lunes, 30 de marzo de 2020

Mensaje de Pesaj del Rebe - Editado para Pesaj 5780 (2020)


Para estudiar y compartir el mensaje.

Editado por Jabad Lubavitch Argentina

domingo, 29 de marzo de 2020

Video: Ojos puestos sobre la Tierra


Fe en momentos de adversidad

La garantía y convicción del Rebe de la seguridad de Eretz Israel durante la primera Guerra del Golfo.


jueves, 26 de marzo de 2020

100 años (Histalkut Hilula) del Rebe Rashab




Viernes, 2 de Nisan 5780. Una fecha sin lugar a dudas para remarcar.

Qué mejor que citar las palabras textuales del Rebe al conmemorarse los 100 años del Histalkut del Tzemaj Tzedek, el 13 de Nisan del año 5726

"[...] A pesar que tuvo lugar un Histalkut-Hilula, y ya nos encontramos en el año n° 100, es sabido lo que contó el [Frierdiker] Rebe, respecto al Tzemaj Tzedek, que viajó a Peterburgo para participar en el congreso famoso, y ante todos los presentes salió con toda firmeza y resistencia contra los representantes del gobierno, expresando de ese modo una rebelión evidente y concreta. Al regresar de aquella reunión, uno de los Guedolim presentes le preguntó: "Rebe, ¿acaso es lógico ponerse así en riesgo?!" Añadiendo luego: "Aún si ud. no piensa ni se preocupa por sí mismo, tendría que considerar a sus Jasidim y a Klal Isroel?! El Tzemaj Tzedek le dio dos respuestas: 1) Tengo hijos y 2)Cuando los Jsidim se unan, Veln Zei Dos Durjgueton ('Podrán mantenerse', podrán pasarlo)."
"Por lo tanto: Al encontrarnos 100 años luego del Histalkut, y aún sin la cuestión de los hijos (que llenen el lugar del padre) los Jsidim se unen y atraviesan todo, atraviesan la oscuridad doble y redoblada del Galut, y proyectan (a través de la Alef pequeña) la revelación de "H' será para tí una luz eterna".

Años más tarde, el Rebe hizo un Fabrenguen especial en honor a la fecha del 13 de Tishrei del año 5743, al marcarse los 100 años del Histalkut del Rebe Maharash.


"Cada año se desarrolla un Iluy (progreso y ascenso) en todos los asuntos relacionados con el Yom Hilula, acorde a la regla "Maalin Bakodesh" (Aumentar en Santidad)
Más en particular si tenemos en cuenta lo explicado en el Tania, Igueret Hakodesh (Cap. 14) respecto a Rosh Hashaná, que cada año desciende una luz nueva que no existía desde la creación del mundo, Se aplica este concepto al Rosh Hashaná de cada fecha y evento en particular.
Y un ascenso más particular y especial es al llegar a los 100 años del Yom Hilula, número que indica Shleimut, integridad y plenitud. 10 es el número de plenitud y cuando 10 está incluido de 10, es la plenitud total, el nivel de Keter que no entra en la cuenta de las 10 Sefirot, donde están todas las Sefirot incluidas en su nivel más pleno, las diez Sefirot que a su vez cada una compuesta y combinada de 10.
Toda esta maravillosidad aludida en el número 100, las Sefirot en su máximo nivel, se proyecta todo esto aquí abajo, en concreto. Es decir, no queda como una elevación abstracta, incluidas en su más elevado nivel allá Arriba, sino que se revelan e irradia aquí en este mundo, "Poel Yeshuot Bekereb Haaretz". El nivel de Keter, aludido en la palabra Yeshuot, se proyecta y trae Brajá aquí en los planos terrenales y físicos.
Y al cumplirse los 100 años del Histalkut de un Nosi de Am Israel, Neshamá que incluye en sí a todos Bnei Israel, repercute por lo tanto esta fecha con todo lo que implica en cada uno de los Yehudim de esta generación, lo que nos exige "pararnos firmes" para recibir todas estas Brajot, del nivel de Keter. pero en un modo de  "Bekereb Haaretz", dentro de los planos de tiempo y espacio físicos."
Luego, el Rebe instó en aquel Farbrenguen a estudiar la Torá del Baal Hilula (ese es el modo correcto de "pararnos firmes" para recibir las Brojes, ya que todo pasa por la Torá), y citó en aquel Farbrenguen la palabras del Rebe Rashab instantes previos a su Histalkut, el 2 de Nisan: "Yo me voy al Cielo, y mis escritos los dejo con ustedes." Al estudiar de la Torá del Baal Hahilula, él mismo se encuentra con nosotros. Un estudio que lleve a la acción, etc.




