martes, 19 de noviembre de 2019

Un yehudi quiere asumir el yugo de la Torá




Con el cargo de presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Israel, Jaim Cohen era vehementemente antirreligioso en su política, decisiones y conducta. En su condición de Kohen, su matrimonio con una divorciada fue una profanación pública de la Halajá, y su nombre fue desprestigiado en todo el mundo judío.

En 5736 (1975), para sorpresa de sus amigos y familiares, asistió a las Hakafot de Simjat Torá del Rebe. El Rebe lo honró con un un Sefer Torá.

El Sefer Torá que le dieron era uno pesado. Cuando alguien intentó quitárselo, el Rebe exclamó: "¡Un Yehudi quiere aceptar el yugo de la Torá sobre sí mismo!"

Aunque exteriormente nada había cambiado, sus amigos más cercanos notaron una transformación. Les confió sus sentimientos: cómo aquella visita a 770 no lo dejaba en paz.

Poco antes de fallecer, escribió un testamento expresando su deseo de ser enterrado como corresponde acorde a la halajá. Esto dejó realmente sorprendido a todo el país, especialmente entre sus más cercanos, los fervientes círculos de izquierda.

(Bedarkei Hajasidim, página 228)

domingo, 17 de noviembre de 2019

20 de Jeshvan: El Rebe Rashab

Dia del nacimiento del Rebe Rashab (Rab Shalom Dobver Shneersohn, 5to Rebe de Jabad).

Un día especial ((en el cual esta excelsa Neshamá bajó al mundo) para aprovecharlo, y bajo indicaciones del Rebe, aprovechar algún momento de este día para visitar la Yeshiva (que él fundó en Lubavitch,) Tomjei Tmimim la cual establecería las bases para formar a la próxima generación con las herramientas adecuadas para sobreponerse sobre el Galut y traer concretamente la Gueulá Shlemá. 


Una breve anécdota con el Rebe Rashab


En cierto período de tiempo, el encargado y asistente responsable de coordinar los turnos para entrar a Yejidut a lo del Rebe Rashab era el famoso Josid R' Eljonon Marozov (HI"D). Antes de que entrara la próxima persona, ingresaba siempre él primero como para pedir permiso de hacer entrar al próximo en la fila.
Ocurrió cierta vez que el Rebe le dijo a R Eljonon Marozov que dado que no se siente bien, le pidió que no haga entrar a más personas. Allí afuera estaba parado en ese momento un Bojer que insistía, no estaba dispuesto a aceptar que le cancelen su Yejidus, y le decía a R' Eljonon que este Yejidus le es 'Noguea Benefesh!'
R' Eljonon Marozov le contó al Rebe lo que pasaba tal cual, que hay un Bojer que quiere entrar a toda costa y y le urge realmente recibir un Yejidus, y no está dispuesto a ceder bajo ninguna circunstancia. El Rebe aceptó recibirlo. Apenas terminó ese Yejidus, el Rebe le indicó a R' Eljonon Marozov que haga entrar a todos los demás también... (continuando toda la fila)
R' Eljonon estaba sorprendido, cuestionándose: Hace apenas unos minutos me había dicho que no se siente bien, y a duras penas aceptó recibir al Bojer que tanto lo pedía; y ahora le permite la entrada a todo el mundo. Mientras pensaba esto en su mente, el Rebe se dirigió hacia él y le dijo: "Cuando aquel Bojer entró a Yejidus, me revitalizó literalmente (mejaye), me concedió nuevas energías, un nuevo Jayus, por lo que pude continuar con el Yejidus."

Esta anécdota contó R' Volf Gringlas (que la oyó en nombre de R' Peretz Motchkin), y concluía con una poderosa lección: "cuando un Bojer entra a Yejidus*, cuando se vuelve un Mekabel del Rebe, puede entonces ahí influir y repercutir sobre el Rebe mismo!"

