AdSense

domingo, 19 de septiembre de 2021

Dos Sukot destartaladas


Era el año 1927. El lugar era Simferopol, en el sur de Ucrania, entonces parte de la URSS. Reb Peretz Mochkin era un hombre ya marcado. Como devoto seguidor y Jasid de Rab Yosef Itzjak Schneersohn, el sexto Rebe de Lubavitch, y vigorosamente activo en la red clandestina de instituciones judías de Jabad, vivió sus días bajo el temor constante de la policía secreta y sus representantes.

Justo antes de la célebre festividad de Sucot, Reb Peretz se enfermó de tifus; sintió que sus días estaban contados. Pero entonces, alguien llamó a la puerta. Su viejo amigo, Reb Yankel Maskalik, de la ciudad de Zhuravitz, había hecho el viaje de 1.200 kilómetros para visitar y llevar a la familia Mochkin la alegría festiva que tanto necesitaban. La hija de Reb Peretz, Guta Schapiro, más tarde le recordaba a sus nietos que "La suká era muy pequeña y estaba muy mal construida, no queríamos que la KGB se enterara, y Reb Yankel era un hombre grande, corpulento, así que cuando se sentó en la suká con mi padre, no había lugar para nadie más."

Los hombres comenzaron a cantar "A Sukaleh a Kleiner", una canción folclórica en idish sobre una familia judía en una sucá destartalada. Mientras los vientos aúllan afuera, el padre en la canción le asegura a su familia que las velas del Yom Teb no se apagarán y que la Suká se mantendrá en pie.

Mientras los dos rabinos se sentaban y cantaban, y la sucá improvisada se balanceaba de un lado a otro con cada uno de sus movimientos, los niños sabían en sus corazones que nadie, ni siquiera Stalin, podría apagar la llama del judaísmo.

Reb Peretz finalmente se recuperó y logró escapar luego de la Unión Soviética en 1947. Reb Yankel fue arrestado en 1937 por la KGB y fusilado por sus actividades "contrarrevolucionarias".

Seguramente fue divinamente dispuesto (y cuan acertado y adecuado) que la bisnieta de Reb Yankel, Jani Galperin, se casara con el bisnieto de Reb Peretz, el rabino Jaim Lazaroff. Los comunistas rusos se fueron hace mucho, pero el linaje de los rabinos sigue fortaleciéndose.

Casi 90 años después, el rabino Jaim y Jani Lazaroff, codirectores de Jabad de Uptown Manhattan (New York) han convertido ya en una tradición recibir a 100 personas en su gigantesca Suká cada año en la primera noche de Sucot como tributo a su antepasados ​​y el triunfo del espíritu judío. "Es una celebración conmovedora de Ajdut, con tantos judíos de diferentes niveles de observancia, todos juntos en una suká", comenta Jaim Lazaroff.






Video: Pasión por la música

Usando los talentos otorgados por Dios para bien


Música - Si alguna vez te has dejado llevar por un ritmo movido o una melodía conmovedora, sabrás que la música tiene una capacidad única de elevar e inspirar. Sin embargo, pocos llegaron a verlo de cerca como los talentosos hermanos y dúo musical, Yosi y Avi Piamenta.

Cuando comenzaron su viaje de regreso a la observancia del judaísmo, no estaban seguros de si tendrían que dejar atrás su pasión: ¿es el Rock and Roll realmente el lugar para un buen muchacho judío? Pero el consejo y la perspicacia del Rebe los guiaron en sus carreras y los capacitaron para convertirse en embajadores musicales, trayendo Divinidad y Santidad al mundo a través de sus talentos únicos."




lunes, 13 de septiembre de 2021

Video: Dando Tzedaká con abundancia

Sobre dar צדקה de forma generosa. Cuanto más uno da, más recibe.


sábado, 11 de septiembre de 2021

Pidiendo Perdón


Cuando el sexto Rebe de Jabad, Rabi Yosef Itzjak Schneersohn, llegó a la edad apropiada para casarse, surgieron varias proposiciones. Una de los sugeridas fue la joven Rebetzn Nejama Dina, hija de Rab Avraham Schneerson de Kishinev (hijo de Rab Isroel Noaj Shneersohn, quien era el Rebe de Niezhin e hijo del Tzemaj Tzedek, el tercer Rebe de Jabad.)

El padre del futuro novio, el Rebe Rashab [Rabí Shalom Dovber, quinto Rebe de Jabad], tendía a favor de esta proposición (que finalmente se concertó), no obstante su madre, la Rebetzin Rivka, (esposa del cuarto Rebe de Jabad), tenía otros planes.

El Rebe Rashab le dijo a su madre: "Sigamos el consejo de la Torá y preguntémosle al joven qué quiere hacer." Llamaron al joven Yosef Itzjak, le dieron los nombres de las posibles candidatas y le dijeron que tomara la decisión por sí mismo.

Rab Yosef Itzjak respondió: "Cuando Abraham buscó una esposa para su hijo Itzjak, envió a su siervo Eliezer a lo de sus parientes para encontrar una pareja adecuada, diciendo: 'Pero irás a la casa de mi padre y a mi pariente, y tomarás una esposa para mi hijo.' Evidentemente, había decidido casarse con su prima lejana, Nejama Dina.

En aquel entonces, la costumbre de la Rebetzin Rivka era de repartir Leikaj a todos Erev (el día víspera) de Yom Kipur. Su hijo, el Rebe Rashab, era el primero en recibir un trozo, después de lo cual todos los jasidim y la gente del pueblo pasaban por ella y recibían un trozo de Leikaj y sus bendiciones para un año bueno y dulce.

Ese año, durante el cual se concertó el Shiduj entre Yosef Itzjak y Nejama Dina, el Rebe Rashab fue a ver a su madre como de costumbre para el Leikaj de antes de Yom Kipur. En esa ocasión, sin embargo, aprovechó a pedirle perdón, ya que el matrimonio no se había hecho acorde a su voluntad.

La Rebetzin Rivka le respondió con la siguiente historia:

Había una vez un Yehudi que vivía en un pueblito aislado con pocos vecinos judíos, que para Yom Kipur planeó viajar a un pueblo cercano para poder rezar adecuadamente con un Minian. El hombre le informó a su esposa y familia que harían el viaje a la ciudad Erev Yom Kipur, y les pidió que se prepararan para el viaje.

Sin embargo, cuando llegó el momento de irse, él era el único que estaba listo. El resto de la familia aún no había terminado de empacar y hacer los preparativos.

Trató de apresurarlos, ya que era Erev Yom Kipur, pero era obvio que les tomaría aún un buen rato. Por lo tanto, el hombre sugirió que comenzaría a emprender el viaje por su cuenta, caminando lentamente, para que luego pudieran alcanzarlo. Toda la familia se reuniría en un punto a combinar, bajo un árbol en particular y continuarían su camino juntos.

El padre partió solo y pronto llegó al lugar donde se suponía que debían encontrarse. Cansado de su larga caminata (y del trago de Mashke que había tomado esa mañana), decidió descansar bajo la acogedora sombra de aquel árbol alto.. Acostado en un lugar cómodo no visible desde la carretera principal, el hombre pronto se quedó dormido, y se quedó dormido durante un par de horas.

Mientras tanto, los otros miembros de la familia salieron apurados intentando llegar al pueblo antes de la puesta del sol. Para cuando llegaron al árbol cerca del cual su padre dormía profundamente, se olvidaron por completo de lo que habían acordado y lo pasaron de largo.