miércoles, 25 de marzo de 2020

Emuná y Brajá




El rumor se extendió rápidamente entre los judíos de Georgia: un gran Tzadik se había establecido en Rostov, al sur de Rusia. Pronto, una delegación de los dignatarios de la comunidad se organizó para encontrarse con Rabi Shalom-Dobver Schneerson, el Rebe Rashab, que tuvo que abandonar la ciudad de Lubavitch, debido a su proximidad a las zonas de guerra en la Primera Guerra Mundial.

En aquel momento, en el año 1916, la comunidad judía de Georgia enfrentaba un gran desafío. La comunidad reflejaba un florecimiento y prosperidad, contando con decenas de miles y siendo bendecida con estudiantes sabios y rabínicos. Sin embargo, carecía de infraestructura educativa que asegurara el paso de la Torá a la próxima generación. La generación más joven todavía mantenía el Irat Shamaim. Pero los brotes de ignorancia ya habían dado sus señales y preocupado a los líderes de la comunidad.

La delegación en la corte del Rebe despertó un gran interés. Los judíos georgianos se vestían con ropa cosaca, y su aparición al principio despertó sospechas. El Rebe tranquilizó a la gente y dijo: "¡No son cosacos, sino judíos! ¡Abran las puertas y déjenlos entrar!"

El Rebe los recibió cálidamente y quedó impresionado de su Irat Shamaim. Besaron la mezuzá con una genuina y sincera fe, y el Rebe respondió con una sonrisa al contraste entre su apariencia externa y su comportamiento judío: "La voz es la voz de Yaakob, y las manos de Esav". El Rebe les habló en idish, y los visitantes respondieron en ruso. El hijo del Rebe, el Frierdiker Rebe, sirvió de traductor.

De esta reunión nació la primera delegación de Jasidim a Georgia, que sería el comienzo de una magnífica amistad entre ambas comunidades. Los Rabanim, que adoptaron la comunidad de Georgia, bajo la guía del Rebe, fueron las primeras semillas del universo de Shlijut mundial de Jasidut Jabad.

Uno de los "Shlujim" fue Rab Shmuel Levitin, un gran Jasid y Gaón de la Torá, quien, bajo la indicación del Rebe, se estableció en Kuthaisi y se convirtió en una figura central en la comunidad judía del país. Él y sus compañeros establecieron instituciones educativas, difundieron Torá y capacitaron a profesionales en diferentes rubros judaicos. Muchos de los judíos locales lo vieron como su maestro y rabino.

Moshe Tartor fue uno de ellos. Un judío adinerado que dirigía una rama de negocios en Kothaisi y sus alrededores. Fue bendecido con gracia y bondad y ayudaba siempre abundantemente. Se estableció una intensa amistad entre él y el rabino Levitin.

Rab Levittin era consciente del gran dolor de Moshe y su esposa. Habían pasado dieciocho años desde su matrimonio y aún no habían tenido hijos. Consideraba todo su dinero como una cáscara de ajo mientras su gran y magnífica casa permaneciera vacía de niños.

En 1919, Rab Levitin planeó visitar a su Rebe en Rostov. Antes del viaje, hizo un llamamiento a los judíos adinerados para que donaran en pos del Jatzer del Rebe, que en ese momento estaba pasando una grave crisis financiera.

Mientras estaba frente a su Rebe, Rab Levitin mencionó el dilema de Moshe y señaló su desdén por niños. Cuán contento quedó al escuchar una Brajá explícita del Rebe: "¡Que Di-s ayude que tenga un hijo varón!"

