי בן חנה

domingo, 12 de mayo de 2019

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Davenen y el Shul 5

Número 5
Rezando con Minián


Cuando el Rebe quería dar un mensaje público a los Jasidim, a menudo lo hacía a través de Reb Nisan Nemenov, el mashpia en Brunoy, Francia. Después de su yejidut, él hacía un farbrenguen en 770 y daba a conocer las palabras del Rebe.
En el yejidut de Tamuz 5733 (1973), el Rebe le dijo: "El concepto de rezar con un Minián se ha vuelto últimamente extremadamente descuidado. Algunos piensan que Tefilá Betzibur es para niños... ¡Que sepan, que cualquier persona que no hace davenen bearijus está obligada a hacer Davenen con minián! "
Dos años después, en el 9 de Tevet 5735 (1975), Reb Nisan tuvo otro yejidut. Apenas entró, el Rebe continuó la conversación interrumpida de dos años atrás.
"¿Cuál es la situación en Francia con respecto al davenen con minián? Venimos ahora de Yud-Tet Kislev. Todos los maamarim de Pada Beshalom relacionados con este día desarrollan la importancia del rezar con minián."
El Rebe se levantó ligeramente de su silla y dijo con gran emoción: "¿Por qué nadie está activo al respecto? ¿Por qué hay tanta negligencia? Incluso los no-jasidim aprecian la grandeza de un minián. Otras cosas conseguimos lograr, pero este asunto solo está empeorando.”

miércoles, 8 de mayo de 2019

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Davenen y el Shul 4

Número 4
Viniste al Shul a hacer Davenen? ¡Pensá en Hashem!


Durante el Farbrenguen del 13 de Tishrei 5743 (1982), el Rebe se lamentó (quejó) públicamente acerca del estado del davenen: “¡La gente viene al Shul y, en lugar de mirar el Sidur, me miran a mí cómo hago Davenen! Puede que exista el concepto de mirar a un Rov, pero davenen no es el momento para hacerlo.
"¿Has venido al Shul a hacer Davenen? ¡Piensa acerca del davenen! ¡Piensa en Hashem! No estamos hablando de kavanot profundas, sino simplemente de pararse 'como un siervo ante su amo'. ¡Pensá en el Creador!!"
A medida que la sijá continuaba, el Rebe expresó una angustia tal por la dejadez y aflojamiento del Davenen que amenazó con no participar en el Minian público si las cosas no mejoraban.
Ocurrió una vez, durante la década de los '70 (5730), que cuando se abrió el Aron Kodesh, comenzaron a cantar el Nigun "Anó Avdo Dekudsho Brij Hu", y el Rebe comenzó a bailar con mucha energía.
Naturalmente, muchos en la multitud se giraron para ver mejor al Rebe durante estos momentos especiales de éxtasis. Sin embargo, el Rebe señaló el Aron Kodesh, indicando adónde mirar.
(Heijal Neguina, p. 312)

martes, 7 de mayo de 2019

Maise del Rebe Maharash - El Jayus en el Davenen



Uno de los Jsidim del Rebe Maharash, Reb Zalmen Zlatopolsky era muy querido y apreciado por el Rebe, e incluso cuando entraba a Yejidut el Rebe le decía Maamarim de Jasidut en privado especialmente a él.

Una vez, en el año 5638, le dijo un Maimer Jasidus muy especial, y en ese Maimer citó el dicho de la Guemore 'R' Eliezer le daba una moneda al pobre y luego rezaba' (Baba Batra 10a). El Rebe explicó, que la Tefilá debe ser con Jayus, y a través de ayudar al necesitado antes de la Tefilá, y reanimarlo, se desarrolla e intensifica mucho Jayus en el Davenen, y al decir esto hizo un movimiento con su mano de arriba hacia abajo (así lo hacía cuando expresaba algo que es בהפלאה, extraordinario). 

Cuando volvió R' Zalmen a su casa en Krementchug, repitió este Maimer frente a su colega, el Josid R' Jaim Dov, uno de los Jsidim más intelectuales y entendedores en Jasidus. R' Jaim Dov procedió a partir de esto a conducirse todos los días, antes de su Tefilá a servir en la mesa una botella de Mashke y masitas para los pobres y necesitados para que tomen algo. 