Hacia el atardecer, el hombre se despertó de su siesta. Al ver las sombras de la puesta del sol, se dio cuenta de que nunca podría llegar a la ciudad antes de que oscureciera, ni tampoco llegaría a regresar a su casa sin transgredir el día más sagrado del año. Tendría que pasar Yom Kipur donde estaba, en medio de la nada, a cielo abierto.

Esa noche, alzando los ojos al cielo, el hombre gritó: "Ribono Shel Olam! ¡Amo del Universo! ¡Mis hijos se han olvidado completamente de mí! ¡Y yo declaro expresamente que los perdono; ahora, debes Tú perdonar a Tus hijos que se han olvidado de Ti!"

La Rebetzin Rivka terminó su historia con las siguientes palabras dirigidas a su hijo, el Rebe Rashab: "Que Di-s nos perdone a todos de la misma manera que yo te perdono a ti!"

martes, 31 de agosto de 2021

Maamar en español editado para Rosh Hashaná 5782 - Vehaya Bayom Haú 5728

Mamar Vehaia Baiom Hahu 5728 

domingo, 29 de agosto de 2021

La Teshuvá de Rab Saadia Gaón



Hace unos 1000 años atrás, vivió un gran líder y maestro llamado Rab Saadia Gaón (882–942). El Gaón (como se titulaba en aquel entonces a los principales sabios de la Judería Babilónica) tenía varios cientos de alumnos, todos ellos con una gran sed por aprender. Incluso un movimiento casual o una palabra de su venerado maestro les proporcionaba una lección de vida.

Una mañana de invierno, dos de sus alumnos estaban caminando por las montañas cuando escucharon un ruido del otro lado de una colina. Cuando se acercaron a la cima vieron, para su gran sorpresa, a su maestro sentado en el suelo cubierto de nieve, llorando, rezando y realizando otros actos de Teshuvá. ¿De qué podrá necesitar arrepentirse un Tzadik (persona perfectamente justa) como su maestro? ¿Pudo haber cometido algún pecado, Di-s libre? Salieron apresuradamente del lugar. Pero más tarde ese día, no pudieron contenerse y le preguntaron a su maestro de qué se trataba el suceso que habían presenciado.

“Hago eso todos los días”, les dijo. “Todos los días me arrepiento y le suplico a Di-s que perdone mis defectos y fallas en mi servicio a Él.”

"¿Fallas?" ellos preguntaron. "¿De qué fallas habla el Gaon?"

“Permítanme contarles una historia”, dijo Rab Saadia. "Algo que me pasó hace un tiempo".

“En un momento de mi vida, decidí que todo el honor y la atención que recibía de los que me rodeaban estaba interfiriendo con mi servicio al Creador. Se debe servir a Di-s con alegría, y sin completa humildad, la alegría es imposible. Así que decidí pasar varios meses en un lugar donde nadie me reconociera.

“Me vestí con ropas sencillas y comencé mi exilio autoimpuesto, vagando de pueblo en pueblo. Una noche estaba en una pequeña posada manejada por un anciano judío. Era un hombre muy amable y sencillo, y hablamos un rato antes de que me fuera a dormir. Temprano a la mañana siguiente, después de haber rezado shajarit me despedí de él y volví a emprender viaje.

“Lo que no sabía es que varios de mis alumnos me habían estado buscando, y varias horas después de que saliera de la posada aparecieron, siguiéndome el rastro. ¿Has Visto a Rab Saadia Gaón? le preguntaron. Tenemos motivos para creer que estuvo aquí.

“'¿Rab Saadia Gaon?' respondió el anciano judío desconcertado. '¿Qué estaría haciendo el gran Rab Saadia en una posada como la mía? Rab Saadia Gaon en mi posada? Nahh.... ¡Seguro que se están equivocando! ¡Aquí no había ningún Rab Saadia Gaon!

“Pero cuando los jóvenes me describieron y le explicaron acerca de mi exilio y mi 'disfraz', el anciano judío se agarró la cabeza y gritó: '¡Oy! ¡Rab Saadia! ¡Rab Saadia estuvo aquí! ¡Tienen razón! ¡Oy, Oy! 'y salió corriendo, se subió a su carreta y comenzó a apurar a su caballo a que fuera lo más rápido posible en la dirección que yo había tomado.

“Al poco tiempo me alcanzó, saltó de su carruaje y cayó a mis pies, llorando: 'Por favor, perdóneme, Rab Saadia. Por favor perdóneme. ¡No sabía que era usted!

“Lo hice levantarse y sacudirse (la tierra), y luego le dije: 'Pero mi querido amigo, me trataste muy bien, fuiste muy amable y hospitalario. ¿Por qué te disculpas? No tienes nada por qué disculparte.'

“'No, no, Rabino', respondió. Si hubiera sabido quién era usted, lo hubiera atendido y servido de una manera completamente diferente!'

“De repente me di cuenta de que este hombre me estaba enseñando una lección muy importante en el servicio a Di-s, y que el propósito de mi exilio se había cumplido. Le di las gracias, lo bendije y regresé a casa.

“Desde entonces, todas las noches, cuando digo Kriat Shemá Al Hamitá, repaso en mi mente cómo serví a Di-s ese día. Entonces pienso en ese viejo posadero y me digo a mí mismo: '¡Oy!  Si hubiera sabido acerca de Di-s al principio del día lo que sé ahora, ¡lo habría servido de manera completamente diferente! '

"Y eso es por lo que me estaba arrepintiendo esta mañana."


Fuente: Chabad.org

miércoles, 25 de agosto de 2021

Maise con el Baal Shem Tov: La Tefilá en conjunto




El mes de Elul estaba llegando a su fin. El "aroma" de las Altas Fiestas ya se sentía en el aire y todos estaban ocupados preparándose y haciendo lo mejor posible. El mercado estaba repleto de mercancías y productos de temporada, incluyendo las frutas especiales que se comen tradicionalmente en Rosh Hashaná, como las granadas. Se barrieron las casas de arriba a abajo y se confeccionaban y cosían trajes y vestidos nuevos.

Al mismo tiempo, se preparaban espiritualmente para el próximo año. Este era un asunto tomado en serio; Se prestó más atención a rezar con un Minian, abstenerse de chismes y, en general, mejorar el comportamiento.

Dentro de la sala del Beit Midrash del Baal Shem Tov, también se estaban llevando a cabo los preparativos finales antes de Rosh Hashaná. Las Tefilot se recitaban con mayor devoción y todos los pensamientos se centraban en retornar a Di-s en Teshuvá.

Una noche, unos días antes de Rosh Hashaná, sus discípulos se estaban preparando para rezar Arvit (el servicio vespertino). Precisamente a la hora señalada, el Baal Shem Tov entró en la sala, pero en lugar de abrir su Sidur, permaneció de pie, perdido en sus pensamientos.

Los minutos pasaban y el Baal Shem Tov todavía parecía distraído, como si estuviera en otro mundo. Su santo rostro estaba impregnado de intensa emoción. Por supuesto, nadie se atrevió a mencionar que ya era hora de rezar; los discípulos estaban acostumbrados a tales cosas.

Cuando el Baal Shem Tov se despertó repentinamente casi una hora después y abrió su Sidur, su rostro brillaba de alegría. Esa noche, el Baal Shem Tov oró con una intensidad y un anhelo inusuales. Era obvio que había ocurrido algo de gran magnitud.

Después del servicio, Baal Shem Tov explicó:

"No muy lejos de aquí", comenzó, "vive un judío que creció en un hogar judío tradicional. Pero a medida que creció, comenzó a asociarse con los campesinos locales. Lentamente fue abandonando el camino judío hasta verse prácticamente indistinguible de los gentiles y completamente alejado de sus raíces.

