domingo, 18 de octubre de 2020

Video: Sukot - Invitados especiales

En honor a la festividad de Sukot, JEM ha creado una producción conmovedora que documenta un farbrenguen único y singular que el Rebe organizó en la Sucá para un grupo de estudiantes del "Release Time" en 1976.

Establecida en 1914, "Release Time" se creó para que los niños de escuelas públicas recibieran educación religiosa y judaísmo durante el horario escolar. El programa permite que aquellos estudiantes participaran de una clase fuera de la escuela, una vez a la semana durante una hora al final de la jornada escolar.

En 1943, el Rebe anterior fundó una organización llamada "Shaloh", un acrónimo de "Shiurei Limud Hadas" (clases para aprender religión), para facilitar los estudios de judaísmo para los alumnos de Release Time. Estas clases fueron impartidas por estudiantes rabínicos de las Yeshivot de Jabad todos los miércoles durante el año escolar.


 



Presentación n° 36 exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.

martes, 13 de octubre de 2020

Video: Sellado con bendiciones - Yom Kipur

Erev (Víspera de) Yom Kipur, 5741-1980, a través de la lente del fotógrafo Levi Freidin





Presentación n° 35 exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.

lunes, 5 de octubre de 2020

Material de estudio: Sijot en español de Sukot y Simjat Torá

Sukot by JasidiNews

Simjat Tora by JasidiNews on Scribd

miércoles, 30 de septiembre de 2020

13 de Tishrei - Yom Hilula Rebe Maharash - Maise: De tal palo, tal astilla






En el año 1912, Rabi Yosef-Itzjak Shneersohn (quien se convertiría en el sexto Rebe de Lubavitch luego del fallecimiento de su padre, el Rebe Rashab, en 1920) estaba en un tren de París a Petersburgo. Durante el viaje, un hombre de negocios bien vestido se le acercó y le preguntó: "Rabino, ¿es usted (por casualidad) hijo o nieto de Rabi Shmuel de Lubavitch [el cuarto Rebe de Lubavitch]?"

"Sí", dijo el Rebe. "Efectivamente, soy su nieto".

Los ojos del empresario se llenaron de lágrimas. Temblaba levemente como en estado de shock, se dio la vuelta abruptamente y regresó a su camarote. Esta escena se repitió más tarde esa noche cuando el empresario se topó con el Rebe una vez más.

A la mañana siguiente, el Rebe acababa de terminar su Tefilá en su compartimento cuando el mismo hombre apareció en su puerta. Entró y dijo: "Por favor, disculpe mis arrebatos emocionales, pero..." y de repente comenzó a llorar de nuevo. Luego de varios minutos, le preguntó al Rebe si podía pedir prestado sus Tefilín. El hombre tomó los Tefilín, los besó tiernamente, se los puso y comenzó a rezar. El Rebe lo dejó solo para que vuelque su alma ante su Creador. Cuando terminó, agradeció al Rebe y pidió prestado un Libro de Tehilim.

Varias horas después, el hombre volvió a hablar con el Rebe. Su rostro estaba pálido y parecía como si estuviera experimentando cambios dramáticos. El Rebe lo invitó a pasar. "Mi nombre es  Y...", comenzó. "Nací en una casa jasídica, de Jabad. Mi infancia fue muy feliz; nuestra casa siempre estaba llena de invitados, Torá y alegría. Cuando tenía 15 años de alguna manera me junté con 'malas' compañías.

"Mi padre vio lo que estaba pasando y me llevó al Rebe para los Jaguim. Ver al Rebe dejó un efecto profundo en mí. Mi padre incluso me llevó a una audiencia privada. El Rebe habló con mi padre y luego se volvió hacia mí y me dijo: "El mundo puede ser muy peligroso. Nunca olvides que eres judío."

"La experiencia me cambió, pero sólo temporalmente. Con el tiempo dejé de rezar, dejé de cumplir Mitzvot y después de un año me fuí de la casa de mis padres. Varias veces mi padre trató de comunicarse conmigo, pero eso solo despertó mi ira. Me casé con una chica asimilada y corté completamente con mi pasado.

"Me uní a un partido político clandestino. Había habido varios pogromos, y la mayoría de nuestros esfuerzos estaban dirigidos a ayudar a los judíos. Después de varios años de este trabajo, nos enteramos de que el Lubavitcher Rebe iba a visitar Petersburgo a fin de detener los pogromos a nivel gubernamental. Decidimos hacerle saber de varios pogrom's inminentes de los que habíamos oído hablar.

"Llegamos al hotel donde se hospedaba el Rebe y nos encontramos con un gran grupo de jasidim, algunos de los cuales se acordaban de mí y me saludaron cálidamente. De repente, el Rebe abrió su puerta para salir a rezar Tefilat Minjá. Me miró y supe que me había reconocido.

"Más tarde tuvimos una audiencia privada con el Rebe. Su conocimiento de la situación en Rusia fue nada menos que maravilloso, y los meses siguientes nos dedicamos a ayudarlo en todos los sentidos. Vimos mucho fruto de nuestro trabajo y vimos cómo el Rebe, literalmente, previno decenas de pogromos.

"Entonces, un día, cuando salíamos de su habitación y yo era el último en salir, el Rebe me llamó y me dijo: 'Dime, ¿cuándo fue la última vez que te pusiste Tefilín?'

"Estaba tan atónito que ni siquiera pude abrir la boca. Esas pocas palabras me impresionaron tanto que ese día busqué un par de tefilín y me los puse por primera vez en años, e incluso dejé de comer comida no-kasher.

"Regresé a casa, le dije a mi esposa que quería volver a un estilo de vida judío y ella estuvo de acuerdo. Finalmente renové los lazos con mi padre.

"A fines de aquel año nos enteramos que iba a haber una serie de pogromos masivos en el sur de Rusia. Fui elegido para viajar a Lubavitch para contárselo al Rebe, y cuando entré a su oficina puedo decir que estaba feliz de verme. Me dijo que nos reuniríamos nuevamente para discutir el problema en unos días.

"Cuando nos volvimos a encontrar, dijo que había visitado la tumba de su padre. Su padre le dijo que no había ningún peligro concreto, pero que, sin embargo, debíamos tomar medidas. El Rebe me dio algunas cartas y me dijo qué hacer con ellas. Luego dijo: "Debido a que Moshé ayudó a Am Israel, Di-s le dio las astillas y restos de zafiro de las Tablas que talló. Tú estás ayudando a judíos, así que también mereces una recompensa."

"El Rebe continuó, 'Cuando te dije que mi padre me habló, noté que sonreías. La razón de eso es que estás tan inmerso en lo físico que no tienes apreciación en absoluto de lo espiritual'. Luego, el Rebe se sentó conmigo durante más de una hora y me explicó lo que significa 'espiritual'. Concluyó: '¿Cuánto tiempo puede una persona vivir una vida de materialismo? ¿Cincuenta años, 55 años? Recuerda quién eres y de dónde vienes. Que Hashem te proteja y te dé la verdadera felicidad.'

"No entendí realmente a qué se refería, porque ya había regresado al judaísmo durante casi un año. Pero le agradecí calurosamente, tomé los papeles que me dio y partí en tren hacia Petersburgo para entregárselos a los funcionarios allí.

"La policía detuvo el tren y comenzó a registrar a todos. Consideré tirar las cartas del Rebe, pero las palabras del Rebe me hicieron pensar de manera diferente. ¡Y milagrosamente, fui el único al que no revisaron! En Petersburgo pude entregar los papeles a los oficiales indicados y el Rebe tenía razón, la situación no era tan grave como pensábamos.

"Me convertí en un hombre de negocios muy exitoso y nuevamente abandoné el camino judío. En los últimos 30 años ni una sola vez pensé en Di-s. Ahora regreso de una fiesta en Montecarlo que mis amigos hicieron por mi cumpleaños. 55 años. Cuando te vi, recordé las palabras de tu santo abuelo y me tocaron el alma."

El empresario se transformó en otra persona. Trasladó a toda su familia y su negocio a otro país y se convirtió en un pilar de la comunidad judía allí.



Fuente: Yerajmiel Tilles.

sábado, 26 de septiembre de 2020

Maise y Mensaje para Yom Kipur 5781 - Una bendición para un falso documento médico


Por Rab Mordejai Kaminetzky

Yom Kipur, el día máximo para el arrepentimiento, tiene a todo el pueblo judío rezando, ayunando y pidiendo perdón simultáneamente. Comienza con la sombría, tranquila y melodiosa entonación del Kol Nidrei y termina con toda la congregación exclamando "Hashem hu HaElokim!" ("Di-s es el Todopoderoso") siete veces después de varias solicitudes de perdón.

Parece que en el momento en que nuestras fuerzas están menguando, es que nuestras mayores y más ruidosas súplicas son volcadas. ¿No deberíamos comenzar el día con fuertes peticiones de perdón y guardar los rezos más moderados para cuando nuestros cuerpos estén débiles por el hambre y nuestros labios resecos por la falta de agua?

El Rebe de Zidichov cuenta la siguiente historia:


Un viernes, un hombre ingresó al estudio del Rebe de Chortkover, Rabi David-Moshe Friedman, con una solicitud que era muy común en aquellos días.

"Mi hijo fue llamado a reclutarse en el ejército", comenzó el hombre. "Sin embargo, tenemos una salida. El domingo, iremos a un médico que lo declarará falsamente no-apto para el servicio. De esta manera se evitará todo el disgusto, y tal vez incluso la muerte en ese terrible ejército. Rebe", pedía, "necesito su bendición para evadir el servicio militar."

