lunes, 22 de octubre de 2018

Un Mohel del cielo

La decepción ardía en su corazón. Otra respuesta negativa. Marcó el cuarto número de teléfono y apretaba sus dientes con frustración. ¿Que haré? se pensaba.

Era esto fines de Elul 5776 (2016). La familia Bahagli en Gan Yavne celebraba una gran alegría; dos días atrás había nacido su hijo, el Brit Milá del recién nacido tendría lugar el segundo día de Rosh Hashaná y los padres querían realizar la celebración en Kfar Tapuaj, donde viven los padres de Nir.

Por todos los aspectos, esta era la mejor opción. Tenían allí a su disposición el salón de eventos del Ishub. En la Pnimiá de la Midrashá local podían alojar a los diversos familiares, que quería compartir su alegría.

Pero es que ahí fue que Nir se topó con un dilema infranqueable: conseguir un Mohel. Muchos mohalim a los que se dirigieron los dejaron con las manos vacías. No podían conseguir un Mohel que aceptara dejar su hogar para Rosh Hashaná e ir a Kfar Tapuaj.

Los días pasaron y Nir se vio obligado a cancelar la invitación de su amplia y extensa familia debido a la incertidumbre, pero continuó buscando un Mohel que venga a Kfar Tapuaj para Rosh Hashaná.

Cuando estaba al borde de rendirse, su padre lo llama por teléfono y le dijo que conversando con el rabino de la ciudad, surgió el nombre de un Mohel: Rab Raziel Shevaj. "Intenta contactarlo, ¿qué vas a perder?" El padre sugirió.

Ese era el último recurso. Nir llamó al número que recibió. En su corazón ya estaba dispuesto a aceptar la respuesta negativa, pero el Mohel lo sorprendió: "¡En primer lugar, Mazal Tov!" Saludó calurosamente, "y en segundo lugar, Beezrat Hashem, le haré el Brit Milá a tu hijo".

Nir estaba sorprendido. "El Brit es en Rosh Hashaná...", le recordó al mohel. Rab Raziel lo tranquilizó: "Mi esposa y yo hicimos un trato, de que todas las solicitudes que reciba para realizar la Mitzvá de Brit Milá sean respondidas de inmediato y no necesito obtener su consentimiento. Si Di-s quiere, haré el Brit.

Nir no encontraba palabras para agradecerle al joven Mohel. "Nos encantará recibir a toda tu familia", le dijo al mohel. El rabino Raziel terminó la llamada, y Nir dejó escapar un gran suspiro de alivio. Un mohel del cielo realmente.

En la víspera del Jag, Nir esperaba la llegada de la familia Shevaj. Se ocupó de conseguirle un lugar de hospedaje agradable para ellos y, por supuesto, incluyeron a la familia en la lista de invitados. Grande fue la sorpresa cuando del auto del Mohel salía sólo Rav Raziel...

"No queríamos molestarlos", se disculpó el Mohel, "y mi esposa estaba feliz de tener la oportunidad de pasar el Jag en la casa de sus padres". Nir se quedó atónito. En su corazón, sabía que la principal consideración para no traer a los miembros de su familia era evitar molestia y costos a los anfitriones.

Se sorprendió doblemente al notar que el Mohel vino preparado con comida para todas las Seudot. Nir estaba avergonzado, pero el rabino Raziel lo abrazó cálidamente, lo miró con sus buenos ojos y con un comentario de broma disipó enseguida la incomodidad.

Fue el Rosh Hashaná más emocionante que experimentó Nir. Para el Brit Mila, los Mitpalelim de todas las sinagogas en el Ishuv vinieron y participaron de la mitzva que tuvo lugar justo antes del toque del Shofar. El rugido de los Psukim y el 'Amén' hicieron eco en los cientos de Mitpalelim, creando una maravillosa mezcla de alegría y Kedushá.