Pasaron muchos años. El hombre dejó la aldea donde nació y se fue a vivir en un ambiente totalmente secular. Con el paso del tiempo, se olvidó de todo lo que respecta al estilo de vida judío, sus rezos y sus costumbres. Pasaron así 30 años.

"Esta tarde", reveló el Baal Shem Tov, "este judío estaba visitando un Shtetl (pueblo judío) por negocios. Tan pronto como entró en el pueblo, pudo percibir la conmoción y despertó esto su curiosidad.
Cuando le preguntó a un transeúnte qué estaba pasando, el hombre respondió: 'Todos se están preparando para una festividad a la que llamamos Rosh Hashaná. Según nuestra tradición, es el día en que se creó al hombre y se juzga al mundo entero.”

"Por alguna razón, esta explicación tocó una fibra sensible en el corazón del judío asimilado. Quizás fue el 'nuestra' excluyente (que le acababan de decir) lo que destacó el enorme abismo que lo separaba de sus hermanos, o quizás la mera mención del Día del Juicio. Como fuere, el alma de este hombre se despertó inexplicablemente y se vio inundado de recuerdos de su infancia.

"Mientras deambulaba por la plaza del mercado, se sintió de repente abrumado por la lamentable conclusión de que había cambiado una vida rica en significado y en valores por una vida tan vacía. En ese momento miró hacia arriba y se sorprendió al encontrarse de pie fuera de la sinagoga principal. Para entonces estaba oscureciendo y llegaban hombres para rezar el rezo nocturno.

"El hombre se sintió invadido por un abrumador deseo de unirse a ellos, pero también se sintió avergonzado por su apariencia no judía. Al final, el impulso por rezar lo venció y se metió en el Ezrat Nashim (la sección de mujeres,) que estaba vacía en ese momento durante el rezo de Arvit, y se escondió detrás de la cortina.

"Mientras el Jazan entonaba las palabras 'Vehu Rajum... Y Él expía el pecado...', un escalofrío recorrió el cuerpo del hombre. Cómo deseaba rezar, pero las palabras se le habían olvidado. Las lágrimas corrieron por sus mejillas. Cuando el último feligrés se había ido a su casa no pudo contenerse más y estalló en llanto. "Ribono Shel Oilom! ¡Amo del universo!" lloró. "Sé que no hay mayor pecador que yo, pero también sé que eres misericordioso y lleno de bondad amorosa. Abinu Shebashamaim, perdona mis transgresiones y no pecaré más. Deseo volver a Ti y vivir como judío. ¡Acepta mi rezo y no me rechaces!"

"El arrepentimiento sincero de este hombre causó una gran conmoción en el Shamaim", explicó el Baal Shem Tov, "y su Davenen ascendió al Trono de Gloria mismo. De hecho, fue tan poderosa que trajo consigo muchas otras Tefilot que habían estado esperando cientos de años para ascender.

"Cuando sentí lo que estaba pasando en el corazón del hombre", concluyó el Baal Shem Tov, "decidí esperar a que él rezara para poder unirme a él. ¡La Tefilá de esta noche se retrasó para que pudiéramos tener el mérito de rezar con un verdadero Baal Teshuvá! "

*

Fuente: Adaptado por Yerajmiel Tilles de lchaimweekly.org (#985). Traducido por JasidiNews.

lunes, 23 de agosto de 2021

Servicio de Maises vía WhatsApp de JasidiNews



B"H 

Servicio disponible al público de forma gratuita: Grupo de WhatsApp donde se envía de forma periódica Maises e historias jasídicas, para aprender, inspirarse, emocionarse y compartir con la familia y conocidos.




Enjoy!

domingo, 22 de agosto de 2021

Video: La Tefilá - La columna vertebral de nuestro Yahadut

UN PILAR DEL JUDAÍSMO

La Tefilá (plegaria diaria) es uno de los pilares centrales en la vida judía, que insufla luz y vitalidad.
En ella uno va escalando niveles más profundos los cuales llevan a a la persona a refinar las cualidades emocionales y de carácter.
El concentrarse en cada palabra de la Tefilá sin distraerse supone un gran desafío. Con tantos asuntos teniendo lugar en nuestras vidas es natural que nuestras mentes se dispersen y pierdan foco.
En esta presentación, el Rebe nos enseña como hacer para que la plegaria sea más significativa y como puede llegar a inspirar cada parte de nuestras vidas.
Por JEM







martes, 17 de agosto de 2021

Verdadero Ahabat Israel

Se había corrido la voz de que Rab Tzvi Elimelej de Dinov estaba gravemente enfermo y que sus horas, tal vez minutos, estaban contadas. Su familia y discípulos se apiñaron alrededor de su lecho, esperando con temor, con la esperanza de escuchar algunas últimas palabras de sus sagrados labios que queden con ellos y los guiarían en sus vidas.

Mientras miraban su rostro, notaron su expresión de profunda concentración y asumieron que su Rebe estaba meditando en algunos pensamientos espirituales sublimes. ¡¿Cómo pudieron pensar que pasaría sus últimos momentos en este mundo comunicándose con ellos?! Pero en ese momento sus ojos se abrieron y atravesaron la habitación, enfocándose en cada persona allí. Vieron que sus ojos se fijaron finalmente en un individuo desconocido en particular que había estado parado en un rincón de la habitación. Lo empujaron hacia adelante para que el Rebe pudiera verlo más fácilmente. Todos estaban ansiosos por ver qué quería el Tzadik con este hombre.

"Reb Shmuel", se escuchó murmurar al Rebe, "¿qué es lo que has venido a preguntarme?"
"Rebe", dijo el hombre, "se trata de la lana que compré... ¿qué debo hacer al respecto?"
"No te preocupes, Reb Shmuel", susurró el Rebe. "Guárdala hasta el próximo invierno. Para entonces los precios subirán y obtendrás una buena ganancia."

Luego, ante los ojos de toda su familia y jasidim, el Rebe cerró los ojos y devolvió su alma a Hashem.
Los dolientes desconsolados no podían dejar de hablar sobre las últimas palabras de su Rebe. ¿Qué habrá querido decir el Tzadik con esas palabras crípticas que le dijo al completo extraño que capturó su atención en sus últimos momentos en la tierra? El extraño ciertamente debe haber sido uno de los 36  Tzadikim Nistarim (Sabios Justos Ocultos) en cuyo mérito el mundo se mantiene. ¡Desapareció tan misteriosamente como había aparecido! ¿Y quién podría explicar los conceptos místicos detrás de las palabras "lana", "el próximo invierno" y "buena ganancia"? Cada josid tenía su propia interpretación de las palabras del Rebe.

Luego de unos días, Rab Dovid, hijo del Rab Tzvi Elimelej, se enteró de la especulación (que estaban haciendo los Jasidim). Llamó a algunos de los jasidim veteranos y les brindó la explicación de las últimas palabras de su padre:

"No hay ningún misterio ni código en las palabras de mi padre; solo están en esas palabras la verdadera expresión de su profundo amor por todos, y por cada Yehudi. Nunca notaron a Reb Shmuel, pero él solía venir a menudo a mi padre para pedirle consejo y bendición respecto a sus asuntos y decisiones comerciales. No hace mucho, había comprado una gran cantidad de lana. Después de invertir casi todo su dinero en la mercadería, así como grandes sumas prestadas, los precios experimentaron una fuerte caída. Estaba muy preocupado por la posible pérdida de todos sus recursos y cómo cubriría todas las deudas a las que incurrió pidiendo préstamos para realizar la compra.

