jueves, 6 de septiembre de 2018

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Shiur Igueret Hateshuvá Rab Osher Farkash Elul 5778 - 2da Parte

25 de Elul - R' Mij'l Mizlochov - Nigun

R' Mijel MiZlotchov (Yortzait 25 de Elul, זי"ע) fue de los alumnos mas grandes del Baal Shem Tob y del Maguid.
El Baal Shem Tob antes de su Histalkus pidió que canten el Nigun de R' Mijel MiZlotchov, también llamado (por el BSH"T) el Nigun Hisoirerus Rajamim Rabim.
Luego de que lo cantaron dijo: "Les prometo, para todas las generaciones, que cuando canten este Nigun, donde sea y quién sea,  en el Heijal que yo esté lo escucharé; hay Malajim que anuncian y transmiten noticias a las Neshamot, y me sumaré al Nigun, y en ese momento voy a despertar Rajamim Rabim por los Baalei Teshuva que lo canten."

Esas, textuales, fueron las palabras que dijo el Rebe Rashab que recibió del Rebe Maharash, que recibió del Tzemaj Tzedek, que recibió del Alter Rebe que escuchó del Maguid que estuvo presente en aquel momento. (Farbrenguen Jai Elul 5657)

Cabe destacar también que el primer Farbrenguen que hizo el Rebe luego de haber llegado a salvo a América el 28 de Sivan de 5701 (1941), tuvo lugar en 770 el 2 de Tamuz de ese año. Durante el Farbrenguen el Rebe pidió de los Jsidim que canten el Nigun de R' Mijel MiZlotchov. El público no conocía el Nigun y se quedaron en silencio, entonces el Rebe procedió a cantarlo y de esa manera se lo enseñó a todos los Jsidim!

¡Lejaim Velibroje! Que este Nigun nos despierte un Hisoirerus de Tshube!

martes, 4 de septiembre de 2018

3 historias: el Rebe salvando Neshamot

El rabino de Melbourne, R' Mordejai Gutnick, relata 3 conmovedoras historias sobre un sobreviviente del Holocausto, una joven muchacha y una pareja confundida.

Soy el hijo del rabino Jaim Gutnick, que huyó de Europa durante la Segunda Guerra Mundial y se estableció en Australia, donde nací. En su trabajo como rabino comunitario, mi padre fue muy guiado por el Rebe, y me gustaría relatar aquí algunas anécdotas que mi padre me compartió.


En 1965, mi padre vino a visitar al Rebe y se quejó de que, aunque era conocido como un gran orador que podía hacer reír y llorar a la gente al mismo tiempo, y que era invitado a hablar en diversos lugares, sentía que no estaba haciendo una verdadera diferencia.

"Debo haber dado miles de discursos en mi carrera", le dijo mi padre al Rebe, "pero ¿cuántos de ellos realmente han llegado a la casa? ¿Cuántas personas han sido conmovidas por mis discursos para realmente cambiar sus vidas?"

El Rebe respondió: "Si hablas con sinceridad y hablas con pasión, tu mensaje entrará en los corazones de los demás, lo sepas o no. Pero si realmente quieres ver el efecto de tus palabras, entonces debes hablar sobre cosas prácticas, no sólo conceptos. En lugar de simplemente hablar sobre Shabat o kashrut en términos generales, debes instar a la audiencia a tratar de cumplir con estas mitzvot tanto como puedan. Dales algo práctico para hacer, incluso si sea sólo una pequeña cosa. Y luego verás los resultados".

Mi padre quedó impresionado por el consejo del Rebe y lo puso en práctica de inmediato. Cuando habló sobre Shabat ahora, pidió (a los no observantes en su audiencia) que comenzaran por no encender un fuego en Shabat, renunciando a una pequeña cosa: fumar. Él dijo: "Quiero que me hagas este favor personal. Tus médicos dirán que eso te hace bien, y como tu rabino, también diré te hará bien".

No mucho después de pronunciar este discurso, mi padre vio en la sinagoga a un hombre que conocía, un sobreviviente del Holocausto, que no era observante de la Torá. Después de que el hombre apareció por tercer Shabat consecutivo, mi padre se le acercó y le preguntó qué lo traía allí.

