domingo, 20 de octubre de 2019

Maise - Simjat Torá - Simjá Poretz Gueder!





Reb Isroel era uno de los jasidim del Rebe Maharash (Rab Shmuel, el cuarto Rebe de Jabad). El hijo del Reb Isroel se enfermó de gravedad y los médicos estaban desesperanzados, sin creer que haya alguna esperanza de recuperación. Desanimado, Reb Isroel viajó a ver a su Rebe.

Después de un largo viaje, llegó para la festividad de Sucot. Solicitó una audiencia privada para ver al Rebe y solicitar su bendición. El secretario del Rebe le dijo que esto no era posible durante los días del Jag, pero cuando se dio cuenta de que era una cuestión de vida o muerte, hizo una excepción.

Los jasidim solían tener un סימן que generalmente era correcto; cuando el solicitante escribe su pedido en una hoja de papel (un Tzetl), si el Rebe extendía su mano para tomar el papel del jasid, significa que la solicitud de la bendición sería concedida y se cumpliría el deseo del Jasid. Sin embargo, si el Rebe le indicara que coloque el Tzetl sobre la mesa, significaría que el pedido no sería  aceptado ni se concedería la brajá del Rebe.
* *
Reb Isroel entró en la oficina del Rebe y le entregó su Tzetl al Rebe, pero el Rebe le indicó que lo dejara en el escritorio. Reb Isroel entendió el significado de esto e irrumpió en llantos... salió de la oficina del Rebe sintiendo que no había esperanza.
* *
En la noche de Shmini Atzeret, Reb Isroel se encontraba, con el corazón roto y desconsolado, entre los jasidim del Rebe. Estaba triste pensando en lo que estará sucediendo en casa, y no podía concentrarse en la alegría de Simjat Torá. De repente, una voz interior se despertó dentro de él, como diciéndole: "¡Eres un jasid, no permitas que las penas por lo físico afecten la alegría de lo espiritual!" Con esto en mente, puso su tristeza a un costado y se arrojó completamente en la alegría y los bailes de Simjat Torá.
* *
Al concluir el Jag, Reb Isroel entró en la oficina del Rebe para recibir bendiciones para un viaje seguro a casa, pero ni mencionó a su hijo, en lo absoluto.

De repente, el Rebe se volvió hacia él, con los ojos radiantes de alegría y le dice: "La primera vez que entraste, no podía ver ninguna posibilidad de recuperación de tu hijo, sin embargo, a través de tu alegría desenfrenada en Simjat Torá, rompiste el Kitrug (decreto celestial) y tu hijo ahora está en camino, Boruj Hashem, a una completa recuperación."

miércoles, 16 de octubre de 2019

Nueva! DERHER - Tishrei 5780


La Jasidisher Derher publica su nuevo ejemplar, de Tishrei, con un especial de Sukot con el Rebe - Una fascinante descripción de boca de tres Jasidim que vivenciaron y recuerdan los detalles de Sukot con el Rebe. 
Además: La segunda parte de la entrevista a un pilar en la comunidad Jabad Lubavitch de Argentina, Rab Aharon Tawil. Emocionante y vibrante relato acerca de su Shlijus y la constante orientación del Rebe. 
Y muchas notas y enriquecedores Maises, como siempre, en la Derher.

Para pedir su ejemplar impreso, o distribución en su zona, favor contactarse por e-mail: espanol@derher.org 
Disfrute su lectura! A Gut Yom Teb!! 

sábado, 12 de octubre de 2019

Comprando un Etrog Mehudar




Rab Yehuda Clapman contó la siguiente historia:


Un año antes de Sukot, Reb Elye Gross me preguntó si ya había comprado un Etrog.

Cuando le respondí que aún no, me sugirió que vaya a lo de tal persona a comprarle un Etrog, ya que aquel Yehudi simplemente necesita Parnasá.

Yo (un poco bajo compromiso) fui a lo de esta persona a buscar un lindo Etrog.

Miré alrededor por un rato y no pude encontrar ningún Etrog que me agrade.

Mientras allí, otro individuo entra y escoge un Etrog, pregunta cuánto es, paga y se da vuelta para salir.

Me uní a este hombre a la salida con las manos vacías, y  mientras salíamos del negocio me volví hacia él y le pregunté: "¿qué tipo de Etrog pudiste conseguir aquí? Estoy aquí hace un buen rato y no pude encontrar nada razonable."

Él respondió: ¡Para mí un Etrog Mehudar es darle a un judío Parnasa para Yom Tov!

Me quedé muy impresionado con su respuesta.

En Yom Tov nos encontramos en el shul, y en mi curiosidad me puse a ver qué Etrog realmente estaba usando; yo estaba seguro que se compró para él otro Etrog mucho más lindo en otro lugar (ya que contaba con los medios), y que este otro Etrog que lo vi comprar, sólo lo compró para ayudar a ese comerciante en Yom Tov.

Cuando vi el Etroig que estaba usando me quedé asombrado: realmente usaba ese mismo Etrog que presencié cuando lo compró.

Me conmovió tanto lo que acababa de presenciar, que decidí que debía escribirle al Rebe esta hermosa historia de puro Ahavat Israel.

Un poco titubeantemente, fui a la oficina del Rebe y le pregunté al secretario si era lo más adecuado escribirle esta historia al Rebe.

El Mazkir no estaba contento con mi pregunta, y me respondió: "Todos los días el Rebe recibe todo tipo de cartas llenas de negatividad y tristeza, y aquí tienes una hermosa historia de puro Ahavas Isroel que le daría tanto placer al Rebe, y ¿estás dudando en escribir?!"

Capté el mensaje y me dirigí a cierto Yehudi de Crown Heights que tiene una caligrafía hermosa, además de ser un escritor y poeta magistral, le conté la historia, y él procedió a escribirle al Rebe toda una Meguilá, contando la anécdota con poesías y encanto (cánticos); utilizó un papel especial y escribió con unas letras y un estilo magníficos; al terminar fui a la oficina del Rebe para entregarle la carta al Rebe.
En la carta también mencioné que este hombre necesitaba una Refuá Sheleima.

Al día siguiente recibí una llamada del Mazkir del Rebe, dijo: "no tengo una respuesta del Rebe, pero te describiré lo que pasó con tu carta."

"Puse tu carta encima de la pila de cartas que traje al Rebe; yo quería que tu carta fuera la primera carta que el Rebe vea para que pudiera leerla primero, y efectivamente el Rebe tomó tu carta inmediatamente y comenzó a leer; me quede parado cerca de la puerta mirando, esto es lo que vi:

El Rebe comenzó a leer y noté que no la estaba leyendo tan rápido como lo hacía siempre, sino que vi que estaba concentrándose y leyendo tu carta palabra por palabra y línea por línea, y a medida que avanzaba en la lectura de tu carta, línea por línea, vi la sonrisa del Rebe haciéndose cada vez más y más grande!"
"¡Tu carta causó muchísimos Najes al Rebe!"

Que tengamos todos un hermoso Yom Tob de Ajdut
A Gut Yom Tob!

domingo, 6 de octubre de 2019

Maise: Porque es tu hijo




El Rebe de Munkatch, Rabi Jaim Elazar Shapira, conocido por su obra monumental, Minjat Elazar, tenía un nieto, Tzvi Nosson Dovid, que su hija lo tuvo luego de varios años de casada con el Rab Boruj Rabinovitch. Por lo tanto, si bien cada hijo y nieto es precioso, uno por el que rezaste persistentemente durante tantos años, es aún más precioso; y de hecho había un vínculo único y muy especial entre abuelo y nieto.

El pequeño niño disfrutaba del sonido del Shofar y todo el mes de Elul después de que se tocaba el shofar, el joven Tzvi le pedía a su abuelo: "Zeide, por favor, hazlo sonar una vez más."