"Decidió acudir a mi padre de inmediato para pedirle consejo en este asunto, pero no tenía idea de que mi padre estaba enfermo. Cuando llegó, vio una gran multitud entrando en la habitación de mi padre, y simplemente siguió a los demás. Pero, cuando mi padre lo vio, se dio cuenta de que probablemente Reb Shmuel había venido a pedirle consejo sobre algún asunto que lo preocupaba, por lo que le preguntó qué necesitaba. Para mi padre, la necesidad de otro Yehudi era su máxima prioridad, y así, incluso en sus últimos momentos, quiso asegurarle al preocupado hombre que todo iría bien.

lunes, 16 de agosto de 2021

Video: El "Joizer" del Rebe

EL JOIZER DEL REBE

Reb Yoel Kahn A"H, fue el editor principal de las charlas y discursos (Sijot y Maamarim) del Rebe y fue un verdadero erudito en las enseñanzas de Jasidut. Maestro y mentor de toda una generación de alumnos de Ieshivá y jasidim quienes siguen inspirando e iluminando a sus entornos con las enseñanzas del Jasidut.




SIJÁ DEL REBE

Existe un edicto de larga data de que en cada comunidad judía, sin excepción, haya una persona que actúe como mentor jasídico de la comunidad, ante quien la gente pueda volcar sus dolencias espirituales, y cuya tarea es guiar a otros en los caminos del jasidismo y brindar a cada uno un camino individualizado al servicio de Di-s.
El Alter Rebe advierte en su introducción al Tania que no hay lugar para la falsa humildad. Si uno es digno de esta posición, entonces, al igual que alguien que no está calificado para dictaminar en la ley judía, pero aún así lo hace, deberá rendir cuentas, lo mismo ocurre con alguien que está calificado para dictaminar y orientar pero finge no estarlo. Así que no piense que si se esconde detrás de una falsa humildad evitará la responsabilidad; ¡estás asumiendo una tremenda responsabilidad por la falta de dirección de tu comunidad!
Cualquiera que crea que es capaz de proporcionar algún tipo de guía e instrucción, ya sea en el estudio de la Torá, en las buenas obras, en la Tefilá o similares, debe involucrarse de inmediato. Después de algún tiempo, los resultados de los esfuerzos dirán quién es más apto para esto. Y si resulta que su colega está más calificado que usted, no le guarde rencor, sino que ayúdelo de todo corazón y anímelo en todos los sentidos.

domingo, 15 de agosto de 2021

Cuando a Rab Shlomo Zalmen Oierbaj le costó casar a su hijo



El fallecimiento del Gaón Rab Avraham Dov Oyerbaj, Av Beit Din de Tiberias, (falleció Rosh Jodesh Elul 5781, la semana pasada) naturalmente evoca muchas historias y muchos hechos sobre su liderazgo en su ciudad, durante décadas, y su grandeza en Torá.

Pero es precisamente una historia, de los días de su juventud, de la época en la que se casó y formó su hogar en Am Israel, la que resonó mucho (en los medios, redes, etc).

La historia fue publicada la semana pasada en el periódico "HaModia" por Yaakov Reinitz, "de boca de un yehudi que pidió permanecer en el anonimato", y otorga un inmenso Jizuk a quien, gracias a Di-s, está casando a sus hijos.

Este judío cuenta que, siendo él un joven Bajur, inquirió, justo antes de que cerrara su Shiduj, acerca de las sumas de dinero que sus padres y los padres de su futura esposa se habían comprometido. Su padre le dijo que habían acordado que el padre de la novia pondría $15.000 y que él completaría el monto total y restante del departamento. Estamos hablando de una época en los que el valor de un departamento por la periferia rondaba los 100.000 dólares.

"Ahí mismo, expresé mi oposición", cuenta, y explica que su padre era un yehudi completamente dedicado a la Torá, nunca se dedicó al comercio, por lo que, naturalmente, no había posibilidad de que se enfrente a tal suma y logre recaudar semejante cantidad de dinero; Di-s libre, eso le podría afectar en su salud.

Pero su padre lo tranquilizó y le contó una historia que había escuchado de primera mano:
      
Cuando el famoso Posek Rab Shlomo Zalman Oyerbaj Z"L estaba a punto de cerrar el Shiduj de su hijo, Rab Avraham Dov, con la hija del rabino Asher Zeev Werner, el difunto Rabino de Tiberias, el rabino Werner se volvió hacia Rab Shlomo Zalman y le dijo: "Mejuten, 'Al momento del matrimonio de los hijos de uno (de sus descendientes) emana un canal especial de abundancia, ¿quieres que este pase por mí, o por ti, o mitad y mitad como de costumbre?'

Rab Shlomo Zalmen, quien se sorprendió ante esta proposición, y dado que la situación financiera en su casa era nefasta, accedió a que la abundancia pasara a través de los consuegros y, de hecho, el rabino Werner asumió todos los gastos. Más tarde, Rab Shlomo Zalmen dijo: 'Mi consuegro ,el Rab Verner asumió todos los costos, hasta el final, e incluso antes de la boda, ¡llegó a pagar todo!"

"'Mientras que respecto a mí', continuó Rab Shlomo Zalmen, 'que no agarré ese Canal de Shefa (abundancia) especial; me encontré en esa boda con una dificultad muy grande e inusual para cubrir diversos gastos, como la ropa y vestidos de la familia, los hermanos y hermanas en casa, viajes a la boda... Siempre me había sido más fácil, mientras que esta vez vi concretamente que no gozaba de ese Canal de Shefa.' Rab Shlomo Zalmen termina diciendo: "Toda mi vida lamento haber visto la Emuná (fe) simple y pura de mi consuegro y no haberme subido al carro con él."

Entonces, el padre le dice a su hijo, que después de consultarlo con su Rab, él cree con total Emuná que cada compromiso que emprenda (cada deuda que asuma)  - Hakadosh Baruj Hu lo ayudará y le enviará lo que y cuánto se necesite. "¿Y tú quieres refrenar ese Canal y esa Emuná?..." El hijo al escuchar tales palabras no pudo negarse y el Shiduj se cerró en buena hora.

"Demás está decir", termina el hijo contándole al periodista del Hamodia, "que todas las deudas han sido pagadas en su totalidad e incluso más allá. Sin presión, tensiones ni caos. Se vieron maravillas, una tras otra, con las que se podría escribir un libro. Me sirvió como una verdadera lección de Emuná y Bitajon para toda mi vida."





Rab Shlomo Zalmen Oyerbaj Z"L




sábado, 14 de agosto de 2021

Elul: ¡Verás que hay mucho para reparar!

“¡Verás que hay mucho lo qué reparar!

Era el comienzo de Elul y Rab Leivi Itzjok de Berditchev estaba estudiando en su casa junto a una ventana que daba a la calle. Un reparador (de herramientas) conducía su carreta con todas sus herramientas y lo notó, por lo que sacó la campana y la tocó para llamar su atención.

Cuando vio que el dueño de la casa lo miraba, le preguntó: "¿Tiene algo para reparar o que requiera un arreglo?"

Reb Levi Itzjak respondió: "Boruj Hashem, está todo bien, gracias."

"Si echa un buen vistazo", le insistió el trabajador, "¡verá que hay mucho para reparar!"