El Rebe le dijo serenamente que Shabat se estaba acercando y que no podía concentrarse en bendiciones. Debería regresar el viernes por la noche después de su Tish (mesa festiva del Rebe, a la que los jasidim asistían después de sus propias comidas).

El hombre así lo hizo. Después de que la mayoría de los jasidim se fueron, el hombre repitió su petición, casi palabra por palabra. Una vez más, el Rebe no se comprometió. "Vuelve a verme después de Shajarit."

Shabat por la mañana, después del rezo, el hombre se acercó al Rebe nuevamente. Con calma, repitió la situación. "El domingo por la mañana iré a un médico que declarará falsamente a mi hijo no apto para el servicio militar. Por favor, ore para que evitemos el servicio militar obligatorio". El Rebe no se conmovió. De nuevo, lo aplazó hasta la tarde.

En la tercera comida de Shabat, la escena se repitió de nuevo, exactamente como lo había hecho las tres veces anteriores. "Tengo entendido que usted se va el domingo por la mañana. Vuelva a verme el sábado por la noche", dijo el Rebe. "Para entonces tendré una respuesta para ti."

En ese momento, la curiosidad de sus jasidim se despertó. Nunca habían visto a su Rebe tan reacio a conceder una brajá, especialmente cuando era una que salvaría un alma judía del terrible ejército polaco.

El sábado por la noche se reunió una gran multitud cuando el hombre se acercó con su solicitud. Frustrado y descontento, el hombre, una vez más, repitió su historia, casi palabra por palabra, por quinta vez.

Inmediatamente, el Chortkover saltó de su silla y comenzó a gritar. "¿Qué me estás preguntando? ¿Por qué alguien intentaría evadir el servicio de nuestro maravilloso país? ¿Cómo te atreves a pedirme una bendición de ese tipo? Tu hijo sería un buen soldado para nuestro país. Le deseo la mejor de las suertes en el ejército!"

El hombre salió rápidamente de la habitación y se fue de la ciudad. Los jasidim se quedaron conmocionados y desconcertados. Nunca habían escuchado un grito tan inusual del Rebe.

"Voy a explicarles", les dijo el Rebe. "El hombre era un impostor. No tenía un hijo, y si lo tenía, lo quería en el ejército. El gobierno lo envió para probar nuestra lealtad. Gracias a Di-s pasamos la prueba".

"¡Ruaj Hakodesh, Rebe?!!" gritó un jasid mayor, "¿cómo lo supo?"

"Simple (no fue Ruaj Hakodesh!)", explicó el Rebe. "Presté atención a su nivel de intensidad. Desde el momento en que me visitó la primera vez hasta esta noche no percibí un aumento de intensidad ni sentimiento de desesperación con cada solicitud posterior. Cuando escuché su solicitud esta noche y no contenía más pasión o desesperación que su primera solicitud del viernes, sabía que era un mentiroso."

Estamos un día entero de Tefilá y terminamos con Neilá (oración de clausura), después de casi 25 horas de súplicas. La prueba de fuego (definitiva) de nuestra sinceridad llega cuando se cierran los Portones Celestiales. Cuando el sol comienza a ponerse, nuestras súplicas deberían intensificarse. Ese aumento en forma creciente de la intensidad de nuestras Tefilot asegura nuestra sinceridad. 
Y nos asegurará un buen y dulce año.

En lo que respecta a este año en particular: ENCONTRÁNDONOS EN LOS ÚLTIMOS MOMENTOS DEL GALUT (justo antes del amanecer es el momento más oscuro de la noche), CUANDO LOS DESAFÍOS SE VUELVEN MÁS DIFICULTOSOS, ES QUE DEBEMOS PEDIR CON MAYOR INTENSIDAD QUE NUNCA QUE QUEREMOS, ANSIAMOS Y ESPERAMOS LA GUEULÁ, LA LLEGADA DEL MASHIAJ Y LA RECONSTRUCCIÓN DE NUESTRO BEIT HAMIKDASH!

Este mismo año 5781 Beezrat Hashem.
תהא שנת פלאות אראנו
Año de Maravillas Desenmascaradas

jueves, 24 de septiembre de 2020

No hacemos lo que 'se nos da la gana'




Decían respecto a Reb Yejezkel ("Jatche") Feiguin que tenía un corazón de hierro, nunca dejó que sus emociones se apoderaran de él, aún cuando la situación esté difícil e insoportable. Aún así, tres veces, así cuentan, no pudo contenerse y quebró en llantos.

La primera vez fue en el momento del Histalkut de su Rebe, el Rebe Rashab (2 de Nisan 5680-1920).

La segunda vez fue aproximadamente medio año después, en los Yamim Noraim del año 1920.
Algún tiempo antes, el Frierdiker Rebe (Rabi Yosef-Itzjak), quien había reemplazado a su padre, le sugirió a R. Yejezkel que tomara el cargo de Mashpia en la Yeshivá de Tomjei Tmimim, que operaba en aquel momento en la ciudad de Rostov, lugar de residencia del Rebe.

Reb Jatche trató de evadir el puesto alegando que no era apto para tomarlo y que no podía asumir semejante responsabilidad, ser la persona a cargo de guiar y educar a los alumnos de la yeshivá.

"Quédate aquí para Tishrei y luego discutiremos el asunto nuevamente", le dijo el Rebe.

Como se mencionó, este era el primer año de liderazgo del Frierdiker Rebe, y muchos jasidim vinieron a Rostov, que abarrotaron el Beit Midrash y siguieron cada movimiento del Rebe. Así es como transcurrieron los días de Rosh Hashaná, Diez días de arrepentimiento y Yom Kipur. Hasta que llegó Minjá del día de Yom Kipur.
Como de costumbre, el Rebe recibió la tercera aliá. Al leer el Maftir Yoná, Reb Yejezkel estaba parado cerca al Rebe. Aquí, de repente, comenzó a sentir que el Rebe le estaba 'hablando'. El Rebe está leyendo y 'describe' cómo Yoná Hanabí recibe una misión desde Arriba - informar a los habitantes de Nínve de su inminente destrucción - y él se niega a aceptar tal responsabilidad. Teme que su profecía haga que los gentiles se arrepientan, lo que generaría un Kitrug (acusación) sobre Am Israel.

El Profeta sube a un barco y navega hacia Tarshish, para que el espíritu de profecía lo abandone una vez que esté fuera de la tierra de Israel y así se libraría de la responsabilidad que se le haría asignado.

Y aquí Di-s envía un viento tormentoso sobre el mar y el barco está a punto de romperse. El capitán se dirige a todos para orar y clamar por salvación, y también lo llama a Yoná: "¿Por qué te has quedado dormido? ¡Levántate e invoca a tu Dios!". Y Yoná sabe que "es por mí esta tormenta". En un momento le pide a los hombres del barco: "Arrójenme al mar", ya que solo así se librarían de la tormenta.

El Rebe continúa recitando la Haftará y Reb Jatche siente sus entrañas revolviéndose dentro suyo. Las palabras lo apuñalan directamente y le cuesta soportarlo. Cuando el Rebe llegó a las palabras "porque de ante Hashem él huye", R. Jatche no pudo resistir y estalló en un llanto que sacudió todo su cuerpo.

No hace falta decir que, después de esto, R. Jatche aceptó servir como Mashpia de la ieshivá.

La tercera vez que R. Jatche lloró fue años después. En 1927, en pleno días de persecución y exilios (cuando fuera arrestado el mismo Rebe), Reb Yejezkel Feiguin fue nombrado secretario personal del Rebe.

Gran parte de la enorme carga de establecer 'Jeider's' y Yeshivot, Mikvaot, Shiurim clandestinos de Torá, etc, cayó sobre sus hombros. Hizo su trabajo con devoción y lealtad, trabajando día y noche para cumplir con las tareas sagradas que le asignó el Rebe.

Reb Jatche trabajó más allá de sus posibilidades, casi sin comer ni dormir, y lo hizo sin demandas ni reclamos. Solo una cosa le molestaba mucho y le costaba aceptarlo: durante todo el día no lograba encontrar ni un solo momento libre para sentarse a estudiar Jasidut, y mucho menos, ni hablar de Davenen Bearijus (una Tefilá y rezo con devoción y en extenso). Sentía que su alma se estaba 'secando', porque sin estudiar Jasidut, ¡cómo puede uno ser un jasid en absoluto!

Entonces, con la amargura de su corazón, un día entró en Yejidut al Rebe y le volcó lo que tenía en su corazón. Le rogó al Rebe que le permitiera dedicar al menos media hora al día al estudio de Jasidut, ya que de lo contrario "su vida no es vida"...

El Rebe escuchó con atención las declaraciones y súplicas de R. Jatche. Ahora Reb Jatche esperaba con gran vigilia escuchar al Rebe. El Rebe lo miró y le dijo: "En tal lugar todavía no hay una Yeshivá; en aquel lugar debe organizarse un Jeider; y en tal lugar uno debemos ocuparnos de que haya una mikve", y así sucesivamente.

Reb Jatche recibió el mensaje y se dio cuenta de que el Rebe estaba rechazando su solicitud. No pudo soportarlo y estalló en lágrimas incontrolables de lo profundo de su corazón.

El Rebe entonces también se sumó a los llantos de R. Jatche. Así, durante largos minutos, tanto el Rebe como el jasid lloraron juntos, entre lágrimas desconsoladas.

Luego, el Rebe se volvió hacia él y le dijo: "Jatche, Si hacemos lo que 'se nos da la gana', ¿qué pasará con todas esas tareas que deben llevarse a cabo? ¿Es acaso esta la Voluntad Suprema?..."