El Minjas Elozor accedía a la súplica de su nieto, tomaba el shofar y le daba un soplo adicional. Llegó Erev Rosh Hashaná y el pequeño estaba en el shul esperando con anticipación escuchar el sonido del shofar; pero terminó el Davenen y nada... Todos se fueron a prepararse para Yom Tov.

El niño quedó desconcertado, había esperado en silencio todo el davenen para escuchar el shofar y nada. Entonces se apresuró hacia lo de su abuelo y con su sonrisa más grande le pide a su querido abuelo que por favor le toque el shofar.

Su abuelo respondió: "Hoy no tocamos el shofar, pero mañana lo tocaremos muchas veces."

"¡Pero hoy quiero escucharlo!", suplica.

"Sí, lo entiendo," respondió el Minjas Elozor, "pero hoy no tocamos el shofar."

El joven está confundido y molesto y comienza a llorar y patalear, "¡quiero escuchar el shofar!"

Al ver que el niño llora sin cesar, el Minjas Elozor decidió tocarlo por una vez.

Al escuchar el sonido del shofar, el niño dejó de llorar, le agradeció a su zeide y siguió su camino.

Al día siguiente, antes de que se tocara el shofar, el Minjas Elozor se levantó para decir algunas palabras como era su costumbre. Y dijo: “Ribono Shel Olam,  debo confesar, ayer pequé. Está escrito en el Shuljan Aruj que uno no debe tocar el shofar el día víspera de Rosh Hashaná. Sin embargo, mi precioso nieto insistió continuamente y persistió por que lo tocara, hasta que comenzó a llorar, así que me di por vencido. ¿Cómo puede rechazar uno la súplica de su querido hijo?"

Ahogado de dolor, el Munkatcher exclamó: “Entonces, Hashem, me dirijo a Ti. Tal vez según el juicio y las cuentas que tengas frente a Ti, la ley establece que no seamos dignos y merecedores de que toques el Gran Shofar. Sin embargo, Tus hijos que Te son tan queridos están suplicando continuamente que toques ese Shofar. ¿Cómo puede Nuestro Abinu Shebashamaim rechazar la súplica y ruego de Su amado hijo?!"


Que su súplica y grito sean aceptados y que tengamos el mérito de la llegada de Moshiaj rápidamente en nuestros días.



sábado, 5 de octubre de 2019

Cartas del Rebe a todo Am Israel - Rosh Hashaná y Yom Kipur







jueves, 3 de octubre de 2019

Marcha de Tashlij


Reb Zalman Posner relata:


Sucedió en Rosh Hashana 5702 (1941), apenas unos meses después de que el Rebe llegara a Estados Unidos. Estábamos parados allí, decenas de jasidim, listos para caminar hasta Prospect Park para realizar tashlij.
El Rebe, entonces el yerno más joven (del Frierdiker Rebe), dijo: "¡Esta no es manera de caminar a Tashlij!"
Nos dividió a todos en dos largas filas, gente mayor y jóvenes, y nos incentivó a cantar, dirigiendo los cantos. Así marchamos por la avenida, cantando Idishe canciones, mostrando orgullo a miles de curiosos que nos miraban al pasar.
Al año siguiente, ya era todo un minhag. Cuando regresábamos, un hombre anciano con la cabeza descubierta se apresuró hacia mí y señalando su corazón me dice: “Sabes, aquí tengo una chispa de Idishkait. Cuando escuché el canto, ¡hurra, hurra!, esa chispa se encendió, ¡estalló en llamas!
Ese fue el primer moifes que vi del Rebe.

(Kfar Jabad número 1000)

Rebe haciendo Tashlij. Fotografía poco conocida e insólita, tomada por un no-judío.

jueves, 26 de septiembre de 2019

La fuerza de un Shofar en el momento y en el lugar precisos - ¡Anécdota reciente y emocionante!

Esta anécdota fue enviada por un lector, exclusivo para JasidiNews, para compartirla con el público.
Le agradecemos muchísimo y le deseamos que el compartir esta emocionante historia, (y los efectos positivos que produzca,) le traigan a él y su familia todo lo bueno (salud, hijos y sustento en amplitud), material y espiritualmente. 

***

Mi nombre es Iosi R. Quería compartirles una linda anécdota que me sucedió el año pasado. Hace exactamente un año, en Rosh Hashaná.

Soy argentino. Hace unos tres años que resido en Israel. No soy religioso pero si tradicionalista. Me casé aquí hace casi un año. Respecto a la familia de mi esposa (y su enfoque de lo religioso), no ven con ojos simpáticos al mundo religioso en sus vidas, para decirlo de alguna manera.

Era Rosh Hashaná del año pasado (2018). La noche de Rosh hashaná lo pasé de mi suegra. En la mesa comenté que tengo mi Shofar; que sé tocar muy bien, contando que en el pasado había incluso sido baal tokea en cierta oportunidad en algún Beit Hakneset para Rosh Hashaná.
Mi suegra y su familia, todos los años, se juntan para el almuerzo de Rosh Hashaná en la casa de unos consuegros suyos. Y al comentarle aquella noche de Rosh Hashaná que yo tocaba el Shofar, ofrecí tocar el shofar al día siguiente en la casa de sus consuegros. Mi cuñada y mi suegra me negaron con la cabeza, y me dijeron que no querían 'cosas religiosas' en la casa de su familia; que ellos tampoco 'cumplen nada' y que lo pueden tomar mal.

Yo me crié en Jabad y, si bien hoy no soy religioso, la fuerza y el ímpetu del Rebe es algo que sigue y se mantiene en cada uno de nosotros. Es como una fuerza de la cual no te podés desarraigar del todo de él. Estés donde estés. Hagas lo que hagas. El Rebe siempre está.

Al otro día y desobedeciendo los rotundos NO, tanto de mi suegra como de mi cuñada, decidí llevar conmigo el Shofar para la ocasión. Llegamos a la casa de los consuegros de mi suegra. Habían varias  mesas largas separadas y unas 40 personas entre niños y adultos.
Cuando todos ya tomaron asiento y reinaba el silencio, el dueño de casa tiene la costumbre de decir unas palabras lindas y dar comienzo al almuerzo. Ahí es donde tomé coraje, me paré y me vi diciéndole al dueño de casa, (bajo la fría y penetrante mirada de mi suegra hacia mi...) muy despacito y casi susurrándole al oido: "Tengo conmigo el Shofar. ¿Podría, este, este…to-tocarlo para todos?
(Téngase en cuenta que todas esas cuarenta persona presentes, ninguno asiste al Shil ni escucha el Shofar en Rosh Hashaná. Para la gran mayoría, era la primera vez que oirían el sonido del Shofar en sus vidas.)

El dueño de casa se me queda mirando por unos instantes, luego me sonríe. Dice unas lindas palabras acerca de Rosh Hashaná y el encuentro familiar y luego me presenta ante todos. Con alegría le hice decir las Berajot y le pedi a Di-s y al Rebe que me iluminaran y pudiera tocar con toda la kavaná y corazón del mundo. Como quien dice 'dejé todo en la cancha". Debo destacar que reinó un profundo silencio durante todo el momento que duró el toque del Shofar. Hasta los bebés no emitieron sonido alguno. Todos escuchando con fervor y entusiasmo. Fue un momento tan especial y tan lindo que el dueño de casa me felicitó y me dijo, delante de todos:

"DECLARO QUE DE AQUÍ EN ADELANTE, TODOS LOS AÑOS IOSI VIENE A TOCARNOS EL SHOFAR, TODOS LOS ROSH HASHANÁ!"