En aquel Rosh Hashaná, Nir y su familia descubrieron la personalidad inusual del mohel. Se dieron cuenta de que su modestia y humildad ocultaban una grandeza en Torá y conocimiento halájico. Las palabras de la Torá que pronunció en la ceremonia del Brit Milá fascinaron a los talmidei jajamim del Yishuv, y su rostro brillante y con gracia que transmitía a todos los que lo rodeaban, hicieron que Nir sintiera que había tenido el mérito de recibido la presencia de un gran hombre, que todo su ser es dar, bondad y pureza.

Nir y su familia desearon expresar sus sentimientos de agradecimiento al Mohel. Después de que se separaron, Nir le envió un mensaje: "Queremos agradecerte desde lo profundo de nuestros corazones por habernos bendecido con tu presencia en Rosh Hashaná... Ojalá que podamos estar con personas como vos durante todo el año. y podamos aprender cómo cumplir Mitzvot y hacer bondades por lo menos como vos. Nos sentimos como si hubiéramos conocido a Eliahu Hanabi, con tus obras y con la sabiduría que nos has traído".

La respuesta del rab Raziel, que era tan típica de él, derritió el corazón de Nir: "¡Estoy sentado en el el auto, leyendo el mensaje y simplemente lloro de emoción!¡Muchas gracias! En los días siguientes, Rav Raziel continuó acompañando a la familia y al recién nacido, que recibió el nombre de Yaheli. Su encanto no fue olvidado de los padres y del resto de la familia.

Pasaron un año y unos meses. El terrible momento, la noche del 22 de Tevet 5778 (2018), Nir no olvidará.

Estaba reuniendo con amigos cuando sonó su teléfono. Las amargas noticias lo desconcertaron. Un temblor se apoderó de su cuerpo. Rab Raziel Shevaj fue baleado por terroristas sangrientos cuando regresaba de examinar a un bebé, sus heridas fueron terminales, y el Eliahu Hanabi personal de la famila Bahagli, y de cientos de otras familias que tuvieron el mérito de conocerlo, abandonó este mundo.

Dolido y agitado, Nir publicó su historia, y rápidamente ganó mucha resonancia en todo el mundo. Cuando vino a consolar a la familia del rabino Raziel Shevaj, se encontró con mucha gente (que venía a consolar) que no conocieron al difunto, pero que al leer su historia sintieron una fuerte necesidad personal de venir y consolar a la familia.

"Mi esposa y yo nos mantenemos en contacto con su esposa Yael", agrega Nir. "Y sé de las tremendas acciones que se hicieron para conmemorar y elevar el alma de Rab Raziel, como consecuencia de nuestra historia personal, que es solo un pequeño reflejo de una gran persona".

(Gracias a Nir Bahagli por la historia)
Sijat Hashabua, Lej Lejá 5779


Raziel Shevaj (Hashem Ikom Damó) y su familia



domingo, 21 de octubre de 2018

11 de Jeshvan: Yortzait R' Najum MiTchernobil



Harab Hatzadik Reb Najum Tchernobiler, Josid y Talmid del Baal Shem Tov y del Maguid de Mezritch. Autor de la obra "Meor Einaim", fundador de la dinastía Tchernobil, de la cual se desprenden varias ramas de las cuales forman parte actualmente miles de Jasidim (Skvira, Tchernobil, Tolna, Rajamastrivska). 

(Sobre Rab Nojum aparece en el Hayom Yom describiendo la cualidad que un Taanug Nafshi, un placer y deleite espiritual del alma puede llegar a influir incluso sobre el cuerpo físico, que Rab Nojum era corpulento y voluminoso físicamente producto de su deleite en responder 'Amen Yehe Shme Raba' del Kadish) 