*) Luego de anularse el Yejidus particular, en varias ocasiones el Rebe afirmó que un encuentro público (como Yejidus Kloli, o incluso un Farbrenguen, o encontrarse  con el Rebe [visitarlo] en sus Dalet Amot) tiene sin lugar a dudas la misma particularidad que un Yejidus). Así que es posible esto incluso actualmente, en el Ohel, etc.

Carta Semanal del Rebe: Una deslumbrante contradicción




Con la ayuda de Di-s
4 Shvat, 5716 [17 de enero de 1956]
Brooklyn, New York.
Saludo y bendición:

...En respuesta a su carta ... en la que escribe respecto al estado actual de sus asuntos, agregando que "en toda mi vida, nada bueno me ha sucedido", y concluye con una solicitud de bendición para usted, junto a su esposa e hijos 'שי:
Parece que usted no es consciente de la contradicción en su propia carta.
Para un hombre a quien el Creador le ha brindado a su compañera en la vida, y los ha bendecido con hijos, decir que "toda mi vida, el bien me ha eludido" es una ingratitud en la manera más impactante...
Cientos y miles de personas que rezan todos los días para ser bendecidos con hijos y darían todo lo que tienen por un solo hijo o hija, aún no lo han merecido (que Di-s los bendiga con el rápido cumplimiento de los deseos de sus corazones), mientras que usted, que recibió esta bendición (aparentemente sin una sobreabundancia de rezos y pedidos por ella) no reconoce qué tesoro y alegría es esto, escribiéndolo como lo hace en su carta...
No estoy implicando que se supone que uno tenga que luchar para ganarse la vida o no gozar de una salud perfecta. Mi punto es que quizás la razón de su débil salud y sus dificultades para ganarse la vida es su incapacidad absoluta de apreciar la bendición de Di-s para con usted en un asunto mucho más básico que una salud óptima y abundante sustento: la bendición de hijos e hijas que siguen el camino de Di-s. Cuando uno no reconoce el bien explícito otorgado desde Arriba, particularmente cuando la falta de reconocimiento de uno es tan extrema que resulta en declaraciones como las que usted expresa en su carta, ¿es de extrañarse que no se reciban bendiciones de Arriba en los demás asuntos?
Espero que estas pocas líneas sean suficientes para abrir los ojos y ver su situación en su verdadera luz. Y cuando comience a servir a Di-s con una alegría verdadera e interna, seguramente Di-s aumentará Sus bendiciones también con respecto a la salud y el sustento...
Confío en que ya tiene establecido tiempos (fijos) para el estudio de la Torá, tanto en sus enseñanzas exotéricas (la parte revelada y más corriente de la Torá) como en las enseñanzas de Jasidut; en cualquier caso, hágalo a partir de ahora. También sería apropiado revisar sus Tefilín, así como las Mezuzot en su hogar, y separar algunas monedas para caridad cada día de semana antes de la Tefilá.
***

Publicada en Likutei Sijot, vol. XIX p. 523




viernes, 15 de noviembre de 2019

Maise: Una palabra (MILÁ) de persuasión





Los ojos del doctor no predecían un buen augurio. "Estos son sus últimos días", expresó en voz baja y mirando a la familia con lástima. "Les sugiero que le digan adiós a su padre."

No sólo la corta edad del paciente aumentó la abatida atmósfera en la habitación. A los pies de la cama, en las manos de su madre, yacía un joven bebé, de menos de tres semanas. Todos lo miraban con lástima; no conocería a su padre.

Uno de los presentes juntó coraje, se inclinó hacia el oído del enfermo y le preguntó si quería que su hijo tuviera un Brit Milá (circuncisión). El hombre agonizante, que solía trabajar para la Embajada de Francia en Marruecos, respondió negativamente. Los miembros de la familia aceptaron su respuesta y decidieron honrar su voluntad. No pasó mucho tiempo y el enfermo pasó al otro Mundo.

Los días pasaron. El hijo creció y vio las últimas palabras de su padre como su testamento. Creció en un ambiente no judío, sin saber absolutamente nada sobre su pueblo y su religión. Cuando creció se casó con una mujer no judía.

