AdSense

martes, 26 de enero de 2021

Los "Seis Recuerdos" de todo Sheliaj/Josid




Si bien el Rebe envió Shlujim por todo el mundo, hubieron tres oportunidades en los años 5736-7-8 (1976/7/8) cuando envió grupos especiales de Shlujim a Eretz Israel, que fue ese Shlijut definitivamente algo especial. El grupo conformaba ocho parejas y ocho bajurim. El día en que iban a partir se les informó que antes de Minjá el secretario del Rebe, el R
abino Hodakov, hablaría con ellos. Alrededor de las tres de la tarde les habló, poco después de haber estado en la habitación del Rebe. [Se infiere que lo que les dijo a los Shlujim, no eran sugerencias y opiniones propias.] La semana pasada recibí una sinopsis de lo que dijo. Creo que todos podemos tomarnos estas palabras a pecho para adaptarlas en nosotros mismos, así que las publico en conexión también con Yud Shvat.

Se presenta no como una guía solo para ese grupo seleccionado de Shlujim, sino para todos nosotros. Todos tenemos la responsabilidad y la capacidad de hacerle llegar el mensaje del Rebe a otra persona, grupo, comunidad o al mundo entero, cada uno en su forma particular. [Como introducción, cabe señalar que al final de Tefilat Shajarit decimos los Seis Recuerdos (seis puntos que la Torá nos indica recordar); el rabino Hodakov explicó cómo se supone que un Josid y Sheliaj debería aplicar esas pautas como medidor en su Shlijut].         1. Recuerda el día que dejaste Mitzraim. Jasidut explica que Mitzraim no solo se refiere a la servidumbre física de haber sido esclavizado en Egipto, sino que es un mensaje eterno: uno debe recordar que Hashem le ha dado una misión y, por lo tanto, también le posibilitó el cumplirla.
         Si sientes que no cuentas con la capacidad de superar los obstáculos, debes darte cuenta de que Hashem te sacó de esas limitaciones, y que tus capacidades potenciales son mucho más fuertes de lo que crees. Sal de tus limitaciones y tendrás éxito. Siendo que eres Su mensajero, no estás trabajando solo con tu propia fuerza, talento, etc. sino con los Suyos, y Él no está limitado.

        2. No olvides el día que estuviste junto al Monte Sinaí y recibiste la Torá. En Matan Torá hubo tantos milagros, ¿cómo puede uno olvidarse ese momento especial, [que la Torá tenga que advertirnos que no lo olvidemos]? Sin embargo, la naturaleza humana es que a medida que pasa el tiempo, nos enredamos y nos interesamos por cosas nuevas y a veces nos olvidamos del pasado.
        Cuando una persona comienza su Shlijut por primera vez, siente un Zejut tremendo y está eufórico, ya que fue elegido o se le dio la oportunidad de representar al Rebe y llevar sus enseñanzas a una comunidad. Sin embargo, a medida que van pasando los años y surgen problemas comunitarios, esta mentalidad puede enfriarse al punto tal de que se “olvida” por qué fui enviado aquí.         El remedio para prevenir esto es: No olvides los momentos que pasaste junto al Rebe, los Farbrenguens, el Yejidus, las respuestas y la guía que recibiste de él.         3. Recuerda lo que te hizo Amelek... que te atacó. Jasidut explica que la palabra que emplea para atacar es korjá, que tiene la raíz de Kar, frío. La forma en que Amalek atacó fue enfriando tu entusiasmo, pasión y fervor. "Por supuesto, soy un Sheliaj, pero qué tanto entusiasmo..." Desarrolla su Avodá tranquilo y sereno, etc. (enfriando así su inmenso mérito y responsabilidad)
        La única solución a este enfoque es erradicarlo de origen. Borrar y ahuyentar esos pensamientos por completo, ¡todos los días deben ser con pasión!
        4. Recuerda cómo hiciste enojar a Hashem: esto es una continuación y seguimiento del mandato de destruir la influencia de Amalek; ya que si Di-s libre Amalek tiene alguna entrada e influencia sobre ti, debes darte cuenta de que esto llevará jas v'shalom a una situación en la que tú también puedas encolerizar a Hashem.
        5. Recuerda lo que Hashem le hizo a Miriam [cuando habló despectivamente de su hermano].         Hashem nos creó de forma tal que cada uno tiene sus pensamientos y su forma de lograr las cosas. No siempre estás de acuerdo con el método y óptica de tus colegas. Pero incluso si no estás de acuerdo, asegúrate de evitar centrarse en lo trivial y meterse en esas disputas, ya que esa es la forma en la que el yetzer hara te desvía de concentrarse en lograr lo que tienes que lograr.
        En pocas palabras, no permitas que exista ni el más mínimo de discordia entre ti y tus colegas Shlujim / Jasidim, que los separe el uno del otro. Vivir juntos en paz y armonía         6. Recuerda el día de Shabat y santifícalo. Decimos esto no solo en Shabat o en Erev Shabat, sino que lo decimos todos los días de la semana. Uno de las halajot que se aprende de esto es: Si una persona ve algo bello durante la semana, debe comprarlo para usarlo en Shabat.         Lo mismo aplica para un Sheliaj, él tiene que saber que el "Gran Shabat" está llegando, y un día tendrá que rendir cuentas y demostrar que hizo todo lo posible (su Shlijut etc) para preparar al mundo para el Shabat: la llegada del Mashíaj.