Una (fuerte) anécdota relacionada con la Parashá

Cierta vez Rab Nojum fue arrestado en uno de sus viajes, al ocuparse de Pidion Shbuim (liberando y rescatando prisioneros Yehudim) en Zitomir. El Tzadik Rab Zev de Zitomir logró recibir un permiso de servir como asistente en la prisión de Rab Nojum. En uno de estos días sentado en su celda, aparece una señora envuelta en un pañuelo de seda, se dirige a Reb Nojum y le formula una pregunta sobre una interpretación que hace Rashi en Parashat Lej Lejá. Allí Rashi explica sobre el Pasuk "Lej Leja..." "para tu beneficio y tu bien". ¿Qué quiere Rashi decir con esas palabras?
Rab Nojum, que percibió que la señora que preguntaba no era alguien cualquiera, permaneció en silencio y no respondió nada. La señora entonces procedió a dar su explicación: "Le diré, Rab, cual era la intención de Rashi. Aparentemente surge la pregunta, si Hakadosh Baruj Hu le ordena a Abraham Abinu irse e exiliarse, ¿qué beneficio y bien puede llegar a tener de esto de tener que deambular de aquí para allá!? Sino más bien, se refiere a lo siguiente: Como es sabido, Abraham Abinu fue la fuente de la Midá de Jesed, su casa estaba abierta a los cuatro puntos cardinales, a todo transeúnte, más sentía que le faltaba en el Shleimut (la plenitud) de la Mitzvá, ya que le faltaba sentir en carne propia lo que siente un transeúnte, un viajero que necesita de un hospedaje, etc. Sobre esto es que le dijo Hakadosh Baruj Hu: Lej Lejá, salí a un Galut, y justamente por medio de eso probarás el gusto de lo que siente el viajero, el invitado, y esto es justamente para tu bien y tu beneficio, que sólo entonces cumplirás la Mitzvá con Shleimut" enseguida, luego de esto desapareció la mujer de su vista.

Reb Nojum se dirigió a Reb Zeev que era quien lo asistía allí y le dijo: esa mujer era Sara Imeinu A"H; Dado que yo me ocupo de la Mitzvá de Pidion Shbuim, (me dio a entender) que en aras de que pueda cumplir la Mitzvá con Shleimut, es que tenía que sentir en carne propia el gusto del prisionero. Ahora ya puedo salir, quedar en libertad. Y de hecho, ese mismo día lo liberaron a Reb Nojum.

Instantáneas - Anécdotas con el Rebe - Jinuj #4

Número 4
¿Quiénes son los maestros preferidos?

Durante aquel yejidus 5728 (1968) con una delegación de (la escuela y seminario) Beis Yaakov de Borough Park, el Rebe tocó varios temas. Aquí hay algunos puntos de la transcripción escrita inmediatamente luego del yejidus:
El Rebe dijo que es importante no usar libros de lectura seculares. Si es necesario, las partes adecuadas pueden ser extraídas y deben imprimirse por separado, acorde a las leyes de derechos de autor.
Con respecto a los libros de texto, “No es recomendable borrar o eliminar páginas inapropiadas. Esto solo despertará la curiosidad del niño. Sin embargo, recientemente, Torah Umesora ha publicado material apropiado para nosotros."
El Rebe luego pasó a plantear el tema de cómo seleccionar maestros.
“Una maestra es preferible a un hombre (maestro), ya que su Iras Shomaim es más fuerte. Además, siendo que es una mujer, su influencia será más evidente sobre las estudiantes.
“Los maestros deben ser modelos a seguir. Por lo tanto, es preferible contratar, incluso para estudios seculares, una graduada de Beis Yaakov en lugar de alguien que haya estudiado en la universidad.”

Video Farbrenguen del Rebe - Tema: "Divertido y Kasher"


DIVERTIDO Y KASHER - Parte 1






DIVERTIDO Y KASHER - Parte 2

jueves, 18 de octubre de 2018

La historia con un pancho más profunda que he escuchado


Rab Yossi Lew: La historia con un pancho más profunda que he escuchado


Un conocido profesor (y un querido amigo de la familia Lew), el Dr. Velvel Green, era un judío observante. Originario de Minnesota, falleció en Israel hace poco más de un año. Aunque provenía de una casa tradicional judía, su vida de joven fue muy secular. Fue un científico eminente, trabajando para la NASA.