Al escuchar estas palabras, Reb Leivi Itzjok exclamó: Mi Rebe me enseñó que todo lo que sucede es Hashgajá Pratit. Estas palabras están siendo dirigidas a mí justo en este momento: 

Es el mes de Elul y ando como si todo estuviera bien; me dedico a hacer Tefilá y estudio bien, me comporto bien para con los demás, y así sucesivamente, todo está bien. Sin embargo, si le doy una mirada cuidadosa y honesta a lo que estoy haciendo, veré que no todo está tan bien y que de hecho hay muchas cosas para mejorar y arreglar.

jueves, 12 de agosto de 2021

El precio que pagó por la leche derramada



En los primeros años del movimiento jasídico, los terratenientes no judíos con frecuencia encarcelaban a sus inquilinos judíos por no pagar sus deudas. El Baal Shem Tov mostró gran preocupación por estas familias pobres, y con una determinación ilimitada, viajó de pueblo en pueblo, alentando a todos los judíos a contribuir con esta gran Mitzvá de Pidion Shvuim - "Rescate de cautivos".

Una vez, después de una semana de esfuerzos continuos, el Baal Shem Tov logró recaudar la suma necesaria para rescatar a una familia encarcelada por un terrateniente particularmente obstinado que se había negado a liberar a la familia hasta no recibir cada centavo que le debía. No fue hasta el viernes por la tarde que Baal Shem Tov logró acumular el monto total y, por lo tanto, los miembros de la familia fueron liberados solo unas pocas horas antes de Shabat.

"Quédense conmigo para Shabat", le ofreció el Baal Shem Tov. "No podrán regresar a su ciudad a tiempo para el encendido de las velas." No hace falta decir que la pobre familia estaba más que dispuesta a aceptar la invitación. En la comida de Shabat, el Baal Shem Tov se volvió hacia el hombre que había rescatado. "Entonces, ¿qué noticias tienes para contar?"

El hombre miró hacia arriba incrédulo. "Pero Rebe, ¿qué noticias pudieron haber llegado al pozo en el que estábamos prisioneros?"

"Entonces cuéntanos algo de días anteriores", lo alentaba el Baal Shem Tov.

"No se me ocurre nada para contar acerca de mi vida, pero recuerdo una experiencia muy extraña que vivencié mientras estaba en prisión.

"Durante toda la semana, escuchábamos quejidos y llantos lamentables provenientes de un rincón del foso donde estábamos prisioneros. Sin embargo, cada viernes por la tarde, el llanto cesaba, para ser reemplazado inmediatamente por una risa chillona que perforaba nuestros oídos.

"Esto duró semanas. Mi familia y yo estábamos aterrorizados de acercarnos al rincón de donde provenía aquel ruido, y simplemente nos acurrucamos en nuestro rincón.

"Esta semana, sin embargo, el llanto fue más fuerte de lo habitual, al igual que la risa ensordecedora que ocupó su lugar. Sabiendo que íbamos a ser liberados en breve, reuní el coraje suficiente para gritarle,  en dirección de donde surgía aquella voz: '¿Quién eres tú?!'

"Una voz respondió desde el otro extremo del pozo. 'Somos Rujot (espíritus impíos) cuya existencia y vida depende de las fallas en el comportamiento de un Tzadik. Se abstiene de comer durante toda la semana, rompiendo su ayuno solo los viernes. Se prepara una taza de leche por la mañana, dejándolo a un lado para beber cuando concluya sus rezos matutinos.

"'Toda la semana, estamos abrumados por el poder de su Tzidkut (rectitud). Por eso nos lamentamos. Sin embargo, todos los viernes, hacemos que uno de los miembros de su casa derrame accidentalmente la leche y desate la ira de ese santo hombre. De esta demostración de furia y enfado es que derivamos nuestro poder y existencia.

Esta semana, estaba decidido, más que nunca, a no sucumbir a la locura de la ira. Al darse cuenta de que su expresión de ira podía invalidar (contrarrestar) todos los logros espirituales que había alcanzado durante la semana, decidió evitar ser provocado. Decidió cerrar con llave el armario en el que guardaba la leche y no darle a nadie la llave.

"'Por eso estábamos tan molestos esta semana'", explicó la voz. 'No sabíamos cómo podríamos despertar su ira. Sin embargo, no estábamos dispuestos a rendirnos tan fácilmente. Esta mañana, uno de nosotros apareció como leñador, tocó a la puerta del tzadik y le ofreció a su esposa un paquete de leña a un precio realmente conveniente.

"'Su billetera estaba en el mismo armario que la leche y le pidió la llave a su esposo. Ansiosa por no hacer esperar al leñador, se le volcó en el apuro toda la jarra de leche. Efectivamente, el tzadik explotó de rabia y, por lo tanto, tuvimos mucho para celebrar hoy."

La multitud sentada en la mesa del Baal Shem Tov escuchó con asombro esta extraña historia. De repente, uno de sus discípulos cayó desmayado. Se sabía que ayunaba durante toda la semana.


[Adaptado por Yerajmiel Tilles de "From My Father's Shabat Table" (págs. 15-16), excelente selección y traducción de Eliahu Touger de los primeros dos volúmenes de la serie de 4 volúmenes del rabino Yehuda Jitrik, Reshimat Devorim. Obra traducida al español con el nombre de "Cuentos en la Mesa de Shabat" por Editorial Bnei Sholem]

lunes, 9 de agosto de 2021

El benefactor generoso a quien retuvieron en la entrada al Shamaim



Luego de que un discípulo del Baj falleciera, se le apareció a su maestro en un sueño, recordándole una historia que sucedió hace mucho tiempo y el efecto que tuvo en su Juicio Celestial.

Por Hilel Baron - Chabad.org

El Rab de Cracovia, Rab Yoel Sirkis (1560-1640), conocido como "el Baj", tenía un discípulo muy adinerado a quien el Baj le enseñó a ser generoso con los bienes que Di-s le había otorgado.

Un día, un posadero se le quejó al Baj de que alguien estaba tratando de arrebatarle el arrendamiento de su posada, ofreciendo al terrateniente por ella sumas de dinero mucho mayores. Si tenía éxito, el sustento del posadero quedaría diezmado.

El Baj llamó a su alumno y le comentó la difícil situación del posadero. El discípulo conocía al terrateniente y accedió a interceder para asegurarse de que no alquilara la posada a nadie más. Sin embargo, tenía primero que viajar a la gran feria de Lipzig. Luego, se dirigiría a la aldea donde vivía el posadero y se ocuparía del asunto.

El posadero le rogó que primero se ocupara de su asunto. Le preocupaba que para cuando el comerciante regresara ya sea demasiado tarde y habría perdido su hogar y su fuente de ingresos.

El hombre rico calmó al angustiado posadero y le dijo que tenía que reforzar su fe. “No hace falta que lo ayudes a Di-s con tus cálculos”, dijo. “Di-s se ocupará de ti. No te preocupes."

Cuando el posadero llegó a casa y le contó la situación a su esposa, ella quedó completamente angustiada y reprendió a su esposo por permitir que el hombre demorara su intervención.

Al final, sin embargo, todo salió de la mejor manera. Cuando el hombre rico regresó de la feria, viajó a la ciudad del posadero, habló con el terrateniente, hizo arreglos para que el posadero retuviera su contrato de arrendamiento y obtuvo una garantía en la cual el propietario no arrendaría la posada a nadie más durante los próximos diez años. .

El posadero y su esposa se sintieron aliviados, llenos de alegría e inmensamente agradecidos.