Reb Jatche Feiguin




miércoles, 23 de septiembre de 2020

Video: Recordando a la Rebetzn Jana - 6 de Tishrei


domingo, 13 de septiembre de 2020

Maise: No tocamos el Shofar en Rosh Hashaná - Una explicación




Cuando el Rebe Rashab estaba en Lubavitch, recibía gente para yejidus tres días a la semana: los domingos, martes y jueves.
Una vez, durante los primeros años de su nesius, un josid se acercó al Rebe Rashab y entre lágrimas le describió su terrible situación, suplicándole al Rebe que le diera una brajá.

"No puedo ayudarte", respondió el Rebe.

Al escuchar estas palabras, el hombre quedó devastado. A pesar de su desafortunada situación, no había caído en la desesperación hasta ahora, ya que tenía plena fe en que el Rebe podría y ciertamente lo ayudaría. Por lo tanto, había hecho el largo viaje a Lubavitch para suplicarle al Rebe una brajá. Pero ahora que el Rebe dijo que no podía ayudar, ¡significaba eso que estaba condenado! El josid salió de la habitación del Rebe y comenzó a llorar desconsoladamente.

El hermano del Rebe, Reb Zalman Aharon, escuchó el llanto y la angustia del hombre. Sin estar al tanto de lo que había sucedido, se acercó para ver si había algo que pudiera hacer para ayudarlo.

Reb Zalman Aharon preguntó gentilmente qué estaba pasando. Aliviado de poder desahogarse, el hombre volcó su corazón. Explicó su terrible situación y su emuná en que el Rebe podría ayudarlo. "Pero ahora", concluyó, "el Rebe dijo que no puede ayudar, ¡así que está todo perdido!" Con eso, estalló en llantos una vez más.

Al escuchar los problemas del hombre, Reb Zalman Aharon se sintió mal por él. Se acercó a su hermano, el Rebe, y se quejó: “¡¿Un yehudi te pide ayuda y lo despides con las manos vacías?! ¡Tiene el corazón roto!"

Poniéndose su gartel, el Rebe respondió: "Dile que vuelva a entrar a yejidus."

Esta vez, cuando entró en la habitación, el Rebe le dio una brajá y de hecho le fue de ayuda.

Cuando nuestro Rebe repitió esta historia, preguntó: "¿Por qué el Rebe Rashab dijo primero que no podía ayudarlo, causándole tanto dolor, cuando vemos que más tarde pudo ayudarlo?"

El Rebe explicó:

“Inicialmente, cuando el individuo entró al yejidus, estaba en un nivel más bajo, y el Rebe de hecho no pudo ayudarlo. Sin embargo, cuando estalló en llantos y le suplicó a Hashem que tuviera misericordia, esa humildad y ese bitul lo elevaron a un nivel más alto, y entonces pudo ser ayudado.”

El Rebe explica allí que esto es similar a la costumbre de no tocar el shofar en Erev Rosh Hashaná. Uno puede preguntarse: es el último día de Elul, y el shofar juega un papel tan integral en los sentimientos / proceso de teshuvá de este mes. Entonces, ¿por qué quitar este recordatorio e inspiración en el último momento?

Una de las explicaciones es que al no tocar el shofar, se nos está diciendo: “Por muy buenas que hayan sido tus acciones a lo largo del mes, es posible que no hayan sido suficientes. No puedes simplemente confiar en la inspiración recibida con el toque del shofar. En lugar de eso, observa más profundamente en tus pensamientos más íntimos y analiza: ¿Realmente te arrepentiste y cambiaste?" Esto mismo despierta en nosotros un sentido más profundo de lo que se espera de nosotros y nos impulsa a un nivel superior (al igual que al escuchar que el Rebe no podría ayudarlo le generó al josid la capacidad de alcanzar un nivel superior).

Video: 770


La historia alrededor de la adquisición del Shul más emblemático del mundo


Presentación n° 33 exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.

miércoles, 9 de septiembre de 2020

Rescate y promesa




En plena época de pandemia del Coronavirus, un joven israelí de Yerushalaim, Amit Mandel, decide embarcarse en una aventura en velero alrededor del mundo.

Cuando los países comenzaban a cerrar sus puertas, en un intento por defenderse de la propagación de la epidemia, Amit partió. No estaba al tanto de la creciente histeria desarrollándose en el mundo y de las consecuencias que le devendrían.

Su viaje comenzó en la India. A través de "Trempim", 'haciendo dedo' logró llegar, en viajes marítimos a la isla de Santa Lucía en el Caribe. Tiene volcanes, jardines botánicos, selvas tropicales y otras atracciones turísticas populares. Amit disfruta de un viaje a una de las zonas más bellas del mundo. Los paisajes de la Creación no lo satisfacían, y planificó el próximo destino: la isla de Martinica, también en el Caribe.

Pero ahí es donde el viaje empezó a complicarse. Amit conoció a un marinero italiano y éste le aseguró que lo llevaría a Cuba. Los dos partieron. Solo en un futuro Amit descubriría que cometió un error al elegir a su compañero de viaje.

Mientras estaba en medio del mar, estalló una feroz tormenta. El cielo se oscureció, fuertes vientos crearon altas olas y el bote se balanceaba hacia adelante y hacia atrás. El marinero italiano no lograba el control del barco.

Pasaron días difíciles, pero finalmente se alegraron al divisar las brillantes luces del puerto de Cuba. Estaban llenos de alegría por haber sobrevivido a las dificultades del viaje y ya añoraban el momento en que pisarían tierra firme.
Solo que entonces cayeron en la cuenta de que las autoridades cubanas habían cerrado las puertas de entrada al país. La Guardia Costera rechazó con vehemencia su solicitud de atracar en el puerto. Todas sus súplicas fueron en vano. Hay una pandemia, no hay entrada.

Los dos quedaron desconcertados. Sin tener otra opción, giraron la proa del barco y regresaron al gran mar. Decidieron acercarse a República Dominicana. Pero aquí también les esperaba una amarga decepción: soldados armados apostados a lo largo de la costa les apuntaron con sus rifles...obligándolos a regresar al mar.

También recibieron respuestas negativas de Santo Domingo y Jamaica.

Amit y su colega italiano permanecían en el medio del mar, en una pequeña embarcación no preparada para viajes tan arduos, e incluso comenzaba a erosionarse y sufrir defectos. Estaban además preocupados particularmente por la escasez de comida, que iba empeorando. Los víveres y bebidas que se habían llevado con ellos se agotaron rápidamente, y cuando pidieron ayuda a la Guardia Costera de República Dominicana, respondieron para su asombro con una negativa.

No sabían ya qué hacer. Están a poca distancia de una costa segura, pero deliberadamente abandonados a su suerte. En lugar de escuchar a su grito y que rescatistas los asistan, las autoridades cierran los ojos y los abandonan dejándolos a la deriva, con hambre y en pleno mar embravecido.

¿Y por qué? La razón que se les dio fue: "No tienen dinero para pagar". Desafortunadamente, sus tarjetas de crédito habían dejado de funcionar.

El hambre aumentó. Los dos estaban exhaustos y desamparados . Amit era ingenioso: saltó al agua fría y nadó hasta una pequeña isla a cuya orilla anclaron su barco. En esta isla encontró vastas plantaciones de bananos y abundancia de cocoteros y mangos. Recogió tanta fruta como pudo, con la que los dos revivieron sus almas. Incluso construyó una balsa improvisada en la isla, y navegaron de un lado a otro para reponer la reserva de fruta que los sustentaba.

El tiempo pasó perezosamente. Los dos esperaban en el barco algún avance y, mientras tanto, dedicaron gran parte de su tiempo a los pensamientos. De repente, una idea apareció en la mente de Amit: ¡un Beit Jabad! ¿Cómo es que no se me había ocurrido? ¡Me pondré en contacto con la policía local y pedirá localizar el Beit Jabad en Jamaica, para que su gente pueda ayudarme!

Aquí finalmente se ve un punto de inflexión. La policía local se puso en contacto con el rabino Yaakov Raskin, que estaba en Nueva York en ese momento, y se le había prohibido regresar a Jamaica debido al corona. Cuando se enteró del caso no titubeó y activó sus conexiones en Jamaica. Primero, pidió que le proporcionaran alimentos con regularidad al israelí y a su amigo atrapados en el barco.

Mientras tanto, se acercaba Pesaj. Los preocupados padres de Amit intentaron influenciar sobre el embajador de Israel en Jamaica, pero su alcance era demasiado corto para salvarlos. Para ese momento, el estado anímico y mental de Amit y su amigo italiano se deterioraban. Sus padres se dieron cuenta de que tenían que rescatarlos antes de que fuera demasiado tarde. Le rogaron al rabino Raskin que encontrara una solución al problema.

El rabino Raskin comprendió la gravedad de la situación, puso en escena a un conocido abogado y comenzó a emprender acciones legales para persuadir a las autoridades jamaiquinas de que se hicieran cargo de la pareja de marineros. Finalmente, los esfuerzos dieron sus frutos. Se les permitió bajarse del barco e ir a un confinamiento solitario hasta que se cercioren que no portaban el corona virus y podrían llegar a Israel vía Nueva York.

Finalmente, podían respirar aliviados.

Cuando su vuelo aterrizó en Nueva York, Amit decidió salir del aeropuerto y encontrarse con el rabino Raskin, para agradecerle cara a cara por todo su trabajo por él, luego de un mes y medio de permanecer en un bote en medio del mar. Cuando los dos se encontraron, el rabino Raskin sugirió que se pusiera Tefilín en señal de agradecimiento a Di-s por el rescate. 

Amit accedió con entusiasmo, e incluso prometió que de ahora en adelante se aseguraría de ponerse los Tefilín todos los días para devolver las gracias al Creador, en sus palabras.