Como mencioné, había bastante gente presente y las mesas bien distribuidas. A mí me tocó sentarme, a mi costado derecho junto a mi esposa, y a mi lado izquierdo una mujer que no conocía, una mujer joven con su  marido a su lado. La ubicación fue mera casualidad, nos tocó sentarnos en esa mesa especifica ya que fuimos de los últimos en llegar y no había un lugar especifico para sentarse. Me dispongo, por lo tanto, a volver a mi lugar luego de haber tocado el Shofar. Veo a la joven sentada a mi lado izquierdo, con sus ojos llenos de lágrimas; y sus palabras fueron las siguientes:

"Mi marido no es judío y yo tengo muy lindos recuerdos de pequeña, de mi padre llevándome al Templo para hacerme escuchar el Shofar. Hoy en día estoy casada y en mi casa no practicamos absolutamente nada de judaísmo. Pero anoche, le comenté a mi marido que para hoy, durante el día de Rosh Hashana sentía un deseo muy fuerte, quería mucho ir a escuchar el Shofar a algún Beit HaKneset. Mi marido no es judío así que se negó rotundamente. Ayer a la noche me fui a la cama llorando y pidiéndole a Di-s poder escuchar el Shofar al día siguiente. Yo no pensaba venir aquí hoy pero decidimos hacerlo ya que mi tía, que está aquí, nos convenció a último momento. ¡Y aquí apareciste! Di-s escuchó mi pedido, mi Tefilá, y pude escuchar el tan ansiado Shofar en Rosh Hashaná, se me puso la piel de gallina, estoy toda sobresaltada (temblando), pero totalmente emocionada y agradecida."
Al escuchar sus palabras yo también me quebré por completo, todo emocionado y conmovido. Dos Neshamot que no se conocen, en un Moshab distante por allí en Eretz Israel, con lágrimas de emoción mutuas y recíprocas, por lo que nos une: Nuestra Tradición, nuestras Mitzvot.

Este año (2019), a una semana de Rosh Hashaná, viene mi suegra y me pregunta: "¿Donde está tu Shofar? Mira que tenés que tocarlo para toda mi familia en el almuerzo de Rosh Hashaná! No paran de mandarme mensajes que tu yerno tiene que venir si o si a tocarnos el Shofar a todos!
Le sonrío con gratitud y le digo: "Por supuesto, siempre listos!!"

***

Varias moralejas y mensajes inspiradores se pueden rescatar de esta anécdota reciente.

Pero un punto a tener en cuenta: todos y cada uno de nosotros somos, y podemos serlo, representantes de Di-s, cuando de Arriba disponen nuestros pasos y nos hacen llegar a diversas situaciones, lugares donde podemos generar allí una influencia, una ayuda, un acto de bien hacia los demás. Repercutir. Para bien. Para eso estamos allí.

Eso mismo nos despierta y nos reconforta, nosotros mismos salimos inspirados y renovados. Es gratificante.


Un Shaná Tobá Umetuká. Bueno y dulce. Bueno, al ayudar en el momento y lugar justo. Dulce, porque ese acto de bien, esa Mitzvá, genera una tremenda dulzura que se puede percibir de forma palpable.  



martes, 24 de septiembre de 2019

R’ Hershel Sandhaus A"H


R’ Tzvi Elimelej (Hershel) Sandhaus, uno de los pilares de la comunidad de Jabad en Argentina, falleció el martes 24 de Elul, 5779.

Tenía 95 años. BD"H. והקיצו ורננו שוכני עפר במהרה בימינו

R ’Hershel y su esposa Zissel eran conocidos en la comunidad de Jabad en Argentina por su hogar abierto y acogedor y su amabilidad. La gente local eran bien recibidos en su mesa de Shabat y los visitantes a la Argentina recibían un lugar allí para quedarse.

Después del fallecimiento de la Sra. Sandhaus en 5776, su esposo se mudó a Crown Heights.

[Deja atrás a] Sus hijos: R' Sruli Sandhaus - Crown Heights, la Sra. Tzippy Levertov - Phoenix, Arizona y la Sra. Deby Rosenfeld, Zurich, Suiza.

[Precedido en fallecimiento por su hijo Yosel Sandhaus A"H y su esposa Zisel A"H.]


***


Encuentros y Kesher con el Rebe - Parte 1 - Fotos






















Un puñado de velas



Por el Rab Shlomo Yosef Zevin, para chabad.org

En su juventud, el famoso jasid Reb Yejiel Mijel Zlotchever vivía en cierta ciudad, donde se sentaba y estudiaba todo el día en el Beis Midrash local.

En ese pueblo vivía un simple judío que se ganaba la vida transportando viajeros y mercancías en su carreta. Un día, el carretero llegó al Rav local en un estado de gran angustia. "¡Ayúdeme, Rebe!", Lloraba. “He cometido un pecado terrible. He profanado el sagrado Shabat. ¿Cómo puedo expiar mi transgresión?"

“¿Cómo sucedió esto?”, Preguntó el Rav.

"El viernes pasado", explicó el hombre, "regresaba del mercado con la carreta cargada de mercancías cuando me perdí en el bosque. Cuando llegué a las afueras de la ciudad, el sol ya se había puesto. Estaba tan preocupado por la mercancía, que ni me di cuenta de que se había hecho Shabat sólo hasta un rato después, cuando ya era demasiado tarde... "

Al ver cuán destrozado se sentía el hombre, el rav lo consoló y dijo: “Hijo mío, las puertas de la Teshuvá nunca se cierran. Dona un puñado de velas al shul y tu transgresión será perdonada."

El joven prodigio, Reb Mijel, escuchaba esta conversación y se sintió disgustado por el enfoque del rav. “¿Un puñado de velas para expiar por violar el Shabat?” Pensó para sí mismo. “Shabat es uno de las mitzvot más importantes de la Torá. ¿Por qué el Rav trata el asunto tan a la ligera?"

Ese viernes por la tarde, el carretero llevó las velas al Shul. Mientras Reb Mijel miraba con desaprobación desde su mesa contra la pared del fondo, el hombre las colocó en el atril para que el shamash las encendiera. Pero esto no fue lo que sucedió. Antes de que llegara el shamash, un perro callejero se metió, se llevó las velas y se las comió.

El angustiado penitente corrió para informarle del incidente al Rav. "¡Ay de mí!", Lloraba. “¡Mi teshuvá ha sido rechazada en el cielo! ¡¿Qué debo hacer?!"

"Estás haciendo demasiado drama del asunto", lo tranquilizó nuevamente el Rav. "Estas cosas suceden, no hay razón para deducir que Hashem está rechazando tu teshuvá. Trae otro puñado de velas al shul la próxima semana, y todo estará bien."

Pero cuando el shamash encendió las velas el siguiente viernes por la tarde, se derritieron inexplicablemente, de modo que para cuando comenzó el Shabat, no quedaba nada de ellas. Y en su tercer intento en la semana siguiente, un fuerte viento apagó las velas justo cuando comenzaba Shabat y ya no fue posible volver a encenderlas.

El Rav también se dio cuenta de que algo andaba mal y le aconsejó al carretero que vaya a buscar el consejo del Baal Shem Tov.

"Hmm ...", dijo el Baal Shem Tov, al escuchar la historia del hombre. “Parece que cierto joven erudito en tu ciudad pone reparos (considera deficiente) el procedimiento de teshuvá que el Rav te ha indicado. No importa. La próxima semana, dona otro puñado de velas al shul. Esta vez, te prometo que todo estará bien. Y dile a Reb Mijel que me honraría si pudiera molestarse en venir a visitarme."

Reb Mijel no perdió tiempo en cumplir con la solicitud de Baal Shem Tov. Pero apenas él y su cochero emprendieron viaje se encontraron con todo tipo de problemas durante su viaje. Primero, el carro cayó en una zanja. Luego, una rueda se rompió a varios kilómetros del pueblo más cercano. Después de lo cual se perdieron por completo en el camino.

Cuando finalmente encontraron el camino a Mezibuzh, ya era bien entrada la tarde del viernes y el sol estaba a punto de ponerse. Se vieron obligados a abandonar el carro y continuar a pie.

Reb Mijel llegó a la puerta del Baal Shem Tov instantes previos al comienzo del Shabat, cansado y traumatizado por su casi violación del sagrado día. "Gut Shabes, Reb Mijel", lo saludó el Baal Shem Tov, "entra y caliéntate junto al fuego."

