jueves, 18 de julio de 2019

El Rebe sobre el aterrizaje lunar y la destreza humana - 50 años de la llegada del hombre a la Luna

El Rebe sobre el aterrizaje lunar y la destreza humana

Nunca es la respuesta que te esperarías.

Por Tzvi Freeman - Chabad.org


El 20 de junio de 1969, tenía la edad suficiente para seguir el aterrizaje en la luna con todos los detalles, pero todavía era demasiado joven para el cinismo. Recopilé todos los artículos de revistas y periódicos que pude encontrar sobre el tema. Pero lo que más se destaca en mi memoria es el estado de ánimo que se vivió entonces, la atmósfera. A pesar de los disturbios civiles en América y la guerra en el Lejano Oriente, era casi imposible escapar del repentino auge de orgullo en este logro magistral de la humanidad.

Ni el mayor cínico habría dicho que el presidente Nixon estaba exagerando cuando denominó a ese viaje de ocho días "la semana más importante en la historia del mundo desde la creación."

El objetivo principal del aterrizaje lunar fue originalmente político. América necesitaba desesperadamente jactarse de su superioridad tecnológica y militar luego de la vergüenza de los impresionantes éxitos rusos de los viajes espaciales con los Sputniks llevando perros, hombres y mujeres sobre sus cabezas. Pero el resultado para gran parte del mundo fue un tremendo impulso de confianza en la capacidad del ser humano.

Desde el primer momento, mucha gente bien informada estaban seguros de que un viaje de este tipo era imposible, sin mencionar el aterrizaje. Y lo estaban... dado el estado de la tecnología cuando JFK anunció la iniciativa menos de una década antes. No había una sola computadora en aquel momento que tuviera aunque sea una cercanía al poder de cómputo del smartphone más simple de la actualidad, y estamos hablando de máquinas gigantescas del tamaño de varios refrigeradores. La NASA y el MIT hicieron grandes avances en muy poco tiempo, creando una computadora lo suficientemente pequeña como para caber a bordo, y operable por aquellos que necesitaban la información, prácticamente un milagro para esos días.

En Inglaterra, la famosa casa de apuestas, William Hill, hicieron apuestas de 1.000 a 1 en 1964 "para cualquier hombre, mujer o niño, de cualquier nación en la Tierra, de llegar a la Luna, o a cualquier otro planeta, estrella o cuerpo celestial a distancia comparable de la Tierra, antes de enero de 1971." La NASA en sí no estaba mucho más optimista. El equipo de arquitectura de sistemas Apollo de la NASA, bajo la dirección de  Joseph Shea (considerado como "uno de los mejores ingenieros de sistemas de nuestro tiempo") estimó que si todo fuera al menos el doble que en las pruebas anteriores, 30 astronautas se perderían antes de que tres pudieran regresar a casa sanos y salvos. Una evaluación de riesgo probabilística posterior realizada por la NASA daba un 5% de probabilidad de éxito.

La administración de la NASA concluyó que si los resultados se hicieran públicos, "las cifras podrían causar un daño irreparable". A partir de ese momento, la NASA se mantuvo alejada de la evaluación de riesgo numérico.

Entonces, cuando ese "pequeño paso para el hombre" realmente dejó su huella, implicó un gran salto de orgullo y confianza para la humanidad, más de lo que cualquier antigua Atenas hubiera imaginado, mucho más allá de lo que incluso la Era de la Razón había tomado "al hombre como la medida de todas las cosas."

Esto no solo consistía en medir y comprender cosas, sino en entrar en una nave espacial y viajar allí. Un diminuto organismo, menos que una mota de polvo de la visión cósmica, construye una nave con la que puede lograr lo que ningún planeta o estrella puede: salir de su capa protectora, viajar a otra órbita celeste y regresar a casa sano y salvo, e incluso con souvenirs de allí.

Para muchos, parecía el apogeo de la idea humanista y la desaparición de la teología. Di-s estaba muerto en un sentido que ni Nietzche se podría haber imaginado, y el hombre lo había reemplazado gloriosamente.