Cuando le contaron de esto al Rebe Maharash, dijo: "¿Ustedes creen que la Haskole de R' Jaim Dov es (un logro) de su estudio en el "Shaarei Ora" o en el "Ateret Rosh"? (Sforim muy profundos del Jasidus del Miteler Rebe) ¡No! ¡Su Haskole es (un logro y producto) de la torta y masitas que le comparte a los necesitados antes del Davenen!

lunes, 6 de mayo de 2019

2 de Iyar - El Rebe Maharash

Un Maise con el Baal Yom HaHuledet




Un integrante de la familia Slonim, que habían emigrado a Eretz Israel en el año 5605, viajó cierta vez a Lubavitch a visitar al Rebe Maharash. El Rebe en aquel encuentro le preguntó acerca de los Yehudim de Eretz Israel. En su respuesta, éste comentó:  "En realidad, me sorprende (y me extraña) lo que está traído en los Sforim, que en Eretz Israel se encuentran Yehudim con Neshamot muy especiales y elevadas, yo no veo nada de eso por allá...". El Rebe enseguida le contestó, en reproche: "¿Acaso entiendes tú de Neshamot elevadas?! Te contaré una historia que oí directamente de mi padre, el Tzemaj Tzedek y verás hasta dónde llega la fuerza de un simple Yehudi de Eretz Israel:

En una aldea, en los suburbios de Yerushalaim vivía un Yehudi muy simple que no sabía ni siquiera el orden correcto de las Tefilot, ni hablar de su significado o de algún estudio complejo. Por ello, cada semana solía visitar a su Rabino en Yerushalaim que le organice el orden correcto a proceder con las Tefilot de los próximos días. Cierta vez llegó en los días de Jeshvan y le pidió que le anote las Tefilot de todo el próximo mes, ya que se le complicaría llegar a Yerushalaim cuando las rutas están embarradas y con lodo. El Rab pasó a cumplir su pedido, pero unos días más tarde este Yehudi resultó que viajó a Yerushalaim para adquirir cierta mercadería, y para su asombro vio que todos los negocios (de Yehudim) estaban cerrados. Se asustó este aldeano, pensando que tal vez se había equivocado en sus cálculos y ¡hoy era Shabat!, pero enseguida se calmó cuando notó a un Yehudi caminando con su Talit y Tefilin bajo su hombro. Le preguntó ¿Qué pasó´hoy que está todo cerrado? Y el Yehudi pasó a explicarle que era un día de Taanit Tzibur, a lo que pasó a lamentarse el aldeano al desconocer esta fecha (y haber comido) y rezado las plegarias incorrectas.
Se dirigió de inmediato a su Rab quejándose apenado por qué no le había anotado este día de Ayuno en sus rezos! El rab lo calmó explicándole, que no era este un día de ayuno público general (de los establecidos por los Sabios) sino más bien había sido decretado en Yerushalaim por las continuas sequías y la falta de lluvia. El aldeano se asombró de la declaración del Rab: "¿Para eso necesitan proclamar un ayuno público?! Yo suelo salir al campo, cada vez que se demoran las lluvias en llegar en mi aldea, y alzo mi voz  con fuerza Riboino Shel Oilom!! y enseguida comienza a llover. El Rab se le quedó mirando y le preguntó si podía hacer eso ahora, y el hombre con gusto lo hizo. Salió al patio y pidió con total sinceridad e ingenuidad 'Riboino Shel Oilom!!, Hakadosh Baruj Hu!, envíanos las lluvias que necesitamos,' y su pedido fue concedido de inmediato...

