martes, 12 de diciembre de 2017

Maise: El milagro del Tania

Pasando sólo unos días de Yud Tet Kislev, presentamos una emocionante historia, relacionada con una impresión muy particular del Tania. (Hace unos días fue publicado en Jasidi News un artículo, reseña sobre la impresión del Tania en todo lugar y una anécdota en Argentina, véase aquí).  Publicada la semana pasada en "Sijat Hashabua" (de Tza"j Israel), relatada por Aharon D. Halperin:


Los presentes en la sala miraban emocionados el libro sobre la mesa. "Este es el Tania", dijo el Sheliaj de Jabad, "una copia enviada por el Rebe de Lubavitch para imprimir el libro aquí, en Irán".

Fue en el año 5738 (1978). En un año tendría lugar una revolución en Irán, durante la cual sería depuesto el Shah Mohammed Reza Pahlavi, y el gobierno sería tomado por el ayatola Jomeini. Pero en aquel momento nadie prevía ese futuro, y todos disfrutaban del espíritu liberal que reinaba en el país.

Con los años, los Shlujim del Rebe de Lubavitch venían y salían de Irán, proporcionando a la comunidad judía libros sagrados, artículos religiosos, información judía y asistencia en una variedad de rubros. Pero ese año parecía que el Rebe quiso aumentar la actividad en Irán.

Dos jóvenes estudiantes de Yeshiva, Yosef-Itzjak Raichik y Jaim Fur, fueron enviados a una tarea compleja. Los dos comenzaron a trabajar para rescatar a miles de niños de Irán, utilizando visas estadounidenses. Más de 3,000 niños emigraron de Irán en esa operación secreta.

Junto con esta actividad, se les pidió a los Shlujim que imprimieran el Tania en Irán. Los miembros de la comisión de la comunidad de Teherán acordaron felizmente de llevar a cabo la impresión, como el Rebe lo había solicitado, y distribuir copias del libro a todos los judíos de la comunidad. Pero el proceso de impresión se retrasó un poco, y en eso la revolución tuvo lugar. La rutina de vida en Irán cambió radicalmente. El shock fue tremendo. Todas las instituciones del gobierno fueron reemplazadas, y la relación hacia los extranjeros y el Occidente en particular se volvió hostil.

Cuando se completó el cambio, los ciudadanos del país comenzaron a adaptarse gradualmente a la nueva realidad. Los miembros de la comunidad judía intentaban digerir el significado de los cambios en el país con respecto a su futuro.

El rabino Yehuda Azarjian, hoy rabino de la comunidad iraní en Nueva York, era en ese momento el rabino de la comunidad. Se acordaba del proceso de impresión del Tania, que aún no se había completado, y solicitó que se completara la impresión y publicación de los libros.

De hecho, encontró los libros que ya habían sido impresos en la imprenta y los transfirió a la biblioteca de la comisión de la comunidad. Allí libros fueron apilados hasta que la situación se vuelva más clara.

En ese momento, el régimen comenzó a implementar la ley de "purga". Se exigió a todos los ciudadanos e instituciones iraníes que eliminaran en un mes todos los libros o documentos que contengan el emblema de la monarquía depuesta o el nombre del Sha. De acuerdo con la estricta ley, cualquier persona que al final de este período de tiempo tenga el símbolo prohibido en su poder será severamente castigado, y si se demuestra que los símbolos no fueron destruidos intencionalmente, sería pasible de la muerte.

La comisión de la comunidad judía estaba en una situación desesperada. La comunidad poseía un archivo de más de cien años en el que se conservaban miles de artículos impresos, todos conteniendo el emblema de la corona de la dinastía Pahlavi. Junto a eso había monedas de oro especiales emitidas por la comunidad con motivo de la coronación del rey y en honor al 2500 aniversario de la coronación del rey Ciro. En esas monedas, el símbolo de la Menora aparecía paralelo al emblema real.

Los líderes de la comunidad estaban asediados. Debatían cómo actuar. Les resultaba difícil destruir objetos tan valiosos, pero sabían que el peligro que se cernía sobre ellos no les dejaba elección. Incluso cuando se tomó la decisión, sabían que no podrían completar la destrucción en tan corto espacio de tiempo.

Hacia el final del mes, el secretario del rabino Azarjian entró corriendo a su oficina. "Aparecieron dos inspectores", le avisó con miedo, "¡y quieren hacer una revisación y ver si la ley de limpieza se ha llevado a cabo!"

Un gran estremecimiento cayó sobre Rav Azarjian. Inmediatamente comprendió lo que le esperaba y el peligro inminente para toda la comunidad. Sus labios susurraron "Shema Israel" y las palabras del Viduy (confesión), cuando se preparaba para lo peor. Con un corazón palpitante recibió a los inspectores en su oficina, y luego se le ocurrió llevarlos a la biblioteca.

Los inspectores notaron el desorden que había allí, luego de que fueran llevados allí todos los libros del Tania. Había muchos libros esparcidos por todos lados. Uno de los inspectores tomó un libro. "¿Qué es este libro?", Preguntó.