Amit Mandel en el Tzion/Ohel del Rebe


Amit poniéndose los Tefilin luego de haber sido rescatado


lunes, 7 de septiembre de 2020

Las sanguijuelas de Elul

Cuando Rab DovBer, el segundo Rebe de Jabad tenía cinco años, estudió y recibió Jinuj bajo la tutela de Reb Ber'l el melamed (tutor); (estudiaban) en la casa del médico Reb Avraham. Una vez escuchó al Dr. Avraham exclamando: "¡Ya estamos bien entrados en Elul, y aún no he preparado las sanguijuelas!" [Las sanguijuelas se preparaban y empleaban para fines curativos y solo salían durante los cálidos meses de verano].

Cuando el joven DovBer llegó a casa después del jéider, solía pasar tiempo en compañía de los jasidim que estaban en la habitación contigua a la sala de su padre, Rabi Shneur Zalman, el 'Alter Rebe'. Un día los vio sentados, charlando allí, y se pusieron a reír. Al escucharlos, el pequeño los reprendió: "Estamos ya profundo en Elul, aún no han preparado las sanguijuelas, ¡¿y están sentados aquí riéndose entretenidos?!"
Y salió de la habitación.

Inmediatamente asumieron que se trataba de un vort que había escuchado directamente de su padre, el Rebe, por lo que comenzaron inmediatamente a reflexionar profundamente en su significado. Llegaron a la conclusión de que así como las sanguijuelas se usan para extraer la sangre enferma o sobrecalentada de un paciente, durante el mes de Elul, el último mes del año, uno debe quitarse los deseos y pasiones negativas como preparación para Rosh HaShana.

Cuando aquel desarrollo y Fabrenguen de los Jsidim llegó a oídos del Alter Rebe, dijo: "Así nos indicó el Baal Shem Tov: aprender una lección en avodat HaShem de cada cosa física que uno ve o oye. Quien siga este camino y utilice todas las cosas físicas para la mejora espiritual, inculcará en sí mismo y en sus descendientes una chispa de inspiración para servir a Di-s ".

Durante varias generaciones los Jsidim recordaban que aquel Rosh Hashaná el suelo estaba mojado de las lágrimas por el impacto que hizo el Vort del pequeño futuro Rebe de cinco años; y en Simjat Tora de aquel año los zapatos de los jasidim se desgastaron y rasgaron de los bailes inspirados por la promesa del Alter Rebe

domingo, 6 de septiembre de 2020

Video: Tania por la Radio

El apoyo y el estímulo del Rebe para transmitir las enseñanzas de Jasidut por radio



Presentación n° 32 exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.

miércoles, 2 de septiembre de 2020

Carta del Rebe para Rosh Hashaná - Traducida Para Rosh Hashana 5781

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Con los niños #13


Cuidado paternal

Número 13


Reb Shabsai Slavatitzki relata la siguiente anécdota:
“En una ocasión, cuando el Rebe distribuía nickels (cinco centavos de dólar) a los niños, para que pongan en Tzedaka, mi familia y yo tuvimos el mérito de estar en 770 para participar. Nuestra pequeña hija recibió un nickel. En la conmoción, nos encontrábamos de repente a cierta distancia de nuestra hija. El Rebe notó que nuestra hija estaba sola, y él mismo se inclinó y la alzó. En brazos del Rebe, logró alcanzar la pushke y dejar caer la moneda adentro.
“Inmediatamente después, el Rebe continuó hacia el Shul para el Davenen. Nuestra hija quedó 'atrapada' en un mar de bojrim que se amontonaron para seguirlo al Rebe. Nuestra hija pasó desapercibida y encontrándose en una situación complicada. De repente, el Rebe se da la vuelta y señaló con el dedo hacia nuestra hija. Casi instantáneamente, se formó un camino que permitió a nuestra hija poder reunirse con el resto de la familia.
“Aún conservamos aquel pequeño abrigo que llevaba mi hija cuando el Rebe la alzó, como recuerdo de aquel momento tan especial.”

lunes, 31 de agosto de 2020

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Con los niños #12

Cuando un niño pregunta

Número 12


Cada Hoshana Raba, el Rebe se paraba en la puerta de su Sucá y distribuía amorosamente leikaj a una fila interminable de hombres, mujeres y niños.
“Un año”, relata Harab Osher Lemel Cohen de Beitar, “Mi esposa pasó con nuestra hija (la Sra. Yojeved Butman). Ella tenía entonces dos años, y cuando se acercó al Rebe, extendió su mano.
“Aunque había otros antes que ella en la fila, el Rebe extendió su mano sobre ellos para darle el pastel de miel a mi ansiosa hija.
“Cuando llegó el turno de mi esposa, el Rebe le dio un pedazo de leikaj y luego mi hija volvió a extender la mano. El Rebe de nuevo le dio un trozo.
“Uno de los asistentes comentó rápidamente que ya había recibido. Pero el Rebe, a pesar de su agenda más que agitada, pacientemente se dio la vuelta y le dijo: "Cuando un niño pide más, hay que dar..."
(Parshiot Im Harebi, Bereshit, página 233)

domingo, 30 de agosto de 2020

Video: Que se haga la luz

La campaña del Rebe para que todas las mujeres y niñas judías enciendan velas antes de Shabat y las fiestas.





Presentación n° 31 exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.

jueves, 27 de agosto de 2020

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Con los niños #11

Altas expectativas

Número 11



El Rebe vio potencial en los niños donde otros no lo lograron. El tiempo de los jóvenes era especialmente valioso y, en ocasiones, el Rebe expresaba profundos deseos de que se lo aprovechara en la escuela, después del horario escolar y durante las vacaciones de Yom Tov.
Reb Yosef Itzjok Katz relata:
A medida que avanzaba la fila de kos shel broje, el fotógrafo Reb Levi Itche Freidin se situaba a la derecha del Rebe y estaba tomando fotografías. Un niño de doce años, amigo mío, se paró junto al Sr. Freidin y se ocupaba de cambiarle los rollos y las películas de sus cámaras.
De repente, el Rebe giró y miró al niño.
Con el bejer todavía en mano, el Rebe le dijo: "Tu abuelo estaba inmerso en los Maamorim del Miteler Rebbe, ¡¿y pierdes tu tiempo jugando con estos chiches?"
Tal como un padre motivando a su hijo, el Rebe lo miró directamente y dijo: "¡Empieza a estudiar los Maamorim del Miteler Rebbe!"
(Oído directamente de Reb YY Katz)

martes, 25 de agosto de 2020

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Con los niños #10

Preocupándose por un chico

Número 10


Reb Dovber Levitin de Eretz Israel relata:

“Llegué a 770 cuando era niño para Tishrei 5739 (1978).
Todos los lunes y jueves, cuando el Rebe entraba para Kriat HaTorá, yo iba a recibir cinco o diez centavos para Tzedaká.

“Un día me demoré y se me hizo tarde. Mientras corría hacia 770 por Eastern Parkway, noté de repente el coche del Rebe conduciendo a mi lado. El coche conducía a un ritmo inusualmente lento, así que seguí corriendo junto a él y terminé llegando justo a tiempo a 770.

“El mazkir Reb Binyomin Klein me dijo más tarde: ‘Mientras yo conducía el auto, el Rebe se fijó en ti y me dijo que debe ser un niño de Eretz Isroel que no quiere perderse la Tzedoke, por lo que debía reducir la velocidad. Mientras conducía, el Rebe te vio correr con una amplia sonrisa."

lunes, 24 de agosto de 2020

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Con los niños #9

Orientando con sensibilidad

Número 9

 
Era una tarde soleada de Shabat y dos niñas jugaban en el patio próximo a 770.
Justo entonces el Rebe tenía que pasar, de camino a la Biblioteca, donde el Rebe y la Rebetzin se quedaban para Shabat. Sin embargo, el Rebe no podía pasar entre las dos niñas, como lo prescribe la Halajá.
El Rebe llamó a una de las niñas y le dijo: "Por favor, acércate a tu amiga y deséale A Gut Shabes". La niña felizmente obedeció, sus sentimientos no fueron heridos (ni quedó avergonzada) y el camino quedó despejado para que el Rebe caminara.

domingo, 23 de agosto de 2020

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Con los niños #8

En manos del Rebe

Número 8


“Yo tenía ocho años”, recuerda Reb Mordejai Meshulovin, “y estaba visitando 770 por primera vez, Elul 5738 (1978).
“Un viernes, mi tío Itzjok Jazan me aconsejó que me parara en el pasillo, para recibir una moneda de la sagrada mano del Rebe. Efectivamente, cuando salió el Rebe, se percató de mí y me dio la moneda.
“Aquí es donde comenzó el problema. Por más que lo intenté, no pude alcanzar la ranura de la pushke para poner la moneda. En esos días, solo existía la ranura más alta. Salté un par de veces, pero no pude.
“Lo que sucedió a continuación tomó una fracción de segundo. El Rebe deslizó su Sidur bajo su brazo y me alzó en el aire. Puse la moneda de diez centavos en la Pushke, y el Rebe me bajó."

Video: Momento de revisar


La importancia de revisar Mezuzot y Tefilin en el mes de Elul para asegurarse de que sean kosher


Presentación n° 30 exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.

domingo, 16 de agosto de 2020

Video: Una conversación con Rab Even Israel (Shteinzaltz), 1993

En esta poderosa entrevista, el Rabino Adin Even-Israel (Steinsaltz) explora la contribución única e incomparable del Rebe a la erudición de la Torá y a los judíos del mundo. También reflexiona sobre su relación personal especial con el Rebe, y el enorme y profético impacto del Rebe en su propia vida.