Cuando el Rebe terminó su relato, le dijo a su invitado: ¿Acaso puedes ahora tú determinar (calcular) quién en Eretz Israel posee una Neshamá Gueboá (elevada y especial)?"

domingo, 5 de mayo de 2019

En la Casa Blanca, el rabino de Poway promueve un "momento de silencio"

En la Casa Blanca, el rabino de Poway promueve un "momento de silencio"

El presidente Trump elogia el "coraje, gracia y devoción" del rabino Isroel Goldstein

Por Chabad.org





Originalmente, no estaba incluido en la lista de disertadores en el Día Nacional del Rezo en la Casa Blanca, pero el rabino Isroel Goldstein, un heroico Sheliaj de Jabad de Poway, llevó a las lágrimas a sus oyentes, junto con palabras de agradecimiento al presidente Donald Trump cuando el presidente lo llamó espontáneamente para compartirle su mensaje de orgullo y fortaleza ante el mal. En palabras del presidente: "No hubo nadie que expresara el horror y la belleza de lo que representas mejor que tú".

Hablando con vendas en sus manos después del desgarrador tiroteo antisemita en su sinagoga el sábado pasado, que resultó en la muerte de la congregante Lori Gilbert-Kaye, otras dos personas heridas, y la pérdida de uno de los dedos del rabino, Goldstein citó al Rebe, Rabi Menajem M. Schneerson, de bendita memoria, que tantas veces habló de la necesidad vital de una educación moral en la sociedad estadounidense. Destacó que a principios de la década del '80, poco después del intento de asesinato contra el presidente Ronald Reagan, el Rebe comenzó a hablar sobre la importancia de llevar a cabo un Momento de silencio diario como práctica estándar en las escuelas públicas de todo el país.

“Hace sólo cinco días”, dijo el rabino, “el sábado por la mañana, me enfrenté al mal y. . . a la oscuridad... Justo en nuestro propio templo, justo ahí, en Jabad de Poway. Me enfrenté [al asesino] y tenía que tomar una decisión. ¿Corro y me escondo o me paro firme, peleo y protejo a todos los que están allí? No podemos controlar lo que hacen los demás, pero sí podemos controlar cómo reaccionar. Mi querido rebe, el rabino Menajem Mendel Schneerson, me enseñó que la forma en que reaccionamos ante la oscuridad es con la luz. Fue en ese momento que tomé una decisión, sin importar lo que me pase, voy a salvar a la mayor cantidad de personas posible. Debería yo estar muerto... El Rebe me enseñó que, como judío, eres un soldado de Di-s, debes mantenerte firme y rápido hacer lo que sea necesario para cambiar el mundo.

"Mi vida ha cambiado para siempre", continuó, "pero cambió para que yo pueda hacer el cambio, y para que pueda enseñar a otros a ser fuertes y altos. Muchos me han preguntado: 'Rabino, ¿a dónde vamos ahora [con esto, cómo seguimos]?' ... Mi respuesta es lo que el Rebe [dijo] cuando el presidente Ronald Reagan recibió un disparo. El Rebe dijo que debemos volver a lo básico e introducir un Momento de Silencio en todas las escuelas públicas para que los niños desde la primera infancia puedan reconocer que hay más cosas buenas en el mundo, que son valiosas, que todos los seres humanos deben rendir cuentas y que el ser humano se crea a imagen de Di-s. Si algo bueno saldrá de este terrible, terrible y horrible acontecimiento, llevemos un Momento de Silencio a nuestro sistema de escuelas públicas..."


El rabino Isroel Goldstein agradece al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, por su apoyo y aliento después del tiroteo. (Foto oficial de la Casa Blanca por Tia Dufour)


Una solicitud personal para implementar un momento de silencio en las escuelas



Además de varios rabinos de Jabad-Lubavitch, Goldstein estuvo acompañado por los feligreses y compañeros héroes del ataque, Oscar Stewart, el veterano de combate que persiguió al tirador de la sinagoga; y Jonathan Morales, el agente de la patrulla fronteriza fuera de servicio que emprendió la persecución y logró disparar al automóvil del atacante varias veces.

El presidente pidió a ambos hombres que compartieran algunas palabras. Al igual que su rabino, Morales citó al Rebe y le pidió a su audiencia que aumentaran la observancia de las mitzvot y actos de bondad.

Tras los comentarios emocionantes del rabino, el presidente le dio las gracias y dijo que "en verdad, tu valor, tu gracia y tu devoción llegan a todos los corazones y almas de Estados Unidos."

