AdSense

domingo, 22 de mayo de 2022

Video: El rol del Rebe en la creación de un periódico

Muchos años después de la guerra, en Estados Unidos, el 'Der Tog" fue el único periódico orientado a (noticias judías del) mundo observante. Por lo tanto, cuando el diario ídishe detuvo su producción en 1971, su editor, Rav Guershon Jacobson, lanzó una nueva publicación.

Con la ayuda y bajo la guía del Rebe, surgió el 'Algemeiner Journal'.

Las instrucciones del Rebe fueron claras y permitieron que el nuevo periódico incremente su impacto y crecimiento.



martes, 17 de mayo de 2022

Un encuentro inesperado en Mirón



La transmisión del programa "Melave Malka" en la señal de radio Kol Israel acababa de terminar. Rab Israel Galis, uno de los miembros del equipo, recoge sus papeles y sale del estudio, y suena su teléfono.

Durante la transmisión, había contado la historia de un niño judío que perdió a toda su familia en la Shoá (el Holocausto). Después de algunos años de vagar, el niño fue llevado a Israel y fue enviado a un Kibutz  en el norte, cerca de Nahariya.

Cuando llegó al Kibutz, le preguntaron su nombre. "Berish Sheinfeld", respondió el niño. El representante del Kibutz negó con la cabeza y dijo: "Ese es un nombre anticuado (de la vieja Europa del exilio), no tan apropiado aquí. Te sugiero que te cambies tu nombre, a un nombre más israelí."

La respuesta del niño fue firme: "Escuche, señor. A mis padres los llevaron en tren a Auschwitz y desde entonces no los he vuelto a ver. Antes de abordar el tren, mi padre me dijo una cosa: 'Por favor, nunca cambies tu nombre. te llamas Berish en honor a mi difunto padre. Llévalo con orgullo.'

"Esas fueron las últimas palabras de mi padre", concluyó el niño con un tono decidido. "Mi nombre es un recuerdo para mi padre. ¡De ninguna manera estoy dispuesto a cambiarlo!"

Los representantes del Kibutz vieron que el niño insistía en mantener su nombre original y lo dejaron. Se fue adaptando a la compañía de niños y pasó su trayectoria educativa como uno más de ellos.

Después de su servicio militar decidió dejar el Kibutz. Berish se casó y formó una familia. Estableció su lugar de residencia en la ciudad de Ramat Gan, en la calle HaRoé, en la frontera de la ciudad de Bnei Brak. Trabajaba para la Histadrut.

Pasaron años. Berish ya se había jubilado. Un día se fue de excursión (con un guía y grupo) al Galil, paseo organizado por la Histadrut. Durante el viaje en autobús, el guía informó a los pasajeros:

"Hoy es Lag BaOmer, y en la tumba de Rabí Shimon Bar-Yojai en Meron se lleva a cabo una gran celebración. Esta es una oportunidad para que vean un evento único en su tipo. Vamos hacia allá y podrán vivenciar la experiencia".

El autobús se detuvo al pie de la montaña, y el grupo de jubilados subió hacia el Tzion, mirando con admiración el espectáculo: multitudes, ancianos y niños, bailando alegre y devotamente, al son de la música jasídica, con un brillo y entusiasmo sobre sus rostros.

Berish casi se ha olvidado ya del mundo del judaísmo en el que nació. Los trastornos del Holocausto y la vida en el Kibutz le hicieron olvidar la vida de Torá y Mitzvot. Los bailes de Meron, sin embargo, evocaban fibras ocultas en su corazón, y miraba el panorama con una emoción especial.

De repente algo sacudió sus pensamientos. ¿Había escuchado correctamente el anuncio por parlantes o simplemente lo pensó?

"¡"Berish Sheinfeld!", tronó la voz. Trató de averiguar quién lo estaba buscando, para luego darse cuenta que el locutor estaba señalando el punto de 'Niños perdidos' al lado de la estación de Maguen David Adom.

"Berish Sheinfield!", sonó nuevamente la exclamación . "Tu abuelo te está esperando al lado de la estación Maguen David Adom."

Por curiosidad el hombre comenzó a caminar hacia aquel punto de encuentro. Justo cuando llegó allí, vio que traían al lugar a un niño llorando y se lo entregaban a un anciano judío, que parecía ser su cariñoso abuelo. El abuelo abrazó a su nieto y trató de calmarlo.

Sheinfeld decidió acercarse al abuelo. Tuvo una conversación con él y trató de averiguar la explicación del nombre del niño.

El hombre no entendía el sentido de su interés y le respondió simplemente: "Yo tenía un hermano cuyo nombre era Berish Sheinfeld. Murió en el Holocausto. Mi nieto lleva su nombre."

Un escalofrío recorrió todo el cuerpo del hombre. Miró emocionado al judío mayor, portando una larga barba y Peot, parado frente a él. “¡Yehuda'le!!”, gritó emocionado, “¡Yehuda'le! ¡Estoy vivo! ¡Soy Berish, tu hermano!...”.

Los dos hermanos, que durante sesenta años no sabían de la existencia uno del otro, derramaron lágrimas de emoción, uno sobre el cuello de su hermano. Es difícil describir la intensa emoción que se apoderó de todos al ver el encuentro entre dos hermanos, que estaban seguros de que no habían quedado rastros de su familia, y de repente se encontraron entrelazados uno en los brazos del otro allí, próximos a la tumba de Rabí Shimon Bar Yojai.

Esta historia fue contada por el rabino Israel Galis durante la transmisión, tal como la recibió de fuentes confiables.

La llamada telefónica que recibió al final de la transmisión lo conmovió mucho: "El hombre al otro lado de la línea se presentó como el hijo de Berish Sheinfeld de Ramat Gan", cuenta el rabino Galis.

"Él confirmó los detalles de la historia y agregó: resulta que los dos hermanos Sheinfeld habían vivido a diez minutos a pie uno del otro a lo largo de los años. Uno vive en la calle Haroéh en Ramat Gan y el otro en Rejov Yerushalaim en Bnei Brak."

El hijo también le dijo a Galis que después de aquel encuentro, la familia comenzó a acercarse a la 
observancia de las Mitzvot y su padre se volvió un Jasid de Vizhnitz.


Fuente: Sijat Hashabua #1845.

domingo, 15 de mayo de 2022

Video: ¡Abre tu corazón!


El administrador de Tzedaká de Crown Heights


Casamentero (Shadjn), consejero, recaudador de fondos, activista: Shimshon Stock fue un querido integrante de la comunidad de Crown Heights durante muchos años. Sin embargo, probablemente fue más conocido por fundar y dirigir el Fondo de Tzedaká Jevra Simjas Shabos V'Yom Tov.

Por sorprendente que parezca, no siempre estuvo tan seguro de convertirse en un acérrimo jasid y un judío devoto. Alborotador y algo rebelde, era un adolescente estadounidense amante de la diversión en la década de 1940, cuando conoció al Rebe un día mientras se dirigía al cine.
La relación que siguió transformó su vida y la vida de muchos, muchos otros.