A su regreso a Khotaisi, el rabino Levittin emocionado compartió con Moshe la bendición del Rebe. El también se sumó al entusiasmo, adoptando las palabras con total fe. Efectivamente, después de un tiempo, se extendió un rumor en la ciudad de que el Rebe Rashab había bendecido a la  familia Tartur, y que esta bendición ya estaba comenzando a concretarse...

Pero pasó el tiempo y las noticias tan esperadas tardaban en llegar.

En 1920, el último de la vida del Rebe, el Rabino Levitin planeó visitar nuevamente al Rebe, y esta vez, acompañado por sus estudiantes de la yeshiva que fundó en Georgia. Antes de partir, Moshe Tartur se le acercó con el deseo de donar una considerable suma para el Rebe, 25 mil rublos - Un monto enorme en aquellos días, y durante su conversación, el rabino Leviin preguntó cuidadosamente acerca del rumor de la bendición del Rebe, si era correcto.

"Sí", admitió el hombre cabizbajo, "ya habíamos imaginado ver la salvación por fin, pero desafortunadamente hubo un problema médico y el bebé no sobrevivió" ...

El mismo rabino Levitin señaló que el Rebe prometió un hijo varón, y si es así, no es aquella bendición especial. Decidió plantear el asunto ante el Rebe en su visita.

El rabino Levitin acompañó a los estudiantes de Yeshiva cuando ingresaron a "Yejidut", una reunión personal con el Rebe y sirvió de intérprete. Como devoto jasid, la entrada a la sala del Rebe siempre era algo sumamente serio y con gran respeto, precedido por una larga preparación espiritual y búsqueda personal del alma, ya que los momentos de "Yejidut" son los más significativos en la relación entre el Rebe y el Jasid.

El rabino Levitin puso ante el Rebe el dinero de la donación de Moshe Tartur. Una mirada de asombro llegó al Rebe. "¡Es una cantidad muy grande!", Dijo, perplejo.

El rabino Levitin compartió con el Rebe  la historia del hombre. Añadió destacando lo atormentado que estaba aquel hombre y su esposa, cuando la chispa de esperanza que ya había comenzado a surgir, se apagó tal como se encendió.

Cuando terminó sus palabras, el Rebe respondió de inmediato: "¡Que sean bendecidos con Zara Jaya Vekayama!" (descendencia sana y perdurable!)

El rabino Levittin sintió un gran alivio. El Rebe dio ahora una bendición explícita, y seguramente tendría lugar. Ese mismo año, el rabino Moshe Tartor y su esposa tuvieron un hijo varón sano e íntegro.

(En honor a Bet Nisan, día del Hilula, centenario, del Rebe Rashab)

martes, 24 de marzo de 2020

Maise: Cuando el carnicero detuvo la epidemia

Una respuesta celestial reveló que Shlomo el carnicero debía rezar ante la congregación para detener la epidemia. Pero Shloime ni siquiera sabía leer bien en hebreo.


Por Tuvia Bolton para Chabad.org


Diciembre de 1700. Era un invierno frío en Polonia, y una capa de nieve cubría todo el país. Las calles de la ciudad estaban llenas de gente envuelta en abrigos de pieles, y los campesinos estaban ocupados calentando sus hogares con leños y a ellos mismos con vodka. Se acercaba la temporada de vacaciones y todos estaban de buen humor.

Pero en el gueto judío de Cracovia, la tristeza y el miedo llenaban el aire y clamaban desde todos los rincones. Perseguidos por la pobreza y el odio, los judíos de Cracovia solo tenían una fuente de alegría mundana, que también les estaba siendo quitada: los niños morían de viruela.

Era el comienzo de una epidemia. Los médicos no podían detenerlo, y los diversos remedios caseros no hacían nada. Todos los días la ciudad recibía más tragedias desgarradoras. Al único al que podían recurrir, como de costumbre, era a su Padre Celestial, y no parecía estar escuchando sus Tefilot.