Antes de la reunión del Día Nacional de la Oración en el Rose Garden, Goldstein se reunió con el presidente Trump en la Sala Oval para una conversación que se centró en cómo la próxima generación de jóvenes podría ser influenciada para bien. "Le pedí un favor personal", dijo Goldstein a los reporteros reunidos en el camino a la Casa Blanca. Describió la visión del Rebe de un Momento de Silencio: “Para poder introducirle a nuestros hijos, desde muy pequeños, que sepan que están creados a imagen de Di-s, que son valiosos, que otros seres humanos son valiosos. Hay responsabilidad; hay una Deidad superior."

"Rezo y espero que de la oscuridad de esto salga mucho bien."

3 años de JasidiNews




Jasidishe News cumple B"H tres años, y como ya es bien conocida la Horaá del Rebe (Ver por ej. Sefer Hasijot 5748 2° Tomo pág. 399) que el día de cumpleaños es un día de alegría y de celebración y a su vez de reflexión e introspección, sobre lo realizado y logrado en el último año, y cómo mejorar y avanzar en el año entrante.

La idea principal de este "Blog" (que es netamente "לשם שמים") es hacerle llegar al público de habla hispana un poco de Jasidishe Lajlujis, a través de los Maises, Sijot, Maamarim, historias de Jasidim, Pisgomim Jsidim (Frases y anécdotas jasídicas),  Yemei Jabad, los Nigunim y videos del Rebe que fortalecen el Hiskashrus (además de enfocarse en Maises o Igrot Kodesh referidas a Argentina específicamente).

Todavía hay mucho, mucho por hacer. Pero no tenemos duda de que todo esto forma parte del Hafatzat Hamaayanot que el Rebe insta a cada uno y uno a involucrarse y de esa manera traer concretamente la tan esperada Gueulá, con Moshiaj Tzidkeinu.



* Para recibir inspiración diaria y Maises en tu teléfono, (WhatsApp,) envía un mensaje de suscripción al +5491136189117


Jasidishe News en Números, hasta el día de la fecha:


  • 770 artículos publicados
  • 66.400 visitas. (El año pasado, para esta fecha, teníamos 32.000 visitas registradas, más del doble de visitas en un año)

 Gracias a cada uno de los visitantes!

viernes, 3 de mayo de 2019

La Sijá completa del 28 de Nisan


Por primera vez (28 años de la Sijá del 28 de Nisan), se publica una versión oficial traducida de la Sijá. 
Gentileza Jabad Lubavitch Argentina. 

jueves, 2 de mayo de 2019

28 de Nisan 5751-5779. 28 años de la Sijá histórica


miércoles, 1 de mayo de 2019

Jasidishe Maise: El Rebe no comete un error




Adaptado por R. Sholom Avtzon

Cada Josid tiene su fecha especial o Yom Tov que pasa con su Rebe. Para algunos es Rosh Hashaná, cuando puede oír las tekiot del Rebe (sonidos del shofar), y para otros es Simjat Torá, cuando puede participar en las hakafot del Rebe. En Lubavitch, Shavuot era conocido como Jag HaMa'TZot, ya que era el Yom Tov en el cual los Rabonim (que son llamados Moré Tzedek, cuyo acrónimo forma la palabra Ma'Tzot) podían tomarse una 'licencia' de su comunidad y viajar al Rebe, a Lubavitch.

El Josid de nuestra historia, R' Zeev, iba a su Rebe (Nota del Traductor [JasidiNews]: leí esta historia de otra fuente y resulta que este Rebe era el Shpoler Zeide) cada año para Pesaj.) Tal vez esto se debía a que como posadero que maneja una taberna, era este el único momento del año en que cerraba sus puertas, dado que todo su whisky era jametz. Además de participar generosamente en Maot Jitim en su comunidad, el fondo para abastecer a los pobres de todas las necesidades del Jag, llevaba un monto considerable de dinero para darle al Rebe para que lo distribuya como mejor le parezca. Él comenzaba a limpiar su casa con tiempo suficiente para que esté lista para Pesaj cuando emprenda viaje. Sus hijos casados ​​dirigían el Seder para su familia, y el estaba en 'su salsa', en la gloria, pasando el Pesaj con su Rebe.