“Tú, Reb Mijel, nunca has probado el pecado, por lo que no comprendiste el remordimiento que siente un judío al haber transgredido la voluntad de su Abinu Shebashamaim (Padre Celestial). Confío en que ahora entiendes algo de la agonía que experimentó nuestro amigo. Créeme, su remordimiento solo ya hizo más que expiar su transgresión involuntaria...

lunes, 23 de septiembre de 2019

Maise: Aprovechando la Oportunidad

Un mendigo corriendo junto al carruaje del King George Quinto


Por Rab Sholom DovBer Avtzon

Recibí la siguiente historia la semana pasada y decidí compartirla con todos nuestros lectores. Relatada en nombre del Rab Itzjak Tuvia Waiss shlit'a, el Av Beit Din de Eida Hajareidit en Yerushalaim.
Esta historia se escribe en primera persona, como si el rabino Waiss estuviera hablando.

En 1939, unos meses antes de mi bar mitzvá, los rumores de la Segunda Guerra Mundial eran sentidos por todos en mi pueblo. Sin embargo, los líderes de la comunidad no estaban seguros de si los rumores y murmullos eran completamente ciertos y qué curso de acción debería tomarse. Así que, un día, el líder de la comunidad me pidió que fuera a la ciudad de Pressburg, que estaba a cuatro kilómetros de distancia, y le preguntara al jefe de la comunidad (el Rosh Hakahal), qué debíamos hacer.

Me apresuré y el Rosh Hakahal respondió, "Diles que es peor de lo que imaginan. Quien pueda escapar que lo haga lo antes posible. No esperen para salvar su dinero o negocio, sálvense ustedes y sus familias. ¡Es más que peligroso!"

Luego, mirándome, me dijo: Inglaterra aceptó que enviemos mil menores no acompañados, menores de diecisiete años. El problema es que hay muchos más niños que esa cantidad. ¡Así que no sé cómo elegir a quién salvar, cada niño y persona merece ser salvado!

Pero Tuvia, tú has encontrado gracia en mis ojos, y te voy a dar una de esos codiciados boletos. Ahora vé a casa e infórmale al Rov y a los líderes de la terrible situación y regresa aquí ya que el transporte partirá en unos días.

Cuando volví a mi ciudad, inmediatamente informé al Rov y a los líderes lo que me comunicó el líder de Pressburg, y luego me fui a casa. Les informé a mis padres de lo que pasaba y empaqué mis pocas pertenencias. Mi padre me dijo que mis tefilín aún no estarían listos, pero quiere darme algo para mi bar mitzvá y me dio un Kitzur Shuljan Aruj (código de la ley judía). Lo estudié durante varias semanas hasta saberlo con fluidez.

Viajé en el transporte, y una amable persona me aceptó en su casa. Unas semanas después de que el transporte llegó a Inglaterra, recibí de mis padres un par de Tefilín. Lamentablemente esa fue la última comunicación que tuve con mis padres, antes de que fueran asesinados Al Kidush Hashem, HI”D.

Después de estar en Inglaterra por un tiempo, el King George el 6°, quería ver a los mil niños que vinieron en aquel transporte y de quienes Inglaterra se había responsabilizado. (En total, Inglaterra trajo cerca de diez mil niños). Se fijó una fecha y los mil niños se pararon firmes en dos largas filas a ambos lados del camino.

Cuando llegó el carruaje todos saludamos y expresamos nuestro agradecimiento, mientras comenzó a conducir muy lentamente, para que el Rey pudiera ver a cada niño.

De repente, un niño rompió filas y salió corriendo hacia el carruaje. Sin embargo, antes de que pudiera alcanzarlo, la seguridad lo detuvo. Pero el rey advirtió lo que había sucedido y le ordenó al carruaje que se detuviera y que el joven fuera traído a él.

Cuando entró en el carruaje, el rey George le preguntó: "Muchachito, ¿qué querías decirme?"

El niño respondió: 'en nombre de todos los niños que ya ha salvado y los que salvará. Quiero agradecerle a usted y a este maravilloso país por su tremenda amabilidad.'

'Sin embargo, al mismo tiempo hay un vacío en mi corazón. ¿Cómo puedo realmente estar feliz y regocijarme cuando soy consciente del terrible destino que les espera a mis queridos padres y a mis queridos hermanos? Siento que la amabilidad no está completa, hasta que ellos también se salven.'

El rey George respondió con una pregunta: "¿De qué ciudad vienes?"

Después de que el niño respondió, el rey le dio las gracias y su encuentro finalizó.

Dos semanas después, la familia llegó sana y salva a Inglaterra. Evidentemente, el rey actuó a pedido del niño e instruyó a los representantes de Inglaterra para que los trajeran a salvo.

Reb Tuvia continuó, "si el niño hubiera tratado de hablar con el rey en el Palacio de Buckingham, ¿cuáles son las posibilidades de que haya logrado pasar todos los niveles de seguridad y poder hablar con el Rey?

¡Absolutamente cero!

¿Qué posibilidades hay de que el Rey se haya dado cuenta de que estaba tratando de hablar con él?

¡De nuevo la respuesta es cero!

Sin embargo, cuando el rey viajaba en su carruaje, estuvo accesible. Y porque ese niño aprovechó la oportunidad, toda su familia se salvó.

Reb Tuvia Weiss Shlit"a, concluyó, 'y eso de trata Jodesh Elul, "El rey está en el campo", y cada uno de nosotros debería aprovechar el momento y suplicarle a Hashem Itbarej, por todo lo bueno, para nosotros, para nuestra familia y amigos y, de hecho, para todo el pueblo judío y el mundo.

Que todas sus tefilot sean aceptadas, ketivá v’jatimá tobá lshaná tobá umetuká.

domingo, 22 de septiembre de 2019

Familia bendecida con un hijo después de 14 años, gracias a un Vino del Rebe

Una pareja judía de Argentina, en sus 50 años, que fue bendecida con su primer hijo atribuyen el milagro al vino del Rebe. Y no son los primeros.


Por COLlive

Elul 5779 (Septiembre 2019).

"...y derramaré sobre ustedes bendición."

El reciente nacimiento de un bebé a una pareja en Argentina está siendo atribuido a haber tomado del vino bendecido por el Rebe.

Moishe y Nejama Szusterman son miembros de la comunidad judía en Buenos Aires. Se casaron hace 14 años y han estado desde entonces anhelando tener hijos, pero sin éxito.

Debido a su edad, él tiene 54 años y ella 50, los médicos ya se mostraban renuentes en brindarles tratamientos de fertilidad. Miembros de la familia y amigos continuaban, sin embargo, mencionándolos en sus Tefilot.

La Sra. Beila Baumgarten, una Shlujá de Jabad en Buenos Aires, estando muy consciente de la angustia de esta pareja, fue que escuchó acerca del vino bendecido por el Rebe que está en posesión de la Sra. Jani Lipsker, una Shlujá colega en Bal Harbour, Florida.

La Sra. Lipsker y su esposo, el rabino Sholom Ber Lipskar, le habían pedido al Rebe una bendición para más niños después de tener una única hija, Devorah Leah.

“¡El Rebe nos bendijo que habría hijos e hijas!”, mencionó. "Después de varios años, fuimos Boruj Hashem bendecidos con un hijo Shneur Zalman."

"Después de varios años, recibí este Vino del Rebe de un amigo e inmediatamente creé un protocolo con instrucciones específicas aprobadas por el mazkirus", dijo, refiriéndose a la oficina del Rebe.

La Sra. Lipsker dijo: "Creí firmemente y de todo corazón que las bendiciones del Rebe para nosotros con respecto a 'hijos e hijas' se materializarían a través de este vino especial bendecido."

Después de enterarse de este vino, los Baumgarten's se pusieron en contacto con los Lipskers y les pidieron que trajeran un poco del vino a Argentina. Luego se le dio a los Szusterman's para beber.