        En palabras simples, todos los días uno tiene que reflexionar, ¿qué he logrado este día para elevarme a mí mismo y a mi entorno?

viernes, 22 de enero de 2021

Impresionante historia de la noche previa al Gran Farbrenguen de Yud Shvat 5711



Impresionante historia de la noche previa al Gran Farbrenguen de Yud Shvat 5711 (donde el Rebe asumiría el Liderazgo con el recitado de su primer Maamar, Bati Legani)

Relatado por R' Moshe Groner A"H


La noche del 10 de Shvat de 5711 (1951), la noche previa al gran Fabrenguen, la oficina de Mazkirut (la Secretaría) estaba vacía de gente, excepto por el rabino Moshe Groner, que estaba sentado en su lugar fijo allí.

De repente sonó el teléfono. Reb Moshe, a pesar de que pasaba mucho tiempo en la oficina de la secretaría, nunca atendía el teléfono, ya que no trabajaba en la Secretaría. A excepción de aquella vez. Luego de varios tonos repetidos, procedió a responder. En la línea estaba el Rebe.

El Rebe le preguntó a R. Moshe si había alguien en la Secretaría, y el respondió que no. Luego el Rebe le preguntó si podía acercarse a su casa (que estaba entonces en la calle New York St. en la esquina de President Street). Por supuesto que accedió al pedido y corrió en dirección a la casa del Rebe.

Al llegar, el Rebe le dijo que había un judío que se encontraba actualmente en un hospital y quería visitarlo, pero no sabía el número de teléfono del médico a cargo, por lo que le pidió a R' Moshe que intentara localizar al médico y cuándo lo haga que se lo notifique.

Mientras tanto, el Rebe entró a su sala de estudio. Después de un rato, R. Moshe consiguió el contacto del médico y llamó al Rebe para que hable con él. El Rebe fue al pasillo, donde estaba el teléfono, y Reb Moshe entró en la sala de estudio para no escuchar la conversación.

R. Moshe relató lo que presenció frente a sus ojos:
En el centro de la mesa del estudio, estaba el Kuntres del Maamar del Frierdiker Rebe, y bajo el mismo un cuaderno que contenía varias anotaciones en puño y letra del Rebe.

A todo su alrededor (del Maamar, en la mesa) había libros de todos los Raboteinu Nesieinu abiertos. Entre ellos también había libros del Baal Shem Tov y del Rab Hamaguid, cerrados.
Luego de que el Rebe terminara la conversación telefónica, se acercó y le dijo a Reb Moshe que iría a visitar a aquel judío enfermo, y le pidió a Reb Moshe que buscara en la biblioteca, que estaba en la habitación, libros de Kabala (mencionados en el Maamar) y los dejara abiertos sobre la mesa.

