martes, 19 de marzo de 2019

Una perlita de Purim



El Jidushei Harim trae una explicación muy interesante a la declaración de la Guemará que "uno está obligado a embriagarse en Purim hasta no distinguir...": esta misma afirmación demuestra cuán grandioso es el día de Purim! ¡Un tremendo Et Ratzón!
Y explicó esto con una historia:

Sucedió cierta vez que se dirigieron al Baal Shem Tob implorándole que logre anular un terrible decreto que había recaído sobre cierta comunidad. El Baal Shem Tob hizo un Davenen, pero no veía respuesta... Más bien, veía que el decreto ya había sido sellado en el cielo. Les dijo: "queda sólo una opción. Viajen a tal aldea y diríjanse a fulano de tal, ¡su Brojé es una Broje y su promesa es efectivamente una promesa!"

Emprendieron el viaje, y preguntaron adónde vivía 'Rabí fulano' de tal. Enseguida estallaron las risas, ¿Rabí...?! Ni sabe leer! ¿Qué tienen uds. con él?
"Vinimos a pedirle una bendición para que seamos salvados." Las risas ya pasaron a burlas: "¿que los bendiga?! Ni hace Davenen!"
Ellos insistieron y dijeron: déjenos hablar con el, quién sabe...
"Pero cómo lograrán hablar con él? Está constantemente borracho, en ningún momento se lo ve sobrio como para entablar una conversación!! Al oír tal descripción estaban bastante aturdidos, más querían cumplir la petición de su Rebe! Así que les indicaron la dirección, y allí estaba, rodeado de otros borrachos, revolcándose en su vómito, completamente dormido. Esperaron hasta que se despierte. 

Apenas se despertó, extendió su mano hacia la botella, pero le dijeron: "Vinimos a recibir una Broje!"
Soltó unas carcajadas, entre bostezos y eructos, y no entendía que querían de él, quería seguir tomando! 
Vieron entonces de quién se trataba, y decidieron sacarle la botella diciéndole, "te la devolveremos, y te compraremos además otra botella de mucha mejor calidad, con la condición de que nos des una Broje!" Los bendijo profusamente, con tal de que le alcancen la bebida, y sólo entonces le trajeron una mejor botella que la tomó hasta quedarse dormido nuevamente...

Y, maravillosamente, la Broje se cumplió y el decreto pasó y fue revocado! Volvieron al Baal Shem Tob, totalmente asombrados, para que les explique que fue lo que pasaba.

El Baal Shem Tob les dijo: "Les explicaré. La verdad es que los Yehudim de aquella aldea tenían razón. Aquel Yehudi era un ignorante total, sin Torá ni Mitzvot, con una personalidad sumamente burda y grotezca y un Yetzer Hará muy fuerte. Cierto día oyó acerca de cierto lugar importante de Pritzut, un centro burlesco e inmoral, donde se le da allí rienda suelta al Yetzer Hará, sólo que cuesta una suma muy grande de dinero, además de lo que costaba el largo viaje. Fue juntando el monto durante un largo tiempo y emprendió viaje.

Durante el viaje, pasó por un pueblo y oyó de repente unos clamores y lamentos que rompían el corazón. Quiso averiguar de qué se trataba, y resultó que aquel pueblo debía grandes sumas y deudas al Paritz (señor feudal) por las tierras que utilizaban, y estaban hostigando a las autoridades Yehudim de esa zona. En ese mismo momento este hombre decidió encontrarse con el Paritz, y entregarle toda la suma de dinero que tenía consigo. Con eso se los liberó de inmediato a los prisioneros, y él perdió todo su sueño y posibilidad de lo que se esperaba disfrutar allí, tomando el camino de regreso a su casa.

Aquí culminó el Baal Shem Tov su relato y dijo: No podemos hacernos una idea del tremendo Nisayón que ese Yehudí atravesó y con éxito. Yendo a lo más bajo, y cediendo todo por esa Mitzvá provocó en el Shamaim toda una conmoción, quedando establecida su recompensa por eso, ¡que todo lo que decrete se cumpla!!
Enseguida el ángel acusador objetó: ¿Y si decreta que haya algún Tejiat Hametim? ¿Y si decreta que sea la Gueulá, que venga el Moshiaj, antes del tiempo previsto? ¿Cómo se le puede otorgar semejante 'arma' sin ninguna continencia, puede cambiar con eso todo el Seder Bereshit?!
Por lo que finalmente se decidió que esté arrojado a la bebida, que lo desconectaría del mundo, estará sumido en su Mashke, sin distinguir nada. De esa forma, no podrá aprovechar como se debe su aptitud.