En dos reuniones públicas ("farbrenguens"), una en el Shabat después de la primera órbita lunar tripulada y una el día después del aterrizaje lunar tripulado, el Rebe mencionó explícitamente esta afirmación y la analizó. Como de costumbre, su reacción fue atípica a todos los rabinos o líderes religiosos en general. No negó la importancia del evento, no hubo comentarios sobre la inutilidad de la misión o quejas de que no se hicieron esfuerzos similares respecto al bienestar de la sociedad. No es lo que cualquiera podría haberse esperado, sino más bien un estilo típico de giro talmúdico.

Sí, coincidió, el ser humano había logrado, realizado algo magnífico. Hay mucho de lo que enorgullecerse. ¿Pero eso nos hace tan grandes como para desplazar a Di-s? ¡Todo lo contrario! Sólo conocemos la grandeza del Creador de la grandeza de Sus creaciones. Ahora que vemos que Él ha creado un ser capaz de semejante ingenio creativo, ¡cuánto mayor debe ser el que formó a esta criatura y lo dotó de intelecto!

Al mismo tiempo, continuó el Rebe, también nos hemos otorgado más razones todavía para ser humildes: si tantos científicos brillantes pudieron estar tan equivocados sobre la imposibilidad del viaje espacial y un aterrizaje en la luna, ¿cuántas más de nuestras estimaciones actuales son también incorrectas?


Y luego otra perspectiva: cuando queremos contemplar la grandeza del Creador, elevamos nuestros ojos al cielo, como dice el versículo, "Alcen sus ojos al cielo y verán: ¡Quién creó estos?!"

Si desde abajo en la tierra, mirando hacia arriba podemos alcanzar tal iluminación, cuanto más cuando podemos ver las estrellas y galaxias, e incluso nuestro propio planeta, desde más allá de nuestra atmósfera. Y desde esa visión de una vasta creación, llegamos a un nivel completamente nuevo de concepción de la infinitud de su Creador, así como nuestra propia pequeñez ante Él. Ahora podemos mirarnos a nosotros mismos y percibir cuán pequeños somos dentro de esta extensión inimaginable e inconmensurable de un universo, que en sí mismo es absoluta y totalmente nada ante la realidad de su Creador.

Tal como Maimónides lo escribió en su código 800 años atrás:

¿Cuál es el camino para alcanzar el amor y el temor a Di-s? Cuando una persona contempla Sus maravillas y grandiosas obras y creaciones, y aprecia Su infinita sabiduría que sobrepasa todas las comparaciones, inmediatamente lo amará, alabará y lo glorificará, anhelando con un tremendo deseo conocer el gran nombre de Di-s, como dijo David: "Mi alma tiene sed por Hashem, el Di-s viviente."
Sin embargo, al reflexionar sobre estos mismos asuntos, inmediatamente retrocederá también en temor y sobrecogimiento, apreciando cómo una criatura diminuta, humilde y tenue, se para con su frágil y limitada sabiduría ante Él, que cuenta de un conocimiento perfecto, como dijo David: "Cuando veo Tus cielos, la obra de Tus dedos, me pregunto: '¿Qué [significación tiene] el hombre para que lo menciones?'"

Siendo así, no debe haber generación que aprecie la grandeza del Creador y la pequeñez del ser humano más que la nuestra.


Hay mucho que aprender de la reacción del Rebe. Por un lado, la adopción del avance tecnológico como un camino hacia lo divino es algo que muchas personas con inclinaciones espirituales hoy en día continúan rechazando. Sin embargo, ese fue un tema subyacente no solo de estas dos charlas, sino de muchas otras.

Pero aquí está mi humilde y personal mensaje para llevarse uno consigo: es bueno saber que no hay necesidad de despreciar ni de minimizar los logros propios. Después de todo, no es como si Di-s se volviera más pequeño porque tú te hiciste más grande. Por el contrario, nuestros logros personales, al igual que los logros de la humanidad en su conjunto, nos permiten una mayor comprensión del mundo en el que nos encontramos y, por lo tanto, del Creador que está detrás de ese mundo en cada uno de sus detalles y a cada instante.