Sijá del Rebe: MAOT JITIM



lunes, 9 de mayo de 2022

La conversación del Rebe con un niño sobre béisbol



Un niño fue llevado por sus padres a que conozca y visite al Rebe antes de su Bar Mitzvá en 1955. El Rebe le hizo una pregunta que tomó a todos por sorpresa: "¿Eres fanático del Béisbol? ¿de Los Yankees o de los Dodgers?" 

Por Dovid Zaklikowski para COLlive y Hasidic Archives 


El último tranvía de la noche circulaba por Kingston Avenue en una fría noche de invierno de 1955, cuando un joven y entusiasta Bajur Yeshiva llamado Shimshon Stock guiaba a dos invitados que habían llegado a la sinagoga Lubavitch a la esquina de 770 Eastern Parkway. 
En aquel edificio se encontraba la oficina del Rebe. Solo cuatro años antes, el Rebe había tomado el liderazgo de la pequeña comunidad jasídica recientemente 'trasplantada' (de Europa) y que todavía se recuperaba de los estragos del estalinismo y del Holocausto.

Shimshon era parte de la próxima generación de jasidim de Lubavitch, nacido y criado en el Nuevo Mundo. Sin embargo, tenía el mérito de tener una relación cercana con el Rebe, quien había llegado a América en 1941. Ahora estaba presentando a su amigo y al hijo de su amigo, quien estaba a punto de celebrar su Bar Mitzvá. 

Después de saludarlos afectuosamente, el Rebe bendijo al niño para que creciera y se vuelva una fuente de orgullo para el pueblo judío y su familia. Luego le hizo una pregunta que tomó por sorpresa a los tres estadounidenses. "¿Eres fanático del béisbol?" 

El niño respondió que sí. 

“¿Qué equipo, los Yankees o los Dodgers?” 

"Los Dodgers!"

¿Tu padre siente lo mismo por los Dodgers que tú?" 

No, la verdad que no. 

"¿Te lleva a los partidos?" 

"De vez en cuando. Fuimos a uno hace un mes."

"¿Como estuvo?" 

"Bueno, en realidad el partido fue decepcionante," confesó el chico. Para la sexta entrada, los Dodgers estaban perdiendo nueve a dos, por lo que decidimos largarnos... 

"¿Los jugadores también abandonaron el juego cuando te fuiste?" ¡Rebe, los jugadores no pueden irse en medio del partido!"
"¿Por qué no?" preguntó el Rebe. "Explícamelo." 

La hinchada (los hinchas/seguidores) son sólo espectadores, le explicó el niño. Pueden irse cuando quieran. Pero los jugadores tienen que quedarse y terminar el partido, no importar como vaya. 

Esa es la lección que quiero enseñarte”, le dijo el Rebe con una sonrisa. “En el judaísmo, puedes ser un fanático o un jugador. Sé un jugador!” 

Afuera, padre e hijo se despidieron de Shimshon; ambos (los tres) compartiendo una nueva  y profunda admiración por el hombre que se convertiría en un pionero de la educación judía.





domingo, 8 de mayo de 2022

Video: Difundiendo Elokut a tu alrededor

Conserva tu empleo!


Cada judío es un emisario, cada uno de nosotros tiene la tarea de cumplir una misión dada por Hashem. Ya sea que seas un Rabino o una persona común, un Moré o un hombre de negocios, un trabajador o un ejecutivo, debes utilizar tu respectivo cargo como plataforma para compartir la luz de la Torá y del judaísmo.



SIJÁ DEL REBE - "No precisas ser un Rabino!"

martes, 3 de mayo de 2022

Un sastre en aprietos - Lashón Hará

El sastre del pueblo de Lubavitch había cosido un vestido para la Rebetzin Rivkah Schneersohn, esposa de Rab Shmuel de Lubavitch. El pequeño hijo del Rebe, Sholom DovBer, estaba presente cuando el sastre le trajo la prenda nueva a su madre. Expresando la curiosidad natural de un niño, el niño de cuatro años metió la mano en el bolsillo del visitante y sacó un rollo (retazo) de tela considerable: los restos del vestido de la Rebetzin.

El sastre enrojeció y tartamudeó una explicación: simplemente se había olvidado de la tela sobrante, por supuesto, no tenía intención de ocultarle a la Rebetzin lo que le pertenecía a ella por derecho, etc.

Después de que el sastre se fue avergonzado, la Rebetzin Rivkah le dijo a su hijo: "¡Mira lo que hiciste! Mira cómo avergonzaste al pobre hombre..."

Más tarde, el niño se acercó a su padre llorando y le preguntó cómo podía rectificar el hecho de que había avergonzado a alguien. Cuando el Rebe le pidió a su hijo que le explicara qué sucedió exactamente, el niño se negó. "¿No es suficiente que haya avergonzado a un yehudí?" exclamó el pequeño Sholom DovBer. "¿También debo cometer ahora la falta de chismosear y hablar mal del prójimo?!"

lunes, 2 de mayo de 2022

2 de Iyar - El Rebe Maharash - 'Él tiene la mejor Sjoire'

Rab Shmuel de Lubavitch, el "Maharash", en los años previos a convertirse en Rebe, hacía todo lo posible para mantener un perfil bajo y discreto. Una vez, cuando estaba de viaje por Europa, se vistió como un hombre de negocios ordinario, en lugar de usar el atuendo jasídico más apropiado para el hijo de un Rebe y para un profundo erudito de la Torá como él era.

Un Shabat durante su viaje, lo pasó en Belz. En el momento de la Seuda Shlishit, fue a la famosa Sinagoga del 'Sar Shalom de Belz' (que el mismo Rebe la terminó de construir con sus propias manos en 1843¡Pero esa es otra historia!). Se paró a un lado en un rincón remoto de la sala (para pasar de incógnito), que para entonces estaba atestada de pared a pared con ardientes jasidim esperando la entrada de su Rebe.

Cuando finalmente entró Rabí Shalom, se abrió un camino directo desde la puerta hasta su silla en la cabecera de la mesa, como si fuera el Cruce del Mar. Dio unos pasos y luego se detuvo de repente. No miró a su alrededor porque en esa etapa de su vida estaba ciego, pero comenzó a inhalar el aire. "Huelo algo especial", comentó.

Dio media vuelta y caminó lentamente en dirección al Maharash, todo el tiempo sin dejar de olfatear. Cuando lo alcanzó, lo tomó de la mano y le dijo: "¡Yunguerman! (¡Joven!) De mí, no puedes esconderte." Luego llevó al joven Maharash a sentarlo con él a la cabecera de la mesa.

En el camino, algunos de los jasidim, que sospechaban que el Rebe haya cometido un error debido a que le fallaba la vista, le susurraron: "Rebe, estimado Maestro, aquel hombre es sólo un comerciante."

El Belzer sonrió y dijo: "Cierto, de hecho es un comerciante. Y su mercadería es la mejor de todas."
כִּי טוֹב סַחְרָהּ מִכָּל סְחוֹרָה, Er Hot Di Bezte Sjoire...



El Shul de Belz, terminado de construir por el mismo Rebe de Belz


Rab Mendel Horedoker - Maise: El ladrón servicial



Era temprano una mañana cuando la policía tocó a su puerta. Ante los rostros atónitos de su familia, los agentes lo arrestaron y lo esposaron. Antes de que pudiera decir una palabra, lo llevaron a la estación de policía, donde pronto se encontró en una celda de detención, ya ocupada por delincuentes.