Muchos años después, este rico discípulo falleció, antes que su maestro. Se le apareció al Baj en un sueño y le dijo que quería transmitirle lo que le había sucedido cuando llegó al Shamaim:

“Después de que mi caso haya sido escuchado por la Corte Celestial, afortunadamente fui juzgado favorablemente y conducido al Gan EdenEl aroma del Gan Eden no se parecía a nada que hubiera sentido nunca antes, y todo lo que sentía era un bien sublime.

“De repente, veo a un ángel caminando hacia mí. ¡Bloqueó mi camino hacia adelante y comenzó a arrastrarme fuera del Gan Eden!

“Le pregunté: '¿Quién eres tú? ¿Y por qué me sacas de este maravilloso lugar?

“Me dijo: 'Soy el ángel creado por tu Mitzvá de salvar al posadero y a su familia de la ruina financiera. Pero no tienes idea de cuántas lágrimas, cuánta angustia y cuánto conflicto marital (de Shalom Bait) causaste al retrasar tu ayuda hasta haber regresado de la feria.'

“El ángel me llevó de regreso a la Corte Celestial, quien dictaminó que tendría que esperar a la entrada del Gan Eden la misma cantidad de tiempo que hice esperar al posadero hasta que lo ayudé.

Quería transmitirle esta historia para que otros puedan aprender la importancia de no demorar la asistencia a los necesitados”, concluyó el alma del hombre rico.

domingo, 8 de agosto de 2021

Video: Un Enfoque Positivo

Jabad es conocido por sus esfuerzos para llegar a cada judío. El trabajo de los Shlujim (emisarios) del Rebe inspiró a muchos judíos a retornar a sus raíces y tradición.
Sin embargo, algunos argumentaron que el enfoque sin prejuicios del Rebe carecía de "Musar", la reprimenda necesaria ante una conducta que va en contra de la Torá. No obstante, el Rebe sostuvo que la forma más efectiva de acercar a alguien es enfocándose en lo positivo. No se trata de predicar sino de compartir el preciado tesoro que Dios nos dio.




SIJÁ

Los Sabios nos instruyen en el Pirke Avot: "Sean de los discípulos de Aharón el Sumo Sacerdote". Aharón era el judío más santo. Sin embargo, ¿cuál de sus cualidades nos instruyen los Sabios que emulemos? “Ama la paz y busca la paz; ama a todas las criaturas y acércalas a la Torá." El Alter Rebe explica que "criatura" se refiere a un individuo cuyo único factor rescatable es que es un producto de la obra de Di-s. Un discípulo de Aharón no desprecia a esa persona, sino que solo ve lo positivo en su interior. Amas a esa persona exactamente como te amas a ti mismo, lo que inevitablemente te lleva a "acercarlo a la Torá." La clave para lograr este tipo de amor se revela en el comienzo de la enseñanza: “Ama la paz y procura la paz”: Pon la unidad en el primer plano de tu mente. Incluso si no ves la paz cerca, ¡no pares! Corre tras ella, persíguela, hasta que encuentres la manera de establecer la paz entre Yehudim.

Una bendición acelerada - My Encounter


R' Hirshel Pekkar, un renombrado platero de Crown Heights que creó la famosa Menorá que se enciende cada Januka en 770 Eastern Parkway, falleció el jueves 27 Av, 5781. BD"H

Aquí su historia con el Rebe, entrevistado por JEM para el proyecto My Encounter.



Nací en 1936 en Ucrania, en la ciudad de Dnepropetrovsk (antes conocida como Yekaterinoslav), cuyo rabino era Rab Leivi Itzjak Schneerson, el padre del Rebe. Desafortunadamente, no llegué a conocerlo ya que, cuando yo tenía apenas tres años, fue arrestado por sus actividades en pro del judaísmo y fue exiliado por los soviéticos a Kazajstán, donde falleció, cinco años después.

Después de la Segunda Guerra Mundial, durante la cual murió mi padre, como soldado del ejército ruso, mi madre y yo escapamos a Alemania, donde nos quedamos un tiempo en un Campo de Refugiados cerca de Bergen-Belsen. A los diez años me enviaron a vivir con un pariente en Inglaterra y estudié en las Yeshivot de Gateshead y Manchester allí.

Luego de terminar mis estudios, me convertí en joyero y finalmente me establecí en Londres. Aunque llevaba una vida religiosa, sentí que algo faltaba en mi vida. Cuando tenía 18 años, comencé a estudiar Torá con un rabino de Jabad llamado Yankel Gurkov, quien me introdujo a las enseñanzas jasídicas y me habló acerca del Rebe.

Me sentí atraído por el Rebe ya que su padre había sido el rabino de mi ciudad natal, así que le escribí una carta, pidiéndole una bendición para tres cosas: una inteligencia adecuada, un buen sustento y una mujer adecuada para casarme.

Muy poco tiempo después recibí una respuesta, en la que el Rebe me decía que me mencionaría en sus rezos y me deseaba que pronto compartiera buenas noticias. Efectivamente, dos semanas después conocí a mi esposa. ¡Solo dos semanas después!

Poco después, en 1962, viajé a NewYork junto con un grupo de yehudim de Inglaterra como parte de un viaje organizado por el Sr. Zalman Jaffe. En aquella oportunidad, tuve mi primera audiencia privada con el Rebe e instantáneamente sentí que esta era la conexión que estaba buscando.

Durante esa audiencia, hablé con él sobre el tema de mi sustento. Recuerdo que me preguntó: "¿Trabajas a destajo (por pieza) o un trabajo por tiempo (horas)?" Me sugirió que me tomara un tiempo para mejorar mis habilidades como joyero y señaló que la única forma en que podría hacerlo sería si trabajara a destajo y no me presionara el tiempo. Gracias a su consejo, instalé un pequeño taller en mi casa y desde entonces he estado trabajando para perfeccionarme.

En otra ocasión en que tuve el privilegio de tener una audiencia, me dijo en idish : "Zolst nemen fun danet oif gashmius un oif rujnius mit zij - Deberías llevarte de aquí [sustento] físico y espiritual."

Entonces le dije al Rebe: "Ij hob gevolt nemen der Rebbe mit zij - Quiero llevar al Rebe conmigo."

El Rebe me respondió: “Az du nemst fun de rujnius fun danet, nemst du mir mit zij un az du nemst mir mit zij zolst mir ois nutzen oif gute zajen - Si tomas de lo espiritual de aquí, me estás llevando contigo, y si me llevas contigo, debes usarme para cosas buenas."

Un tiempo después, durante una visita a Nueva York, acepté un trabajo en Manhattan, para una empresa que me pidió que hiciera diseños de joyas. Trabajé duro en esto, pero después de un tiempo, sentí que estaba empezando a trabajar demasiado por dinero. Por lo que en mi próxima reunión con el Rebe, decidí dárselo todo. Cuando lo hice, el Rebe sonrió, y luego sacó un billete de cien dólares de lo que le di y dijo: "Ya que este dinero es mío para hacer con él lo que quiera, quiero que lo tomes y lo gastes en lo siguiente: Es costumbre que le llevas un regalo a tu esposa, así que cómpraselo con esto. Y con el cambio, cómprale libros judíos a tus hijos."

Pero las dos historias más dramáticas que tengo que contar con el Rebe tienen que ver con mi esposa.

Llegó un momento en 1962, cuando presentó terribles dolores en el abdomen. Fue al hospital y le dijeron que tenía cálculos biliares, que eran bastante evidentes en las radiografías.

Su médico le recomendó hacer cirugía e incluso le dijo: "Si alguien te dice lo contrario, es un charlatán". Ella le creyó y se fijó la fecha de la operación.