Poco después, fueron bendecidos con su primer hijo, que los miembros de la comunidad ya lo llaman "un bebé milagroso", le dijeron a COLlive.

La Sra. Lipsker dijo que, sumando el bebé de los Szusterman's, "hasta la fecha hay 76 bebés (que yo sepa), y esperemos más, que nacieron de las brajot especiales de nuestro Rebe después de beber el vino".



Imagen Ilustrativa. El Rebe distribuyendo una botella de Lejaim a un Josid

jueves, 19 de septiembre de 2019

El consejo que cambió la vida de un niño revoltoso

Rab Shmuel Jeifer

Cuando una escuela estaba a punto de expulsar a un alumno problemático, un maestro le escribió al Rebe y recibió consejos inesperados.

Por Dovid Zaklikowski para COLlive y Hasidic Archives


La carrera docente del rabino Shmuel Jeifer comenzó en Marruecos, donde conoció a los primeros Shlujim de Jabad en el país, quienes lo introdujeron al Rebe. A su regreso a Israel en 1957, el Rebe le aconsejó que continuara enseñando, y consiguió un trabajo en la escuela Nejalim Bnei Akiva.

Entre los alumnos de la escuela había un niño que venía de un hogar destrozado. El padre del niño estaba mentalmente inestable, y el niño a menudo armaba un drama en la clase, creando tanto caos que eventualmente el equipo docente resolvió expulsarlo.

El rabino Jeifer, sin embargo, se sintió incómodo con la decisión y le escribió al Rebe pidiéndole una bendición por el alumno.

Expulsar al niño no era la solución, el Rebe respondió en la primavera de 1959. Por el contrario, el Rebe dijo, deberían darle al niño una posición/cargo de liderazgo.

"Por ejemplo, póngalo a cargo de las reuniones/Peulot de Shabat para los niños más pequeños", aconsejó el Rebe. Hacer que los niños pequeños lo escuchen, le presten atención y sigan sus instrucciones mejoraría su autoestima, escribió el Rebe, y su propio mal comportamiento naturalmente "se quedaría a un costado".

Entendiendo que tal vez ni existieran tales encuentros/Peulot en la ciudad, el Rebe les aconsejó que organizaran una específicamente para que el niño pudiera dirigirla.

En respuesta al pedido del rabino Jeifer de que rezara por el alumno, el Rebe escribió: "Cuando haces cosas [para remediar la situación] en un curso natural, esto genera un recipiente para recibir las bendiciones de Di-s, que están por encima de la naturaleza".

El consejo del Rebe se llevó a cabo. El comportamiento del estudiante mejoró dramáticamente, y se graduó de la escuela mientras servía simultáneamente como Madrij (coordinador) en varios programas para jóvenes. El rabino Jeifer concluye la anécdota diciendo que ese joven se convirtió más tarde en el director de una escuela.

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Jai Elul: Trayendo Jayus al mes de Elul



Durante generaciones, la fecha de Jai Elul como un día propicio y especial era desconocida por los Jasidim; más bien, solo la conocían los Rebeim. En Jai Elul 5700/1940, el Frierdiker Rebe mencionó que había recibido b’kabala de su padre y su padre de su padre, y así sucesivamente, que este era el día en que nacieron 'las dos grandes luminarias': El Baal Shem Tov en el año נחת Najas = 5458/1698, y el Rebe Alter en el año קהת Kehot  = 5505/1745.

A partir de ese momento, desde que se supo que Jai Elul es el día del nacimiento de las dos luminarias, Jai Elul se ha convertido en un día de farbrenguen, contando Jasidishe historias y fortaleciendo los caminos de Jasidus en general, y Ahavat Israel en particular, asumiendo nuevas hajlatot respecto a dedicar un tiempo para estudiar Torá - nigle y jasidus.

El jeshbon tzedek que se hace durante el mes de Elul cobra más importaמcia durante los últimos 12 días del mes, donde cada uno de esos doce días corresponde a un mes del año, con Jai Elul correspondiendo a Tishrei, el 19 de Elul a MarJeshvan, y así sucesivamente.

Hasta el año 5731/1971, el Rebe solo hacía Farbrenguen en Jai Elul cuando caía en Shabat. A partir de ese año y en adelante, hacía farbrenguen cada año, hasta 5748/1988, y en aquel farbrengen generalmente también había un Maamar. Después de ese año, generalmente había una sijá en ese día.

En el minian del Rebe, si no estaba presente un joson (novio), generalmente decían tajanun. Cuando el Rebe fue interrogado respecto a si se dice tajanun en este día, respondió: No decir (en un día así) tajanun es una cuestión de herguesh (sentimiento), y sobre sentimientos, uno no pregunta, ya que eso (ya el hecho de preguntar) es una señal de que falta en el sentimiento.

El Rebe Rashab y el Frierdiker Rebe decían "Gut Yom Tov" en este día. En Jai Elul, 5712/1952, el Rebe finalizó el farbrengen diciendo que el Frierdiker Rebe y el Rebe Rashab deseaban a los demás un Gut Yom Tov en este día, y luego el mismo Rebe anunció "¡Gut Yom Tov!"

lunes, 16 de septiembre de 2019

Una Jasidishe escuela


Una observación (para tener en cuenta) del Rebe: Al buscar la mejor educación (para nuestros hijos), podríamos sentirnos atraídos por la presentación profesional. Pero lo que realmente importa en Jinuj son las cualidades internas del educador.


Un padre le escribió al Rebe pidiéndole consejo sobre adónde enviar a su hija al preescolar.

En su área había dos escuelas. Uno no era una Jasídishe escuela y tenía clases mixtas. Esa escuela estaba bien establecida, con maestras experimentadas y profesionales. La otra opción era un preescolar recién inaugurado, manejado por jasídishe idn; sin embargo, los maestros no tenían mucha experiencia y la escuela estaba algo desorganizada.

El Rebe respondió:

Está claro que su hija debe ser educada en el preescolar jasídishe, y es sorprendente que surja (siquiera) alguna duda (al respecto).

Más allá de las herramientas que se utilizan para garantizar el éxito en la educación de un niño, debemos darnos cuenta de que el éxito reside en auténtico idishkait.

domingo, 15 de septiembre de 2019

El pago al Shadjan - Anécdotas con el Rebe



Reb Nisan Mindel, el antiguo escritor y secretario del Rebe, estaba casando a su hija con Reb Sholom Ber Shapiro. El día de la jupá, el Rebe se acercó a Reb Nissan y le preguntó si ya le habían pagado al shadjan. Cuando Reb Nisan respondió que no lo había hecho, el Rebe le ordenó que "se asegurara de esto antes de la jupá".

Reb Leibel Groner recuerda un incidente similar: “Recuerdo que el Rebe una vez le dijo a una persona una hora antes de la jupá que se asegurara de que se le pagara al shadjan. O al menos que lo llamen y le avisen que el cheque o el efectivo estaban listos, esperándolo, para cuando quisiera recogerlo.” 

* * *

Había una pareja que no tenían hijos, durante diez años. Siguiendo el consejo de un amigo, le escribieron al Rebe. El Rebe les indicó que aclararan si habían herido los sentimientos de alguien al momento de su matrimonio. Luego de una minuciosa investigación, se enteraron de que una mujer que había estado algo involucrada en su shiduj había estando esperando una paga y nunca la recibió. Una vez que se resolvió el asunto, la pareja fue bendecida con cuatro hijos.

(Teshurá Levitin, Shvat 5763).

sábado, 14 de septiembre de 2019

15 de Elul 5779 - 122 años de Tomjei Tmimim


15 de Elul - Este día marca el aniversario de la fundación de la Yeshiva Tomjei Tmimim, la Yeshiva central de Lubavitch, en el año 5657 (1897). El estudio concreto de Nigle y Jasidut comenzó el 18 de Elul de aquel año.