Rabi Menajem-Mendel de Horedok/Vitebsk (Yortzait Rosh Jodesh Iyar), uno de los más grandes discípulos del Maguid de Mezritch, no tenía la menor idea de qué crimen pudo haber cometido que hizo que las autoridades lo arrestaran como un criminal. Sin embargo, fue interrogado extensamente y acusado de serios delitos.

Poco a poco la situación se aclaró un poco: alguien había inventado una acusación falsa en su contra y lo había convertido en un poderoso criminal. Rab Menajem Mendel trató de convencer a los interrogadores de su error. Les dijo que todas las acusaciones dirigidas contra él no eran más que calumnias y mentiras, muy lejos todo eso de la realidad.

Sus explicaciones cayeron en oídos sordos. Los interrogadores no se movieron de su posición y lo presionaron para que admitiera las graves acusaciones. Cuando se negó, lo arrojaron de nuevo a la celda llena de gente.

Una vez allí, rodeado de rudos matones, Rab Menajem Mendel consideró su situación. Se compenetró consigo mismo y comenzó un análisis y balance retrospectivo para tratar de descubrir la razón espiritual que explicara por qué se había visto arrojado a semejante situación.

Cuando llegó el momento de Tefilá, se fue a un rincón, se puso de cara a la pared, cerró los ojos y se concentró profundamente en su rezo, ignorando el ruido que lo rodeaba y sumergiéndose en las palabras, en las que encontraba apoyo y consuelo.

Al darse vuelta después de terminar su Tefilá, notó que uno de los prisioneros lo miraba atentamente. Al principio ignoró al hombre, pero la siguiente vez que rezó se dio cuenta de que aquel hombre nuevamente lo observaba con atención. El prisionero no apartó los ojos de él, desde el comienzo de su plegaria hasta el final.

Rab Menajem Mendel estudió al hombre que se parecía a cualquier otro gentil al igual que el resto de los prisioneros. Poco después, el hombre se le acercó, le ofreció ayuda, lo asistía y se preocupó por el bienestar de Rab Menajem Mendel. Era obvio que estaba haciendo todo lo posible para estar al servicio de este honorable Tzadik. Este último decidió averiguar más sobre este prisionero tan servicial.

Quedó claro que el hombre había estado esperando esto. Con lágrimas corriendo por sus mejillas comenzó a contar la historia de su vida, interrumpida una y otra vez por sollozos.

Era judío y su nombre era Najum. Las dificultades de la vida lo arrastraron hacia el crimen. Se hundió más y más hasta convertirse en un ladrón. Irrumpía en las casas por las noches y robaba todo lo que podía encontrar. Durante mucho tiempo vivió así, siempre con miedo y cada noche asumiendo grandes riesgos.

Y luego, un día, lo atraparon y lo metieron en la cárcel. Ninguno de sus hermanos judíos acudió en su ayuda. Todo lo contrario, aquellos judíos que sabían quién era él en el fondo se alegraron de que finalmente se libraran del daño que les causó. Así Najum se encontró solo y abandonado en su angustia.

Rab Menajem Mendel escuchó con atención su historia.

"De repente llegaste, parado allí, rezando", continuó Najum, "esa escena me tocó el corazón y comenzó a derretir la indiferencia hacia mi judaísmo que me ha rodeado durante tantos años. Por primera vez en mi vida sentí un verdadero arrepentimiento por mi mal comportamiento. Por favor, ayúdeme a encontrar una forma de hacer Teshuvá y expiar mis pecados."

En ese momento un pensamiento cruzó por la mente de Rab Menajem Mendel: aquí, frente a él, estaba la razón por la que fue encarcelado por un crimen que no había cometido. Un hombre judío, cuya alma clama en la miseria por ayuda y espera ser rescatada del pozo en el que está atrapada.

Rab Menajem Mendel decidió dedicarse por completo a ayudar a Najum. Empezó a enseñarle Torá e Irat Shamaim y lo guió sobre cómo arrepentirse y rechazar sus malas tendencias y alcanzar una forma de vida correcta.

Najum demostró ser un estudiante serio y devoto. Aceptó sobre sí mismo todas las instrucciones que le dio Rab Menajem Mendel. Dejó de comer comida no kasher, se puso Tefilín todas las mañanas y su temor y sumisión a Di-s aumentó diariamente hasta que logró transformarse en un genuino judío observante.

"Debes saber", le dijo su Rabino personal, "que todavía estamos al comienzo del camino. Ahora Di-s ayudará; seremos liberados del encarcelamiento, y luego viajaremos juntos al Rebe, el Maguid de Mezritch, y él te mostrará un camino completo de regreso."

Mientras aún estaba hablando con Najum, el oficial de la cárcel entró para informarle a Rab Menajem Mendel que estaba en libertad. Las acusaciones en su contra fueron investigadas y resultaron infundadas. Los interrogadores llegaron a la decisión de que era inocente.

Para asombro del oficial, el prisionero dijo con firmeza: "¡No me iré de aquí a menos que mi amigo Najum también quede en libertad!"

El oficial pensó que no había oído bien. ¡Nunca había ni siquiera oído hablar de un prisionero que se negara a ser liberado! Mirándolo a Najum, dijo: "Este prisionero no ha cumplido su sentencia; no puede ser liberado."

Rab Menajem Mendel no cedió. Exigió hablar con el juez regional. Cuando se gestionó el encuentro, el Rab le prometió que tomaría a Najum bajo su responsabilidad y se aseguraría de que no robara más ni dañara a nadie.

El juez quedó impresionado por la personalidad del Rab Menajem Mendel y dio instrucciones para liberar a Najum de inmediato.

Cuando llegaron a la casa del Maguid de Mezritch, incluso antes de entrar, el Maguid dijo a los que lo rodeaban: "Por esta Neshome he estado esperando." Efectivamente, Najum cambió por completo su forma de vida y se convirtió en un fiel discípulo del Maguid.


FuenteSijat HaShavua (#1728), y la versión en inglés de AscentOfSafed.com 

domingo, 1 de mayo de 2022

Video: Cumpliendo el propósito de uno en la vida

Como toda persona, fuiste bendecido y dotado de virtudes y capacidades únicas. Y se te brindan oportunidades para desarrollarlas y maximizar así tu potencial. Pero a veces nos distraemos con los logros de los demás y nos culpamos a nosotros mismos por quedarnos cortos.

La verdad es la siguiente: no se te espera que vivas la vida de ninguna otra persona más que la tuya.

Entonces, en lugar de buscar áreas en las que otros se destacan, encuentra el esfuerzo e ímpetu verdadero acorde a la Torá que se adapte a tu estilo e inclinaciones naturales. Es la única forma de vivir verdaderamente una vida plena y cumplir la misión que Dios te ha dado en esta tierra.





SIJÁ DEL REBE - "Almas confundidas" Una anécdota curiosa y divertida contada por el Rebe con un fuerte mensaje




6 años de JasidiNews



Jasidishe News cumple B"H seis años, y como ya es bien conocida la Horaá del Rebe (Véase por ej. Sefer Hasijot 5748 tomo II pág. 399) que el día de cumpleaños es un día de alegría y de celebración y a su vez de reflexión e introspección, sobre lo realizado y logrado en el último año, y cómo mejorar y avanzar en el año entrante.