Por supuesto, estaba muy nerviosa por eso, y le escribió al Rebe pidiendo una bendición, pero no recibió respuesta.

Dio la casualidad de que el lugar de hospitalidad kosher, donde nuestros hijos irían a quedarse mientras ella se sometía a la cirugía y se recuperaba de ella, estaba lleno en ese momento, por lo que tuvo que posponer la operación. Y ahí es exactamente cuando recibimos una carta del Rebe, que decía:




        “Dado que de todos modos hay un período de espera antes de la operación sugerida, sería recomendable aprovechar este tiempo para probar una dieta y ver si puede hacer innecesaria una operación. Después de probar una dieta, sería bueno consultar nuevamente a los especialistas y tal vez cambien de opinión sobre la necesidad de una operación, ya que conozco muchos casos en los que una dieta prescrita ha sido efectiva de esta manera.”

Por supuesto, mi esposa probó esta dieta que consistía en frutas y jugos de frutas y su problema desapareció. Ella nunca reprogramó la cirugía.

Algún tiempo después, tuvo un problema con sus pies y, mientras la examinaban, mencionó que había tenido un problema anterior con cálculos biliares. Entonces, el médico tomó una radiografía pero no encontró nada allí. "¿Quién te dijo que tenías cálculos biliares?" el exclamó. El simple consejo del Rebe la había curado por completo.

Pero luego, en 1965, mi esposa se volvió a enfermar. Un médico hizo una visita a domicilio e inmediatamente llamó a una ambulancia para trasladarla al hospital donde permaneció durante el Shabat, tiempo durante el cual experimentó una mejoría y fue dada de alta inmediatamente después.

Yo me quedé en lo de unos amigos ese Shabat y, cuando llegué a casa, encontré una carta del Rebe esperándome. No había llamado al Rebe para pedirle una bendición por la recuperación de mi esposa, por eso esta carta me tomó por sorpresa, especialmente porque decía:

        “Para cuando le llegue esta carta, espero que cualquier persona que necesite la bendición de Di-s en lo que respecta a la mejoría de su salud goce ya de tal mejora. En tal caso, es necesario hacer todo lo que se requiere en el orden natural de las cosas, bajo la guía y el cuidado de un médico, que proporciona el canal para recibir la bendición de Di-s, como está escrito, [en Devarim 15:10 ], 'Y Di-s te bendecirá en todo lo que hagas.' ”

Y al mismo tiempo que leo esto, me notifican que mi esposa estaba mejor y podía volver a casa. Lo que no puedo entender y no deja de sorprenderme es que la carta del Rebe fue enviada por correo desde New York incluso antes de que se enfermara. De hecho, estaba fechada veinticinco días antes. ¿Cómo pudo haberlo sabido el Rebe?








lunes, 2 de agosto de 2021

Cuidar lo que salga de tu boca

Reb Aizik de Vitevsk, de los Jsidim y discípulos más distinguidos del Alter Rebe, gozó de Arijut Yamim: vivió 105 años. 85 años se desempeñó como Rab en la ciudad de Vitevsk (desde los 20 años ya ejerció como Rab de una Kehilá, sus primeros años en la ciudad de Astruna, y luego pasó a ser el Rab de Vitevsk).

Toda su vida no comía "Leikaj", y nadie sabía el por qué de tal meticulosidad. Cuando le preguntaban una explicación, él siempre intentaba evitar dar una respuesta, cambiando de tema, etc. Pero antes de fallecer contó la siguiente anécdota:

Cuando comencé (en mis primeros años) a desempeñarme como Rab, me invitó una persona a una Simje, (una celebración familiar) y sobre la mesa estaban servidos varios bocados y postres, etc. Me acerqué y me serví algo de allí. En ese momento uno de los presentes me preguntó: "¿Por qué no agarraste del Leikaj que hay servido en la mesa para recitar primero sobre él la Braja de Mezonot? (Halájicamente el Leikaj tiene prioridad para recitar sobre él la Brajá a otras masas o a otras Brajot). La verdad era que francamente se me había pasado tal Halajá, pero siendo yo un joven Rabino, no quería decir que me olvidé la Halajá, por lo que respondí "Yo no como Leikaj". Desde entonces nunca más probé un Leikaj, dado que había dicho que no como Leikaj, tenía que cumplir con mi palabra... 

domingo, 1 de agosto de 2021

Video: Amor Incondicional

En su primer Maamar (discurso jasídico), el Rebe declaró: hay tres principios fundamentales: amor a Dios, amor a la Torá y amor a cada judío; si uno quiere tener un verdadero amor a Dios y la Torá, no puede faltar el amor a cada judío. 
Por un odio gratuito fue destruido el Beit Hamikdash, y con amor incondicional será reconstruido. A través de tener un amor incondicional, degustamos algo de lo que se experimentará pronto con la llegada del Mashíaj, cuando no habrá más guerras, competencia ni codicia. El mundo llegará a su perfección, reinando la paz en su máxima expresión. 




jueves, 29 de julio de 2021

Respuesta del Rebe a Rab Baumgarten - El interés y consideración del Rebe por la visita a MoisesVille



En relación con la maravillosa iniciativa de los MitzvaTank recorriendo el interior, localidades remotas y trayendo la llama del judaísmo a literalmente todo rincón, se publica esta interesante carta.


Una respuesta del Rebe a Rab Berel Baumgarten A"H recientemente publicada. Entre otros puntos Rab Baumgarten (Primer Sheliaj a la Argentina) le informa al Rebe acerca de "una ciudad llamada MoisesVille en S. Fe, colonia fundada por el Baron Hirsh, que albergó a una gran población de Yehudim, y hay un shul allí donde rezaban con el Nusaj AriZal (propio de Jasidim), por lo que sería conveniente dar una visita por allí, para motivar a los Yehudim de la zona y posiblemente encontrar allí Ksovim (manuscritos o copias de Jasidut, de posibles Jasidim que hayan emigrado hacia aquí)". Pide entonces una Brajá y consejo del Rebe si es conveniente tomar ese paso y dar ese viaje, comentándole también la duración de todo el viaje (12 hs en tren y 2 hs en avión).

El Rebe le responde: "Es muy adecuada (la idea de visitar allí), y todos los gastos que implique el viaje desde Bs As hasta su regreso, incluyendo su estadía allí, por supuesto que correrán a cargo del Mercoz Leinyonei Jinuj."


20 de Av: Rab Leivi Itzjok #2

Un año, antes de Pesaj, el gobierno requirió que cada ciudadano completara un cuestionario, como parte de un censo general de población. Una de las preguntas era: "¿Crees en Di-s?"

Ciertos judíos que sí eran creyentes, sin embargo, respondieron negativamente por miedo a perder sus trabajos. Cuando Rav Levi Itzjak se percató de esto, se puso de pie y proclamó ante una gran audiencia en el Shul, que para un judío negar su creencia en Di-s se considera eso herejía y, por lo tanto, está absolutamente prohibido que cualquier judío dé una respuesta negativa a esta pregunta, sin importar las consecuencias.

Este dictamen de Rab Leivi Itzjok llegó a oídos de las autoridades a través de un agente que había estado infiltrado en la sinagoga para observar la manera de proceder del Rabino y determinar el alcance de su influencia sobre la congregación.

Tiempo más tarde, luego de que Rab Leivi Itzjok fuera arrestado e interrogado sobre este discurso, tenía que dar una respuesta. Explicó entonces que el Gobierno ciertamente esperaba respuestas sinceras y veraces a todas sus preguntas, y dado el caso de que tantos judíos estaban dispuestos a responder falsamente a esta pregunta en particular por temor a perder sus trabajos, él sentía que era su deber como ciudadano leal de instarlos a responder cada pregunta con honestidad!