"Este es el Tania", respondió el rabino Azarjian, quien comenzó a contarle sobre el movimiento jasídico, sobre el Baal Shem Tov, sobre el Tania y sus principios. El inspector abrió el libro. "¿Qué está escrito aquí?", Preguntó. Esta era la primera página del "Shaar Haijud VeHaemuna", que trata sobre la presencia divina en el mundo.

El rabino Azarjian se encontró entonces explicándole al supervisor musulmán lo que estaba escrito en la página que abrió. Leyó el texto, lo tradujo y explicó los conceptos complejos escritos en el libro en un lenguaje sencillo. Cuando terminó, el inspector cerró el libro, besó su tapa y dijo: "¡En un lugar donde hay libros como este, y una persona como tú está a cargo de ellos, no hay necesidad de verificar nada!" Y giró sobre sus talones retirándose de la sala.

Sorprendido y emocionado del maravilloso milagro Rab Azarjian logró recomponerse, y antes de despedirse de los inspectores le preguntó al inspector en jefe: "Si tiene la amabilidad y nos da el honor, nos gustaría que firme el libro de visitas!". Inmediatamente aceptó, y sin demoras escribió en el libro de visitas: "En tal fecha, visité las oficinas de la comunidad, y verifiqué y confirmé que todo está en orden".

Ese Shabat, la comunidad judía en Teherán, junto con el rabino Azarjian , celebraron el gran milagro de salvación que tuvo lugar gracias al Tania.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Nuestras conversaciones

 


















Por el rabino Sholom Avtzon


La semana pasada fue Tes Kislev, la fecha del nacimiento e histalkus del Miteler Rebe, así como también Yud Kislev, el día en que el Miteler Rebbe fue liberado de su arresto (domiciliario). En la columna de esta semana me gustaría compartir una historia que conté en 770, en Tes Kislev, que Boruj Hashem fue bien recibida.


Como es sabido, el Miteler Rebe expresó que su deseo es que cuando dos Jasidim se encuentren, su conversación se centre en los conceptos de 'Ijuda Il'aah e Ijuda Tata'a', los conceptos que describen cómo todo en el Universo es verdaderamente Divino o al menos que debemos entender que la existencia de todo depende de Hashem.
Algunos o muchos puede que digan: (para) estar al nivel de estos conceptos, y especialmente a tal punto que esa sea nuestra conversación diaria, uno tiene que estar realmente elevado y extremadamente espiritual. Sin embargo, y lamentablemente, personalmente no estoy por ahora, manteniendo ese nivel. Entonces, ¿cómo me es relevante a mí este dicho y pedido del Miteler Rebe?

Permítanme responder con el siguiente incidente.

Cuando era un estudiante en 770, escuché lo siguiente de Bojrim mayores. Había un bojer, cuyo padre no era un Josid, sin embargo, mandó a su (s) hijo (s) a 770. Los otros estudiantes querían saber cuál era su conexión con Lubavitch o el Rebe y le preguntaron a su compañero si estaba dispuesto a compartir con ellos, qué lo trajo a Lubavitch.

El muchacho contó lo siguiente:

Todos conocen a mi padre. Es un respetado Litvishe Rov. Cuando llegó el momento de inscribirme en un Beis Hamidrash, mi padre tenía una duda, qué Yeshiva es la más adecuada para mí. Aunque es extremadamente erudito, es una persona modesta y dijo, ¿quién soy yo para probar y decidir qué Rosh Yeshiva da una mejor clase? Todos y cada uno de ellos tienen sus propios puntos fuertes, en los que supera al otro. Uno puede dar un mejor shiur en una masejte, y el otro da un shiur mejor en una masejta diferente. Entonces, ¿quién soy yo para elegir entre estos gigantes? En mi opinión, todos son gigantes.

Pero al mismo tiempo, él quería elegir una Yeshiva para mí.

Así que decidió ir de una Yeshiva a otra, y ver quiénes son los chicos con los que pasaría mi tiempo. Y comenzó a recorrer varias Yeshivot. Pero no, él no entró al Beis Midrash (sala de estudio) a escuchar su  estudio, fue al comedor y escuchó sus conversaciones.

En una Yeshiva, la conversación trataba de acontecimientos mundanos actuales, en otra se trataba de política (tal vez era la temporada de elecciones), y en una tercera se trataba de deportes, etc. Obviamente, él no pensaba en una Yeshiva en la que los estudiantes hablaban sobre algo que no se debía conversar, pero aquí todos estos temas son admisibles de debatir y algunas veces son incluso temas de discusión apropiados. Pero él no estaba feliz. Decía: no estoy enviando a MI HIJO para que aprenda esos temas.¡Quiero que su conversación sea de Tora!

Pasaron unas semanas y no estaba lo suficientemente satisfecho. Sabía que tenía que tomar una decisión, pero no era lo que él quería. Un día un amigo suyo le preguntó, ¿cómo va la búsqueda? y respondió, no tan bien. Entonces el amigo le preguntó y ¿por qué no chequeas Lubavitch?