La idea principal de este "Blog" (que es netamente "לשם שמים") es hacerle llegar al público de habla hispana un poco de Jasidishe Lajlujis, a través de Maises, Sijot, Maamarim, historias de Jasidim, Pisgomim Jsidim (Frases y anécdotas jasídicas),  Yemei Jabad, Nigunim y videos del Rebe que fortalecen el Hiskashrus (además de enfocarse en Maises o Igrot Kodesh referidas a Argentina específicamente).

Todavía hay mucho, mucho por hacer. Pero no tenemos duda de que todo esto forma parte del Hafatzat Hamaayanot que el Rebe insta a cada uno sin excepción a involucrarse y de esa manera traer concretamente la tan esperada Gueulá, con Moshiaj Tzidkeinu.

ימים הסמוכים לכ"ח ניסן תשפ"ב
מ.מ. רייכער







📣 Para recibir inspiración diaria y Maises en tu teléfono, vía WhatsApp, súmate al grupo:



📣 Para sumarse al grupo #2 (si el primer grupo ya está lleno) de Jasidishe Maises:



Enjoy!

sábado, 30 de abril de 2022

28 de Nisan - El doloroso clamor del Rebe



Hace 31 años, un día como hoy, 28 de Nisán 5751 (1991), escuchamos uno de los gritos más dolorosos del Rebe:

“Incluso al exigir “Ad Mosai (¡¿Hasta cuándo [tenemos que estar todavía en Galut?!])”, esto lo hacen porque [así fueron] instruidos, si tuvieran la intención adecuada, y clamarían con sinceridad y auténticamente, ¡seguro que Mashiaj ya hubiera venido!

“¿Qué más puedo hacer para que todos clamen y exijan con [todo su] ser y de forma sincera traer al Mashiaj en concreto, ya que todo lo que se hizo hasta ahora no logró nada, y la prueba es que todavía estamos en Galut, y lo más importante – [estamos aún] en un Galut interno en lo que respecta al servicio a Hashem.

“Lo único que puedo [todavía] hacer es entregarles [y transferirles esta misión] a ustedes: hagan todo lo que puedan… para traer al Moshiaj concretamente, rápidamente, ahora, de forma real.”

Y el Rebe concluyó:

“Yo hice todo lo que pude, de ahora en adelante [depende de ustedes] hacer todo lo que puedan….

"Lo más importante es que debes lograr traer la Gueulá (redención) completa y verdadera de forma concreta."


Este es uno de esos momentos en el cual todos aquellos que lo escucharon en tiempo real, pueden describirte exactamente qué hacían y dónde estaban cuando ocurrió.

Nos sacudió por completo, y nos quedamos como confundidos y perplejos (indefensos).

31 años después, y todavía la estamos luchando.

¿Qué está pasando acá?

¿Realmente dijo el Rebe que después de todo su gran trabajo y su asombroso éxito al revivir el Idishkait, y despertar un deseo y anhelo por Moshiaj, que el Rebe no tuvo éxito, y por lo tanto el Rebe está, Di-s libre, dándose por vencido de sus propios esfuerzos y entregándolo a nosotros, 'pequeños liliputienses,' para que lo logremos?

Un repaso y análisis sobrio de las palabras del Rebe puede brindarnos algo de claridad.

El Rebe está hablando de la idea de exigir y pedir Moshiaj, que debe ser con toda la sinceridad.

La pregunta que salta es: ¿Qué tiene de malo si pedimos Mashíaj porque se nos dijo que lo hiciéramos? ¿No hacemos todo porque Hashem nos lo ordenó? ¿No es esta la forma correcta de seguir lo que Hashem nos pide que hagamos?

Para entender esto necesitamos retroceder 40 años, al día en que el Rebe aceptó el liderazgo de Jabad para convertirse en el Lubavitcher Rebe, durante el Farbrenguen de Yud Shvat (11 de Shvat), 5711 (1951).

1. El Rebe declaró que la séptima generación es la generación cuyo propósito es traer la Divinidad a la tierra de forma concreta y real, a través de traer la revelación del Mashíaj.
2. El Rebe también estableció su declaración de principios para la séptima generación, declarando los tres amores; 1) Amor a Hashem 2) Amor a la Torá 3) Amor a cada judío, como tres amores dependientes y entrelazados entre sí, no puedes amar a Hashem sin amar a la Torá y a cada judío, y viceversa.
3. El Rebe añadió (y dejó bien claro) la siguiente aclaración: no piensen que te elegiste un nuevo Rebe y ahora todos pueden irse a dormir y el Rebe hará todo el trabajo por ustedes. Somos Jabad, y en Jabad un Josid debe hacer el trabajo por su propia cuenta; el Rebe lo asistirá de todas las formas para ayudarlo y guiarlo, pero el trabajo real lo debes hacer vos y debe provenir de vos mismo.

Con éxito, el Rebe inculcó en nuestras mentes y nuestros corazones el amor por cada judío, y abandonamos nuestra zona de confort a fin de alcanzar y encontrar a cada judío y acercarlos a Hashem y a Su Torá, y lo hicimos porque aprendimos a amar a cada judío incondicionalmente, porque cada judío es realmente nuestro hermano.

No hay necesidad de explayarse sobre algo tan obvio, pero solo mencionar los últimos eventos en Europa del Este, en Ucrania y Rusia, demostraron el autosacrificio de jóvenes Shlujim, muchos de los cuales ni siquiera conocieron al Rebe, para dar prioridad a la vida física y espiritual de otros judío, por sobre su propia vida.

No puede haber mejor ilustración que esa del éxito del Rebe en los puntos 1 y 2, y si no estabas al tanto de ello, simplemente lee cualquier periódico o cualquier otro medio de comunicación en cualquier parte del mundo y lo verás.

Sin embargo, respecto al punto 3, quedan aspectos por mejorar, el Rebe quiere Jasidim “Jabad”, el Rebe quiere que todo lo que hagamos impregne no sólo nuestras acciones, sino también todo nuestro ser.

Hacer todas estas cosas maravillosas sólo porque esto es lo que Hashem quiere, es maravilloso, pero para esto Hashem no necesitó crearnos, seres humanos mortales, Él tiene muchos ángeles que no tienen otros deseos que hacer lo que Hashem quiere. Fuimos colocados en este mundo porque tenemos nuestras propias mentes, y tenemos nuestros propios deseos, y no obstante estudiamos Jasidut, y este jasidismo penetra en nuestras mentes (y lo incorporamos) de modo que nuestra comprensión de la realidad sea la misma que la de Di-s.

Luego, nuestras mentes tienen que afectar sobre nuestros corazones, para que también nuestros deseos sean los de Hashem, y luego nuestras acciones sean impulsadas por todas nuestras facultades de modo que todo nuestro cuerpo, de pies a cabeza, sea lo que Hashem quiere.