El cinismo nunca condujo a la grandeza, como tampoco la falsa humildad.


miércoles, 17 de julio de 2019

15 de Tamuz - Or Hajaim Hakadosh - Un Maise

Rab Jaim Ben Atar, el Or Hajaim Hakadosh, emigró a Eretz Israel, llegando de la ciudad de Sali, Marruecos en el año 5502, y falleció en Yerushalaim menos de un año después, el 15 de Tamuz del año 5503. Quién reemplazó su cargo como Rab allí fue el Jajam Rab Mordejai, quien contó una maravillosa historia que sucedió con el Or Hajaim en Marruecos, y así se fue preservando la historia de generación en generación.

El Or Hajaim tenía una costumbre especial, todos los viernes le entregaba porciones de carne a los Talmidei Jajamim de la ciudad para que tengan con qué honrar al Shabat. Sucedió cierta vez, que una epidemia se desató en los ganados y la mayoría de los animales salían Trefot. Se sobreentiende que el valor de la carne entonces aumentó de forma muy considerable, y ni siquiera los más adinerados de la ciudad ya no podían darse el lujo de comprar carne Lijbod Shabat. Llegó Erev Shabat, y cuando vio el Or Hajaim que no podría mantener su linda costumbre ya que prácticamente no había carne en el mercado, dio órdenes que hagan Shejitá a un ternero y su carne la distribuiría a los estudiosos. La shejitá y el animal resultaron ser apropiados, sin fisuras internas, etc. Y preparó el Tzadik las porciones para repartirlas. De repente entra una de las personas mas adineradas de la ciudad, y le pide comprar un trozo de carne a cambio de una muy buena paga. El Or Hajaim se rehusó diciéndole: "acaso crees que soy un carnicero, ¿acaso es una carnicería aquí para comprar carne? Cada uno de estos pedazos están preparados especialmente para Talmidei Jajamim que se esmeran en el estudio de Torá, no están a la venta." Tuvo que consentir el rico con sus palabras, y unos instantes después entra un hombre joven que manifestaba una inmensa pobreza, y el Tzadik lo recibió animosamente, y le dio una muy buena y significativa porción de carne. El rico se queda viendo el aspecto de aquel muchacho joven, con sus ropas gastadas y zaparrastroso, y comentó con tono despreciable "¿Este también es considerado un Talmid Jajam, como para merecer semejante porción de carne, mientras que yo, el distinguido de la comunidad, no puedo?!" El Tzadik se quedó en silencio, y no quiso responderle nada.

Esa noche, Leil Shabat, al irse a dormir, el Or Hajaim tuvo una visión, estaba parado frente al Beit Din Supremo, y le estaban diciendo que un grave Kitrug había surgido sobre él, -dado que Hakadosh Baruj Hu es tan puntilloso y meticuloso con los Tzadikim- al no reaccionar y responder frente al desprecio del rico sobre el Talmid Jajam que había llegado, y por eso debía salir y emprender un Galut de un año completo para expiar por eso. 
El Or Hajaim aceptó el Din con toda sinceridad, y enseguida luego de Shabat tomó sus cosas y y emprendió un Galut largo y agotador, con el fin de refinar su Neshamá. (Una versión dice que aquel rico murió de forma repentina, ya que del Cielo cobraron la humillación de la Torá, y el Or Hajaim tomó sobre si (se autoimpuso) un Galut, al sentirse en culpa de la muerte de aquel hombre.)

Así pasó un largo tiempo, sin revelar su identidad, iba de casa en casa viviendo de limosnas, sin el Kavod que merecía. Llegó Erev Shabat Parshat Bejukotai, y al quedarse sin fuerzas, se sentó bajo un árbol a descansar y juntar fuerzas. En ese momento sintió una inmensa elevación de Kedushá y se iluminó, recibiendo 42 nuevos Pirushim excelsos al primer Pasuk de la Parashá Bejukotai. Luego de juntar fuerzas, se acercó al Bet Hakneset para las Tefilot de Shabat, ubicándose entre los pobres y esperando a que el shamash lo envíe a la casa de algún anfitrión para la Seudá. Al culminar la Seudá, el anfitrión le comentó que la costumbre en ese pueblo es que luego de la Seudá todos van a la casa del Rab a escuchar Jidushim y comentarios de la Parashá, acompañados de Nigunim y Zemirot; y lo llevó.