El rabino de la comunidad había declarado un día de ayuno, luego otro, luego tres días de Tefilá e introspección. Pero nada parecía funcionar. Se anunció una semana de súplicas y Selijot, pero antes de que comenzara, los ancianos de la comunidad decidieron hacer una she’eilat jalom, la "consulta a través de los sueños" empleada por los maestros de la sabiduría secreta de la Cabalá.

Era este un movimiento drástico, pero sintieron que no tenían otra opción. Se purificaron, ayunaron, recitaron Tehilim todo el día, se sumergieron en una mikve y luego solicitaron al Cielo, según las antiguas fórmulas cabalistas, que se les diera algún tipo de señal esa noche mientras dormían.

Y esa noche, todos tuvieron el mismo sueño.

Apareció un anciano con una túnica blanca y diciendo: "Shlomo el carnicero debe rezar ante la congregación."

Temprano a la mañana siguiente se encontraron en el shul (sinagoga) y relataron su sueño. Estaba claro lo que tenían que hacer.

Los veinte caminaron solemnemente hasta la casa de Shlomo y llamaron a la puerta. Cuando su esposa abrió, ella casi se desmaya al verlos.

"¿S-i?" tartamudeó, empujando su cabello suelto bajo el pañuelo en su cabeza.

“Queremos hablar con su esposo. ¿Está en casa? dijo uno de ellos, sonriendo y tratando de ser lo más agradable posible. "¿Podemos entrar?" preguntó otro.

Shlomo llegó a la puerta, los invitó a todos, estrechó la mano de todos y corrió a buscar sillas. Cuando finalmente estuvieron todos sentados, uno de ellos comenzó:

"Shlomo, hicimos una sheelat jalom ayer. Preguntamos qué hacer con la epidemia, y todos tuvimos el mismo sueño. Soñamos que tienes que dirigir las Tefilot hoy.”

Shlomo estaba estupefacto. Si no fuera un asunto tan serio, habría pensado que esto era una especie de broma.

“¿Que yo dirija la Tefilá? Por qué yo . . . Ni siquiera puedo leer correctamente. No puedo . . Quiero decir, ¿qué bien lograría eso?

Shloime”, rogaron los ancianos, “solo ven y haz lo que puedas. No tienes que liderar realmente, solo reza frente a todos. Tal vez haya un milagro. Solo ven e inténtalo. Hemos convocado a todos al shul. Solo ven y di algunas palabras. Cualquier cosa es mejor que lo que tenemos ahora ".

Entonces Shlomo, sin otra opción, salió de su casa y los acompañó. Pero tan pronto como lo hicieron, entraron a la sinagoga abarrotada y cerraron la puerta trás ellos, Shlomo de repente se separó y corrió afuera y calle abajo, fuera de la vista.

¿Qué podrían hacer ellos? Había desaparecido Ni siquiera sabían dónde buscarlo. No tenían otra opción que esperar.

Unos minutos más tarde, la puerta se abrió y entró Shlomo, empujando una carretilla cubierta con un paño.

Todos los ojos estaban puestos en él cuando subió al podio, quitó la tela y levantó una vieja balanza de la carretilla. ¡Había traído la balanza de su carnicería al Shul!

La balanza con sus básculas era muy pesada. Pero Shlomo la levantó por encima de su cabeza, su rostro contorsionado por el esfuerzo, lágrimas brotando de sus ojos.

"¡Aquí!" le gritó al techo. “¡Aquí, Ribono Shel Oilom! ¡Tómala! ¡Toma la balanza! Por eso debes querer que yo dirija la Tefilá, ¿verdad? ¡Así que toma la balanza y cura a los niños! Solo sana a los niños. ¿Ok?"

A esta altura, Shlomo sollozaba ruidosamente y todo el lugar estaba en completo silencio. Unos pocos hombres se apresuraron y lo ayudaron a poner la balanza en una mesa al frente de la sala, y la congregación comenzó la Tefilá.

Esa noche, los niños ya estaban mejorando.