Hace catorce años, el hombre celebró su 60° cumpleaños y decidió dar una visita a Eretz Israel. Después de todo, él es un judío, y sintió un deseo de viajar, pasear por la tierra del pueblo judío.

El hombre llegó a Israel sin un plan organizado de viaje y recorrió varios lugares. Un día estaba vagando por el barrio Sha'arei Jesed de Yerushalaim y vio frente a él un Beit Kneset (sinagoga). Curiosamente, entró.

Una disertación en francés llamó su atención. Vio allí un Rabino dando un Shiur en francés y se sentó. Al final de la charla, se acercó al rabino y habló con él. Entre los puntos que se hablaron, señaló que ya tenía sesenta años y no estaba circuncidado.

"¿Cuál es el problema?", respondió el rabino. "Lo derivaré a ud. a una organización que se especializa en hacer Brit Milá para adultos. Contáctelos y cumpla la Mitzvá!"

El turista rechazó cortésmente la oferta, pero el rabino no renunció a la oportunidad que se le presentó, de llevar a un judío al pacto de Abraham Abinu, y no abandonó los intentos de persuasión.

Así es como el hombre terminó encontrándose frente al experimentado Mohel el Rabino Aharon-Yosef Kramer, director de la organización Brit Avot. Durante una hora y media, el rabino Kramer le explicó el significado del Brit.

Entre líneas, señaló que Am Israel es el "pueblo elegido". El turista respondió con escepticismo: "Los cristianos y los musulmanes también creen que son los elegidos. ¿Por qué debería yo creer que nosotros, los judíos, fuimos elegidos? Además, no quiero ser distinguido, diferenciado de otros pueblos. Mi esposa es musulmana y es tan buena como yo."

La conversación se extendió, surgiendo diferencias de opiniones. De momento en momento parecía que la Mitzvá de Brit Milá se estaba haciendo cada vez mas distante del hombre. Se empecinaba en negarse. El rabino Kramer estaba casi por rendirse y decidió hacer un último intento. Puso su mano sobre su corazón, lo miró directamente a los ojos y le dijo: "Mira, yo soy judío y tú eres judío. Para cumplir esta Mitzvá, te necesito. ¡Por favor, ayúdame a cumplir la Mitzvá!"

El corazón del francés se abrió. Asintió con la cabeza. "Está bien", dijo, "lo pensaré esta noche".

Al día siguiente, a las nueve de la mañana, el hombre lo llamó. Con voz emocionada, anunció su aprobación. Acordaron encontrarse en el centro médico a las once en punto. El rabino Kramer llegó a la hora señalada, esperando a su previsto paciente, pero el hombre no apareció. En el corazón del Mohel le entró la sospecha que el hombre se haya arrepentido a último momento. Salió a la calle y lo vio hablando con un limpiador de calles árabe.

"¿De qué estaban hablando?", El Mohel le preguntó luego algo curioso. "Le conté al árabe que estaba por circuncidarme. Él me animó y me alentó. Ahora estoy más tranquilo, no quería ser diferente a la gente (del pueblo) de mi esposa", respondió el hombre.

En la sala de operaciones, el Mohel le preguntó al hombre qué nombre judío elegiría. El hombre pensó por un momento y respondió: "Quiero que mi nombre sea como el tuyo, Aharon-Yosef, para recordar toda la vida al Mohel que me convenció de circuncidarme."

"¡Así como entró en el pacto (Brit), que así también ingrese a la Torá, a la Jupá y a las buenas acciones!", se oyó la voz del mohel con entusiasmo exclamar.

Al día siguiente, los dos se encontraron de nuevo, y el Mohel le ofreció a Aaron-Yosef que lo acompañara a una Tefilá de Minjá en el barrio de Zijron Moshe. Al final de la Tefilá, el Mohel se subió a la Bimá y declaró: "¡Rabotai (Caballeros)! Este judío fue circuncidado ayer. ¡Vamos a bailar!" Todos los presentes respondieron con gusto, rodearon al turista y celebraron y festejaron con él su ingreso en el pacto de Abraham Abinu. El hombre miraba a todos los Yehudim desconocidos que se alegraban y tomaban parte, con una alegría verdadera, en su honor.