A principios de los años sesenta, se hizo muy amigo de mi tío, el rabino Moshe Feller, un Sheliaj de Jabad en Minnesota. Después de varias discusiones extensas con el rabino y su esposa, lentamente comenzó a ver el judaísmo bajo una nueva luz. Él aún estaba muy lejos, sin embargo, de tomar un compromiso total. Un día, antes de embarcarse en un viaje de negocios, el rabino Feller lo llamó y le dijo: "Velvel, antes de hacer este viaje, por favor, hazme un favor. Llama a la aerolínea y solicita una comida kosher para el avión".

Velvel respondió: "¿Qué? Sabes que no cuido kosher. Si no me cuido de kosher en mi casa, ¿por qué necesitaría una comida kasher en el avión?" Rab Feller le respondió que siempre hay un buen momento para comenzar a cuidar Kosher. En este caso, además, se trata de otros pasajeros judíos que notarán que el profesor Velvel Green habría pedido su comida kosher. Esto podría inspirarlos también Velvel le respondió: "Mira, no estoy seguro de todo esto, pero si te hace feliz, te haré este favor, aunque pienso que es idiota."

El Dr. Green solicitó su comida kosher y abordó el avión al día siguiente. La asistente de vuelo vino y le dio una comida regular, no kosher. Dr. Green, sin embargo, estaba listo con su pequeño discurso. Aclarando su garganta, él declaró (de modo que todos oyeran): "¡No, señora, solicité una comida kasher!"
¿Nombre, por favor?" "Velvel Green, Profesor Velvel Green."

Todas las cabezas se voltearon. El Profesor Green había pedido una comida kosher! La azafata le dijo: "Ok, ya vuelvo". Mientras que otros pasajeros estaban agasajándose (dándose un banquete) con pollo parmesano o bistec, incluso limpiando la salsa con el pan, la azafata no aparecía, no estaba por ninguna parte. El profesor tenía hambre, y los aromas lo estaban matando! La boca del Dr. Green estaba empezando realmente a salivar... apretó el pequeño botón y, cuando la señora regresó, dijo: "Mi comida kosher?" Ella le respondió: "Todavía estamos revisando."

Después de unos minutos, y después de que todos los pasajeros del avión hubieran sido atendidos, la azafata llegó a su asiento y le dijo: "Um, Dr. Green, debe haber sucedido un error. Parece que no tenemos su comida en el avión."


El Dr. Green estaba a punto de decir: "Bueno, dame otra comida". Estamos hablando de alguien a quien en realidad no le importaba kosher. Sin embargo, no podía pedir esa comida luego de acabar de hacer semejante cosa en el avión para que todos sepan que el profesor Velvel Green había solicitado una comida kasher. Como se vería si de repente diría: "Bien, dame una comida regular"? Pero Green estaba enojado. Muy enojado. Estaba enojado con la aerolínea. Estaba enojado consigo mismo por hacer caso a esta tontería. Estaba enojado con Di-s, porque lo mínimo que Di-s podía hacer era organizar que su comida esté en este maldito avión, ¡Especialmente después de que Green hubiera hecho algo bueno por Di-s! Pero más enojado, furioso, estaba con mi tío, el rabino Feller, por convencerlo de que haga esto. Y Green decidió que se lo demostraría, pronto.

Aterrizó en el aeropuerto O’Hare de Chicago a la medianoche para hacer una parada de una hora. Llegó a la terminal y todavía había una tienda abierta: un puesto de panchos. Los panchos se veían y olían bien; voluminosos y jugosos. Había incluso chucrut caliente ahí. Velvel Green tenía mucho hambre, pero estaba aún más enojado que hambriento Primero, sin embargo, se dirigió a la cabina telefónica, y llamó al rabino - por cobro revertido. Una llamada por cobro revertido en medio de la noche seguramente inducía pánico. El rabino Feller estaba profundamente preocupado de que algo terrible hubiera pasado.

"Este es un llamado del muy molesto y hambriento Profesor Green desde el aeropuerto O'Hare en Chicago ”, dijo. "Quería que sepas que no tenían mi comida kosher en el avión y me muero de hambre. Yo también quiero que sepas que hay un puesto de panchos a 10 mts. míos de distancia. Antes de seguir adelante y comprar uno y comerlo, solo quería despertarte para decirte que voy comérmelo. Le voy a poner mostaza, cebollas, condimento y chucrut. Después de terminarme el primero, voy por un segundo!"

