AdSense

sábado, 12 de junio de 2021

Guimel Tamuz 5781 - Anécdota y Reflexión #2




Ella acababa de volver en Teshubá, una chica joven americana, de California. Ya estaba estudiando en un seminario (Midrashá) para jóvenes, pero su madre aún no aceptaba su cambio y cada visita a una casa en California se había convertido en una saga de discusiones y altercados entre ellas.

"¡Ya está, corto toda relación con ella!", les dijo a sus amigas, "si ella no me acepta como soy, yo tampoco la aceptaré."

Las amigas le sugirieron: "Esta es una decisión muy fuerte, andá al Rebe, dísela, consultálo con él". Ella accedió.

En la habitación del Rebe, ella con mucho respeto y reverencia le contó al Rebe acerca de la decisión.

Entonces el Rebe hizo algo inusual, comenzó a hablar sobre sí mismo: '¿Estuviste aquí en Shabat? ¿Has visto a los miles que escuchan cada palabra que sale de mi boca? ¿Has notado cómo me respetan? ¿Viste cómo con un gesto todos se ponen a bailar? Seguramente también sabes que cada uno de los jasidim allí, si lo quisiera, lo enviaría a Shlijut a cualquier rincón del mundo, y se iría de inmediato.
"Sí, Rebe, lo vi todo." La joven respondió, sorprendida por las palabras 'imponentes' del Rebe refiriéndose a su persona. 
"Bueno," el Rebe le dijo, "¡estoy dispuesto a renunciar a todo eso, ¡a todo! con tal de poder encontrarme con mi madre Z"L aunque sea una vez. Y vos, puedes tomarte un vuelo a cualquier hora y encontrarte con tu madre, ¿y así renuncias a ese mérito?
Entonces, es un poco difícil para ti. Con la ayuda de Di-s encontrarás el camino correcto, pero ¿renunciar a una madre? ¡No! ¡Definitivamente no!


Moshe Rabeinu hizo algo similar en la parashá de esta semana, Parshat Koraj. Después de que los hombres de Koraj, encabezados por Datan y Aviram, se negaron a ir a recibirlo, Moshé se levantó en toda su gloria, con una condescendencia de honor que hizo que los setenta ancianos lo siguieran. Porque Moshé esperaba que tal vez su grandeza, su honor y majestad hicieran que ellos, el pueblo de Koraj, lo respetaran y aceptaran sentarse y resolver la disputa.

"Y Moshé se levantó y fue a Datán y Abiram, y los ancianos de Israel lo siguieron". No vinieron, a ellos no los ayudó, pero nos enseña que cuando sea necesario, todo debe ponerse sobre la mesa, porque tal vez, tal vez traerá un poco más de paz al mundo.

Este domingo, Guimel Tamuz, marcamos el Yom Hilula del Rebe de Lubavitch, es un día de encuentro interior y contemplación a fin de aprender más de él, adoptar su camino y actitud hacia cada persona. Para algunos de nosotros será un cambio de paradigma real, y para otros, será otro empoderamiento de lo que ya creemos, de una forma u otra, tenemos algo en lo que trabajar.

Reb Zalman Vishetzky

Guimel Tamuz 5781 - Anécdota y reflexión

Por R Sholom Avtzon
La siguiente historia la escuché de Rab Nisim Mangel el Shabat pasado (Sucedió a fines de los '50 cuando él era un Bojer en Tomjei Tmimim en Montreal):

Cuando entré a Yejidus después de Simjat Tora, luego de que el Rebe haya respondido los puntos que escribí en mi tzetel, me dijo que debía comprarme un par de Tefilín de Rabeinu Tam y comenzar a colocármelos. Al regresar a Montreal, le informé al Mashpia, Reb Volf Greenglas (mientras dormía en su casa) de la indicación del Rebe, y también le mencioné que no tenía el dinero para pagarle al sofer para que me los escriba.

Reb Volf no pensó por un momento, sino que inmediatamente dijo: Te prestaré el dinero y me lo devolverás cuando puedas. Mientras tanto, ve a lo del Rabino Silberman y pídele las parshiot, y luego ve del Rabino Schwartz y pídele los batim.

Ambos eran jasidishe yehudim. Solo que el rabino Silberman era simpatizante con Lubavitch y, a pedido, incluso escribía el Ksav del Alter Rebe. Sin embargo, Rab Schwartz era un josid de Satmer y tenía numerosas preguntas y argumentos contra Lubavitch.

Todos los viernes, después de que concluyera el Seder en la Yeshivá, los visitaba para verificar el progreso y los animaba a que lo concluyeran lo más rápido posible.

Todas las semanas, el rabino Schwartz me persuadía hablándome de la grandeza de Satmer y de (lo que él consideraba) las deficiencias de Lubavitch. No obstante yo le respondía y destacaba las cualidades singulares de Lubavitch y de Jasidus Jabad, pero él no quería escuchar.

Un viernes por la tarde, cuando fui a verlo, me dijo: Nisim, me estoy volviendo un Lubavitcher Josid.

Al escuchar eso, estaba seguro de que estaba bromeando o que decidió comenzar a hacer otro tipo de preguntas. Pero le pregunté: Rabino Schwartz, ¿qué pasó?