El Jidushei Harim explicaba con esto: el día de Purim es un día sumamente elevado, más incluso que Yom Kipur, (Yom Kipur es sólamente KIpur, como Purim), y es un día de Et Ratzón más que Yom Kipur, la prueba de esto está que en Yom Kipur todos pedimos, pero no siempre se nos conceden los pedidos, mientras que en Purim, hay una Halajá: Todo aquel que extiende su mano y pide, debe dársele! Cada uno puede lograr todo lo que desee! Por lo que los Jajamim temieron que quizás pidan no como se debe o lo que uno verdaderamente necesite, y se ocuparon de 'honrarnos' el día con la Mitzvá de emborracharnos...

Sin embargo, aclara el Jidushei Harim: Bajo ninguna circunstancia diga alguien que hemos 'perdido' (o tenemos desaprovechado) debido la disposición de los Jajamim de emborracharse, etc
Parece ser, que Hashem tiene más Najes de que oigamos a nuestros Jajamim a que estemos solemnemente pidiendo por nuestro propias necesidades, etc, aún cuando podamos obtenerlas!!










lunes, 18 de marzo de 2019

Purim con el Rebe: Una presentación especial

Farbrenguens de Purim con el Rebe a través de los años. Editada y presentada por JEM para Purim 5779.

Una pizca de lo que era vivenciar Purim con el Rebe. Algo extraordinario.
(Ver en pantalla grande para mejor calidad)

domingo, 17 de marzo de 2019

Video: Un milagro de Purim



En este espectacular clip, el Rab. Iosef Itzjak Gurewitz recuerda el tiempo en que él fue enviado por el Rebe a estudiar en Israel. Cuando llegó el día de Purim, el Rebe pidió que ellos traigan la alegría de Purim a los soldados que estaban ubicados en diferentes bases de Israel, algunas de las cuales se encontraban en lugares peligrosos. Cuando se estaban acercando a su destino, se enfrentaron con un peligroso obstáculo, pero motivados por su misión y palabras del Rebe, ellos decidieron continuar adelante. Imagine el entusiasmo de ellos cuando el Rebe reconoció su entrega. Esta historia el Rebe la utilizó como una enseñanza para la vida.



Una anécdota de Purim





El Frierdiker Rebe le aconsejó a Reb Jatch'e (Yejezkel) Himelsthein que se convirtiera en el Rov de una determinada ciudad. Reb Jatshe, conocido por su humildad, respondió: "No soy digno de convertirme en un Rov, hay ciertas halajot (leyes) en Joshen Mishpat (asuntos monetarios), que no tengo al cien por ciento claridad y precisión en ellos."

El Frierdiker le respondió contándole la siguiente historia.


Era un Purim y, como en muchos pueblos y aldeas, alguien tomó vino o mashke de más, lo que lo llevó a quedarse profundamente dormido en un banco. Algunos de los niños/jóvenes lo vieron en su profundo sueño y quisieron divertirse un poco.

Así que consiguieron la ropa de un galaj (un cura o monje), (era un disfraz, siendo que era Purim, cuando muchas personas suelen disfrazarse) y se lo pusieron. Un rato más tarde, cuando esta persona se despertó, todavía estaba un poco embriagado y vio que llevaba puesto el atuendo de un galaj. Mirándose a sí mismo, se dijo "¡esto no puede ser!, No soy un sacerdote. Soy judío!"

Sin embargo, dado que su mente todavía estaba nublada, dijo luego: "Sin embargo, estoy usando las ropas de un sacerdote, eso significa que debo ser un galaj." Incapaz de llegar a una claridad concluyente, decidió que haría una prueba para ver si es un galaj  o no.

"Abriré el libro de los galajim y veré; Si puedo leerlo, eso significa que soy un galaj, si no puedo leerlo significa que no soy un galaj. Así que abrió uno de los libros y vio que no podía leer una palabra, ya que estaba escrita en un idioma que le era ajeno(es decir, en latín). En ese momento dijo: "definitivamente no soy un galaj!"

No obstante, un momento después, rechazó esa prueba: "si no soy galaj , ¡¿por qué estoy usando ropas de clérico?! Los únicos que usan estas vestimentas son los galajim." Por lo que llegó a la siguiente conclusión: "soy un galaj, y muy probablemente la mayoría de los sacerdotes tampoco saben leerlo. Después de todo, no soy un keilije (lisiado, incapacitado o deficiente), y si ellos pueden ser curas aunque no sepan leer esto, yo también puedo ser un galaj...