Puedes imaginar la alegría y las fiestas que siguieron. Incluso hicieron una bonita caja de vidrio para la balanza, y dejaron todo allí permanentemente para que todos la vieran.

Pero luego de unos días, cuando la emoción se calmó, los ancianos tuvieron que admitir que no podían entenderlo. Después de todo, había decenas de tiendas en el gueto que usaban balanza, y todas ellas eran propiedad de judíos honestos y temerosos de Di-s. ¿Qué podía tener de especial la balanza de Shlomo?

La respuesta llegó pronto. Cuando revisaron todas las otras balanzas, descubrieron que cada una de ellas, sin excepción, estaba un poco fuera de lugar. Ciertamente, nunca lo suficiente para constituir un engaño o mal negocio, pero no exacto. Al parecer, Shlomo revisaba su balanzas dos veces al día, mientras que los demás solo la revisaban ocasionalmente. "Eso es lo que Di-s quiere", explicó Shlomo.

La leyenda cuenta que aquella balanza permaneció en exhibición en esa sinagoga de Cracovia durante más de doscientos años, hasta que los alemanes destruyeron todo en la Segunda Guerra Mundial.

domingo, 22 de marzo de 2020

La mitzvá de hoy: Mantente saludable

¿Cómo entendemos los desafíos actuales de mantener Mitzvot B’hidur? ¿Qué se espera de nosotros en estos tiempos? Pensamientos del rabino Akiva Wagner.


Por el rabino Akiva Wagner - Rosh Yeshivas Lubavitch Toronto




R 'Mottel Chernobyler cierta vez se enfermó, y su padre, R' Nojum de Chernobil (quien era el mayor (en edad) y uno de los Talmidim más importantes del Maguid, así como el mejutan del Alter Rebe), le ordenó que no se sumergiera en la mikve (debido a sus problemas de salud). Más tarde, R ’Nojum escuchó que R’ Mottel se había sumergido en la mikve.

R ’Nojum confrontó a su hijo" ¿Por qué me desobedeciste? " Pero R’ Mottel se defendió:" Dijiste que no fuera por preocupaciones médicas. Pero obtuve permiso del feldsher.

[El feldsher era el médico popular de la zona. Tenía, por lo general, una formación y habilidades limitadas y básicas, pero proporcionaba la mayor parte de la atención médica para la gente rural].

R’ Nojum convocó de inmediato al feldsher. "¿Cómo permitiste que mi hijo usara la mikve, cuando esto obviamente era peligroso para él (debido a su salud)?" Pero el feldsher también tenía su argumento: "Escuché", le dijo a R 'Nojum, "que el Baal Shem Tov dijo que él se responsabiliza por una tevilá (que no cause ningún daño), y en base a eso le permití!

R ’Nojum comenzó a reír. "Yo soy el Rebe", dijo, "y tú eres el médico, y te estás basando en una declaración del Baal Shem Tov?!"

Pero el feldsher insistió. "Definitivamente, yo ya sé que en el Baal Shem Tov puede uno confiar." Y explicó. “Una vez, uno de los discípulos del Baal Shem Tov (llamado R’ Dovid) pasó Yom Kipur en nuestra comunidad. En Erev Yom Kipur, durante las seudot, lo vi consumir 36 vasos de mashke (obviamente mashke genuino...). ¡Y a pesar de eso, dirigió el davenen parado en el omud para todos nosotros, y estuvo de pie todo Yom Kipur! Así que dije (para mí mismo), si un talmid del Baal Shem Tov puede hacer eso, ¡entonces seguramente puedo apoyarme en el Baal Shem Tov mismo!

***

Lo que parece plantear una pregunta: ¿por qué, en ese caso, R ’Nojum le prohibió a su hijo usar la mikve a primera instancia? R ’Nojum conocía la declaración y promesa del Baal Shem Tov, ¿por qué para él no le era lo suficientemente bueno? Especialmente considerando el hecho de que el feldsher tenía, después de todo, una apreciación muy básica y primitiva del Baal Shem Tov (la grandeza del Baal Shem Tov, para él, estaba determinada por la capacidad de su discípulo de contener su bebida). R ’Nojum, por otro lado, tenía una verdadera apreciación de la grandeza del Baal Shem Tov. ¿Por qué, entonces, la promesa del Baal Shem Tov no fue un factor para él en su directiva a su hijo?