Cuán fascinante es el hecho de que en estos momentos tan sublimes, el día del primer Hilula y lo que sería la aceptación de Nesiut (liderazgo) del Yud Shvat 5711, mientras preparaba el Maamar del comienzo del Nesiut, nuestro Rebe estaba a su vez dedicándose a "Ahabat Israel" en persona. Este hecho nos recuerda las historias del inmenso 'Ahabat Israel' de nuestros Rebeim, que el Rebe contaría al día siguiente durante el Maamar...

Yud Shvat 5711 - 70 años



jueves, 21 de enero de 2021

¿Quienes son?

Rab Jaim Meir Bukiet fue un Gaon y un Josid, quien se desempeñó como Rosh Yeshivá de la Lubavitcher Yeshiva en Nueva York durante muchos años. Vivía con su familia en East Flatbush, donde también se desempeñaba como Rab de la sinagoga Oneg Shabbos. La siguiente historia fue compartida por su hijo, el rabino Levi Bukiet: Los Bukiet tenían un vecino, que había sido un heimishe jsidishe id en Europa, antes de la guerra. Aunque siempre cordial, nunca mostró interés alguno por Lubavitch. Por lo tanto, fue sorprendente cuando, antes del casamiento de su hijo mayor, le pidió al rabino Bukiet que le consiguiera una audiencia privada con el Rebe. El rabino Bukiet asumió que antes de tal ocasión, tal vez había decididio que valía la pena recurrir a una brajá del Rebe. Pero le resultó curioso que solo solicitara una audiencia para él, sin incluir a su esposa y a los novios, como era la costumbre. Sin embargo, el rabino Bukiet hizo lo que le pidió el hombre y solicitó un yejidus para el individuo, sin hacer preguntas. Al día siguiente del yejidus, el rabino Bukiet se alarmó cuando recibió una impactante llamada telefónica de la Secretaría del Rebe. ¡Le dijeron que el individuo para quien había concertado un yejidus había huido abruptamente de la oficina del Rebe en medio de la conversación! Se le informó además que el hombre había dejado algo, un sobre, cuando se fue, y le estaban pidiendo al rabino Bukiet que se lo entregara. Cuando el rabino Bukiet se acercó a su vecino con el sobre, este se sintió muy avergonzado y estalló en llanto. Explicó que el negocio le había ido muy mal últimamente y que estaba luchando para llegar a fin de mes. Ahora que se acercaba la boda, la carga y la lucha eran abrumadoras. En Europa sabía que en tales situaciones uno se acercaba a diversos Rebes y pediría de su ayuda, y él estaba haciendo lo mismo aquí. Preparó una carta, describiendo su difícil situación, la que presentó a los diversos Rebes que visitó en busca de ayuda. Este hombre tenía tres hijos en ese momento, pero, para hacer su caso más convincente y que suene más urgente, para así asegurar un cheque más grande, se presentaba y describía en su carta (solicitando de ayuda) como el padre de una familia de diez. niños, y en la lista de los nombres de los miembros de su familia, agregó siete nombres ficticios adicionales. Su táctica fue eficaz. Todos los Rebes que visitó expresaron su simpatía y le dieron una suma considerable. Fue por esta razón que había solicitado también un yejidus con el Rebe. Sin embargo, durante su yejidus con el Rebe, cuando entregó su carta, el Rebe la miró y, señalando los últimos siete nombres, preguntó: “¡¿Ver zennen di ale?!”, [“¿Y quiénes son todos estos?”]. Abrumadoramente avergonzado, simplemente no pudo continuar parado ahí frente al Rebe y salió corriendo rápidamente... El Rebe, sin embargo, le pidió al mazkirus que le enviara el sobre, con la donación que el Rebe había preparado para él, ¡que él había dejado allí! Cuando leí [NR: R' Sholom Avtzon] esa historia, me recordó algo que escuché hace algunos años del rabino Nissim Mangel, sheyichye en la parashá de hace unas semanas. Leemos en la Torá que Yaakov Avinu le preguntó a Yosef sobre sus hijos: "Mi Eleh". Todos los comentaristas preguntan: ¿no estuvo estudiando Yaakov con ellos durante los diecisiete años que estuvo en Mitzraim? Entonces, ¿por qué estaba haciendo esa pregunta ahora? Explicó (basado en un Maamar del Frierdiker Rebe), que ahora que Yaakov estaba planeando bendecirlos, se preguntaba: sé que crecieron en la cultura de Mitzraim, que la Torá describe como la peor en la tierra, ¿Acaso esa cultura habrá tenido un efecto negativo en ellos? Bnei Isroel dijeron Naase V’nishma (haremos y luego trataremos de entender). Sin embargo, ese es el poder y la conexión de la Neshamá con Hashem, de cumplir incluso si esté en contra de su entendimiento. Los seres humanos, por naturaleza, sienten que primero tienen que comprender el concepto y luego pueden acatarlo. Por lo tanto, Yaakov preguntó Mi Eile. En hebreo מי se escribe con las dos letras Mem y Yud, que tienen el valor numérico de (40 + 10) cincuenta. Cincuenta representa los 50 niveles de Biná (comprensión). Mientras que אלה - Ele se escribe con una alef, lamed y Hei, que tienen el valor numérico de treinta y seis, que representan los primeros seis Atributos (multiplicados por seis) que aluden a la acción.
Entonces la pregunta de Yaakov fue, ¿[Acaso, tal vez] su מי (intelecto y entendimiento) viene antes y precede a su אלה (acción) [y por lo tanto no merecen ser bendecidos]?
Yosef respondió: Estos son mis hijos que Elokim me dio aquí. א-להים Elokim tiene esas mismas cinco letras. Las primeras tres deletrean אלה -- Eleh y las dos últimas, (reordenando las letras) deletrean מי . Entonces su respuesta era: Sí, mis hijos se criaron aquí en Mitzraim. Sin embargo, los crié en un espíritu de Kabalat Ol, de obedecer a Hashem, incluso si tu intelecto y razón lo cuestione.
Al escuchar eso, Yaakov dijo: Siendo ese el caso, tráemelos para que pueda bendecirlos.