El Frierdiker Rebe concluyó: "Una moraleja que se debe aprender de esto es: No pienses que otros están más dotados de sabiduría que tú. Todos tienen sus deficiencias; solo aquellos que tienen éxito no permiten que las deficiencias los obstaculicen en su camino hacia el éxito."

***

Cuando le comenté esta historia a otros, me informaron que escucharon que el mensaje del Frierdiker Rebbe fue mucho más que eso, que había además un segundo mensaje.

El Frierdiker Rebe le estaba diciendo:  cuando se te asigna una responsabilidad o tarea que cumplir, es común que la 'humildad' de una persona argumente "soy incapaz de lograrlo". Entonces, el mensaje es: mira a los que sí han lograron cosas, ¿crees que inicialmente todos tenían los talentos para triunfar? No, no lo tenían, pero perseveraron y tuvieron éxito de todos modos. Así también, aún si es cierto que te falte claridad en ciertas halajot, con el tiempo y la perseverancia, obtendrás ese conocimiento.

El segundo punto es: Tu ropa o posición puede influir sobre tu comportamiento. Sin embargo, al mismo tiempo, uno debe tener en cuenta que las prendas por sí mismas no te convierten en esa persona. El Frierdiker Rebe quería que se convirtiera en un Rov, y al aceptar esa posición no se llenaría el vacío que él sentía que le faltaba. Tendría que esforzarse para llegar a esa posición.

sábado, 16 de marzo de 2019

9 de Adar Sheni: ¡América no es diferente!

El 9 de Adar (II), dia en el cual el Frierdiker Rebe llegó a América.


miércoles, 13 de marzo de 2019

Un hermoso Maise de Purim



Había una vez un Yehudi que vivía en una aldea próxima a Koznitz, y (desafortunadamente) era realmente pobre. Para Purim cierta vez fue a la gran ciudad, para oir la lectura de la Meguilá en un Beit Hakneset. El Baal Koré resultó ser nada menos que el Maguid de Koz'hnitz, y al oír semejante lectura este aldeano estaba colmado de alegría. Luego de la Tefilá se acercó a él el Tzadik y lo saludó, preguntándole: "¿Acaso tú no eres de tal aldea? ¿Por qué no me has traído un Mishloaj Manot?"
 
El hombre se quedó en silencio sin saber qué contestar, dado que no había ni pan en su casa. ¿Y de dónde sacaría un Mishloaj Manot para el Maguid? Más el Maguid continuó diciéndole: "Después de todo, hoy es Purim! Ven con nosotros y prueba un Lejaim!" 

El hombre fue a la casa del Maguid y allí le sirvieron lejaim y diferentes aperitivos y bocados. Debido a la alegría del mérito de poder estando tomando Lejaim con el Maguid y la Jebraye, se transformó totalmente, juntó coraje y se dirigió a la casa de uno de los adinerados de la ciudad que era comerciante de vinos.

"Purim Sameaj! Déme por favor una buena botella de vino, a crédito, y ciertamente le pagaré, y si no (llegara a pagarle), hoy es Purim!"

El comerciante aceptó y le dio una botella de vino. Luego fui a una tienda de comestibles y dijo de nuevo:
"Purim Sameaj! Déme dos o tres manzanas, y ciertamente se las pagaré, y si no llegara a pagar, hoy es Purim!!" 
También allí accedieron y así corrió, con gran alegría, de regreso a lo del Maguid, le entregó el vino y las manzanas, y le dijo: ¡Rebe, aquí le entrego un Mishloaj Manot!"
"Bien hecho!", respondió el Maguid, "y recuerda que cada Purim debes traerme un Mishloaj Manot."

Después, hizo el aldeano un razonamiento:
"Mis hijos están muertos de hambre y ni están viviendo una atmósfera de Purim. Iré a alegrarlos!

Fue nuevamente al comerciante de bebidas y le dijo de nuevo de la misma manera, le pidió que le diera una botella de Mashke a crédito, "y si no pagase, hoy es Purim!"
De allí se dirigió al panadero, pidiéndole del mismo modo, y de allí a otra tienda donde recibió algunos pescados salados, entonces corrió rápidamente a su casa.
"¡Purim Sameaj! Purim Sameaj!"