Presentación n° 29 exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.

viernes, 14 de agosto de 2020

Aletas y escamas, en las enseñanzas del padre del Rebe



La Torá nos enseña que las señales para identificar si un pez es kosher son si tiene aletas y escamas. Sin embargo, los Sabios nos enseñan (Nidá 51b) que todos los peces que tienen escamas definitivamente tienen aletas, pero no todo pez que tiene aletas (quiera decir que) también tiene escamas. Por lo tanto, si ves un pedazo de un pescado que fue cortado y notas que tiene escamas en su piel, aunque no sepas el nombre de este pez (o no puedas identificarlo), puedes comerlo, ya que definitivamente tiene aletas.

La Guemará luego hace la pregunta obvia: si es así, ¿por qué la Torá nos da dos señales, cuando todo lo que tenemos que buscar es una sola señal? Y la respuesta que dan es: tienes razón, las escamas de por sí son la única señal que deberías ver, el otro signo, de las aletas fue escrito para realzar la gloria de la Torá. Algunos explican esto en el sentido de que Hashem quería recompensarnos por chequear ambas señales, aunque solo tengamos que buscar una, y hay otras explicaciones sobre lo que implica esta respuesta.

Los comentarios preguntan: entendería esa respuesta si las aletas se mencionaran después de las escamas, pero cada vez que se mencionan juntas, las aletas se mencionan primero, demostrando eso que las aletas son realmente importantes. Entonces, ¿qué nos enseñan las aletas, si todo lo que necesito encontrar son escamas? La mayoría de estos comentaristas quedan desconcertados sobre el por qué.

Rab Leivik explica: las aletas permiten a los peces navegar y nadar en el agua, mientras que las escamas son como una prenda que cubre su cuerpo. En la terminología de la Kabalá,  prenda es una metáfora a las Mitzvot que uno hace durante su vida, y la Torá es lo que nos guía y nos ayuda a navegar por lo que debemos hacer en este mundo.

Ahora podemos entenderlo muy bien. Nuestros Sabios nos están enseñando: quien diga  'solo estoy interesado en estudiar Torá, sin embargo, no tengo ningún interés en cumplir las Mitzvot', esa persona ni siquiera tiene Torá. Ya que el propósito de la Torá es enseñarnos lo que debemos hacer.

Pero si una persona cumple una Mitzvá, se pone Tefilín, es cuidadoso con lo que come, etc., eso mismo demuestra que definitivamente aprendió algo, tiene algo de conocimiento de Torá, porque si no tendría ningún conocimiento de Torá, ¿cómo podría cumplir la Mitzvá, si ni aprendió que es una mitzvá?

Por lo tanto, la Torá siempre escribe las aletas primero, dado que el yehudi debe estudiar y aprender (primero) para (luego) poder cumplir lo estudiado. Sin embargo, si uno decide estudiar y no cumplir con las Mitzvot, eso no es Kosher. Por otro lado, si la persona, por la razón que sea, no estudió demasiado, más cumple las Mitzvot, es un Yehudi "Kasher". Definitivamente seguirá aprendiendo a saber lo qué hacer.

Hacé una Mitzvá.


***

Redactado Por Rab Dovid Dubov. Traducido por JasidiNews.

jueves, 13 de agosto de 2020

20 de Av 5780 Farbrenguen especial en Español Online

PRIMERA PARTE


Extracto de un Farbrenguen del Rebe

Música - Nigunim con Avraham Fried

Rab Shais Taub
Rab Moshe Kotlarsky




SEGUNDA PARTE

EMOCIONANTE NIGUN REB MIJE'L ZLOTCHEVER - POR AVRAHAM FRIED

PALABRAS DE RAB BEREL LAZAR



domingo, 9 de agosto de 2020

Rab Adin Even-Israel (Shteinsaltz) Z"L - Renombrado Gaón, autor y fiel Jasid


El rabino Adin Even-Israel (Steinsaltz), el mundialmente famoso Talmudista, Cabalista, educador, rabino comunitario, filósofo, autor prolífico y, por sobre todo, un devoto jasid; considerado internacionalmente como uno de los principales rabinos del siglo, y aclamado por la revista Time como un "erudito único en un milenio", falleció en Yerushalaim el viernes 7 de agosto (17 de Av 5780). Tenía 83 años. והקיצו ורננו שוכני עפר בב"א.


Nacido en 1937 en Yerushalaim, hijo de R' Avraham Moshe y Leah Shteinsaltz —inmigrantes polacos con visiones del mundo declaradamente seculares de tendencia izquierdista—, el joven Adin tenía una enorme curiosidad cuando era niño y de adolescente, creciendo en el barrio de Katamon de la Ciudad Santa, recordaba cómo exploraba los textos religiosos que encontró por primera vez con el mismo rigor y voracidad que había aplicado a los escritos de pensadores comunistas y socialistas que le habían ofrecido sus padres.

Con una determinación que coincidía estrechamente con su intelecto, el adolescente obtuvo el permiso de sus padres para estudiar Talmud y la filosofía jasídica a tiempo completo en la Yeshivá de Jabad en Lud. Allí fue expuesto a las enseñanzas del Rebe quien recientemente había asumido el liderazgo del movimiento Jabad-Lubavitch luego del fallecimiento de su suegro y predecesor, Rab Yosef Itzjak Schneersohn, de bendita memoria.

En el modelo de muchos grandes eruditos rabínicos a lo largo de la historia judía, Shteinsaltz complementó sus estudios religiosos con inmersión en el estudio científico también, y estudió química y física en la Universidad Hebrea de Jerusalem antes de ingresar al campo de la educación. Estableció varias escuelas experimentales y se convirtió en el director de escuela más joven de Israel a la edad de 24 años.

En 1965, se casó con Jaya Sara Azimov, la hija de Rab Jaim Hilel Azimov, director de la escuela de Jabad en París y descendiente de una antigua familia de Jabad.

Un jasid devoto

En el Rebe, encontró más que un guía intelectual y espiritual y un maestro de Torá. "Creo firmemente que poseía algún tipo de capacidad sobrenatural y que estaba en contacto con otro estado del ser, que no dudo en llamar lo Divino", menciona Even-Israel en My Rebbe, su biografía del Rebe del 2014, que comienza diciendo: "La primera vez que conocí al Rebe, sentí su personalidad intensa, su casi absoluta alteridad."

Ese primer encuentro tuvo lugar en 1970, cuando a la edad de 33 años, fue enviado a llevar los saludos al Rebe como representante del presidente Zalman Shazar.

Los Shteinsaltz tuvieron tres hijos, Esti, Meni y Amejayeh. Además de brindar orientación en sus estudios de Torá y liderazgo comunitario, el Rebe brindó cuidado paternal y consejos de inspiración divina también en asuntos personales.

En 1989, el Rebe le sugirió a él y a su esposa que la familia cambiara su apellido de Steinsaltz, que sugiere amargura, a un apellido alternativo en hebreo.

Poco después, a su hijo de 15 años le diagnosticaron leucemia, y el Rebe bendijo al niño y les dijo a los padres que no debían someterse a un trasplante de médula. "Los médicos estaban furiosos porque elegimos seguir el consejo del Rebe y no el de ellos", recordó Even-Israel en My Rebbe. "A pesar de su predicción, nuestro hijo se curó, se casó y tuvo hijos ... años después los médicos admitieron ... que su enfoque había sido incorrecto."

Autor galardonado de obras innovadoras

Para muchos, el rabino Even-Israel será más bien recordado por traducir y dilucidar todo el Talmud en hebreo moderno y luego en inglés, una hazaña en solitario inigualable que comenzó en la época de su matrimonio y completó décadas después.

Su obra clásica sobre Kabalá, The Thirteen Petalled Rose, fue publicada en 1980 y ha sido reimpresa en ocho idiomas. En total, fue autor de más de 60 libros y cientos de artículos, incluidas traducciones innovadoras. Se pueden encontrar videos y extractos de muchos de sus escritos en Chabad.org.

Un hombre frágil con una sonrisa irónica y una voz suave, Even-Israel era conocido por su cáustico sentido del humor y su desdén hacia la simulación o fingimiento. Un admirador recuerda que una vez lo felicitó después de una clase de Talmud para principiantes, diciéndole inocentemente al rabino cuánto la había disfrutado. "No se suponía que la disfrutes", fue la respuesta. "Se suponía que debas aprender algo."

Recibió varios premios prestigiosos, incluido el Premio Israel, y se desempeñó como académico residente en el Centro Woodrow Wilson de Estudios Internacionales en Washington y en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton.

R' Even-Israel recibió numerosos elogios, incluido el Premio Israel de Estudios Judíos en 1988; el Premio del Presidente y el Premio Nacional del Libro Judío en 2012, por hacer más accesible el estudio del Talmud; y la medalla Yakir Yerushalaim (“Ciudadano digno de Jerusalem”) en 2017. Sus títulos honoríficos incluyen doctorados de la Yeshiva University, la Universidad Ben-Gurion del Negev, la Universidad Bar-Ilan, la Universidad Brandeis y la Universidad Internacional de Florida.

Desde finales de la década de 1950, impartía regularmente una clase de Jasidut Jabad todos los jueves a las 10:40 p.m. Impartida originalmente por el rabino S.Y. Zevin, la clase atrajo a la clase más alta de la sociedad intelectual israelí, incluyendo a Shazar, quien asistió aún estando en su cargo.

A instancias del Rebe, se desempeñó como rabino de la sinagoga Tzemaj Tzedek, la única sinagoga en la Ciudad Vieja de Jerusalem que sobrevivió a la ocupación jordana entre 1948 y 1967. Comenzó la tarea unos años después de la liberación y continuó haciendo el largo camino desde su casa hasta la Ciudad Vieja cada Shabat hasta que su frágil salud se lo impidió.