Todos los años, unos minutos después de Maariv en la primera noche de Pesaj, el Gabai entraba en el shul y leía una lista de veinte visitantes que estaban invitados a participar como invitados del Rebe en su Seder. Había un número de personas que estaban siempre entre los honrados, y Zeev era uno de ellos. Todos sabían que Zeev era uno de los devotos jasidim del Rebe, que ayudaba de forma extremadamente generosa a las causas del Rebe.

En la segunda noche de Pesaj, se invitaba a otro grupo de veinte personas. Zeev entonces se sumaba al Seder que había sido preparado para todos los jasidim que no hayan sido invitados al seder del Rebe. Zeev repasaba para ellos los pensamientos, ideas e historias que el Rebe había relatado en el Seder la primera noche. Además de ser muy rico, Zeev era también un Talmid Jojom y tenía una maravillosa manera de explicar las enseñanzas y conocimientos del Rebe.

Después de Pesaj, se disponía a despedirse de su Rebe, y en ese momento el Rebe lo bendecía con longevidad y éxito continuo. Llegaba a casa fortalecido y enriquecido en su apreciación de la grandeza de su Rebe, y se conducía en su vida acorde a esto.

Un año, tan pronto como llegó al Rebe como de costumbre, le dio al Gabai un sobre con su generosa contribución anual en las tzedakos del Rebe (causas benéficas). A continuación, pasó a la casa de su amigo, donde se le habilitó un espacio adonde alojarse durante su estadía. Se procedió a ayudar a sus anfitriones para Pesaj, también, dándoles asistencia financiera, así como participando personalmente en la preparación para Iom Tov.

Llegó la primera noche de Pesaj, y Zeev tomó un lugar próximo a la bimá, esperando escuchar bien al Gabai cuando mencione su nombre. Después de Maariv, tan pronto como el Gabai volvió a entrar en el Beit Hamidrash todo el mundo permanecía en silencio, esperando con ansiedad escuchar quién había merecido que el Rebe lo invite este año. El Gabai subió a la bimá y comenzó a anunciar los nombres, leyendo del papel en su mano.

Cada vez que un nombre era anunciado, la cara del Josid brillaba de felicidad, y era felicitado por sus compañeros jasidim. ¡Había merecido ser invitado al seder del Rebe! Zeev estaba sonriendo desde el principio, esperando escuchar su nombre como de costumbre. Sin embargo, esa noche, cuando el Gabai llegaba a los últimos nombres de la lista, Zeev comenzó a sentirse incómodo. Algo estaba mal aquí. Debe haber habido un error. El Rebe siempre lo invitó!

El gabai concluyó leyendo los nombres de los invitados del Rebe a quienes invitó a su seder, y comenzó a irse del shul. Zeev lo detuvo y le preguntó si había pasado por alto su nombre por error. “Después de todo,” añadió Zeev, “durante los últimos catorce años el Rebe siempre me ha incluido en su lista!”

El gabbai abrió el papel y miró de nuevo todos los nombres. “No, el Rebe no te incluyó en la lista de este año”, le dijo. Al ver la expresión de incredulidad expresada en la cara de Zeev, le permitió a Zeev mirar el papel, que el Rebe había escrito personalmente. Para su sorpresa, vio que su nombre no aparecía en la lista.

Zeev no lo podía creer. “Debe ser un error!”

Antes de que pudiera continuar, el Gabai le respondió: “El Rebe no comete errores. Si tu nombre no aparece en la lista, es porque el Rebe quiere que pases el Seder de hoy con todos los otros huéspedes que tampoco fueron invitados.“

"Quizás el Rebe no sabe que estoy aquí", dijo Zeev. "¿Le diste al Rebe mi sobre y mi carta?"

“Sí, Reb Zeev,” respondió el Gabai." El Rebe sabe que estás aquí. Le di tu sobre y tu carta y lo vi leyéndola. Por supuesto que sabe que llegaste, de hecho declaró felizmente, “Ahora podemos ayudar a muchas personas más para Yom Tov.” Pero como te lo he dicho antes, el Rebe no comete un error. Si no te incluyó en la lista, tiene un motivo para ello. ¡El Rebe sabe lo que está haciendo!