***

Entonces, como dijo el Frierdiker Rebe en una sijá de Purim 5704 (1944), la pregunta de "¿Quiénes somos?" no debe ser respondida simplemente Jasidim de Jabad. Como una continuación a tal afirmación, tenemos que preguntar y entender qué exigieron y esperaban los Rebeim de sus jasidim.
A pesar de que estamos viviendo en este período de oscuridad, nuestros hijos no fueron zoije de estar en un farbrenguen del Rebe, etc., pero sin embargo están conectados con él con un Hiskashrus profundo e interno; en ellos la conexión es quizás incluso más fuerte que la de nosotros, que fuimos zoije de estar en un farbrenguen. O en la terminología jasídica, nuestra conexión está basada en la relación que mantuvimos con el Rebe; esa es una definición de Or HaMemale. Mientras que la conexión de nuestros hijos no se basa en alguna interacción con el Rebe, sino más bien con su esencia, sus enseñanzas y eso es Or HaSoivev o quizás superior.

sábado, 16 de enero de 2021

Maamar Bati Legani 5741 en español

Maamar del Rebe correspondiente y a estudiarse este año, para Yud Shvat 5781, explicando el capítulo 11 del Hemshej del Baal Hahilula, del Rebe Anterior.

Maamar Bati Legani 5741 

BATI LEGANI 5711 en español - Yud Shvat - Maamar Kabalat Hanesiut

BATI LEGANI 5711 EN ESPAÑOL

PRIMER MAAMAR DEL REBE - YUD SHVAT - ASUMIENDO (con el recitado del mismo) EL LIDERAZGO Y SENTANDO LAS BASES DE LA AVODÁ DE NUESTRA GENERACIÓN, ÚLTIMA GENERACIÓN DEL EXILIO Y PRIMERA DE LA GUEULÁ.

Bati Legani 5711 

MAAMARIM EN ESPAÑOL! Vaera 5732 - 24 de Tevet - Editado y corregido por el Rebe

B"H somos testigos de una verdadera difusión de los Manantiales de Jasidut. Un torrente de Jasidut se está volviendo disponible en estos últimos días, con una cantidad de Maamarim (y Shiurim sobre ellos) traducidos por primera vez al español. 

En preparación a Yud Shvat 5781. 70 años del primer Maamar del Rebe asumiendo el liderazgo.


Vaiedaber Elokím 5732