Creo que la respuesta es: si bien es incuestionable que la promesa del Baal Shem Tov es confiable y se puede confiar plenamente en ella (y de hecho, aparentemente, la tevilá no le hizo daño a R' Mottel), aún así no es médica y no es natural. Al realizar una mitzvá, uno debe hacerla acorde a las leyes de la naturaleza (como lo sabemos por la historia del Alter Rebe con el Kidush Levana, y de la conocida sijá del Rebe en Jelek Hey, etc.).

Esto es cierto sobre cada mitzvá y es igualmente cierto sobre la mitzvá de ונשמרתם מאד לנפשותיכם, - salvaguardar la salud de uno. Aunque R' Nojum podría haber confiado indudablemente en la promesa del Baal Shem Tov, y sin duda R' Nojum podía también haber proporcionado fácilmente su propia protección o cura sobrenatural para su hijo, incluso sin depender del Baal Shem Tov, pero eso no sería realizar la mitzvá dentro de los marcos naturales.


Esto explica una serie de historias similares, por ejemplo:

R’ Groinem, el Mashpia de Lubavitch, una vez fue a la mikve en un lago. Utilizó herramientas para romper el hielo, y luego se quitó la ropa y procedió a sumergirse rápidamente (antes de que sus pies se congelen en el suelo).

Antes de sumergirse, siendo consciente del peligro (también existía el peligro de moverse inadvertidamente levemente, mientras estaba inmerso, y encontrarse atrapado bajo el hielo j"v), se volvió hacia el lago y declaró: "Que sepas que no tienes poder de hacerme algún daño, ya que el Baal Shem Tov prometió que una tevilá no causará daño!

Los jasidim relataban la historia para ilustrar su fe pura en las palabras del Baal Shem Tov. Y sin embargo, cuando estaba enfermo, el Rebe Rashab le prohibió usar la mikve, incluso en Erev Yom Kippur (estaba devastado, e incluso envió a otros jasidim para que intercedieran en su nombre ante el Rebe).

El Rebe Rashab estaba muy consciente de la promesa del Baal Shem Tov. Sin embargo, exigió al josid que cuidara su salud de acuerdo con las leyes de la naturaleza y de acuerdo con lo que exigieran los profesionales médicos.

Para dejar claro, existen ocasiones, muchas muchas veces, cuando nuestros Rebeim, o los Tzadikim en general, eligen pasar por alto las leyes de la naturaleza, cuando ignoran el consejo médico y nos curan milagrosamente. Pero como regla general, nos exigen cumplir esta importante mitzvá de cuidar nuestra salud dentro de los parámetros de la naturaleza.

***

En este momento, el Shlijut más importante para nosotros, aparentemente, es la mitzvá de ונשמרתם מאד לנפשותיכם, - salvaguardar nuestra propia salud y la de los demás. Y necesitamos hacer lo que sea necesario para realizar esta mitzvá con el mayor hidur. En Rusia, los desafíos fueron contra el jinuj, enseñando Torá y difundiendo Idishkait, y jasidim tuvieron que mostrar mesirut nefesh para mantener estas mitzvot. Hoy, al parecer, el mayor desafío es contra nuestra salud, individual y colectivamente, y tenemos que estar listos para mostrar mesirut nefesh para mantener esta mitza adecuadamente.

R’Avrohom Zhembiner falleció en Jol Hamoked Sukot. En su último Yom Kipur, poco antes de su fallecimiento, los médicos no le permitieron ayunar. Estaba muy molesto por esto, y le preguntó a su amigo y mushpa, (el antes mencionado) Reb Groinem, qué debía hacer. Reb Groinem le dijo que debía comer, recordándole que el Maguid, debido a su salud, no pudo ayunar durante 13 (o 15) Yom Kipur's. Él le dijo: "Así como cuando ayunas, estás cumpliendo la voluntad de Hashem y te estás conectando con Él, así también, este año, al comer, estarás cumpliendo la Voluntad de Hashem y lograrás la misma conexión con Él"!