El Rebe quiere que queramos al Mashiaj no sólo porque la vida será mejor entonces, o ni siquiera porque el Rebe nos dijo que pidamos al Mashiaj. El Rebe espera que después de 40 años de enseñarnos todo sobre el Mashiaj y enseñarnos Jasidut, y dándonos una muestra y saboreo de las revelaciones Divinas que Mashiaj nos impartirá, nosotros también debamos tener un deseo propio y auténtico por esas revelaciones desde lo más profundo de nuestras mentes y corazones, y esto debería impulsar nuestras acciones para clamar (llorar) por Mashiaj y hacer todo lo posible para acelerar su llegada. .

Es por eso que el seguimiento dado por el Rebe a raíz de este clamor (de aquel 28 de Nisan) fue la instrucción de involucrarse en el estudio y aprendizaje de todo acerca del Mashiaj, porque como explicó el Rebe, al estudiar sobre el Mashiaj, nuestras mentes estarán imbuidas de Mashiaj, y esto creará este anhelo por el Mashiaj en nuestra corazones a fin de cambiar todo nuestro comportamiento para que todo se centre en trabajar por traer al Mashíaj como una realidad.


Me atrevo a concluir diciendo que tal vez en ese momento el Rebe se quejó con los presentes de que le fallamos (como he escuchado a muchos de la generación actual quejarse de que nosotros se lo arruinamos...), pero los jóvenes de hoy en día no le están fallando al Rebe, una breve reseña y contemplación de cómo los jóvenes llevaron a cabo las celebraciones por el cumpleaños número 120 del Rebe en todas partes del mundo, un Rebe que (supuestamente) nunca conocieron, demuestra que no le están fallando al Rebe en lo absoluto, que anhelan al Mashíaj con todo su ser y con toda su sinceridad.

Solo queda este grito de corazón: Rebe, Ad Mosai!!!!

Esta vez es real, los jóvenes están compensando todos nuestros fracasos pasados, tienes una multitud muy seria esperando sinceramente y ansiosamente verte, ¿Cuánto más debemos esperar? ¡El tiempo es AHORA!



28 DE NISAN 5782
Rabino Yosef Katzman

miércoles, 27 de abril de 2022

El Rebe piensa en cada uno de forma individual - Maise de una carta del Rebe a un novio para su Jatuná


Reb Yoel Kahn A"H contó:

Cierta vez estaban sentados en 770 una noche 3 muchachos, Bojrim, que se habían comprometido y estaban por casarse conversando sobre diferentes asuntos, Inyonim, y sobre los preparativos de cada uno para la Jatuná, etc. Y surgió allí un debate entre ellos respecto a la carta que el Rebe suele enviar a todos los novios, donde el texto y contenido de la carta es un texto general y similar en todas las cartas por igual, la cual el Rebe firmaba en su puño y letra. El debate que planteaban en aquel entonces es si el Rebe realmente consideraba y tomaba en cuenta el destinatario de cada carta, o simplemente firmaba de forma general y rápida, etc.
Uno de estos muchachos sostenía, que según él, el Rebe simplemente firmaba y listo, mientras que sus colegas sostenían que el Rebe consideraba y tenía en mente a cada novio en particular.
Unos días después, estos muchachos estaban parados en la fila para recibir un dólar del Rebe, para Broje y Hatzloje. Los dos bajurim que entendían de forma indudable que el Rebe no meramente firma sino que piensa en cada uno de sus destinatarios, pasaron por la fila, como todos, de forma habitual, mientras que aquel Josn que sostenía lo contrario, pasa por el Rebe y recibe su dólar, procede a continuar cuando de repente el Rebe lo vuelve a llamar y le pregunta: "¿Recibiste la carta? De hecho, ya la firmé..." 

Reb Yoel termina el relato diciendo: 
En un Yehudi Atzmi y Pnimi como el Rebe no existe un concepto tal como meramente firmar. El Rebe plasma su Brajá a cada uno de lo más profundo de su ser, de forma personal y entregada en ese momento a esa persona.
Debemos tener en cuenta que la situación actual sigue siendo exactamente igual: Cuando un yehudi vuelca su pedido en el Ohel, el Rebe escucha a cada uno, cuando alguien está pasando un mal momento j"v, el Rebe está involucrado en su dolor y hace toda la fuerza para que del Shamaim lo liberen de tal apremio.

lunes, 25 de abril de 2022

Video: ¡Ánimo!

Cómo servir a Dios con alegría


La vida judía está llena de significado y alegría, pero conlleva también una gran responsabilidad. Es bastante fácil no alcanzar nuestro potencial dado por Dios, y es ahí cuando esos sentimientos de culpa comienzan a aparecer.

Pero resulta que ese sentimiento de culpa judío no es muy judío después de todo. En el Tania, la obra fundamental del Jasidut Jabad, se pone gran énfasis en la insidia de la culpa y la autocondena. Por supuesto, es importante, de vez en cuando, reflexionar sobre nuestras deficiencias, ¡pero sólo para seguir adelante!



domingo, 24 de abril de 2022

miércoles, 13 de abril de 2022

Carta del Rebe para Jag Hapesaj 5718 - Editada en español para Pesaj 5782-2022

Carta Rebe Pesaj 5782-2022 

Tuvo un hijo después de 20 años: el padre se lo agradece a Mordejai Ben David, vean por qué

Un bebé después de 20 años: ¿Por qué el padre está agradecido con Mordejai Ben David?

Avi Rebaj - MBD



El jueves pasado noticias particularmente alegres se oyeron en el Shiur del Rav Gamliel Rabinovitz, en el Beit Midrash Shabtai en Iersuhalaim: nació un bebé de uno de los miembros de la Kehilá después de 20 años de matrimonio.

Avi Rebaj, el flamante padre, le contó la historia detrás del Nes al Rab Rabinovitz y a los otros miembros del shiur:

“Hace más de un año, estábamos aquí en el Shul, y [el famoso cantante] Mordejai Ben David (que recientemente se ha ido acercando a la Kehilá del Rav Rabinovitz) estaba aquí”, cuenta Revaj. “Estábamos sentados en el Kidush después de la Tefilá y alguien le mencionó a Mordejai que hay un Yehudi aquí que no tiene hijos aún y que necesita una yeshuá.”

“Mordejai me dijo: ‘Asumí una decisión y compromiso para hacer algo que te sea realmente difícil a ti y luego Hakadosh Baruj Hu también hará lo Suyo.’ Le pregunté qué debería asumir y me respondió:  no hablara durante la Tefilá. Le dije que en realidad eso me es difícil, que generalmente me siento  o me encuentro con mis amigos alrededor. Y me dijo: ‘Davka porque te cuesta, tómalo y verás tu yeshuá.’

“Comencé a asistir a otro Shul (adonde no iban mis amigos) al comienzo para poder cumplirlo sin que se escape o meta la pata hablando durante el momento del Davenen. Poco más de un año después, bejasdei Hashem, nació mi hijo bejor (primogénito).”


El Brit Milá, hace unos días, MBD estuvo invitado y fue honrado a decir una Brajá


domingo, 10 de abril de 2022

11 de Nisan 5782 - 120 años del Rebe - Una reflexión



El Tzadik Reb Levi Itzjok de Berditchov relató el siguiente Mashal:

Un general muy condecorado perdió cierta vez una batalla. Obviamente, hubo repercusiones, pero el general confiaba en que, aunque haya sufrido una derrota, ganaría finalmente la guerra y lo descartó como un revés temporal.