En Israel, las escuelas bajo su liderazgo brindan enseñanzas jasídicas de Jabad y están dirigidas a estudiantes de una amplia gama de orígenes, particularmente aquellos de círculos Modern Ortodox o Datí Leumí (religiosos nacionales).

En 1989, fundó la Yeshivat Shamir en Moscú post-glasnost.

En un momento dado, sintió que estaba abrumado por su abrumadora carga de trabajo y le escribió al Rebe, preguntándole qué deberes debería dejar de lado. La respuesta del Rebe: Continúe haciendo todo y agregue más proyectos. Fue una directiva que tomó en serio, y siguió siendo uno de los autores judíos más prolíficos del mundo, publicando comentarios sobre la más amplia gama de temas hasta los 80.

Con el tiempo, sus hijos se unieron a él en sus esfuerzos editoriales y educativos, y el Centro Shteinsaltz actualmente está dirigido por su hijo, el rabino Meni.

A medida que se esparce la noticia de su fallecimiento, han llegado elogios y tributos de todo el panorama de la vida judía.

"Fue un hombre de gran valor espiritual, conocimiento profundo y pensamiento profundo que trajo el Talmud a Am Israel en un hebreo e inglés claros y accesibles ”, tuiteó el presidente israelí Reuven Rivlin.








Video : 20 de Av - Rab Leivi Itzjok - Un Padre y un Maestro

El impacto del Rab Leivi Itzjak Schneerson en el enfoque revolucionario de la Torá del Rebe



Presentación n° 28 exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.

martes, 4 de agosto de 2020

Video: 15 de Av - La más grande de todas las fiestas

lunes, 3 de agosto de 2020

"Esta nueva práctica extraña" - como continuación de la historia con Rab P. Baumgarten

"Esta nueva práctica extraña"


Cuando la historia anterior (con Rab Pini Baumgarten) se extendió rápidamente entre los Shlujim, un Shliaj en Canadá, el rabino Eliezer Gurkow, decidió compartir la suya, que sucedió poco después del 3 de Tamuz 5754/1994, el Yortzait del Rebe.


Recibí una llamada telefónica de un hombre de mi comunidad. "Quería despedirme...", me dijo el hombre.
Cuando le pregunté por qué, dijo: “Me acaban de diagnosticar una extraña enfermedad. Solo hay quince de estos casos en el mundo, y la mayoría de ellos murieron dentro de las seis semanas posteriores al diagnóstico."
Sorprendido, me apresuré a levantarle el ánimo. Terminé visitándolo con frecuencia, incluyendo Purim, cuando leí la Meguilá para él.
No hace falta decir que esto siguió así un buen número de meses, y todavía estaba vivo a pesar de las predicciones de los médicos. Cuando se sugirió un procedimiento experimental, se negó porque no sabía qué podría pasarle.

Esperando respuesta

Un día me invitó a su casa.
"Mira", me dijo, "los médicos realmente quieren ir adelante con esta intervención. Incluso me amenazaron, dijeron que su prestigio estaba en juego.”
A pesar de mis ciertas dudas, sugerí escribir una carta al Rebe y colocarla en un Igrot Kodesh, uno de los volúmenes de cartas del Rebe. "Tal vez podamos recibir una respuesta a través de una de las cartas del Rebe".
Admito que en aquel entonces todavía estaba confundido sobre esta nueva práctica extraña, así que con cautela continué diciéndole: "Por favor, no pongas todo tu peso en una carta que ni siquiera está dirigida a ti". Y agregué, dubitativo: "Tal vez deberías leer la respuesta como consejo y guía, para tener en cuenta junto a los consejos que te dén."
El hombre estuvo de acuerdo y redactó su carta. Mientras tanto, yo estaba aprensivo, sabiendo que esto implicaba un asunto de vida o muerte.

Abrió un volumen para colocar la carta. El volumen se abrió en una página donde el Rebe estaba respondiendo a alguien cuya esposa sufría un trastorno neurológico.
El Rebe escribió: No lo haga a menos que el médico pueda explicar el motivo a otros dos médicos y ambos estén de acuerdo. Mientras tanto, tome medicamentos para tratar la enfermedad.

Vi la emoción del hombre ante la respuesta. Me despedí y me fui.

Noticias poderosas

Pasó un tiempo hasta que oí de él. De conocidos me enteré de que se mantuvo firme y se negó pasar el experimento.
Pasaron seis semanas. El teléfono sonó.
"¿Rabino Gurkow?" se escuchó la voz que reconocí de inmediato.
Esta vez sonaba jubiloso. “Acabo de regresar del hospital. Los doctores encontraron problemas con mi sangre. Resultó, que si hubiera escuchado a los médicos que querían realizar la intervención, ya no estaría vivo.”

Con alegría, exclamó: “Rabino, debes comenzar a creer más en tu Rebe. Me dijiste que tomara la opinión del Rebe como solo un factor en mi decisión. Pero lo tomé como el único factor. ¡Y gracias a eso, me salvé la vida!



 

 

domingo, 2 de agosto de 2020

"Decile que no veo nada" Fascinante historia con el Rebe - Rab Pini Baumgarten

"Dile que no veo nada" 

El Rabino Pinjas Baumgarten cuenta:


Era Av 5733/1973. Estaba estudiando en 770 cuando fui citado a la Secretaría del Rebe por Reb Binyamin Klein, a"h. No tenía idea de por qué, pero por supuesto me apresuré.

Allí encontré a tres personas esperando, que luego supe que eran hermanos. Hablaban frenéticamente con los secretarios en español.
"Por favor, ¡déjenos pasar y verlo!" uno de ellos rogaba. "No me queda mucho tiempo, dijo el médico".
"Está muy enfermo", agregó otro.

El rabino Klein me miró en busca de ayuda. Yo sabía español por los años de mi padre Rab Berel como Sheliaj principal a la Argentina.

Luego de una breve conversación con el rabino Klein, me dirigí a los hombres y les traduje disculpándome en español: "El Rebe no se reúne con nadie en este tiempo, durante los Nueve Días ". Me refería, por supuesto, a los días de duelo por el Beit Hamikdash entre Rosh Jodesh Av y Tisha BeAv.
Los hombres estaban hundidos de desaliento. Traté de distraerlos preguntando dónde estaban parando. Respondieron que habían tomado unas habitaciones en un costoso hotel e incluso habían traído al doctor desde Argentina.

Después de explicarles el protocolo, entendieron que tendrían que esperar unos días hasta después de Tisha B’Av. El Rabino Klein, entendiendo la urgencia, les dio la cita más cercana.

Mientras tanto, me encontraba con ellos e incluso hicimos Farbrenguen juntos.
Antes de su día planeado para Yejidut, la audiencia privada, le sugerí: "Las bendiciones del Rebe son más poderosas si adoptan algún tipo de mitzvá. Quizás puedan pensar en algo, algún tipo de compromiso."
Los hombres hablaron entre ellos y finalmente asintieron.
Ese mismo día compramos tres pares de Tefilin. Todas las mañanas fui a ayudarlos a ponérselos.

Cierto compromiso


El día del Yejidus, le escribí al Rebe todos los detalles que había obtenido acerca de estas personas. El enfermo, junto con su esposa y sus dos hermanos llegaron a 770, donde esperé para entrar con ellos, a pedido de los secretarios, para traducir. Reverentemente entré en la habitación y me quedé parado a la izquierda del Rebe.

El Rebe les pidió que se sentaran. Luego de leer la carta que escribí, el Rebe dijo: "Si desean la recuperación de su hermano, deben comprometerse con el Kashrut."

Lo traduje, pero aparentemente no correctamente. El Rebe me corrigió, diciendo: "Eso no es lo que yo quise decir". Lo intenté de nuevo, y el Rebe asintió con satisfacción.

El Rebe luego se volvió hacia el hombre enfermo. "Muéstrame por favor dónde se encuentra tu enfermedad".

El hombre, que tenía cáncer de piel, se levantó y señaló el área. El Rebe se puso sus anteojos. "Pinie, dile que no veo nada."

Luego, los colmó con bendiciones. Cuando terminó, pidió volver a ver exactamente el mismo lugar.

De nuevo, se puso sus lentes y miró. "Dile que no veo nada."

El grupo se levantó para irse, pero yo no pude moverme. Incluso luego de que hayan salido de la habitación, me quedé petrificado en mi lugar hasta que otro de los secretarios del Rebe, el rabino Leibel Groner, a"h, tuvo literalmente que sacarme.
Al día siguiente, el hombre y su esposa fueron al hospital. Para asombro y sorpresa de los médicos, el tumor había desaparecido. Naturalmente la pareja estaba eufórica; hasta ese momento estaban siendo escrupulosos acerca de cuidar Kosher. Desde Nueva York se fueron a Miami, donde también se mantuvieron estrictos respecto a la Kashrut.

Cierto descuido


Varios meses después, en Kislev 5734, me casé. Esta pareja, muy cercana a mi padre, fue invitada a la boda, pero no asistieron. Decepcionado, le pregunté a mi padre por qué se habían ausentado, pero mi padre no quiso responderme.

Cuando le pregunté nuevamente al día siguiente, me explicó vacilante: “Se fueron de vacaciones a Punta del Este. Desafortunadamente, fueron menos cuidadosos con Kashrut"
Mi padre suspiro. “En muy poco tiempo, el cáncer regresó. El hombre murió una semana más tarde."
Al escuchar esto, fui a consolar a la familia, que casualmente seguía sentada de Shivá, el período de luto de siete días.