El hombre respondió: "Te oí hablar sobre no fumar en Shabat, y cuando fui a trabajar el sábado siguiente, decidí hacerte ese favor personal y no fumar en Shabat. Pero entonces pensé para mí mismo, si estoy Ya estoy renunciando a los cigarrillos porque es Shabat, ¿qué hago aquí sentado en mi oficina? Así que me levanté y vine aquí. Y ahora pienso que seguiré asistiendo a la sinagoga y tal vez incluso haga el Kidush".

Esa fue la maravilla del consejo del Rebe: un pequeño punto, un pequeño pedido puede abrir mundos. Y, después de que mi padre compartió este consejo conmigo, también lo he seguido. No hay discurso en el que no le dé al público al final algo práctico y pequeño para que se lleven con ellos.



NO PUEDE CONVERTIRSE?

Otra historia notable se trata acerca de una joven de 17 años de Ballarat que quería convertirse al judaísmo. Después de que mi padre vio lo sincera que era, la llevó ante la corte rabínica local, pero los jueces la rechazaron; razonaron que ella era demasiado joven para tomar una decisión tan trascendental, aunque la invitaron a regresar cuando sea mayor de edad.

Pero la niña se angustió tanto el no poder hacerse judía que cayó enferma. Ella no comía, no dormía, y sus padres estaban muy preocupados por ella. En ese momento, mi padre le sugirió que le escribiera al Rebe para pedirle consejo. Ella hizo esto: escribió una larga carta explicando por qué sentía que tenía que ser judía y defendía su caso de conversión. Pero ella no recibió respuesta.

En cambio, el Rebe escribió como posdata en una carta (no relacionada) a mi padre, preguntando: "¿Qué está pasando con la joven judía de Ballarat que me escribió aquella larga carta?"

Mi padre estaba perplejo: ¿por qué el Rebe se refería a ella como "la joven judía" cuando era una futura conversa? Entendiendo este como un mensaje, mi padre, junto con otro rabino, inmediatamente se dispusieron a ver a sus padres. Después de mucha discusión, la madre finalmente admitió que ella misma había nacido judía pero había decidido negar su identidad a causa del Holocausto.

Entonces, teniendo madre judía, la niña era de hecho judía y no necesitaba convertirse. Ella terminó convirtiéndose en parte de la comunidad, casándose y criando una familia excelente.

Esta historia se hizo famosa, pero hay un agregado que pocos conocen.

Algún tiempo después de estos eventos, mi padre tuvo una audiencia con el Rebe y se sintió obligado a preguntarle cómo sabía el Rebe que esta niña era judía. "Entre jasidim es aceptado que el Rebe conoce estas cosas", dijo, "y no quiero ser jutzpadik, pero me gustaría pedir una explicación racional y mundana".

El Rebe sonrió y dijo: "Solo una joven judía pudo haber escrito semejante carta".

Después, mi padre me dejó esta impresión bien marcada, a mí y al resto de sus hijos, que el Rebe nos estaba cuidando a todos, no solo de una manera diferente (sobrenatural), "desde arriba", por así decirlo, sino de una manera muy racional.

Podemos estar seguros de esto, dijo mi padre, del ejemplo de la preocupación del Rebe por esta joven de Ballarat que había perdido su conexión con el pueblo judío. El Rebe la trajo de nuevo al redil porque el Rebe se ocupa de cada alma judía. Y es por eso que debemos hacer el trabajo del Rebe.


UNA RAREZA EN TASMANIA

Mi padre estaba muy dedicado a la labor del Rebe. En una ocasión, el Rebe lo instruyó a ir a Tasmania, una isla remota a 150 millas al sur de la parte continental de Australia, y ver allí a la comunidad judía en Hobart. Por supuesto, mi padre fue.

En aquel tiempo, la ciudad tenía una única sinagoga difunta y, mientras vagaba por las calles, mi padre estaba muy desconcertado por la directiva del Rebe, sin estar seguro de lo que estaba haciendo allí.

Como era su costumbre, mi padre llevaba su atuendo rabínico, un traje negro, un sombrero de Homburg, así que estaba parado allí, y una mujer se le acerca y le pregunta: "¿Eres un rabino?"