En general, al ser meticulosos con respecto a rezar con un minian y al ser cuidados de sumergirnos diariamente en la mikve (incluso hasta el punto de mesirus nefesh) nos conectamos con Elokus. En nuestra situación actual, para algunos de nosotros, el no rezar con un minian y el no utilizar la mikve (y el Maguid a menudo no pudo hacerse tebilá en una mikve debido a su salud, al igual que no pudo ayunar a Yom Kipur). estaremos haciendo la Voluntad de Hashem y alcanzar la mayor conexión con Elokut.

[Y hasta puede tener una ventaja. El Rebe dijo acerca de las personas que a veces practican tahaluja y no tienen la capacidad de hablar, que está dicho מעלה עליו הכתוב כאילו עשה. Y el Rebe dijo además que incluso tienen una ventaja sobre aquellos que concretamente hablaron. Porque cuando alguien habla, tienes que saber si habló bien, y si mezcló en sus palabras motivos ulteriores, etc. Sin embargo, cuando es מעלה עליו הכתוב וכו ’, ¡entonces sabes que se está haciendo de la mejor manera posible!]

Si puedas o no hacer Tefilá con un minian o usar la mikve, etc., es una cuestión médica. Al igual que en cualquier caso de cualquier problema de salud, el Rebe instruye a seguir los consejos de los profesionales médicos, así también, ahora, todos deben saber lo que les aconsejan sus médicos (preferiblemente un médico de cabecera amigo y, de preferencia, un jasídishe médico que pueda apreciar todos los ángulos de la cuestión). Pero, una vez que sepa cuál es ese consejo, ¡seguirlo se convierte en tu mayor llamado!

Seguramente todos hemos visto Shlujim que están ocupados con un gran evento, un evento enorme, el mayor evento del año. En tales casos, el Shliaj a menudo está tan ocupado, preocupado y presionado que ni siquiera tiene la capacidad de rezar con minian (algunos de nosotros incluso podemos conocer a shlujim que experimentan esto más de una vez al año e incluso más de dos veces... ) Y no se siente mal ni culpable. ¡Él no está eludiendo ningún deber, por el contrario, está preocupado con su shlijus y העוסק במצוה פטור מן המצוה!

En este momento, todos tenemos que estar ocupados con el shlijus más importante y la mitzvá más importante: mantenernos seguros y saludables. El mayor shlijus ahora, mayor que el evento más grande del año, el evento más grande del siglo, es salvaguardar nuestra propia salud y la de todos los demás que puedan verse afectados por nosotros. Si minian o mikve interfieren con este shlijus, entonces tenemos que tener muy clara cuál es nuestra prioridad y dedicarnos exclusivamente a ella.

Y al igual que con cualquier mitzvá, y con cualquier shlijus, tenemos que hacerlo con la mayor simjá y el mayor entusiasmo, porque esta es la forma en que ahora podemos servir a Hashem, y nuestro עבדו את ה tiene que ser siempre con la mayor simjá!

Nuestro mesirus nefesh y nuestra sincera dedicación ahora tienen que ser para nuestra misión más importante: estar sano. ¡Y el Oibishter nos debe otorgarnos el éxito en este shlijus y darnos a cada uno de nosotros salud completa y buena salud y protección contra todos los peligros (y luego podemos regresar voluntariamente a los minianim y mikvaot y todo lo demás)!

Video: Rescate de Irán


En 1979, con el comienzo de la revolución islámica, los judíos de Irán fueron repentinamente arrastrados bajo un nuevo régimen opresivo. Bajo la dirección del Rebe, se ejecutó una misión clandestina para rescatar a miles de jóvenes (chicos y chicas) judíos de las garras de su país ahora hostil.

Octava presentación exclusiva de JEM, parte del proyecto de JEM de 70 presentaciones exclusivas a lo largo del año, en honor a los 70 años del Nesiut del Rebe.