Mi padre lo miró con incredulidad. Soy un Litvak, ¿qué conexión tengo con Lubavitch?

El amigo notó la mirada y entendió la pregunta, y dijo: Si realmente estás buscando, tienes que mirar por todos lados. Si no, eso muestra que algo más te está molestando, y no es la conducta de los estudiantes.

Al escuchar esas palabras, mi padre reconoció la verdad en ellas y vino a nuestro "gran comedor". No tengo que decirlo, él no estaba contento con su aspecto, pero dijo: Estoy aquí solo para escuchar las conversaciones.

Sentado en una mesa, sacó su pluma y papel como si estuviera escribiendo una carta y esperó. Los chicos entraron, lo saludaron y comenzaron a hablar entre ellos. Un muchacho dijo, chicos escuché anoche de tal y tal una historia fenomenal que el Rashbatz contó una vez. Después que terminó de hablar, otro joven dijo: Te devolveré (lo que me contaste) con una historia que escuché en nombre de Groinem (el primer mashpia en Tomjei Tmimim).

Al escuchar esto y las reacciones y comentarios de los otros muchachos sobre estas dos historias, mi padre dijo: si esta es su conversación en su tiempo libre, estoy seguro de que su conversación en el Beit Midrash también debe ser sobresaliente, y así es como me volví un estudiante en la Yeshiva del Rebe.

Así que sí, nuestra conversación cotidiana refleja quiénes somos en esencia, y cuando discutimos una Sija o Maamar del Rebe, o nuestros Shiurim en Jitas, Rambam y el Masejet que tomamos sobre nosotros en la Jalukas Hashas para este próximo año, o lo que sea de otros Shiurim que tenemos, o si estamos hablando de Mivtza Januka y de historias de Jsidim, etc., ESO, mis amigos es Ijuda il'aa y Ijuda Tata'a y estamos cumpliendo el deseo del Miteler Rebe y de todos los Rebeim.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Mamtak LeShabat Vayesheb

Había una vez dos almas que se encontraron en el camino, una estaba en su camino a bajar al mundo mientras que la otra estaba terminando su misión y dejando el mundo. Se dirige el alma descendiendo a su amiga y le pregunta: "Dame por favor un consejo, de qué se trata el mundo al cual voy?". Le dice "un lujo, con 50 dólares puedes adquirir una Mezuza y realizaste una Mitzvá!" Le pregunta enseguida la otra: "Entonces, ¿por qué estás tan feliz de dejar ese mundo increíble?" El alma responde: "Hasta que logras conseguir esos cincuenta dólares, se te sale la Neshama..."

**

En la Parashá de esta semana leemos la fascinante historia de Yosef y los giros y vueltas que sufre hasta llegar a ser el virrey. De hecho, si analizamos la historia de Yosef veremos que su historia refleja en realidad la historia de vida de cada uno de nosotros.
Yosef comienza su vida en paz y calma en lo de su padre, como el hijo favorito de Yaacob  y recibe como obsequio una camisa especial de rayas; además tiene el mérito de estudiar Torá con Yaakob día y noche, esta representa exactamente la etapa del alma antes de su descenso al mundo, cuando está bajo el Trono Celestial y se deleita con Hashem.
El paso siguiente es bajar a Mitzraim (Egipto), a un lugar de impurezas y dificultades, Yosef es vendido como esclavo y pasa difíciles pruebas en la casa de Potifar y en la prisión egipcia; eso es lo que ocurre con el alma en su descenso aquí a este mundo donde tiene que hacer frente a todo tipo de dificultades e intentos.
Pero al final Yosef se convierte en gobernador de toda la tierra de Egipto, y alcanzó un estatus muy alto físicamente, pero también espiritualmente se elevó mucho. Es llamado Yosef Hatzadik porque pasó todas las pruebas y tribulaciones de Egipto y resultó que toda su declive en Egipto fue para darle la fuerza para llegar a donde está ahora; tenemos que recordar que el propósito del descenso del alma al mundo es en aras de un ascenso, logrado a través de matenerse y superar las pruebas y cumplir las Mitzvot a pesar de las dificultades. Así completaremos el ascenso para el cual bajamos y prepararemos al mundo para la Gueulá completa que vendrá muy pronto.

Shabat Shalom
Rab Nejemia Vilhelm
Beit Jabad Bangkok, Tailandia
Traducido por JasidiNews.com


martes, 5 de diciembre de 2017

Telegrama del Rebe a Anash Buenos Aires en honor a Yud Tet Kislev

Enviado a R' Refoel ("Fule") Tawil A"h. (Comienzos de los '60)

Para un año bueno en el estudio de Jasidut y en [conducirse en] sus sendas, y en la difusión de los manantiales con éxito, sean inscriptos y sellados. Hisvaadus (Farbrenguen) alegre y efectivo [a provocar un cambio en la práctica]. 
                                                                              Menajem Shneersohn

Likutei Sijot Vayesheb