Tres semanas después, antes de regresar a Francia, vino a despedirse del Mohel. Los dos hablaron cordialmente y con emoción, y el francés le dijo: "Desde el Brit, siento que mi vida ha cambiado. Mi enfoque hacia las ideas del judaísmo se han suavizado. ¡Ahora me siento bien y estoy orgulloso con el acto que hice!"

En la víspera de Rosh Hashaná, el Mohel recibe una llamada telefónica de Francia. "Me separé de mi esposa musulmana", le contó con la voz entrecortada el francés, "comencé a ponerme Tefilín y a cuidar Shabat."

Con el tiempo, su afinidad por el judaísmo fue creciendo. Comenzó a estudiar Torá y crecer en la observancia de las Mitzvot. Unos años más tarde, los dos se encontraron nuevamente,  y el Mohel no lograba reconocerlo, ahora portando una barba blanca. Se alegró de anunciarle: "Mi hija ha comenzado un proceso de conversión". En su mano tenía un Tanaj, que ha estado estudiándolo en los últimos años.

Con los años, el hombre continuó manteniéndose en contacto con el Mohel de Israel, e incluso logró convencer a dos de sus amigos judíos para que ingresen también en el pacto de Abraham Abinu.


(Contado directamente de boca del Mohel R' Aharon Yosef Kramer. Sijat Hashabua N° 1714 )


miércoles, 13 de noviembre de 2019

Mashal: "La vida no es lo que muestra la foto"

La vida no es lo que muestra la foto



Una vez reunió el león a sus pequeñas crías, a los cachorros de león y comenzó a hablarles acerca de la grandeza y poderío del león, el Rey de la selva, para educarlos e instruirlos acerca de su fuerza, y les dijo:

"Sepan, hijos míos, que poseen ustedes la sangre y linaje del felino más poderoso, que no hay otro semejante! No hay criatura que pueda contra nosotros, 'cuando el león ruge ¿quién no se estremecerá?'. Sepan, que incluso el ser humano, el hombre, que se cree el más supremo y poderoso, nos tiene miedo y se derrite frente a nuestra presencia. Así que sean fuertes y vayan con coraje y valentía!"

Recibieron los cachorros el mensaje y salieron rumbo al mundo. Llegaron frente a un enorme muro, y vieron sobre la pared la imagen de Shimshon Haguibor destrozando y despedazando a un león.  Se quedaron estremecidos frente a lo que veían, y regresaron preocupados a lo de su padre. "Padre, ¿por qué nos dijiste que el león es el más poderoso? Hemos visto recién la clara imagen de un hombre despedazando un león!" 

El león los calmó y les explicó: "No teman hijos míos; esa misma imagen colgando allí expresa justamente nuestro poderío, nuestra enorme fuerza y calidad! Generalmente el león es el que ataca y termina despedazando a la persona. Una única vez que ha sucedido lo sobrenatural, que el hombre haya vencido frente a un león, quedó tan marcado aquel incidente que decidieron registrarlo en el muro, como recuerdo perpetuo."

(Mashal en nombre del Baal Shem Tob)

***

Lo que muestran las fotos colgando no es la realidad....Más bien debemos buscar la verdadera realidad, tal como la descubrió Abraham Abinu en su búsqueda hasta encontrar al verdadero Creador del Mundo.