El Rab de aquella ciudad era verdaderamente un Yehudi muy especial, un Tzadik excelso. En ese momento dijo (este Rab) que recibió por inspiración del Cielo 14 nuevos Pirushim sobre la Parashá, atribuidos al Or Hajaim, el Tzadik de esa generación. Para sorpresa de todos los presentes, uno de los pobres comenta "Jaim ben Atar", omitiendo todos los títulos y honores. (Era el Or Hajaim mismo, que no quería escuchar ningún elogio de sí mismo) Los presentes se enojaron mucho con él y lo reprocharon. La misma escena se repitió en la Seuda del día y luego en Seuda Shlishit. El Rab explicó otros 14 nuevos Pirushim y este 'pobre' quitándole el respeto que merecía al Or Hajaim, hasta que decidieron actuar y dejarlo encerrado en una pieza al costado. Pasó un rato, y repentinamente surgió una tempestuosa y temible tormenta, todos se dieron cuenta que no era algo casual... El Rab se compenetró en sus pensamientos hasta que le fue revelado que el motivo era que durante todo el Shabat el Gueinom cesa de hostigar a los Reshaim, y todos los Motzaei Shabat retoma el Gueinom su actividad sólo después de que Rabi Jaim Ben Atar, el Or Hajaim, recita su Habdalá, pero ese día está encerrado e imposibilitado de hacer su Habdalá!

Fácil imaginar la conmoción del Rab y de toda su Kehilá, cuando se percataron que nada más y nada menos que el mismo Or Hajaim estaba encerrado por culpa de ellos. Corrieron a suplicarle perdón y liberarlo. "Sepa, honorable Rabi Jaim, Or Hajaim Hakadosh," le dijo el Rab, "que del Cielo me han también revelado que todo su padecimiento que sufrió en este Galut ya han expiado por el Bizaión de un Talmid Jajam; ¡ya puede volver a su casa!" Y así hizo el Or Hajaim. Tiempo más tarde, escribió y publicó estos 42 Pirushim en su libro, en Parashat Bejukotai.




***

Una breve biografía del Or Hajaim Hakadosh, en Jasidishe News, click aquí

martes, 16 de julio de 2019

Una explicación de Yud Beis Tamuz, relacionada con el Perek Tehilim de este mismo año




El 12 de Tamuz, además de conmemorarse y celebrarse el Jag Hagueulá del Rebe Anterior (Frierdiker Rebe) de la cárcel comunista, y la victoria del Idishkait sobre sus opositores, de forma completamente sobrenatural, es también el día del cumpleaños del Frierdiker Rebe.

El Frierdiker Rebe nació el 12 de Tamuz del año 5640, por lo que este año, 5779, cumpliría 139 años, (entrando al año n° 140,) correspondiendo entonces el Perek de Tehilim a partir de este día capítulo 140. Basado en la costumbre jasídica, de estudiar un Pirush al nuevo Tehilim el día del cumpleaños de cada uno, y especialmente el de un Nasi en Am Israel, encontramos algo muy interesante Behashgajá Pratiten el capítulo actual:

 לַמְנַצֵּחַ, מִזְמוֹר לְדָוִד
ב  חַלְּצֵנִי ה' מֵאָדָם רָע מֵאִישׁ חֲמָסִים תִּנְצְרֵנִי

"Para el Director del Coro, un Salmo por David:"
"Libérame del hombre perverso, protégeme del hombre de violencia que idea planes perversos en su corazón."