Sin embargo, algunos de los asesores del rey perdieron su confianza en él, especialmente porque sentían que se suponía que esta era una batalla fácil, y si perdía una victoria fácil, perdería también la próxima y quizás decisiva batalla.

Sin embargo, sabiendo que el rey lo había elegido como su general, no sabían cómo convencer al rey para que lo reemplazara; hasta que se les ocurrió el siguiente plan.

Informaron al rey que el general estaba informado de las recientes maniobras del enemigo y las descartó. Es por eso que nuestros hombres fueron superados. Algunos de los otros generales sienten que tal error de juicio no puede ser un error sino que fue intencional y de alguna manera él está en cohortes con el enemigo.

Al escuchar esta acusación, el rey se alarmó e inmediatamente hizo arrestar al general y lo reemplazó. Por un lado, el general debería ser tratado como un rebelde por su acto de traición, pero el rey se recordó a sí mismo las tantas batallas que libró heroicamente y ganó, por lo que quizás estas acusaciones no sean ciertas. Inseguro de cuál era la verdadera realidad, puso al general bajo arresto domiciliario hasta que pueda aclararlo.

Poco tiempo después, el ejército del rey fue a la batalla nuevamente contra ese ejército, y esta vez su ejército bajo el mando del nuevo general salió victorioso. Cuando el guardia que vigilaba al enajenado general se lo mencionó de pasada el general se alegró ante la noticia y comenzó a celebrar con toda su energía.

Al oír esto, el rey lo liberó. El rey explicó que si estaba trabajando con el enemigo o incluso si ahora tenía algo de amargura contra mí por el despido, no celebraría así. Dado que está celebrando, eso significa que es completamente leal e inocente de todos los cargos.

Reb Levi Itzjok dijo: esta es la situación en la que Hashem se encuentra constantemente.

Un judío es enviado a este mundo en una misión y, a veces, la persona no tiene éxito en su misión en particular. Los ángeles acusadores afirman que la persona intencionalmente no tuvo éxito o no se esforzó lo suficiente y debe ser tratada en consecuencia.

Pero entonces esa persona toma parte y participa en el regocijo de una persona que haya tenido éxito en una de sus misiones; está haciendo un Sium o un Farbrenguen en honor a algo. Cuando su amigo se regocija con ello, está declarando: me gustaría poder hacer eso también! y Hashem señala con orgullo que esa es la verdad y la esencia de él. ¡Él está conmigo!

Entonces, ahora que todos nos preparamos para celebrar Yud Alef Nisan, permitamos que nuestra verdadera pasión se revele, celebrando la vida del Rebe de preparar al mundo para Mashíaj, y ahora que sabemos cuál es nuestra esencia, no solo celebremos su misión, sino que nos volvamos participantes activos para que esto suceda, ¡AHORA MISMO!

***

Algunos han preguntado dónde dice, o cuál es la fuente para conmemorar y, de hecho, celebrar los cumpleaños de los Tzadikim, incluso luego de su desaparición física.

El Frierdiker Rebe relata que el bisnieto del Alter Rebe, Reb Boruj Sholom, solía ayunar en Jai Elul. [Para aquellos que no lo saben, Jai Elul es el cumpleaños tanto del Baal Shem Tov como del Alter Rebe].

En Jai Elul 5605, que se cumplían cien años desde el nacimiento del Alter Rebe el Tzemaj Tzedek le informó a su hijo Reb Boruj Sholom del tremendo regocijo y celebración que está teniendo lugar ahora en los Cielos conmemorando los cien años desde que la neshamá del Alter Rebe descendió al mundo físico.

Al escuchar esto, Reb Boruj Sholom hizo Hatarat Nedarim (anuló su voto de ayuno ese día y eligió otro día para ayunar).

Imagínense la celebración en el Shamaim que está teniendo lugar en honor al 120 cumpleaños del Rebe.

***

Me gustaría agregar que el Alter Rebe escribe en el Tania, si una persona hizo una Mitzvá, aunque se haya realizado en un tiempo y momento específico, es eterno.

Entonces, los logros del Rebe son algo que están presentes ahora, incluso si se lograron hace años, pero especialmente porque personas están siendo inspiradas hoy por sus enseñanzas, definitivamente están presentes y tenemos lo qué celebrar.


Fuente: Rab Sholom Avtzon. Traducido por JasidiNews.

Celebrando en Argentina los 120 años del Rebe - Homenaje multitudinario


domingo, 3 de abril de 2022

Un Josid no es perfecto

Reb Mendel Futerfas, el legendario mashpia de la Yeshivá central Tomjei Tmimim en Kfar Chabad, relataba la siguiente historia:

Había cierto rabino que tenía una profunda conexión y llegada con Jabad. Él personalmente estudiaba Jasidut y, en muchos sentidos, se consideraba un Josid.

Este Rab vino una vez al Rebe. En su yejidut personal, le dijo al Rebe: "Rebeij bin a gantzer josid! - ¡Soy un completo Josid!"

El invitado le explicó que se había bien ganado el título, ya que estudiaba diariamente un capítulo de Tania.

El Rebe le respondió: "A josid iz nit kein gantzer, un a gantzer iz nit kein josid  - Un Josid no está completo, y alguien completo no es un Josid."

(Reb Mendel, página 436)

sábado, 2 de abril de 2022

2 de Nisan - Hilula Rebe Rashab - Maise: El hombre honesto

En la ciudad de Disna, hacia fines de 1800, vivía un Melamed, (maestro de niños), que se llamaba Reb Boruj-Yosef Kozliner, a quien todos se referían como "Reb Boruj Der Melamed". Sus hijos estudiaban en la Yeshiva Tomjei Temimim en Lubavitch.

En Disna, en ese momento, era posible evitar el reclutamiento al ejército del Zar sobornando a uno de la burocracia militar. Los médicos, oficiales y oficinistas del ejército estaban encantados de aceptar un regalo monetario con tal de liberar a alguien del servicio militar. Esta práctica fue floreciendo durante los años.

Boruj Yosef también jugó un papel decisivo en la liberación de jóvenes judíos del servicio militar. Pero Boruj Yosef no tomaba dinero por su labor; se arriesgó a desafiar la ley rusa únicamente para cumplir lo que se dice que es la Mitzvá más preciada de todas: Pidion Shevuim, rescate de prisioneros.

La vida continuó como de costumbre hasta que alguien informó al gobierno de lo que estaba pasando. Todo el esquema comenzó a desmoronarse. Se envió una delegación especial desde la capital rusa en Petersburgo a fin de investigar los cargos y actuar al respecto. Toda la ciudad se sumió en el pánico, porque no había hogar en Disna que no hubiera estado involucrada en el soborno a funcionarios del gobierno de una forma u otra. Después de todo, que un judío fuera reclutado en el ejército del Zar, ¡lo que generalmente era por 25 años! -- significaba el final de su vida como judío.

Se inició una investigación; cada nuevo cargo era seguido por un arresto. Decenas de personas fueron encarceladas, tanto funcionarios gubernamentales acusados ​​de recibir sobornos como los desafortunados ciudadanos acusados ​​de haberlos ofrecido. Todos los días se lanzaban nuevas acusaciones, a medida que más y más personas eran arrestadas y detenidas. Los miembros de la delegación se empeñaron en corroborar todos y cada uno de los detalles.