Cuando él dijo que sí, ella comenzó a llorar, y su historia salió a la luz. Ella dijo que tanto ella como su esposo eran judíos, pero que no conocían el judaísmo ni eran observantes. Recientemente, un grupo misionero cristiano se les acercó y les causó una fuerte impresión. La pareja quedó muy confundida. En medio de esto, la mujer oró a Di-s por claridad y pidió algún tipo de señal.

Ella había pedido esto a Di-s el día anterior, y ahora, de repente, ¡ve a un rabino caminando por aquí en Tasmania! Esto indudablemente era una señal si alguna vez tendría lugar una.

Mi padre terminó hablando con ella y con su esposo durante mucho tiempo y logró convencerlos de que acepten sus raíces judías. Después de que lo hicieron, durante un tiempo les enviaba carne kosher y otros alimentos kosher hasta que se mudaron a Melbourne, donde se volvieron completamente observantes de la Torá: ellos, sus hijos y sus nietos.

En lo que respecta a mi padre, esta fue la única razón por la que el Rebe lo envió de repente a Tasmania para salvar a estas almas judías perdidas.


El Rabino Gutnick fue entrevistado por JEM para My Story. Para ver la edición original impresa: en PDF 

lunes, 3 de septiembre de 2018

Shiur Igueret Hateshuvá Rab Osher Farkash Elul 5778

Zog A Nigun: Nigun de R' Hilel Paritcher

Sacando a la luz su belleza


Por Rab Sholom Dobver Avtzon

En continuación con la celebración de Jai Elul, día del nacimiento del Baal Shem Tob y del Alter Rebe, una anécdota relatada y desarrollada recientemente en un Fabrenguen.

Muy a menudo se formula la pregunta: "¿Qué logró Jasidut?" O, a veces, se expresa en palabras más fuertes: "En las generaciones anteriores al Baal Shem Tov, vemos que hubieron grandes tzadikim y erlije idn (justos) que no necesitaron la "luz" de Jasidut para alcanzar su nivel. Entonces, ¿por qué ahora sí es necesario?

Permítanme presentarles un mashal (parábola) basado en las palabras del Frierdiker Rebe que aborda esta cuestión.

Había una vez un rey que decidió construir un museo. Obviamente, el deseo de construirlo era de mostrar su nivel y poderío, y pensó que para lograr esto lo construiría junto a su palacio. Allí pondrá en exhibición pinturas únicas, esculturas y artefactos de los más grandes artesanos y artistas de las generaciones anteriores. Sería la envidia de toda la nobleza.

Contrató los mejores arquitectos y diseñadores de interiores para diseñar y construir este magnífico edificio. Tenía que ser excepcional y magnífico. Entendiendo la petición del rey, le informaron que estaban listos para emprender la tarea y confiaban en que su majestad quedará extremadamente satisfecho con el resultado.

Sin embargo, para hacerlo tienen una solicitud; tienen que ver todas las pinturas, esculturas y artefactos que estarán incluidos en las exposiciones. Además, ellos son quienes decidirán cada aspecto del museo. Usando un retrato como ejemplo, demostraron que dependiendo de cuánta luz haya y del fondo de la pared sobre la cual se coloca cambiará la manera en que una persona lo visualiza.

El rey se dio cuenta de que efectivamente había contratado a las personas más calificadas, personas que comprenden lo que él está tratando de lograr y aceptó su solicitud. Pueden ver todos sus tesoros y elegirán qué y dónde se exhibirá.

Pasaron unos años y finalmente estaba listo. El rey entró y quedó impresionado por la belleza y la creatividad del diseño. De hecho, era una obra maestra, superando su expectativa. Los recompensó generosamente por su dedicación y decidió invitar a unas cientos de personas a la gran ceremonia de inauguración.

Las personas que recibieron la invitación eran honradas y comenzaron a llegar al museo con días de anticipación. Según la que se decía por la calle, no hay nada que se lo compare, su belleza y diseño. Mirándolo desde lejos, uno era captado por la grandeza del edificio en sí, y simplemente imaginaban lo espectacular que sería por dentro.