Al escuchar esas palabras, Zeev estaba confundido. Lo que había dicho el gabai era cierto. Él mismo solía decir esas mismas palabras a los demás. El Rebe es un Malaj Elokim, y no comete errores; Todas sus acciones son correctas y precisas. Pero simplemente no se sentía bien. ¿Por qué el Rebe lo excluyó de su seder este año?

Se unió a los numerosos otros jasidim en el seder, pero no se unió a ellos en su alegría. Se alegraban de tener el mérito de pasar este Yom Tov especial con el Rebe, pero Zeev estaba perturbado, perdido en sus pensamientos: "¿Por qué no fui invitado este año para estar en la mesa del Rebe? ¿Tal vez hice algo mal? ¿Cómo puedo rectificarlo?
Después de un tiempo, concluyó: "Tal vez el Rebe planea invitarme al segundo seder mañana por la noche. Tal vez el Rebe hace ciertas cosas en la segunda noche de manera diferente a la primera, y quiere darme la oportunidad de experimentar esos momentos únicos." Se convenció de que esa era la razón y confiaba en que sería invitado para el segundo Seder, Zeev comenzó a sonreír y participar en el canto y la alegría. Sí, todo estaría bien.

Al día siguiente, se aseguró de pararse en un lugar donde el Rebe lo notara cuando entrara al shul al Davenen. De esa manera, por si acaso no estaba en la lista escrita (que fue preparada antes de Iom Tov), tal vez el Rebe le daría instrucciones verbales al gabai para que lo invitara también.

Una vez más, después de Maariv Zeev estaba próximo a la bimá, excepto que esta vez estaba preocupado. ¿Dirían su nombre o no? Intentó hacer contacto visual con el gabai para recibir cierta seguridad, pero en vano. El gabai comenzó a leer la lista, y una vez más no estaba incluido.

Zeev estaba estupefacto y horrorizado. Algo estaba definitivamente mal. Una vez más, fue al gabbai y le preguntó, esta vez en un tono moderado: "¿Estás seguro de que no estoy en la lista?"

El gabai mostró la segunda lista a Zeev, y después de repasarla, su mundo se oscureció. De hecho, su nombre no estaba en la lista! Incapaz de controlar su angustia, una vez más soltó: "¡Esto debe ser un error!"

El gabai vio la decepción y el dolor de Zeev. Tratando de consolarlo, le respondió: "Reb Zeev, sabes lo bueno que es nuestro Rebe. El Rebe no se equivoca. Debe haber una buena razón por la que no fuiste invitado este año. Pero, ¿quiénes somos nosotros para entender al Rebe? El Rebe ve cosas que nosotros no. Reb Zeev, que tengas un freilijen Yom Tov."

Para Zeev, se parecía más a Tisha B’av y a las profundas reflexiones de Yom Kipur que a Pesaj. Llegó a la conclusión de que el Rebe debía haber visto una guezeira (decreto celestial) contra él, y por lo tanto no lo haía invitado. "Debe ser", pensó, "que la guezeira es tan severa que el Rebe no pueda anularla con sus tremendas tefilot. Estoy condenado. ¡Debo hacer teshuvá (arrepentirse)! Tal vez Hashem con Su tremenda compasión, acepte mi teshuvá."

Los otros jasidim le guardaron su lugar habitual en una de las mesas principales, donde este año podría escuchar de los afortunados lo que había ocurrido la noche anterior en el seder del Rebe. Esperaban que Reb Zeev dilucidara las enseñanzas del Rebe, como lo hacía en los años anteriores. Sin embargo, Zeev no estaba de humor para hacerlo. Se sentó en una mesa en la esquina de la habitación, inmerso en sus dolorosos pensamientos. Intentó recordar algún incidente que pudiera haberle causado esta guezeira. ¿Qué cosa terrible había hecho? La felicidad y alegría del Yom Tov esta vez fue reemplazada por una notable aprehensión y desesperación por alguna tragedia inminente.

Mientras los jasidim estaban leyendo y analizando la hagadá, el gabai entró de repente. "¿Dónde está Zeev?", Preguntó frenéticamente. "¡El Rebe te está llamando!"