El Rebe en cierta oportunidad (Erev Rosh Hashaná 5747) explicó este capítulo, indicando que tiene una enseñanza para cada uno en su Avodat Hashem, en lo que respecta a 'alejarse del mal':

Cuando uno debe enfrentar una situación desagradable o dificultosa -"Libérame del hombre perverso" - puede llevar esto a la persona a un estado de depresión o tristeza, etc. Aquí es que viene la enseñanza de este Tehilim, y nos dice, justo al comienzo "לַמְנַצֵּחַ, מִזְמוֹר", que esto mismo debe uno enfrentarlo con cantos y alegría! (Está explicado que 'Mizmor' alude a canciones con instrumentos, a diferencia de 'Shir' que es solo cantos con la boca), hasta que exprese esto incluso un placer, y esto mismo es lo que le brindará el éxito para superar todos los desafíos, y liberarse completamente del 'hombre perverso'!




lunes, 15 de julio de 2019

Likutei Sijot II Balak



domingo, 14 de julio de 2019

Desafiando al gobierno - Jag Hagueulá - Yud Beis Tamuz

Una carta escrita por uno de los Rabonim de Moscú en el año 5687 en la que relata un episodio relacionado con las actividades del Frierdiker Rebe en pro del fortalecimiento del Idishkait en toda la URSS, oído directamente del Sr. Fuks.

…El Sr. Fuks relata: Durante el período de tiempo que el Frierdiker Rebe estuvo en Moscú, me llevaron a la G.P.U. para un interrogatorio.

Me preguntaron lo siguiente: "¿Es cierto que el Rabino Schneerson está en Moscú recolectando grandes fondos de dinero para fortalecer instituciones judías, tanto en Rusia como en el extranjero?
Además, ¿es cierto que organizó y convocó a cientos de jóvenes a defender y difundir Idishkait?
Y por último, ¿es cierto que todos los Yehudim, Jasidim y Misnagdim por igual, obedecen cada una de sus palabras y lo respetan inmensamente?

Del estilo de su diálogo, me dejaba en claro que la G.P.U estaba analizando cada uno de sus movimientos. Me di cuenta de que la situación debía ser muy seria y lo dije con cautela:

"Rabí Schneerson, como lo conozco, es alguien que se compromete a mejorar la situación de sus hermanos judíos. Su padre, Rabi Sholom (el Rebe Rashab) asumió un papel protágonico en todos los asuntos comunitarios. Esto requería de él frecuentes visitas a la ciudad capital.
"Cuando yo era aún un estudiante en Leningrado", continué, "Vi cómo su abuelo (el Rebe Maharash) ponía en peligro su vida para reunirse con algunos de los ministros más poderosos de la época. Y con su increíble sabiduría y poderosa mente, logró calmar los "vientos tormentosos".
"...Si de hecho está apoyando instituciones religiosas, no sé si lo hace o no, pero si lo está, estoy seguro de que no se encontraría nada ilegal en sus actividades. Soy consciente de que ahora está en Moscú, pero no estoy seguro del objetivo de su visita."

Cuando llegué a casa, amigos del Shul me estaban esperando y estaban ya preocupados por mi ausencia, ya que la G.P.U me había retenido por más tiempo de lo habitual.
Comprensiblemente, no quise entrar en detalles sobre lo que había sucedido, así que "les dije lo que les dije (/cualquier cosa)". Luego llamé a una de las personas cercanas al Frierdiker Rebe y le conté todo. Terminé sugiriendo que el Frierdiker Rebe se regresara a su casa esa misma noche.
Al día siguiente, lunes, me encontré con alguien cercano al Frierdiker Rebe y le pregunté si habían seguido mi consejo. Me respondió con un tono serio e inmediatamente comprendí que mi sugerencia no había sido seguida y esto me molestó mucho.

El jueves por la noche caminaba con algunos conocidos y en el camino pasamos por el "Lubavitcher Shu‖", que curiosamente estaba iluminado con muchas velas y una gran multitud se había congregado dentro.
Había tanta gente allí que la multitud llegaba hasta la calle. Esto me pareció bastante extraño, así que le pregunté a alguien: "¿qué está pasando aquí?"
Me dijeron que el Rebe de Lubavitch está hablando (en público), y dado que esta noche es Purim Katan, una Seuda seguiría a la Drashá.
Al escuchar esto temblé enormemente, pero al mismo tiempo me di cuenta de que el Frierdiker Rebe, nieto del Rebe Maharash, ciertamente había heredado la fuerza de su abuelo, quien en el pasado se enfrentó a los Reshaim en defensa de Klal Isroel.
El Sr. V. y yo nos dirigimos hacia el Shul para tratar de escuchar lo que se decía. Vi cómo el Frierdiker Rebe estaba sentado y hablando en un tono poderoso y persuasivo.
En resumen, estaba explicando el Nes de Purim. Como se mantuvieron los yehudim firmes en su observancia de la Torá y Mitzvot sin ceder ni un ápice a los decretos de Ajashverosh. La fuerza detrás de su "obstinación" fueron los 22.000 niños judíos, quienes durante un tiempo en el que estaba prohibido estudiar Torá le dijeron a Mordejai, "estamos contigos en la vida y en la muerte". Fueron ellos los que derrotaron a Hamán...
Esta guerra espiritual ocurre en cada generación, y es sólo a través de fortalecer el estudio de la Torá por parte de los niños judíos, que saldremos victoriosos...