Sonó una trompeta y un sirviente se puso de pie para hablar. El anunció; "En sus invitaciones hay un número. El número es tu identificación de grupo. Cada veinte minutos otro grupo de quince invitados comenzará el tour. El tour completo que se muestra hoy tomará tres horas. Mientras esperan, pueden tomar parte en la deliciosa comida que se encuentra junto al jardín real, como así también disfrutar de los diversos conciertos y espectáculos que se llevan a cabo.

La nobleza fueron los primeros grupos en entrar y durante todo el día se hicieron anuncios informando a los invitados cuando comenzaría su turno / recorrido.

Cuando el primer grupo salió después de su gira de tres horas, era notable que estaban realmente sorprendidos. Comenzaron a describir la belleza usando cada palabra imaginable. Es increíble, sensacional, impresionante, espléndido, fuera de este mundo, etc. No hay otro museo que lo compare o incluso se acerque a esto. De hecho, es un reflejo de la grandeza de nuestro monarca.

Las personas cuyo turno estaba por comenzar, comenzaban a imaginar lo que verían y cada quince minutos cuando aparecía otro grupo y describían su disfrute y asombro ante esta obra maestra, así también crecía la expectativa del grupo entrante.

Cuando uno de los grupos finales comenzó su recorrido y entró en una de las salas de exhibición, el guía esperaba escuchar una vez más exclamaciones de asombro y admiración. Pero esta vez hubo silencio y luego algunos comentarios cínicos. "¿Son estas las pinturas de las que todo el mundo estaba tan entusiasmado?"

Por un momento pensó que estas personas debían ser incultas. Pero luego pensó para sí que su majestad el rey nunca invitaría a personas incultas; algo debe haber sucedido. Mirando hacia la ventana, notó que la luz del sol ya no brillaba; se había nublado todo el cielo.

Ahí se le aclaró todo. Los arquitectos utilizaron la luz del sol para resaltar la belleza de la imagen, y eso es lo que evocaba la alabanza de todos los que la miraran. Sin embargo, ahora que está nublado, la luz del sol no está llegando como antes y, por lo tanto, la imagen pierde su belleza y mensaje.

Entonces se dirigió a la pared y accionó un interruptor que encendió los focos. En ese momento se escuchó un exclamación colectiva de ¡wow!, la gente quedó estupefacta. Vieron la brillantez de los colores y las pinturas cobraron vida. Era como si hubieran sido  transportados a la acción de la escena representada. Nunca antes habían experimentado ese sentimiento. ¡Esto era más de lo que esperaban! De hecho, esta fue una experiencia única en la vida.

La imagen no cambió. Solo que ahora pudieron visualizar la belleza de sus colores y la habilidad de los artistas para darle vida a esa visión.

Lo mismo pasa aquí. Cuando Hashem nos dio la Torá, las generaciones anteriores apreciaron su grandeza y belleza. Reconocieron sus cualidades y eran elevados e inspirados. De hecho, fueron tremendos tzadikim y personas piadosas. Hablaron apasionadamente al respecto con sus hijos y la próxima generación. Sin embargo, a medida que pasaron las generaciones y la oscuridad del Galut comenzó a cubrir el mundo, la belleza no se notaba tanto, y la inspiración comenzó a menguar.

Hasta que llegó un punto en el que muchas personas quedaron completamente separadas de él. No veían su relevancia y belleza.

Entonces, ¿qué hizo Jasidut? es como el foco (reflector) que supera (y se sobrepone a) la oscuridad de las nubes y nos permitió contemplar la Torá en su belleza y pureza. Es por eso que Baal Shem Tov y Alter Rebe se llaman shnei meorot hagdolim, las dos grandes luminarias. Iluminaron el mundo, se puede ver la Divinidad.

Esta es una respuesta, incluso si acepto la premisa de la pregunta como una realidad. Sin embargo, la verdad es que Jasidut es mucho más que solo un foco de atención. Como el Pasuk dice Ta'amu u're'u ki tov Havaye - Pruébalo y verás que la Divinidad es buena. Estudia un poco de Jasidus y te iluminará la vida.

Ktiva Vajatima Tobá, LeShaná Tobá Umetuka