Zeev estaba tan deprimido y perdido en sus pensamientos que ni escuchó las palabras del gabbai, hasta que muchos de los jasidim comenzaron a decirle en voz alta: "¡Reb Zeev, el Rebe te está esperando!"

Al oír esto, Zeev comenzó a sonreír. "Esto debe significar que el Rebe notó que no estoy en su seder", pensó, "y se da cuenta de que debía estar allí. ¡Es por eso que el Rebe envió a su gabai a llamarme! Boruj Hashem. Se levantó de su lugar y, con felicidad en su corazón, siguió rápidamente al gabai.

Tan pronto como Zeev entró en la habitación, el Rebe le indicó que se acercara a él. Cuando se acercó al Rebe, el Rebe le dio a Zeev una botella vacía y le pidió que la sostuviera. Luego, para su sorpresa y horror, el Rebe comenzó a verter el vino de las eser makot (diez plagas) en él. Cuando terminó de servirlo, el Rebe tomó la tapa y tapó la botella con fuerza, diciendo: "Zeev, ten esto contigo y cuídalo. Ahora puedes volver a tu seder. Gut Yom Tov!"

Si Zeev estaba triste y deprimido antes de esto, ahora estaba desconsolado y devastado. Pensó: “El Rebe me está dando todas las maldiciones asociadas con el vino que se derrama del bejer (copa) al momento de mencionar cada una de las diez plagas. ¡Esto debe significar que hay una guezeira real y terrible contra mí!” Volviendo a su lugar, juntó toda su fuerza para controlarse y no quebrarse en llanto en Yom Tov.

Después de Yom Tov, el Rebe lo bendijo con un viaje seguro y le deseó que todo estuviera bien. Pero Zeev estaba lejos de estar relajado. Sentía como si su mundo se estuviera derrumbando y que necesitaba hacer teshuvá. Sin embargo, resolvió ocultar la ansiedad de su familia lo más posible.

Cuando regresó a casa, le repitió a su familia y compañeros Jasidim algunas ideas y enseñanzas que había escuchado o que recordaba de años anteriores, pero no le informó a nadie que no había sido invitado a participar en el seder del Rebe. Todos asumieron que él se había unido al seder del Rebe como de costumbre.

Cuando le informó a los miembros mayores de su familia que planeaba quedarse en el Shul todas las mañanas durante una hora después de Shajaris, pensaron que esta era una instrucción que había recibido del Rebe. Nadie se dio cuenta de que era parte de su régimen de teshuvá autoimpuesto.

Zeev luego se enfocó en la directiva del Rebe de mantener la botella con él y salvaguardarla. Se dio cuenta de que para cumplir con estas instrucciones correctamente, necesitaba colocar la botella en un lugar donde solo él pudiera acceder a ella, pero aún se considerara "con él". Era una botella sin sellar, por lo que si se dejaba afuera a la intemperie, uno de los trabajadores de su familia podría tomarla, y no quería decirle a nadie que este vino era de las eser makot del Rebe.

Después de reflexionar seriamente sobre el asunto, decidió poner esa botella en el estante superior de su taberna, donde se guardaban las botellas más caras detrás de las puertas. Además, decidió colocarlo en un compartimiento pequeño en el estante que tenga su propia puerta, y colocar un pequeño candado en la puerta para que nadie la tomara por error.
Las próximas semanas y meses pasaron sin incidentes. Sin embargo, Zeev intensificó su teshuvah, temiendo que algo perjudicial le pasara a él o a un miembro de su familia.

Un caluroso día de verano, Zeev se sentó en su taberna, esperando que entrara un cliente. Al ver que no venía nadie, Zeev comenzó a decir Tehilim. Casi concluía todo el Sefer cuando tres hombres entraron.

Zeev sacó su botella regular para servirles, pero uno de los hombres dijo: "Apreciaríamos un vino o whisky de mayor calidad". Sacando un billete de diez rublos (que era cinco veces el precio de una bebida regular), dijo: "Por favor, tráenos algo mejor".