En honor a la fecha, presentamos aquí la famosa Sijá del Rebe Rashab dirigida a los alumnos de Tomjei Tmimim, en la cena de Simjat Tora 5661 (1900), al cumplirse tres años de la fundación de la Yeshiva Tomjei Tmimim. Traducida al español (publicada en su momento en un Kovetz Haores de la Yeshiva de Bs As)


viernes, 13 de septiembre de 2019

Carta Semanal del Rebe: Propagar la riqueza (espiritual)


Con la ayuda de Di-s
18 de Elul, 5710 [31 de agosto de 1950]
Brooklyn, N. Y.
Queridos hermanos, Di-s los bendiga a todos:
    Encontrándonos en el umbral de un Nuevo Año, cada uno de nosotros, hombres y mujeres, hacemos una pausa para elaborar un balance introspectivo de los registros (lo sucedido durante) el último año. Resolvemos y nos proponemos mejorar, y rezamos por un feliz año, material y espiritualmente.
    Nuestros Sabios dicen que el dar Tzedaká (caridad) a los necesitados abre el camino para que nuestras plegarias (sean oídas y) traigan buena salud, prosperidad y felicidad. 
    El hombre está compuesto de un cuerpo y un alma. Y así como existe una pobreza material (lo que respecta a comida, ropa y un techo), así también hay pobreza espiritual, donde la deficiencia está en las cosas espirituales: conocimiento de Torá, observancia de las Mitzvot y la práctica de buenas obras.
    Dijeron nuestros Sabios: "¿Cómo debemos entender las palabras del profeta: 'Cuando veas a un hombre pobre, vístelo'? Ciertamente también en este sentido: cuando veas a un hombre que carece del conocimiento de la Torá, llévalo a tu casa, enséñale el Shemá, anímalo a cumplir las Mitzvot, enséñale Torá, etc."
    Cuando estamos a punto de comparecer ante el Juez Supremo en Rosh Hashaná, debemos hacer un balance, cada uno acorde a su propio criterio, -las posibilidades y oportunidades con las que cuenta-, acerca de cuán bien hemos practicado actos materiales y espirituales relacionados con caridad y bondad. .
    Así como incluso el más pobre de entre los pobres cuenta con la oportunidad de practicar actos de bondad hacia sus semejantes, así también la tiene el hombre espiritualmente pobre, de beneficiar a otros al ejercer una buena influencia sobre sus amigos y vecinos en la observancia de la Torá y Mitzvot.
       Y, naturalmente, los materialmente ricos y espiritualmente ricos, entre estos últimos los líderes espirituales, estudiantes de Yeshivá, etc., deben ser generosos en sus actos de Tzedaká, en dinero y tiempo, en aras de sus hermanos y hermanas que son menos afortunados que ellos, de salvarlos, asistirlos y fortalecerles el cuerpo y el alma.
    Que nuestro Padre Misericordioso en el Cielo nos inscriba a todos para un buen y feliz año, material y espiritualmente, y nos traiga la verdadera Redención a través de nuestro Justo Mashiaj, rápidamente en nuestra época, Amén.
    Deseándoles y agradeciéndoles por sus deseos para un כתיבה וחתימה טובה
    M. Shneersohn


miércoles, 11 de septiembre de 2019

Maamar Ani Ledodi 5746 en español


lunes, 9 de septiembre de 2019

Salvado en el último minuto

Poco después de que Reb Zalman Kazen llegara de shlijus a Cleveland, Ohio, recurrió a un rab local para obtener instrucciones (orientación) sobre productos jalav Isroel y pat Israel. Este rov le dijo que era aceptable consumir pan integral de centeno y la leche "Silts and Hilts".

La Rebetzin Kazen llegó a casa con sus bolsas de compras y, mientras se servía una taza de leche, suena el teléfono. Era Rav Jodakov, con un mensaje importante del Rebe: "¿Sabes qué pan y leche estás metiendo en tu casa?" La Sra. Kazen, bastante sacudida por el ruaj hakodesh evidente, dijo que estaban siguiendo la instrucción de un rov local, tal como el Rebe les había instruido antes de su partida.

Rab Jodakov no estaba satisfecho. "América no es como Rusia", dijo. “En Rusia, el pan se hornea como matza, de harina y agua. Aquí agregan grasas, a veces de animales treif.” La historia se convirtió en el tema de conversación de la ciudad, cómo el Rebe había salvado a la Sra. Kazen en el último minuto de (ingerir) jalav akum.

(Teshurá Kotlarsky, Jeshvan 5774)

domingo, 8 de septiembre de 2019

Carta Semanal del Rebe: El verdadero significado de Teshuvá


En esta carta el Rebe explica el verdadero significado de la Teshubá. De los archivos del fiel secretario del Rebe, el Rabino Nissan Mindel



Con la ayuda de Di-s

25 de Elul, 5731
Brooklyn, Nueva York.

Sr. ...
Nashville, Tennessee 37205

Saludo y bendición:
Recibí su carta y lo mencionaré en plegaria por la realización de los deseos de su corazón para bien. Que Di-s otorgue que su "regreso a la Torá y las mitzvot", tal como ud. lo expresa, tenga éxito a un ritmo constante y creciente. Como seguramente sabe, la Torá describe el "regreso" de un judío como un retorno a su origen y raíz, a su esencia misma. En consecuencia, el alcance de este retorno no siempre debe medirse por la causa que lo provocó, ya sea a causa de una influencia externa de un individuo o a causa de un impulso interno, dado que los resultados en términos del retorno a la fuente y la conducta en la vida diaria que le sigue, tienen su propia fuerza.
Lo anterior suele ilustrarse mediante una analogía, de descubrir (destapar) un manantial. Se requiere un un cierto esfuerzo necesario para excavar, en otras palabras, para eliminar lo que lo cubre e impide su curso. Pero una vez quitada esta capa externa, la fuente de agua viva comienza a brotar con todo su tremendo potencial, inherente a ella. La inferencia es clara: cada judío está conectado con esa fuente de aguas vivas, la Torá Divina y las Mitzvot, y a menudo sólo es necesario eliminar las capas externas que inhiben que esta fuente se afirme.
En este momento, con la aproximación de Rosh Hashaná, el comienzo del Año Nuevo, que nos traiga bendiciones a todos, le envío mis fervorosos deseos para un feliz y buen año, material y espiritualmente.
Con la tradicional bendición de un Ketivá vaJatimá Tová,
Con bendición, 
M. Shneersohn

jueves, 5 de septiembre de 2019

¿Por qué se fue el Baal Shem Tob a comprar maderas en la mitad de la Tefilá?



Cierta vez el Baal Shem Tob Hakadosh se ofreció y presentó para ser el Sheliaj Tzibur y dirigir el Minían durante la Tefilá. De repente, en el medio de sus rezos, interrumpió todo y salió del Shul.

Los alumnos se miraban desconcertados, preguntándose qué habrá pasado. Luego de unos pocos minutos se fue desvelando el misterio. Se oía una cabalgata acercándose desde el patio que daba a la calle. El Baal Shem Tob había regresado con un goi (gentil), un mercader, que llevaba en su carreta maderas y leños.

"Páguenle por los leños," le indicó el Baal Shem Tob a sus alumnos sorprendidos. "Y no se olviden de dejarle también una botella de vodka, como propina y paga por su esfuerzo de traerlas hasta aquí."
Mientras los alumnos descargaban las maderas y leños de la carreta, el gentil bebía gustosamente su bebida, con un rostro de satisfacción y complacencia.  "¡Qué pueblo santo, qué bendito Su Di-s! Semejante amabilidad y cordialidad no he visto nunca hasta ahora. Si hubiera vendido estas maderas a cualquiera de los míos, ni se les ocurriría pagarme un extra por el envío!", exclamó complacido el goi.