Además del poder de las palabras que se estaban diciendo, la forma en que se las dijo fue increíble; habló con una emoción tremenda, ignorando los peligros y riesgos obvios asociados a tales afirmaciones. Todo esto y, además, la atención que todos mostraban me causó un gran impacto y quise quedarme y seguir escuchando. De repente, sin embargo, noté que algunas personas parecían bastante sospechosas, tal vez eran informantes del gobierno... así que rápidamente me fui del Shul.

El Sr. V., que conocía mejor a los Jasidim que yo, me dijo que él estaba seguro de que este discurso debe haber tenido un gran impacto en los Jasidim. Continuó: "Los jasidim repasan y registran con precisión cada palabra que dice el Rebe. En general, el mismo Rebe lo escribe, y luego van y lo propagan por todas las ciudades donde viven Jasidim."

Aproximadamente una semana después, conocí al Sr. Litvakov, quien en ese momento era el jefe de la "Yevtseksia" (división judía del partido comunista), hablé con él acerca de una serie de cosas diferentes. En medio de nuestra conversación, se me quejó del rabino Schneerson, de cómo está organizando muchas actividades religiosas diversas, como jadorim, shojatim, mikvaot... en todo tipo de ciudades por todo Rusia.

Continuó: "A donde sea que miremos, no me refiero sólo a la Rusia Blanca o Rusia propiamente dicha, estoy hablando de cada pequeña ciudad como Gruzia y Turkistin, hay personas listas para llevar a cabo sus instrucciones para fortalecer idishkait.
Luego siguió hablando y me contó dos historias. Si son ciertas, entonces son testigos de una organización bien estructurada.
Los Yehudim Gruzinim en su mayor parte, tenían un comité que manejaba los asuntos de la ciudad, se llamaba 'Ispolkom'. Como prueba del éxito de la "Yevtseksia", todos las instituciones religiosas habían sido cerradas.
Un día, un joven 'Ashkenazi' (así es cómo los Gruzinim llamaban a los Yehudim de Rusia) llegó a una ciudad y les habló en Gruzini, como si fuera uno de ellos de nacimiento, sobre restablecer Jadorim, mikvaot, etc.
Durante su discurso leyó un libro de las leyes constitucionales. Citó las partes que declaran que un ciudadano tiene el derecho de establecer y fortalecer las instituciones religiosas, a cuenta propia (los fondos).
Este joven viajaba de ciudad en ciudad inspirando a sus residentes a fortalecer su Idishkait. Durante sus conversaciones, elogiaba al gobierno por su reconocimiento al hombre trabajador.
 Sus palabras fueron tomadas en serio e inspiró a muchas personas.
A lo largo de varias ciudades de Gruzia se notó un despertar al Idishkait.
En uno de estos asentamientos, mientras estaba leyendo las leyes como de costumbre, el 'Ispolkom' malinterpretaron lo que el joven había dicho y lo confundió con ser un mensajero de la organización central, que les informaba que tenían que pagar.
Se inspiraron tremendamente y, por unanimidad, decidieron que los fondos para la reapertura de la Mikva debían provenir de fondos públicos. Poco después, su decisión llegó a buen término. El mismo Ispolkom terminó patrocinando tales actividades...