Boruj Yosef estaba aterrorizado, ya que sus actividades para eximir a los jóvenes de la Yeshivá del reclutamiento se remontaban a varios años ya. Tan pronto como la delegación llegó a Disna, Boruj Yosef partió hacia Lubavitch.

Sucedió que llegó uno de los días en los que el Rebe Rashab - Rabí Sholom-Ber Shneersohn, el quinto Rebe de Jabad - concedía Yejidut (audiencias privadas).

Boruj Yosef le pidió a Reb Najman, el asistente del Rebe, que le permitiera hablar con el Rebe, pero Reb Najman le informó abruptamente que tendría que esperar al menos varios días antes de poder entrar. Boruj Yosef no le era un rostro familiar al asistente, ya que generalmente solo venía a Lubavitch para Rosh Hashaná, e incluso entonces, no siempre tenía Yejidut con el Rebe.

Cuando Boruj Yosef se dio cuenta de que no le darían un turno, le escribió una nota rápida al Rebe, diciéndole que tenía algo urgente que consultar y que Reb Najman se negaba a dejarlo entrar. Le entregó la hoja de papel a la siguiente persona que estaba por entrar al Rebe y le pidió que se la entregara.

El plan de Boruj Yosef funcionó. El Rebe leyó su nota e insistió en que su asistente lo llamara a Boruj Yosef de inmediato.

Una vez dentro, Boruj Yosef volcó su corazón al Rebe. ¿Dónde podría buscar refugio? le preguntó. Una cosa estaba clara: bajo ninguna circunstancia podía regresar a su casa, pues sería arrestado de inmediato. Pensó que lo mejor era trasladarse a otra ciudad. ¿Pero cual? '¿Debía mudarse a Kremenzug o a Poltava?' le preguntó.

El Rebe escuchó mientras Reb Boruj le comentaba las dos alternativas y luego se detuvo un minuto, sumido en sus pensamientos. Luego hizo dos preguntas:

"¿Alguien sabe que estás aquí en Lubavitch?" preguntó el Rebe.

"Nadie, excepto mi esposa", respondió.

"¿Y fue absolutamente todo lo que hiciste para liberar a los jóvenes del Servicio Militar hecho por la Mitzvá en sí, y no por una compensación monetaria?" (Generalmente estaban involucradas grandes sumas de dinero en estas transacciones, y el atractivo del dinero es algo que a muchas personas les resulta difícil resistir).

"Hice todo con honestidad y fidelidad, Leshem Shamaim", respondió Boruj Yosef.

Después de una pausa un poco más larga, el Rebe sacó su reloj y miró la hora. "Creo que todavía puedes encontrar un cochero que te lleve a la estación de tren a tiempo para el próximo tren de regreso a Disna. Sin embargo, en caso de que sea demasiado tarde, regresa y mi propia carreta te llevará allí. Viaja en paz, y que Di-s esté contigo", dijo, finalizando así el Yejidut.

Una vez afuera, Boruj Yosef no supo qué hacer. ¿Cómo podría volver a Disna? Esta no era la respuesta que había buscado. Le había preguntado al Rebe en cuál de las dos ciudades debería establecerse para escapar de la ira del gobierno ruso.

Pero no había tiempo para que Boruj Yosef especulara. Se apresuró en dirección a los cocheros y tomó el último vagón a la estación de tren. A la mañana siguiente estaba de regreso en Disna.

Durante los días siguientes, Boruj Yosef se quedó en casa, destrozado y deprimido, esperando que las autoridades llamaran a su puerta y lo arrestaran en cualquier momento. Más y más personas eran llevadas a la cárcel todos los días, y Boruj Yosef pensó que era solo cuestión de tiempo hasta que llegara su turno. Se buscaba a cualquiera que tuviera la más mínima conexión con funcionarios sobornadores. Temeroso de mostrar su rostro en público, Boruj Yosef permaneció en casa, temeroso y desesperado.

Unos días más tarde recibió una visita sorpresa de su amigo y compañero jasid, Reb Yaakov-Reuven Meller, cuyos hijos también estudiaban en Lubavitch. "¡Mazal Tov!" exclamó mientras entraba por la puerta. "¡Ha llegado tu salvación!" anunció al asombrado Boruj Yosef.

Reb Yaakov luego le contó cómo se había enterado de que Boruj Yosef ya no estaba en peligro. Como vendedor de verduras de oficio, Reb Yaakov recorría la aristocracia de Disna, vendiendo verduras que había cultivado en su propia propiedad y en tierras que arrendaba. Algunas de las casas que visitaba pertenecían a empleados gubernamentales de alto rango, cuyas esposas se encontraban entre sus clientes habituales.

Ese día, Reb Yaakov había ido a la casa de un oficial adjunto de alto rango para pagar una cuenta. Cuando llegó allí escuchó el sonido de sollozos desgarradores y llantos provenientes del interior. La esposa del ministro, que estaba sentada y llorando, le abrió la puerta y le confió a Reb Yaakov la historia, como si hablara con un viejo y confiable amigo.

Muchos años atrás, le explicó, su esposo había aceptado un soborno para alterar algunos documentos oficiales, sin el conocimiento de su oficial superior. Cuando el oficial superior se enteró del soborno, también exigió dinero e insistió en ser parte del plan. Sin embargo, desde ese momento, el oficial adjunto no había estado involucrado en todo el negocio corrupto y estaba libre de cualquier delito. Ahora, con la llegada de la delegación gubernamental de Petersburgo, el oficial superior había sido arrestado y estaba en prisión. Solo su esposo y el empleado de la oficina permanecieron en el trabajo, ordenando y clasificando el correo que llegaba a la oficina y colocándolo en las ranuras de correo adecuadas.

Ese día en particular, el ministro tenía en el bolsillo una carta que informaba sobre las actividades ilegales de un tal Boruj Yosef Kozliner. Planeaba entregarlo a la delegación gubernamental, que debía visitar su oficina esa misma mañana.

Mientras los dos empleados se sentaban y revisaban el correo, el empleado abrió una carta denunciando al oficial adjunto, informando sobre su participación pasada en actividades ilegales. Nombres, fechas y todos sus detalles estaban claramente escritos en la carta, que había sido enviada por el oficial superior ya encarcelado. ¿Por qué debería ser él el único en sufrir, cuando solo había seguido el ejemplo dado por su adjunto? Y tal vez se le mostraría misericordia por informar sobre alguien más.

Los dos hombres habían estado sentados en lados opuestos del mismo escritorio. "¡Mira esto!" le dijo el empleado, mostrando la carta incriminatoria. "Estás en graves problemas ahora".

El ministro palideció. Empezó a rogarle al empleado por la carta. ¡La delegación debía llegar en cualquier momento! Al principio, el secretario tenía miedo de ocultar la información de la investigación. Pero luego, después de escuchar las súplicas de su superior, accedió a entregar el documento, sobre todo porque el diputado le prometió un 'regalo' por hacerlo. El ministro, agradecido, tomó la carta del empleado y se la guardó en el bolsillo.