Su familia pensó que había enloquecido, no se lo imaginaban con esa alegría, pero él sirvió el pan y el pescado salado, junto con el Mashke delante de ellos y dijo:
"Coman, beban y pónganse contentos, que hoy es Purim!!"
No rechazaron la invitación... comieron, bebieron, él también se sumó a ellos, y después de haber bebido algunos vasos del Mashke, estaban llenos de alegría.
Asi que se levantaron, él junto a su esposa, y comenzaron a bailar, cantando "A freile'jn Purim!!, hoy es Purim!!" Así bailaron durante un buen rato, desbordando de alegría. De repente, escuchan golpes en la puerta, y el hombre la calma a su esposa: No temas, seguramente algún Goi quiere perturbar nuestra alegría de Purim.

Y seguían golpeando cada vez más fuerte, y la mujer dijo: "debe ser fulano el goi, que suele traernos papas, voy a abrirle."
Cuando abrió la puerta, entró el goi todo golpeado, herido y ensangrentado. Inmediatamente comenzaron a tratarlo, lo lavaron y le dieron una copa de vino y una barra de pan. Él comió y bebió, y dijo:
- "Me han revivido! estaba entre la vida y la muerte. Y pasó a contarles que su único hijo lo golpeó salvajemente y lo echó, y si no hubieran acudido en su ayuda, hubiera muerto de frío y dolor por las palizas."

Y después de eso les dijo:
"Dado que me han ayudado y salvado la vida, y por cuanto que mi hijo se volvió un asesino cruel, vengan conmigo al bosque que les mostraré un tesoro de mucho dinero que pensaba dárselo a mi hijo antes de mi muerte. Ahora se los revelaré y se los daré como regalo."

Y el hombre fue con el goi al bosque, y le mostró que debajo de cierto árbol había enterrado su tesoro. Unos días después, el gentil murió por las heridas y golpes que había recibido. El Yehudi fue al bosque, cavó en el lugar donde el gentil le mostró, encontró gran fortuna allí y se enriqueció.

Cada Purim iba a lo del Heiliker (sagrado) Maguid y le llevaba un hermoso Mishloaj Manot, con mucha satisfacción.


Fuente: Sipurei Jasidim

lunes, 11 de marzo de 2019

Limudei Jol - (continuación) - Meguilat Ester

Como continuación de las últimas anécdotas publicadas aquí relacionadas al Limudei Jol (estudios seculares) encontré apropiado citar este Vort, behashgajá Pratit, relacionado con Purim y la Meguilat Ester.


Alguien una vez intentó traer como prueba de la Meguilá que los Yehudim necesitan dedicarse a estudiar y aprender todas las ciencias y conocimientos seculares:

En la Meguilá, tenemos la historia de Bigtan y Zeresh, quienes estaban parados en el patio real debatiendo cómo matar al rey. Hablaban en un idioma extranjero y estaban seguros de que nadie más lo entendía. ¡Pero Mordejai era parte del Sanedrín, y necesitaba saber 70 idiomas! Debido a esto, fue que pudo transmitir el mensaje y salvar la vida del rey. ¡Esto es finalmente lo que salvó a todos los Yehudim!

¡Esa historia, dijo aquel hombre, demuestra que necesitamos conocer las lenguas y temas seculares!

En un Farbrenguen, el Rebe habló sobre lo que esta persona había dicho. El Rebe dijo que la verdad es justo lo contrario! Si en la historia de Purim, todos los Yehudim conocerían ciencias seculares, incluyendo todos los idiomas, ¡entonces Bigtan y Seresh nunca hubieran hablado en voz alta! Si supieran que todos los Yehudim sabían idiomas extranjeros, no habrían hablado en un lugar donde Mordejai pudiera escucharlos.

El hecho es que la mayoría de los Yehudim no sabían idiomas extranjeros. ¡La única razón por la que Mordejai lo conocía fue porque necesitaba para formar parte del Sanedrín! Solo conocía las materias seculares en función (y en lo que atañe a su) Avodat Hashem. Y por haberlo estudiado por las razones correctas, fue que se convirtió en parte del nes.

Esa es una importante lección para nosotros también:

Cuando estudiamos ciencias o materias seculares, debemos recordar por qué lo estamos haciendo. Puede que sea porque es parte del jinuj que nos están dando nuestros padres, para que podamos entender mejor una parte de la Torá, o cuando seamos mayores, podría servir para obtener parnasa para nuestras familias. ¡Pero cada cosa que aprendemos debe ser con el fin de ayudarnos a acercarnos más a Hashem!


(Fuente: Chitas for Kids, KidsChitas.org)