La segunda historia que me contó fue la siguiente:

Dentro de un par de años del establecimiento del gobierno, las oficinas de la "Yevtseksia" se abrieron en todo el país y demostraron ser bastante exitosas.
Al mismo tiempo, sin embargo, un joven Rabino surgió en oposición a esto, afirmando que la ley permite a los ciudadanos participar en todas las actividades religiosas. Esta oposición obligó a los "Yevtseksia" a abandonar las ciudades. Estos jóvenes luego inspiraron e imbuyeron a la gente con un sentimiento por Idishkait y la construcción de Shuls, comprando Sifrei Tora, etc. Estos maestros venían de lugares como Minsk, Vitebsk y Moguilev.
Después de unos meses de búsqueda e investigación en la sede, todos los dedos apuntaban al rabino Schneerson como el responsable de todas estas actividades y la financiación de ellas (lo que representaba enormes sumas de dinero).

[Sr. Fuks:] Luego le dije a Litvakov lo siguiente: "¿no es cierto que la ley permite tales actividades, fortalecer instituciones religiosas con fondos adquiridos por cuenta propia? Si es así, ¿cuál es el gran "pecado" del rabino Schneerson?

Me dijo entonces: "En la GPU ya conocemos su crimen, y nosotros", terminó diciendo enojado", ya decidimos que vamos a suprimirlo de raíz, y a esta altura ya reunimos la evidencia necesaria."
Le conté esto a uno de los que eran cercanos al Frierdiker Rebe. Yo estaba muy preocupado, de que algo no bueno salga de todo esto...



El Sr. Fuks me contó todo esto al final de Adar 1, 5687.


Yud Beis Tamuz: Videos del Rebe en español - Sijot y Nigunim


ARRIESGANDO SU VIDA
Rabi Iosef Itzjak Schneerson, el Rebe Anterior, puso su vida en peligro cuando cuando en una pública alocución en la entonces Unión Soviética-comunista, habló sobre proveer educación de Torá y mitzvot a los niños judíos.



VIVIENDO EL MOMENTO PRESENTE
Durante un período difícil para los jasidim en la entonces Unión Soviética, el Rebe ingresó en la oficina de su suegro, el Rebe Anterior, Rabi Iosef Itzjak Schneerson.


FORTALEZA JUDÍA¿Cómo pudo el Rebe poner su propia vida en peligro cuando, aparentemente, el Shuljan Aruj (el Código de Leyes Judío), no lo requiere?

NIGUNIM

NIGUN 'IUD BEIS TAMUZ'
Esta melodía jasídica fue compuesta para celebrar la liberación del Rebe Anterior, Rabi Iosef Itzjak Schneerson, de la cárcel soviética-comunista en 1927. La fe de los jasidim en que el Rebe iba a ser liberado era tan fuerte que el nigun fue compuesto antes de su efectiva liberación.


NIGUN 'BEINONI'
En un Farbrenguen del 12 de Tamuz, celebrando la liberación del Rebe Anterior, el Rebe pide que canten el Nigun llamado "Beinoni". Esta melodía es generalmente asociada con el Rebe Anterior quien le puso dicho nombre explicando que este Nigun en particular es la expresión musical de lo que el Beinoni experimenta, lo cual es explicado en el Tania.


jueves, 11 de julio de 2019

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Desafiando el Status Quo 2

Número 2
Abundancia en Rujnius

En el año 5727 (1967), el padre de un futuro niño Bar Mitzvá tuvo un Yejidus. En una nota que había escrito antes de entrar, le informaba al Rebe de su Simjá próxima. Agregó además, que dado que Hashem lo había bendecido con los medios suficientes, planeaba celebrar el Bar Mitzva con gran harjaba (abundancia).
El Rebe respondió que la harjaba podía y debía ser en el aspecto (de) rujnius. La respuesta del Rebe hizo mucho ruido, (y causó que) Anash en todo el mundo comenzaran a ser más meticulosos con sus gastos en simjes.
Después de este incidente, un bojer bar mitzva y su padre le informaron al Rebe en su yejidus, que a la luz de la directiva del Rebe, de tener harjaba b’rujnius, ¡el bojer iría a decir dos Maamorim! El Rebe los premió con una amplia sonrisa de satisfacción.
(Hiskashrus, Número 361)