En la entrada a su residencia vi, sentado en los escalones, a uno de los hermanos que había conocido anteriormente en Nueva York. Antes de que pudiera decirle una palabra, me dijo con tristeza: "Mira lo que sucede cuando no escuchas a lo que dice el Rebe."





Rab Pini Baumgarten

viernes, 31 de julio de 2020

La "cuarentena" judía de 2000 años

La "cuarentena" judía (o confinamiento) de 2000 años



Amigos:
Espero que hayan tenido un (ayuno de) Tisha Beav leve y significativo. Acabo de leer esto y me inspiró, así que lo comparto con todos ustedes.

Imagínate que estamos en el año 2033. Covid ha cambiado al país para siempre. Las personas no se han reunido en grandes grupos durante 13 años. Todos los chicos van a la escuela online. Todas las fiestas son por Zoom. Ha sido así durante 13 años. Ahora imagina que eres el padre de un niño Bar-mitzva. Tu hijo se ha estado preparando durante un año para leer la Torá frente a sus amigos y familiares a través del Zoom. Llega el día, enciendes el Zoom y él hace lo suyo. Todos aplauden y cantan, dando sus felicitaciones. Se hace un brindis. Tu hijo, el joven Bar Mitzva, está radiante. Nunca lo has visto tan feliz. Nada le quita la alegría y entusiasmo en este día. ¿Y por qué no debería estar tan contento? Nunca ha conocido otra cosa. Se crió en un mundo Covid, donde todo se hace online. Lleva años esperando su Zoom Bar-Mitzvá. Así es como se hace. No tiene recuerdos del mundo pre-Covid.

Pero vos, su padre, mientras estás orgulloso y celebrando, te encuentras escondiéndote en el baño en este día, más de una vez, llorando silenciosamente por lo que una vez era. Lloras no solo porque tu hijo no puede tener un Bar-Mitzvá "normal" (tu normal, no el de él), sino también porque tu hijo ni siquiera sabe que le falta algo. Tan alejado está de esa realidad, que actúa como si todo estuviera yendo como debería ir; solo vos sabes que algo está muy mal. La desgracia no es que tu hijo no pueda tener un verdadero Bar mitzvá. La desgracia es que él ni siquiera sabe qué es eso.

¿Adivina qué? Somos ese chico. Fuimos criados en la diáspora; nunca tuvimos el Templo, los sacrificios, profecía, el sentimiento de la presencia de Di-s, nunca pudimos observar todas las leyes relacionadas con la tierra de Israel, etc. Nos ocupamos de nuestros asuntos como si esto fuera el judaísmo, como si así fuera que se supone debe ir; como si así haya sido siempre y será siempre. Sin embargo, la verdad es que hemos estado encerrados, "en cuarentena", durante 2000 años. Durante 2000 años, nuestro judaísmo y nuestro Di-s han tenido que usar un barbijo o máscara. Durante 2000 años hemos llevado un distanciamiento social de Hashem. Somos ese feliz niño Bar-Mitzva que celebra como si esto fuera todo lo que hay; pero, realmente, no tenemos idea de lo que es bueno. No tenemos idea de qué es Di-s.

Obviamente, estoy exagerando un poco para dejar claro un punto. Sabemos más que ese chico en la historia. Parte de la genialidad del pueblo judío -y una clave para nuestra supervivencia- es nuestra memoria. Recordamos lo que nunca hemos experimentado. Incluso tenemos "recuerdos" del futuro. (¡Así es! Al estudiar sobre los Profetas, el futuro se convierte en un recuerdo). Nunca nos dimos por satisfecho. Nunca olvidamos que hay mucho más que esto. ¿Cómo logramos esto? A través de la educación, los rituales, las Mitzvot y con nuestras Tefilot, que están llenas de referencias al Beit Hamikdash, la Gueulá (Redención) y el anhelo por la reconstrucción de Yerushalaim. Am Israel es asombroso (fantástico). Hemos logrado vivir nuestras vidas en el confinamiento, en "esta cuarentena", pero nunca nos permitimos aceptar el encierro. Nunca nos conformamos ni nos acomodamos con el encierro. Todos los días rezamos por más. Cada día rezamos por un regreso a la normalidad. Nos alegramos. Hacemos lujosos Bar-Mitzva's. Pero, siempre, en medio de nuestra alegría, recordamos Yerushalaim. Nunca nos permitimos olvidar que hay más que esto. Solo Am Israel puede lograr esto. Solo Am Israel puede bailar en la cárcel y aún así empeñarse haciendo todo lo posible por salir de la cárcel. Lo haremos, b’eezrat Hashem; porque sabemos que esta no es la forma en que se supone que debería ser.

¡Que nuestro Am Israel sea liberada de su cuarentena de 2000 años pronto en nuestros días!

Escrito por Rav Shais Taub.

miércoles, 29 de julio de 2020

Una carta del Rebe Anterior para Tishá Beav


Una carta fascinante del Rebe Rayatz a su hija, la Rebetzin Jaya Mushka, en la que describe en colores sombríos y en un lenguaje contemporáneo el día de Tishá BeAv y sus acontecimientos a lo largo de la historia judía, haciendo un análisis de los sucesos acontecidos llegando a una conclusión y enseñanza de lo que tenemos que sacar de este día. 

*

B"H, 5679, que se convierta en alegría

Querida hija 'שתי:


"Tishá BeAv" dos pequeñas palabras, que contienen una enorme y profunda amargura. "Tishá BeAv" expresa una maldición de calamidades, sangre, lágrimas y luto, muerte y gritos de miedo, a tal punto que ya es difícil distinguir qué es más grande, si las aguas del océano con su profundidad, o Tisha Beav con sus sufrimientos y muerte.

El comienzo del día calamitoso, o más bien, el día oscuro, ocurrió en el año 2449 desde la creación (hace 3230), cuando los espías fueron a recorrer la tierra de Israel, volvieron de su viaje (salieron el 29 de Sivan, 40 días tomó el viaje, y regresaron el nueve de Av) y entregaron informes falsos sobre lo que vieron.

Cuando Am Israel salió de Egipto, a raíz de las grandes maravillas y la Divinidad que presenciaron las personas,  había un grupo bastante grande de egipcios que se habían convertido y se llamaban "Guerim" (el verdadero significado de Guer es "habitante" y ellos se (asociaron) y habitaban entre los Yehudim), hacían todo lo que hacían los Bnei Israel, y de ellos sufrieron bastante los Yehudim. Todos los problemas derivaban de ellos, ya que siempre incitaron a la multitud.

La naturaleza de Bnei Israel es que ellos creen y están orgullosos de su fe, en la Torá Hakdosha. Esto dio lugar a que tengan un cierto grado de apreciación hacia estos Judíos Egipcios (es decir, "Guerim"), los valoraban (como pasa hoy en día, si una persona es laica, es decir, que no es religiosa, pero se apega a los Yehudim y no se avergüenza de ellos, despierta en ellos más apreciación que a un hermano verdadero que carga y acompaña sus sufrimientos con ellos. Y más todavía a un extraño, un francés, Inglés, y similares, que se los aprecia aún más. Y la palabra de estas personas tienen algún efecto sobre el público. Así fue en la salida de Am Israel de Egipto, que tenían una cierta apreciación a estos "Guerim"), y sus palabras y opiniones ocupaban un lugar (y eran aceptadas) y recibidas por el público. Por ellos los Judíos sufrieron, y se involucraron tanto con el pueblo, hasta que se unieron y eran parte del pueblo, pero su sangre era egipcia. Así que de acuerdo a su naturaleza, adonde sea que pudieran, hicieron llevar a Am Israel a una situación baja. Aquí fue la falta de agua, allí les faltaba comida y querían carne, el Man no les gustaba, simplemente buscaron la manera de amargar y arruinar la felicidad judía.

Cuando volvieron los espías y contaron la grandeza de las ciudades y el poder de sus fortalezas y de aquellas personas viviendo en la tierra, el pueblo judío todavía no entendían qué se supone que deben hacer, llorar o alegrarse. Y ya el "pueblo" comenzó hablando palabras de "incitación", y en la noche de Tishá Beav estalló un llanto masivo, que no quieren la tierra de Israel, que mejor para ellos es la tierra de Egipto, y comenzaron a persuadir que debían volver a Egipto.

Así nació Tishá  BeAv en el regazo de Am Israel, un lindo "regalo"  de "nuestros buenos amigos" los egipcios que se unieron a los Yehudim.

Los Judios de esa generación pagaron por ese regalo con sus vidas, durante 39 años consecutivos, en Tishá Be Av, salían al campo, fuera del campamento, a una distancia de un Viarst o dos del lugar donde lloraron, con sus familias, y cavaban sus propias tumbas, cada uno la suya, en la noche de Tishá BeAv se acostaban allí, y por la mañana, de día, los vivos salían y a los muertos se los cubrían con tierra y polvo. Así durante 39 años murieron 585 mil personas. Todos los que estuvieron involucrados en el llanto masivo.

En el año 3338 desde la creación del mundo (es decir, hace 2341) se destruyó en Tishá BeAv el primer Bet Hamikdash (Templo), y cientos de miles de Judios, mujeres y niños, fueron abatidos con todo tipo de muertes, y sus cuerpos rodaron por las calles y los campos como la paja y madera.

Sólo 70 años más tarde, Hashem hizo regresar a Bnei Israel de vuelta a Jerusalén y de nuevo empezaron a construir el  Bet Hamikdash (Segundo Templo); en ese entonces Israel tenía reyes propios, estaban bajo el dominio de Roma, pero la Tierra de Israel poseía su propio reino.