Zeev estaba feliz de escuchar esto. Estos tres clientes pueden ser sus únicos visitantes en este día extremadamente caluroso, pero si toman solo unas cuantas copas más, ¡él podría ganar más de lo que generalmente ganaría de sus clientes habituales! Después de tomar un sorbo de sus tazas, lo llamaron y le dijeron: "Eso fue bueno, pero queremos disfrutar algo aún mejor. Aquí tienes, un billete de veinte rublos."

Zeev procedió a sacar una botella de un estante más alto. Después de probarlo y pagarle por él, dijeron: “Ahora, danos tu mejor vino. No te preocupes por el costo; tenemos un montón de dinero ”. Para demostrarlo, uno de ellos sacó un grueso fajo de billetes del bolsillo.

Ahora Zeev estaba emocionado. ¡Este sería de hecho un día rentable! Tomó un taburete y eligió una botella de entre las que estaban en el estante superior. Mientras lo vertía en sus tazas, dos de los hombres se levantaron de repente y lo agarraron. Sosteniéndolo con fuerza, le advirtieron que no gritara o se arrepentiría. Luego le ordenaron que se sentara, sacaron una cuerda de su bolsa y lo ataron. Luego, le taparon la boca con un pañuelo para que no pudiera gritar.

Los bandidos fueron detrás del mostrador y, después de vaciar la caja registradora, comenzaron a mirar las botellas en los estantes más altos. Entonces se dieron cuenta de que uno de los compartimentos tenía un candado. Pensando que una botella muy cara debía estar detrás de esa puerta, rompieron la cerradura y sacaron la botella.

Se sentaron a su lado y comenzaron a burlarse de él. "Aahh, esto debe ser algo bueno. Mira, solo queda un tercio de la botella. Debes haberlo guardado para una ocasión especial. ¡Jaja! ¡Vamos a disfrutarlo!"

Uno de ellos trajo tres copas limpias y dividió el vino en partes iguales entre ellos. Mirando a Zeev, notaron una expresión de horror en su rostro, temeroso de lo que iba a pasar. Sin embargo, lo tomaron como una señal de su angustia por su tremenda pérdida, demostrando que realmente habían descubierto una botella de vino verdaderamente especial.
Añadiendo insulto a la lesión, uno de ellos colocó su taza junto a la nariz de Zeev y dijo: "Somos buenos chicos. Compartiremos el vino contigo. ¡Aquí, huele! Zeev retrocedió asustado y trató de hablar, pero su voz fue apagada por el pañuelo en su boca. Después de juntar sus copas, comenzaron a beber un sorbo del vino, con la esperanza de prolongar el sabor de cada gota.

Tan pronto como tomaron su primer sorbo, una gran somnolencia se apoderó de ellos y cayeron en un profundo sueño, cayendo tumbados al suelo. Al ver que estaban fuera de peligro, Zeev comenzó a moverse, tratando de aflojar la cuerda atada alrededor de su cuerpo. Después de unos minutos, logró sacarse el pañuelo y comenzó a gritar pidiendo ayuda. Pasaron unos momentos, y un transeúnte escuchó sus gritos y entró a la taberna. Inmediatamente desató a Zeev, y juntos tomaron la cuerda junto con una cuerda adicional y ataron a los tres hombres de manera segura. Luego, el transeúnte se apresuró a llamar a la policía local.

Tan pronto como los oficiales vieron a los bandidos, declararon: “Estos hombres han estado aterrorizando la zona durante algún tiempo. Se ofrece una gran recompensa por cualquier información que conduzca a su captura, y usted la recibirá. Pero, por favor, díganos: ¿Cómo consiguió atraparlos, por su cuenta y por qué están en un sueño tan profundo?
Para entonces, toda su familia fue informada de lo sucedido y se reunió en la posada, preguntándole cómo se sentía.

Zeev les contó toda la historia de lo que había ocurrido en el pasado Pesaj, y luego añadió: “Sí, el Rebe nunca comete un error. El Rebe vio que estaría en peligro y me dio este vino para salvarme. Quizás también vio que necesitaba hacer teshuvá para merecer ser salvado, y por lo tanto no me invitó este año a su seder. Lo que pensé que era un castigo fue en cambio una bendición y, de hecho, una tremenda bendición. ¡Qué grande es la visión del Rebe!