Los alumnos regresaron a sus Sidurim abiertos, a sus Tefilot, más les fue difícil lograr concentrarse adecuadamente en la reanudación de la Tefilá. Apenas culminaron, la pregunta se hacía resonar en el Beis Midrash "Rabenu, ¿no podía esperar la compra de los leños para luego del Davenen?"

El Baal Shem Tob se dirigió hacia sus alumnos con una expresión llena de amor y compasión, explicándoles: "A los Yehudim de la aldea no les es fácil el sustento, traer el pan a la casa. Últimamente, varios no pudieron resistir la tentación, y engañan a los ciudadanos goim en la compra-venta de sus productos. Esto despertó un Kitrug en el Shamaim, y yo tenía que actuar y rápido, cada momento era crucial para evitar que recaiga una terrible Guezerá! Me apuré por lo tanto a ir al mercado, comprar maderas, y todo eso llevó a que el goi diga palabras de alabanza sobre Am Israel. Con eso, los argumentos del Mekatreg fueron totalmente tapados e impugnados, y el Kitrug quedó anulado." 

Fuente: Sipurei Jasidim, pág. 432.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Desafiando el Status Quo

Número 6
"Yesher Koaj" del Rebe

Es bien sabido entre los jasidim que el Rebe no veía con buenos ojos los gastos extravagantes de ningún tipo. Especialmente, si esto causara una presión negativa sobre sus pares, obligando a otros a gastar lo que no podrían pagar.
En la Jatuná de Reb Yaakov Kaplan, no hubo flores, conforme la voluntad del Rebe. Harav Jodakov participó en la jasune y tomó nota de ello. Unos días después de la jasune, Harav Jodakov llamó al joson y le agradeció en nombre del Rebe por no gastar en flores.
Pero la verdadera sorpresa aún estaba por llegar. Cuando los padres de la kala, el rabino y la señora Moshe Itzjak Hejt de New Haven, estuvieron en yejidus, ¡recibieron un cálido "yesher koiaj" del Rebe en persona!
Naturalmente, cuando se corrió la voz, tuvo esto un gran impacto en los gastos excesivo de las simjes entre Anash.

martes, 3 de septiembre de 2019

Maise: El criterio para aceptar o rechazar a un estudiante


Una conversación del Rebe Rashab con Rabi Simja Bunim Sofer (el Shevet Sofer)

Adaptado por R. Sholom Avtzon


Durante los diez años en los cuales el Rebe Rashab estuvo considerando abrir una Yeshiva, visitó numerosas yeshivot para ver por sí mismo qué aspectos debería incorporar en su yeshiva, y de qué debía estar al tanto.

Uno de las yeshivot que observó fue la famosa yeshiva en Pressburg, fundada por Rabi Moshe Sofer (el Jatam Sofer), y estaba ahora bajo el liderazgo de su hijo, Rabi Simja Bunim Sofer (conocido como el Shevet Sofer). En aquel momento tenía unos cuatrocientos alumnos.

“¿Cómo decides a quién aceptar en la Yeshiva?”, le preguntó el Rebe Rashab.

"Yo personalmente examino a cada estudiante", respondió el Shevet Sofer. "Sin embargo, el propósito de la prueba es solo parcialmente, para determinar el nivel escolar del alumno en cuestión. Más importante aún es que me da una idea de su irat shamaim. Te lo explicaré mediante el siguiente episodio.

Una vez, un joven se presentó para ser aceptado en la yeshivá. Era bastante evidente para los otros miembros directivos que era extremadamente erudito, así que fijé un tiempo para sentarme con él. Cuando entró en mi habitación, noté que no había besado la mezuzá.

Le di el beneficio de la duda de que tal vez su falta y descuido de besar la mezuzá al entrar era debido a sus nervios. Quería cerciorarme de que ese fuera realmente el caso, así que me disculpé por el surgimiento de algo urgente y tendríamos que posponer la reunión. Le indiqué que viniera a verme por la noche, y luego fijaríamos una hora para encontrarnos al día siguiente.

Por la noche observé cuidadosamente cómo entró en la habitación, pero una vez más no alzó su mano para besar la mezuzá. Le pregunté su nombre y algunos antecedentes para tranquilizarlo, y luego fijé una hora para reunirnos al día siguiente para debatir un tema talmúdico específico. Al salir, una vez más no besó la mezuzá. Cuando entró en mi habitación al día siguiente y una vez más no besó la mezuzá, le dije que esta Yeshivá no era para él."

El Rab de Pressburg (el Shevet Sofer) le explicó al Rebe Rashab:

“Los aires (vientos) de los maskilim (dando vuelta) son extremadamente poderosos y tentadores. Los maskilim intentan atrapar a nuestros estudiantes, especialmente a los mejores, y, por desgracia, han tenido éxito en muchas yeshivot. Entonces, si un joven tiene iras shomaim, aunque no sea el más grande erudito, puedo aceptarlo y lo aceptaré. Pero un muchacho que carece de iras shomaim, ¡eso no lo voy a aceptar! ¡Puede ser peligroso para todos los alumnos!

El Rebe Rashab también adoptó este enfoque. Fue extremadamente selectivo en cuanto a quién fuera aceptado, especialmente en los primeros años de existencia de la yeshivá.
Uno de los estudiantes originales fue Reb Eljonon Dov Marosov hi”d, quien, como todos saben, tenía una cabeza fenomenal y más tarde se convirtió en un mazkir (secretario) del Frierdiker Rebe. Mi impresión siempre fue que los otros jóvenes iniciales eran del mismo calibre.
Sin embargo, los documentos de los archivos de la yeshivá incluyen descripciones de todos los estudiantes y su progreso.

Sobre uno de los estudiantes, aparece registrado que tenía quince años y estaba en el nivel más principiante de Guemará. Sin embargo, su iras shomaim y kabalat ol eran excepcionales, y fue aceptado. Durante los siguientes cinco años se esmeró en su estudio y tuvo éxito, al punto tal que llegó a recibir smije de Rabanut.

Entonces sí, el Rebe Rashab fue cuidadoso e inicialmente se negó a aceptar a la mayoría de los alumnos. Pero eso era únicamente si había un defecto en su tmimuskait e iras shomaim, no si el problema era sólo aptitud académica o inteligencia. Más tarde, les daba a muchos el beneficio de la duda y, aunque algunos fueran problemáticos, otros se convirtieron en verdaderos Tmimim en todo el sentido de la palabra.

domingo, 1 de septiembre de 2019

Carta Semanal del Rebe: El dilema en la vida judía más fundamental de todos


El autor de un libro titulado "Diez cuestiones vitales del judaísmo" (“Ten Vital Jewish Issues”) invita en su carta al Rebe a dar sus aportes y, en respuesta a esta carta, el Rebe comparte, extraordinariamente, lo que considera el problema (en lo que respecta a judaísmo) más vital. La carta, escrita originalmente en inglés, proviene de los archivos del fiel secretario del Rebe, el Rabino Nissan Mindel.