Durante varios siglos había entre los Judios algunos que buscaban hacer contactos (y relacionarse) con los palacios de los reyes, y empezaron a vivir una vida de amplitud y riqueza. Inicialmente hacían esto dentro de un contexto de conducta religiosa, y poco a poco se fueron alejando cada vez más de la religión.

Durante siglos que el Segundo Templo estuvo en pie, no tuvieron los Judios Menujá (tranquilidad). No era esta como la época del primer templo, donde existió una verdadera felicidad para Am Israel. Sin embargo, durante el Segundo Templo Israel estaban dispersos en varios países diferentes, y donde sea, los Judíos sufrieron, aquí por una cosa y allí por otra. Más que todo sufrieron los Yehudim de la envidia, todas las naciones envidiaban la vida moral judía, la pureza de la vida familiar judía, la lealtad mutua de padres e hijos, la pureza y belleza que emanaba de ellos, y el conocimiento de la Torá en su pureza, la educación judía tradicional acorde a la Torá. También el conocimiento filosófico y científico eran comunes entre los Judíos , hasta que incluso niños pequeños eran capaces de dar su opinión de manera clara y orgullosa en altas cuestiones científicas.

La familia judía, aun en lugares cuando materialmente estaban presionados, esto no ocupaba lugar con respecto a su estado judío moral. Incluso su valentía y talentos eran más que suficientes. Los padres estaban felices por sus hijos,  al verlos como ramas suaves, frescas y sanas que florecen como flores, y los hijos estaban orgullosos de sus padres sabios, sanos y bellos.

HakB"H dio su Brajá Hakdoshá, y los Yehudim se multiplicaron y fructificaron de tiempo en tiempo. También la economía desarrollaron cada vez más, pero los jóvenes comenzaron a anhelar  llevar una vida de amplitud excesiva que evocó la envidia de sus vecinos, los turcos y los tártaros.

La belleza moral y material de los Judíos atrajo los ojos de las casas reales, de Egipto, Roma y similares, y la juventud judía se involucró en la política en contra de la voluntad de los líderes judíos mayores.

Todo evento histórico mundial, tiene un comienzo pequeño y tonto como una telaraña (en lo profundo de la cultura judía tiene esto una explicación amplia y contundente).

Uno hizo un banquete y mandó llamar a su amigo, pero el sirviente se equivocó e invitó a otro hombre, que era su enemigo, y este lo echó de su casa.

En aquel festín estaban sentados y presenciando todo los Sabios, y aquella persona que fue expulsada dijo, los Jajamim no le protestaron al Baal Habait, y probablemente opinan como él, se fue inmediatamente y con sus sentimientos de ira fue y acusó que los Judíos se niegan a servir al rey (al Emperador).

En aquel momento, ya habían de los jóvenes que aprendieron mucho de la cultura de los Goim, y comenzaron a difundir entre las masas, acompañado por amplias explicaciones, sus puntos de vista, que los viejos se basan sólo en la fe, pero la multitud debe recurrir a la fuerza, y confiar en nuestro poder y fuerza, y salir a la guerra y llegar a la independencia.

En poco tiempo, los jóvenes lograron concentrar un público de masas, bajo la bandera de "Paritzim" y dominaron absolutamente todo. Incluso el manejo del Templo, que era santo y grandioso incluso a los ojos de las naciones (había muchos países lejanos, y reyes, que enviaban Korbanot, plata y oro, como un obsequio para el templo), en aquel momento que se dirigía por el Kohen Gadol, tomaron los "Paritzim" las riendas, y bajo su liderazgo fue nombrado otro Kohen Gadol de sus hombres.

Para llevar a que todo el público tenga que elegir la guerra, quemaron todos los tesoros y depósitos de grano, aceite, sal y maderas (que alcanzaba para abastecer por decenas de años), y quemaron las casas, hasta que el hambre y la necesidad dieron lugar a que salgan a la guerra, en contra de la voluntad de los más adultos.

Dieciocho años ataron  los "Paritzim" el nudo, y durante varios años gobernaron en Yerushalaim, hasta que entre los tres líderes del partido, Iojanan Haglili, Elazar Ben Anani y Shimon Haparitz, estalló una guerra civil, los más grandes de Yerushalaim desaparecieron del mundo a causa de entregas y confusiones. Mataron y dispararon a un sin número de personas. En el Bet Hamikdash, cuando se ofrecía un sacrificio, se derramó sangre humana .

1400 tesoros de todo tipo de bienes fueron quemados, y Shimon Haparitz mató a los tres niños de Amitay el Kohen, para luego asesinarlo a él mismo. De un portón de Yerushalaim llamado Najal Kidron sacaron 115.808 muertos de los respetados de Yerushalaim, y en esa guerra, desde el principio hasta la caída de Yerushalaim cayeron 601.575 Judios, soldados, además de los muertos en la guerra civil de los "Paritzim" (mencionado anteriormente).

El 17 de Tamuz, se vieron las primeras grietas (aberturas) en la muralla, y durante tres semanas lucharon los "Paritzim" con los Yehudim (que querían hacer la paz, en las mejores condiciones) y contra el enemigo. En Tishá BeAv entró el enemigo al Bet Hamikdash con alboroto y confusión, robaron y rompieron, y derramaron sangre, viejos y jóvenes, mujeres y niños.

Unas horas después del mediodía, comenzó a incendiarse el Bet Hamikdash; los Kohanim, servidores de Hashem, al ver el desastre y el terrible veredicto(Gzar Din), ancianos y jóvenes saltaron al fuego con alegría, como servidores del rey que corren a una marcha magnífica, mientras proclamaban: Si Hashem decretó semejante veredicto sobre su hogar sagrado no tenemos sus sirvientes lo que hacer en el mundo.
También nosotros subimos a los cielos en esas llamas ardientes del Bet Hamikdash. 80 mil jóvenes Kohanim se quemaron junto con el Bet Hamikdash, y el humo de la quema de sus cuerpos se mezcla con el humo de la quema de las paredes. En poco tiempo el Templo fue destruido.

Los enemigos al ver el orgullo de los Yehudim (que los niños se fortalecen, uno a su colega, padres y madres sacrificando antes a sus hijos e hijas y luego a sí mismos, a fin de no caer en sus manos, ya que los enemigos sin duda los forzarán a renegar a Dios y Su Santa Torá), castigaron aún más a los Judios, 300 bebés colgaron en ramas de los árboles, ataron a ancianos a la cola de caballos y así mataron a decenas de miles de Yehudim.

Sin embargo, los Yehudim permanecieron orgullosos de su fe y de su Tora Hakdoshá, y en el exilio amargo y oscuro sostuvieron con todas sus fuerzas su bandera judía, la santa bandera, nada les era difícil para ellos por su Torá y su Emuná.

El heroísmo de Am Israel se refleja en cada generación, a pesar de la Inquisición, y todas las penurias, mantuvieron los Judíos todo el tiempo su bandera, fortalecieron el estudio de la Torá en los jóvenes, y en lo más profundo de sus dulces y tiernos corazones inculcaron la Emuná Hakdoshá, y una buena conducta a fondo, y la memoria constante de los Kohanim quemados junto al Bet Hamikdash.

Los tiempos actuales, amargos y oscuros, nos dan una comprensión adecuada del Tishá BeAv cargado de llanto. Los Yehudim-Egipcios de nuestra generación "nos agraciaron" otra vez con un nuevo "Tishá B'Av". Una nueva tragedia de las viejas calamidades inolvidables de Shimon Haparitz y sus ayudantes, lamentaciones frescas sobre las páginas de nuestra historia empapadas de sangre.

Las Tzarot nuestras no son menores a las antiguas, así como entonces, también ahora, nuestros destructores y enemigos salen por desgracia de entre nosotros. Pagamos un precio muy caro por la vida, por el honor de la familia - Dios nos libre - pero ¿dónde están los héroes, los Kohanim quemados, cientos de niños que hablen abierta y libremente, declarando claramente delante de todos que Yehudim fuimos, Yehudim somos y Yehudim seguiremos siendo, la vida y la muerte están en las manos del Todopoderoso, pero la Emuná está con nosotros, Él es nuestro y nosotros de Él, no lo reemplazaremos y Él no nos  reemplazará?!

¿Dónde está el heroísmo judío, la bandera judía?! ¿Por qué se esconden y se avergüenzan de su orgullo judío? Recuerden que la sangre de millones de Yehudim que fue derramada por todos los países fluye por sus venas, todos nosotros tenemos un mismo Padre, y el castigo recibiremos todos juntos sólo porque somos Yehudim; vamos caminando ciegos del 'amor' de los que se nos presentan como nuestros amigos y de las figuras de la cultura mundial que nos muestra la cara sonriente, y gracias a ellos estamos debilitando la cultura  Kedoshá verdadera nuestra. No nos olvidemos de quienes nos otorgaron el regalo amargo y oscuro de Tishá BeAv. Ellos también fueron en aquellos días, "buenos amigos" con un rostro sonriente, pero ahora no se despegan las lágrimas de nuestros rostros.

El heroísmo de Am Israel está íntegro, no se arruinó, sólo que está disminuido y encogido. También nuestros hijos están impregnados de sangre judía y son fuertes por su fe, el punto Judio (Pintele Id) está entero. Por lo tanto podemos tener esperanzas de no dejarse llevar por la tentación de nuestros amigos ficticios, y poner nuestra confianza en Abinu Hakadosh, Hashem Itbarej, que juró que si cumplimos la Torá y Mitzvot, Él convertirá el día de luto de Tishá BeAv en un Yom Tob eterno, y el Mashiaj vendrá.

De mí, tu padre, uno de los millones de Yehudim que lloran y que miran hacia adelante -

Yosef Itzjak Shneersohn





Fuente: col.org.il