Él me respondió: la semana pasada, mi Rebe, el Satmer Rov estaba en Toronto y fui a escucharlo. En el Tish, dijo lo siguiente:

"Algunos de mis jasidim se mudaron a Houston, Texas, y Boruj Hashem tuvieron mucho éxito. Entonces me preguntaron si les podía enviar un shoijet allí. Le pagarían muy bien y sería una situación beneficiosa para todas.

Les respondí: ¿cuánto tiempo creen que el shoijet va a ser el único en dejar crecer su barba y peyois? Después de un tiempo, podría comenzar a recortarlas y enrollarlas. ¿Crees que se sentiría cómodo siendo el único que lleva un shtraimel en la calle?

Entonces, porque ustedes quieren ser meticulosos en una Satmer Shejite, ¿debería poner en riesgo la vida de otro judío? No, no puedo aceptar poner a alguien en ese riesgo."

Luego continuó: "puede que pregunten: ¿cómo entonces puede el Lubavitcher Rebe enviar personas a diversas ciudades (de este estilo)? La respuesta es: El Lubavitcher Rebe tiene hombros anchos y puede asumir esa responsabilidad. Yo no puedo asumir tal responsabilidad."

Por lo tanto, continuó el rabino Schwartz, quiero conocerlo al Lubavitcher Rebe. Vino entonces para el farbrenguen de Yud Tes Kislev. 

***

Reb Nisim continuó: ¿por qué es así? ¿Por qué un Lubavitcher puede irse a un desierto y permanecer intacto y otros no lo logran?
Podemos aprenderlo de la parashá.

En el primer Pasuk, Hashem le dice a Moshe: Shelaj lejá, y Rashi explica que significa Ledaatjá, lo que se explica en el sentido de, si quieres enviarlos, te lo permito, infiriendo que Hashem personalmente estaba en contra.

Entonces, la pregunta es si Hashem le estaba informando a Moshe que no está contento con la idea de enviar espías, ¿por qué Moshe sigue adelante con eso?

Sin embargo, de acuerdo con la forma en que el Alter Rebbe explica en Tania, que Daat significa conexión, ya no hay pregunta. Esto es lo que Hashem le estaba diciendo a Moshe. “Debes saber que enviar espías es un campo minado, lleno de peligros. Sin embargo, la única forma de tener éxito es enviando espías que estén conectados (mekushar) contigo. Si están conectados contigo, estarán a salvo. Trágicamente, diez de ellos comenzaron a usar su propia mente y en ese momento se vieron expuestos a los peligros y sucumbieron.

La lección de esto es que nosotros, Jasidei Jabad, tenemos esta habilidad única de hacernos a un lado y conectarnos con el Rebe, y es entonces que podemos ir y conquistar el mundo en su nombre. Como dice el mundo: ¿por qué un logra un Lubavitcher ir a un lugar desolado y permanecer intacto? ¡¡Porque nunca salió de 770!!

***

Todo el mundo pregunta, ¿cómo es posible que diez de las doce personas seleccionadas se hayan equivocado de esa forma?

El Or Hajaim explica que cuando una persona se convierte en mensajero, pierde su propia identidad y asume la identidad de la persona que lo envía.

Los doce espías eran Tzadikim, sin embargo, cuando acudieron en nombre de la petición del pueblo judío, ya no eran ellos mismos, sino mensajeros de la nación. El deseo del pueblo de enviar espías no era puro y bueno y eso influyó en los espías justos para que actuaran de una manera contraria a su propia grandeza y personalidad.

Entonces, si esto puede suceder en forma negativa, cuánto más en positivo. Incluso si un judío no es especial, pero decide convertirse en un mensajero del Rebe, entonces ya no eres tú mismo, una persona normal, sino que asumiste su identidad y puedes entonces lograr cosas tremendas.

Que todos y cada uno de nosotros cumplamos la misión que el Rebe nos encomendó, traer luz al mundo y prepararlo para la llegada del Mashiaj.

28 de Sivan - El milagro del escape del Rebe de Europa y su llegada a América, comienzo de una nueva era en América. Sijá en español

Una nueva Sijá traducida al español en conmemoración de cumplirse los 80 años de la histórica y trascendental fecha del 28 de Sivan 5701.

Sija 28 de Sivan 5746 

domingo, 6 de junio de 2021

Video: Tiempos fijos para estudiar Torá


El pueblo judío es llamado el "Pueblo del Libro." La Torá es una herencia que le pertenece a cada judío por igual, pero debe ser estudiada e internalizada con esfuerzo propio. De manera que fijar tiempos para el estudio de Torá, es más que una inversión, trae paz mental y es un catalizador de bendiciones y éxito en la vida personal y laboral.


Sijá del Rebe a continuación:


Vemos en la naturaleza humana que cuando resuelves de manera decisiva que durante un período determinado de tiempo estarás dedicado por completo a una cosa específica, sea lo que sea, efectivamente puedes tener éxito. Lo mismo aplica respecto al estudio de Torá.

En términos prácticos, tu estudio de Torá debe reflejar una "Torá como profesión." Si suena el teléfono, no contestas; es como contestar en Shabat, Di-s libre. Al momento de estudiar Torá, estás en otro mundo. Entonces, si alguien te distrae, respóndele con el respeto que se merece, asegurándote de no ofender, pero el punto de tu respuesta debe ser que estás estudiando Torá y no importa nada más en este momento aparte de la Torá.