Con la ayuda de Di-s
3° de Tevet, 5729 
Brooklyn, Nueva York.
Rabino __
Nueva York, N.Y. 10024 
Saludo y bendición:
Recibí debidamente su carta y, posteriormente, sus tres volúmenes……. . Muchas gracias por ellos y confío en que enviará también futuras publicaciones, libros o artículos, etc., y le agradezco (por ello) de antemano.
Es habitual entre judíos, que se caracterizan como el "Pueblo del Libro", que uno generalmente esté ansioso por examinar un nuevo libro. Sin embargo, a pesar de que todavía no he tenido la oportunidad de leer sus libros, ciertamente he considerado sus títulos y los he hojeado. El que me llamó la atención fue acerca de los diez asuntos judíos vitales. Y dado que también es característico de un judío hacer una observación personal con respecto a todo lo que se le presente, confío en que no se lo tomará a mal si me permito hacer una observación personal con respecto a un asunto judío muy vital, que, lamentablemente, no lo encontré entre las cuestiones vitales tratadas en su volumen.
En mi opinión, el problema judío más vital es una verdadera comprensión de qué es el judaísmo. La religión judía no es simplemente una religión como otras, o una filosofía, sino principalmente un modo de vida. Es una religión que abarca y regula cada minuto de la vida cotidiana del judío, tal como nuestros Sabios de bendita memoria (lo explicaron), en su forma habitual de expresar los conceptos más profundos en unas pocas palabras selectas, 'Conócelo en todas tus sendas': "Esta es una pequeña Parashá de la cual dependen todos los aspectos más importantes de la Torá. ”(Ber. 63a)
Por cierto, la importancia de este concepto también es muy enfatizada por el Rambam, quien también es conocido por elegir cuidadosamente sus palabras y su escritura sucinta. Aunque este tema es tratado por él en lugares dispersos en sus escritos, le dedica un capítulo entero, a saber, el capítulo cinco de sus "Ocho Capítulos", que constituyen su introducción al tratado de Avot. Más aún, dedica, además, más de un capítulo al mismo tema en su Hiljot Deot.
Las consecuencias inmediatas del concepto de "Conócelo en todas tus formas (sendas)" es que, dado que la mayoría del tiempo de la vida de una persona está conectada con alguna actividad real (y concreta), de una forma u otra, está claro que lo esencial en la vida del hombre es la acción, los hechos.
Desafortunadamente, ha habido una tendencia en las últimas generaciones a limitar el alcance y la influencia del idishkait a ciertos períodos del año, tanto que algunos judíos lo relegan a tres días al año, mientras que algunos que se consideran mehadrin lo extienden también a aquellos días en que se dice Izkor, e incluso algunos que se consideran mehadrin aún más grandes extienden su expresión religiosa a algunas ocasiones adicionales, mientras que aquellos que son simplemente "fanáticos" dedican unos minutos diarios a rezar. Esta tendencia se basa en un deseo de ser "como todas las naciones", donde existe una separación entre la religión y la vida cotidiana, como dos provincias distintas que no deben entrometerse entre sí.
Huelga decir que cuando la esencia de una cosa se quita de la cosa, esa cosa ya no sigue siendo lo que es. Del mismo modo, cuando la esencia misma del Idishkait (Judaísmo), a ser, el hecho que es una forma de vida y no simplemente una cuestión de fe o un medio de salida emocional o similares, se quita del Idishkait, ya no puede considerarse Idishkait. Lo mismo es cierto con respecto a la afirmación de algunas personas de que Idishkait era relevante en ciertos períodos de nuestra historia pasada, pero ya no es relevante en los así llamados tiempos 'ilustrados' (cultos, progresistas) y modernos.
Otro punto general al respecto es el siguiente: Hubo un tiempo en que algunos sectores equivocados usaron la excusa, aunque bastante inválida, de que la juventud judía, el futuro de nuestro pueblo, no estaba preparada para aceptar el judaísmo tradicional en toda su totalidad intransigente. En consecuencia, ciertas concesiones (transigencias) eran necesarias para que el judaísmo no fuera completamente rechazado y perdido. Pero este argumento, especialmente en los últimos tiempos, y en nuestro propio Estados Unidos, se ha demostrado completamente falaz. Ya que vemos que la juventud en general y la juventud judía en particular, no tienen miedo de enfrentar un desafío o dificultades. Por el contrario, si sospechan que son considerados y tratados como débiles, inmaduros o no preparados o dispuestos a enfrentar desafíos, esta es la forma más segura de antagonizarlos y perder su confianza.
Soy muy consciente del argumento de que tal fe en la juventud judía puede estar bien fundada entre aquellos que creen en Di-s y Su omnipotencia, pero hoy en día es demasiado optimista y no realista. De vuelta, este argumento podría haber tenido alguna base hace un siglo o dos, cuando comenzó el movimiento que inició las concesiones y la permisividad en las prácticas religiosas judías. Pero desde entonces, durante un período de tres o cuatro generaciones, hemos visto que el movimiento fundado en la concesión (y transigencia), lejos de salvar al judaísmo, ha sido muy perjudicial para el mismo. Para los hijos y nietos de los fundadores y líderes de ese movimiento, o que han regresado a la verdadera y auténtica tradición judía o que han seguido el camino lógico de permisividad, que lleva de una cosa a otra, hasta que desaparecieron por completo del escenario judío. Porque si uno puede negociar y ceder en asuntos de judaísmo, entonces, por qué no hacer un ajuste mayor, y luego lograr un ajuste aún mayor, hasta que no quede nada por negociar.
En la medida en que he oído hablar de su posición oficial, supongo que debo ser muy cauteloso en mis expresiones y tratar el tema lo más brevemente posible. Sin embargo, en la medida (a su vez) en que tengo una fe inmensa en nuestros hermanos judíos, a quienes se describe en la Torá como hijos de Di-s, me he tomado la libertad de dirigirle estas líneas, con la esperanza de que no se queden en el aire o en papel. Dado que lo esencial son los hechos, la acción, como se enfatizó anteriormente, confío en que no tendrá miedo de enfrentar su propio desafío y hará todo lo posible por estimular un retorno a nuestra Fuente y a nuestra tradición, en la mayor medida de su influencia.  
Por lo tanto, como ya se mencionó, considero que este es el tema central de la vida judía, a saber, que nuestra juventud judía, el futuro de nuestra comunidad judía estadounidense, debe enfrentarse a este desafío vital: que el judaísmo es un modo de vida, una religión de acción, que requiere un compromiso total, acorde al Shuljan Aruj. Es deber de todo judío (situado) en una posición de liderazgo o influencia, de enfatizar constantemente esto, y no tener miedo de que uno o dos otros pregunten: ¿Por qué este día es diferente al de ayer y al anterior?
Una vez que este problema vital se maneje adecuadamente, muchos otros problemas, que no son tan vitales, pero sí lo suficientemente vitales, encontrarán sus soluciones de manera natural.
También estoy seguro de que todos los que aborden este asunto vital pueden lograr mucho, y mucho más de lo que parece a primera vista, y con muchos menos obstáculos en el camino de lo previsto.
Quiera Di-s que todos y cada uno de nosotros estemos debidamente inspirados por el mensaje de Jánuca, que acabamos de celebrar. Las diversas reglas relacionadas con la Mitzvá de encender las velas de Janucá, como ser el aumentar su número de día a día, colocarlas en la entrada dirigidas al exterior y encenderlas cuando el sol ya se ha puesto y hay oscuridad afuera, son profundamente significativas e instructivas en lo que respecta a nuestra obligación de difundir la luz de la Torá y Mitzvot en una medida cada vez mayor, iluminando la oscuridad de alrededor, todo lo cual no precisa de más explicación para usted.
Esperando escuchar buenas noticias suyas en todo lo mencionado, y
Con estima y bendición,
Menajem Shneersohn 


jueves, 29 de agosto de 2019

Snapshots - Anécodotas cortas con el Rebe - Desafiando el Status Quo 5

Número 5
No un corte de pelo moderno
Durante los primeros años del nesius, el Rebe invirtió mucha energía en Anash y sus familias, alentándolos a resistir los nisyonot de América y estableciendo el estándar (adecuado) a los Jasidim.
Cuando Reb Shimon Goldman celebró el Opshernish de su hijo el 23 de Shevat 5713 (1953), el Rebe fue honrado con el primer corte del cabello del niño.
El Rebe dijo una breve sijá sobre la calidad del estudio de la Torá a partir de los tres años. Luego, justo antes de levantarse para irse, el Rebe se volvió hacia Reb Shimon y le dijo:
Te deseo un jasídishe hogar, no un hogar moderno. Esto también se expresará en el tipo de corte de pelo que le das a tu hijo: que sea de la manera adecuada."
El Rebe luego agregó con una sonrisa: "Supongo que sabes a lo que me refiero..."
(Torat Menajem, Vol. 7, p. 339)