El rabino se quedó callado por un minuto y luego le dijo: "Velvel, en muchos ocasiones en que me has preguntado cual es la esencia del judaísmo, a qué llega todo, qué es lo que llama desde dentro de nosotros. Esta noche, ahora mismo, en esta conversación telefónica, te voy a contar la esencia del judaísmo. Se trata de pasar ese puesto de panchos y no comprarse uno. Se trata de ser capaz de poder tomar tu vuelo de conexión sin haber comido el pancho. Eso es todo el judaísmo, el resto es comentario."

El profesor le dice: "Feller, estás loco. Siempre pensé que estabas loco, ahora sé que estás loco. ¿Esto es todo el judaísmo? Feller, mientras cada bocado de este pancho baje por mi garganta, voy a estar pensando en ti y diciendo tu nombre, mientras como esto en tu honor." Y colgó el teléfono.

Se dirigió directamente al local, se puso en la fila y esperó su turno. Estaba a punto de hacer su pedido cuando algo muy extraño sucedió: no podía decir: "¿Puedo un pancho?" Lo quería, estaba hambriento, estaba enojado, y, Di-s mío, esos panchos se veían cada vez mejor con cada rotación de la parrilla. En ese mismo momento, sin embargo, él lo entendió.

Velvel Green entendió lo que el rabino realmente estaba tratando de decirle: ten un poco de "Iras Hashem", un poco de "miedo" a Di-s, no por miedo humano, no a causa de un rayo del cielo, sino "miedo" por amor.
Hay esos momentos en la vida, esos momentos, cuando Di-s espera que el hombre haga ese sacrificio. No son necesariamente las cosas grandes, como sacrificando (entregando) su vida por el Todopoderoso. No se trata necesariamente de convertirse en un santo. A veces se trata simplemente de pasar por delante de un puesto de panchos. Se trata mucho más sobre las pequeñas cosas mundanas de la vida.

Velvel Green nunca compró ese pancho, ni entonces ni nunca más. Ese viaje cambió su vida. Ese fue su momento de "miedo a Di-s". Y duró por el el resto de su vida.


Profesor Velvl Green, Z"L

Profesor Velvl Green en los años '60


























Local de panchos en Aeropuerto, Chicago, EEUU



miércoles, 17 de octubre de 2018

Instantáneas - Anécdotas con el Rebe - Jinuj #3

#3
Imperativo para el Jinuj americano


El 28 de Adar 5728 (1968), el Rebe llevó a cabo un yejidus con una delegación de Beis Yaakov de Borough Park, quienes vinieron a recibir inspiración y guía en su trabajo.
El Rebe dijo: “Hay dos puntos que son imperativos de subrayar en la educación de los jóvenes en Estados Unidos, especialmente con las niñas."
"El primero es el pasaje de apertura del Shuljan Aruj, 'Uno no debe avergonzarse de los burladores'. Incluso antes de que el Shuljan Aruj hable de las cualidades que una persona debería tener, estableció esta premisa, de no avergonzarse de Idishkait."
El segundo punto: “A los niños se les debe enseñar kabalat ol. Esto simplemente significa tenerle respeto a los padres y maestros y hacer lo que dicen."
Otra cosa mencionada durante el yejidus: "El alef-beis y las nekudot deben enseñarse antes de que los niños aprendan los sonidos."
Además, el Rebe comentó: "Deben hablar con las chicas sobre la grandeza de Hashem, la grandeza de la creación y la santidad de la humanidad."

martes, 16 de octubre de 2018

Instantáneas - Anécdotas con el Rebe - Jinuj #2

Número 2 
Un futuro saludable
En el farbrenguen de Yud Shvat 5733 (1973), el Rebe dijo: 
“Antes se pensaba que cuando hay fondos disponibles, debían dirigirse a organizaciones para Bikur Jolim, o para construir nuevos shuls. Hoy, sin embargo, está claro que todos los recursos disponibles deben invertirse en Jinuj, ya que el futuro depende del Jinuj."