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Desafiando el Status Quo #7

Número 7

Ropas de Shabat


“Hay algunos yunguerlait que usaron kapotes en sus jasunes, y sin embargo ahora han dejado de usarlos en Shabat. ¿Por qué es así? ”, le preguntó el Rebe a Reb Leibel Groner a principios de los años 5710 (1950).
Reb Leibel respondió que los yunguerleit no podían cubrir los gastos para un sirtuk.
“Recuerdo”, dijo el Rebe, “de joven, creciendo, en Yekatrinoslav, la gente era muy pobre; uno tenía un parche en el codo derecho, el otro en el codo izquierdo y otro en el pecho. ¡Sin embargo, nunca se le ocurrió a nadie sustituir su ropa de Shabat con un saco corto! Se le debe decir a los Yunguerlait que no hay necesidad de dejarse intimidar por el mundo que los rodea, como siempre fueron los Yehudim (que nunca se han dejado intimidar por el entorno)”.
Reb Leibel comentó: "En Estados Unidos (América), la ropa remendada no se consideraría una ropa de Shabat..."
El Rebe respondió bruscamente: "¿Y la mitad de una prenda se considera Shabes'dik?"

martes, 12 de noviembre de 2019

¿De qué parte sientes que perteneces?



Como es sabido, después de que el Frierdiker Rebe abandonara Rusia, se estableció por primera vez en Riga, Letonia y algunos años después se re-estableció en Polonia. Lo siguiente sucedió cuando estaba en Letonia.

Dos Jasidim de la misma ciudad pudieron llegarse a lo del Rebe, para visitarlo, en Letonia. Cuando el primero entró en la habitación para un yejidus, después de responder las preguntas (y consultas) del hombre y darle una brajá de éxito, el Rebe comenzó a preguntarle acerca del nivel de observancia judía.

La persona respondió: "Boruj Hashem, tenemos un minian, que es bien asistido y hay un shiur de jasidus por la mañana antes del davenen. La mayoría de los judíos en la ciudad no son jasidim, sin embargo, están ansiosos por escuchar un pensamiento o concepto de jasidus. Hay mucho trabajo por hacer, pero estamos progresando."

Al escuchar esto, el Frierdiker Rebe, tomó algunos rublos y se los dio al josid, pidiéndole que lo dejara ser parte de ese maravilloso trabajo.

Cuando salió de la habitación de Yejidus, se encontró con su amigo y le contó que recibió algunos billetes del Rebe por lo que le habia dicho. El amigo respondió: " 'Blanqueaste' la verdad de lo que pasa, si (hubieras sido sincero y) le hubieras dicho la verdad, el Rebe te hubiera dado mucho más."

Efectivamente, lo mismo se repitió cuando entró en la habitación del Rebe para su yejidus. Después de responder a sus preguntas, el Rebe le preguntó respecto a qué estaba sucediendo en su ciudad.

La persona le confesó: "Nuestra ciudad no es similar a los jasídishe pueblos de Rusia; de hecho, las personas que quieren escapar de ese estilo de vida son las que se establecen en nuestra ciudad y alrededores. Tenemos museos, óperas y bares, etc. No es un buen lugar para criar a un niño jasídishe. Sí, hay un minian, pero solo concurre una muy pequeña parte de la comunidad."

El Rebe le agradeció por su informe, sin embargo, por alguna razón no le dio nada a esta segunda persona. ¡Nada de dinero, nada de nada!

La persona se sorprendió y expresó su asombro ante el Rebe. Le dijo: “¿Cómo es que cuando mi amigo 'pintó todo un cuadro color de rosa', el Rebe le dio dinero, pero cuando le dije al Rebe la franca verdad, no me dio nada?"

El Frierdiker Rebe le respondió: ¿Crees que necesitaba que me informaras sobre lo que está sucediendo en tu ciudad? Sé perfectamente lo que está sucediendo en tu ciudad, así como en muchas otras ciudades de Rusia. Sin embargo, quiero saber dónde estás vos, ¿De qué parte de la ciudad eres parte?

***

Esta historia fue relatada hace unos años en un Farbrenguen en el Kinus Hashlujim. Y el mensaje con el que concluyó fue el siguiente:


Sí, está teniendo lugar un Kinus, están sucediendo cosas tremendamente positivas en Lubavitch. Sin embargo, puede que hayan algunas cosas que necesiten mejoras. La pregunta es ¿Dónde está tu enfoque y a qué parte de Lubavitch estás conectado?