Del diario de la Rebetzn Jana Schneerson, esposa de Rab Leivi Itzjak, publicado en Em BeIsrael, Ed. Kehot.

miércoles, 28 de julio de 2021

20 de Av: Rab Leivi Itzjok

El 20 de Av, marca el Yortzait (aniversario del fallecimiento) del Rab Leivi Itzjak Schneerson, padre del Lubavitcher Rebe. Rav Levi Itzjak fue un gran sabio y erudito, un formidable acervo de conocimiento talmúdico y kabalístico. Pero quizás la dimensión más singular de su carácter fue su inquebrantable compromiso con el judaísmo y la total ausencia de miedo con la cual expresó ese compromiso.

Una noche de 1935, en medio de la más feroz opresión estalinista, una mujer tocó a su puerta. “Vengo de una ciudad lejana cuyo nombre no puedo mencionar. En aproximadamente una hora, estarán llegando mi hija y su prometido. Ambos ocupan altos cargos gubernamentales y por eso su venida aquí está plagada de riesgos. Han aceptado casarse de acuerdo con la ley judía, siempre y cuando se lleve a cabo la ceremonia en su casa."

Rav Levi Itzjak dio su consentimiento y se dispuso a reunir un Minian para la Jupá. En media hora, logró traer a otros ocho hombres a su casa. Pero faltaba un décimo. En la planta baja del edificio donde vivía Rav Levi Itzjak vivía un joven judío que había sido contratado por las autoridades comunistas para seguir de cerca lo que sucedía en la casa de Rav Levi Itzjak. Rav Levi Itzjak sabía muy bien quién era esta persona y cómo trabajaba. Sin embargo, al faltar un décimo, fue a buscarlo...

"Necesitamos un décimo hombre para Minian para que una joven pareja judía pueda casarse", le dijo a su vecino.

"¡¿Y me buscas a mí para eso?!" el vecino respondió completamente asombrado. Y, sin embargo, consintió en participar de aquel minian y no informó (a las autoridades) acerca de esta ceremonia.

Años más tarde, el Rebe dijo: "De mi padre aprendí a nunca tener miedo."

domingo, 25 de julio de 2021

Video: Ir a hablar y transmitir Jasidut

Desde los primeros años de su liderazgo, el Rebe alentó y exhortó a los jasidim a que visitaran Batei Kneset y transmitan allí enseñanzas jasídicas a los presentes. Incluso jóvenes estudiantes de Yeshivá fueron incluidos en esta misión.






jueves, 22 de julio de 2021

"No es una negociación. Simplemente te estoy diciendo la realidad"

A lo largo de los años, Reb Yoel Kahan A"H tuvo el mérito de presenciar varios ejemplos de la intervención divina del Rebe. Aquí uno de ellos:

"Hay otra historia que recuerdo bien. Tuvo lugar unos meses después del fallecimiento del Rebe Rayatz, el verano de 1950, pero antes de que el Ramash aceptara formalmente el liderazgo de Jabad.

Había un judío no-religioso, muy distante de la observancia de la Torá, que vivía en Williamsburg. Se encontró en un serio problema: su hija, cayó gravemente enferma y había sido trasladada de urgencia al hospital. La esposa de este hombre, que tenía parientes lejanos jasidim, le dijo: "Existe lo que se llama un Tzadik, un hombre santo, que puede dar bendiciones, y sus bendiciones se cumplen".

Ella presionó a su esposo, “Tal vez deberías ir a un Tzadik y pedirle una bendición. ¡Quizás ayude!"

El hombre, con su limitada comprensión, equiparaba al Tzadik con algún tipo de mago. Sin embargo, viajó a varios Rebe jasídicos, varios de ellos sobrevivientes del Holocausto que ahora vivían en Nueva York, y les ofreció diez mil dólares, una enorme suma en ese entonces, si prometían claramente que su hija se recuperaría. Estos Rebes, aunque impresionados por la suma, vacilaban en hacer semejante promesa.

Desesperado, en un Motzei Shabat, el hombre llegó a 770 Eastern Parkway, la sede central de Jabad. En el interior, la congregación estaba finalizando la Tefilá de Arvit y despedida a la Reina Shabat.

El hombre quiso entrar de inmediato, pero alguien le sujetó la manga. “Primero debe hablar con el secretario”, dijo el extraño, señalando a Reb Jaim Mordejai Aizik Hodakov.

El hombre habló con el secretario quien, después de escuchar el mensaje urgente, prometió acercarse al Rebe después de Havdalá y preguntarle si era posible dejar ingresar al hombre para hablar con el Rebe en ese mismo momento.

Inmediatamente después de Havdalá, el rabino Hodakov se acercó al Rebe, que había entrado en su oficina. Cuando el secretario volvió a salir, le dijo al hombre: “No puede entrar ahora. Deberás venir mañana por la mañana."

Los ojos del hombre se llenaron de lágrimas. “¿Qué quieres decir con esperar hasta mañana? ¡Mi hija está gravemente enferma! Mañana por la mañana todo puede haberse terminado, ¡Di-s libre!

Pero el rabino Hodakov le respondió: “De cualquier forma: si crees en el Rebe, puedes confiar en lo que dice. Si no crees... entonces, ¿qué estás haciendo aquí?"

Por la mañana, el hombre llamó al hospital y pidió hablar con los médicos.

Uno de ellos tomó el teléfono. "¡Ha ocurrido algo inusual!"

"¿Qué es?"

“Normalmente, este tipo de enfermedad no permanece estática. O las cosas empeoran o mejoran. Pero en el caso de su hija.. ya han pasado más de doce horas y su estado sigue siendo exactamente el mismo."

El padre hizo un cálculo rápido. ¡Fue precisamente desde el momento en que había estado en 770!

Se apresuró a 770. El Rebe entonces le dijo: “Del Shamaim lo están esperando a ud., señor. Todo depende de usted."

"Si desea que su hija se recupere, debe asumir tres cosas: Shabat, Tefilín y Kashrut."

El hombre tartamudeó: "No creo que sea posible. Es mucho para aceptar." Luego comentó en una voz más baja: "¿Puedo ofrecer más dinero a cambio?"

El Rebe negó firmemente con la cabeza. “Esto no es una negociación conmigo. Simplemente te estoy diciendo la realidad."

Finalmente, el hombre accedió. Sin embargo, dijo: "No sé ni cómo ponerme los Tefilín."

El Rebe sonrió. "Los estudiantes de la Yeshivá te mostrarán."

Efectivamente, el hombre llegaba todos los días a 770, donde Berel Yunik le ponía los tefilín hasta que aprendió a hacerlo solo. Mientras tanto, ¡el Rebe advirtió a toda la administración de Jabad que no recibieran ni un dólar de este hombre! No quería que el hombre relacione la recuperación de su hija con dinero, sino más bien como resultado de las tres cosas que el padre había aceptado sobre sí mismo.

En otoño, para Shabat Vaigash, el hombre organizó un Kidush en 770 como Seudá de Agradecimiento en honor a la recuperación de su hija. El Rebe participó.

El nombre hebreo de esta persona era Yehuda Leib, y recuerdo que el Rebe se volvió hacia él al comienzo del farbrenguen y recitó el primer versículo de la Parshá de la Torá, "Vaigash eilav Yehuda! - Y Yehuda se acercó a él".