En ese mismo segundo se abre la puerta y entró la temida delegación. Los dos empleados estaban temblando en sus botas, ya que por muy poco hubiesen sido descubiertos. En su miedo y confusión, el ministro metió la mano en el bolsillo y les entregó a los funcionarios la carta equivocada... En lugar de informar sobre Reb Boruj Kozliner, les entregó la carta que sellaba su propio destino..

Cuando el ministro fue arrestado de inmediato y enviado a prisión, el secretario se dio cuenta de lo que debió haber sucedido. Corrió a contárselo a la esposa del ministro, quien a su vez le contó toda la historia a Reb Yaakov.

Reb Yaakov se dirigió de inmediato a darle a su amigo las buenas noticias. Boruj Yosef nunca fue informado y permaneció libre y a salvo por el resto de sus días.


Fuente: Complementado por Yerajmiel Tilles de Extraordinary Chassidic Tales, vol. 1 [Otzar Sifrei Lubavitch] por el rabino Rafael Najman Kahn.

viernes, 1 de abril de 2022

Dirección equivocada - Maise para Shabat Tazria

Si no tiene los medios para un cordero, deberá tomar dos tórtolas o dos pichones de paloma(Vaikrá 12:8)

Reb Zushe de Anipoli solía decir: "Cuando vaya a pararme ante la Corte Celestial, no temo a que me pregunten: "¿Por qué no fuiste como  Moshé Rabeinu?" Yo no estuve preparado ni reuní las condiciones para llegar a ser Moshé. Pero sí tiemblo por el día en que se me demande: "¿Por qué no fuiste Zushe?

La Rebetzin Deborah Leah, hija de Rab Menajem Mendel de Lubavitch, contó:


“En la ciudad de Vítebsk vivían dos comerciantes de té, ambos llamados Hoshea, conocidos como 'Hoishy el grande' y 'el pequeño Hoishy'. 'Hoishy el grande' era un hombre muy adinerado, con un establecimiento grande y respetable y una red de distribución bien desarrollada. 'El pequeño Hoishy' era un pequeño empresario, manejando su negocio y viviendo el día a día, 'remándola' y siempre luchando por conseguir préstamos para mantenerlo a flote.

Un día llegó un mensaje a la aldea: los funcionarios de aduanas habían confiscado uno de los cargamentos de té del pequeño Hoishy en la frontera. Para el pobre hombre esto significaba la ruina total. No solo perdería todo, sino que se quedaría con deudas aplastantes que nunca podría pagar.

“Yo estaba allí”, relata Devorah Leah, “cuando le dieron la noticia a Reb Hoishy, que estaba en Lubavitch en ese momento. El desafortunado hombre se desplomó, cayó desmayado; una y otra vez lo reanimaban, pero en cuanto recordaba lo ocurrido, colapsaba una vez más.

Corrimos hacia mi padre y le contamos sobre el estado de Reb Hoishy. Mi padre instruyó que cuando Reb Hoishy sea reanimado nuevamente, debemos decirle que hubo un error, que el mensajero se había equivocado. Poco después, el asunto fue aclarado. Resulta que el envío confiscado pertenecía al otro Hoishy, el comerciante de té, "Hoishy el grande", que (para él) apenas sentiría la pérdida.

“Mi padre siempre sostuvo que nunca realizó Moifsim (maravillas y milagros sobrenaturales). Ahora, los jasidim que habían presenciado el incidente afirmaron que 'lo habían atrapado con las manos en la masa' con esta hazaña sobrenatural. “Están equivocados”, respondió mi padre a esta “acusación.” “No hay nada milagroso en mi predicción. Verán, nuestros Sabios nos dicen que cada vez que Hashem hace que una persona pase por un desafío o prueba en su vida, siempre le proporciona la capacidad y la fortaleza para soportarlo y aprender de la experiencia. Por lo tanto, cuando vi que le sobrevino una calamidad la cual Reb Hoishy no estaba preparado y no podía soportar, entendí que no era para él. Obviamente, debe haber habido algún malentendido... .’”

lunes, 28 de marzo de 2022

25 de Adar Cumpleaños de la Rebetzn - Maise especial - Una calle cortada

Jessed Halberstam trabajó para la Rebetzn Jaya Mushka Schneerson, esposa del Lubavitcher Rebe, durante dieciocho años, desde 1970 hasta el fallecimiento de la Rebetzn en 1988, realizando tareas domésticas y sirviendo como chofer de la Rebetzn.


El Rebe me pidió que procurara que la Rebetzin salga de casa todos los días para tomar aire fresco. Por lo general, íbamos a un parque en Long Island. En los años en que mi hijo, Ari (que Di-s vengue su sangre*), era un niño pequeño, a menudo pasábamos por su escuela en Ocean Parkway para llevarlo; la Rebetzin disfrutaba jugar con él, empujándolo en los columpios en el patio de recreo del parque, etc.

Un día, cuando nos acercábamos al parque, nos encontramos con que nuestra ruta regular estaba cerrada debido a obras viales, y nos vimos obligados a continuar en una calle paralela. Mientras conducíamos por esa calle, escuchamos el sonido de una señora gritando en ruso. Cuando me detuve en el siguiente semáforo, la Rebetzin se volvió hacia mí y dijo: “Escuché a una mujer gritar. ¿Puedes volver y ver de qué se trata?

Volvimos al comienzo de la calle. Allí vimos a una mujer parada en la vereda y llorando, mientras a su lado unos trabajadores estaban sacando muebles y artículos del hogar de una casa y cargándolos en un camión que pertenecía al alguacil del condado. A pedido de la Rebetzin, estacioné detrás de la camioneta del alguacil y fui a averiguar detalles de lo que estaba pasando. El alguacil explicó que la mujer no había pagado el alquiler durante muchos meses y ahora estaba siendo desalojada de su casa.

Cuando le informé a la Rebetzin, ella me pidió que volviera y le preguntara al alguacil cuánto debía la mujer y si aceptaba un cheque personal; también me pidió que no le dijera nada a la familia que estaba siendo desalojada. En este punto, todavía no me di cuenta de a dónde me llevaba todo esto, pero cumplí con la solicitud de la Rebetzin. La suma que la familia debía era de aproximadamente $6.700. El alguacil dijo que no tenía problema en aceptar un cheque personal, siempre y cuando confirme con el banco que el cheque está cubierto; también dijo que si recibía el pago, sus hombres llevarían todo de regreso a la casa. Cuando informé a la Rebetzin de los detalles, ella sacó su chequera y, para mi asombro, escribió un cheque por el monto total y me pidió que se lo diera al alguacil.

El alguacil hizo una llamada telefónica al banco y luego instruyó a sus trabajadores para que llevaran todo a la casa. La Rebetzin inmediatamente me instó a que me alejara rápidamente, antes de que la mujer se diera cuenta de lo que había sucedido.

Estaba completamente asombrado por lo que había visto. Más tarde, cuando estábamos en el parque, no pude contenerme y le pregunté a la Rebetzin qué la había llevado a darle una suma tan grande a un completo extraño.

"¿Realmente quieres saber?" preguntó la Rebetzin.

“Sí, así es”, respondí.

“Entonces te lo diré”, dijo ella. “Una vez, cuando era niña, mi padre [el Frierdiker Rebe] me llevó a dar un paseo por el parque. Me sentó en un banco y comenzó a hablarme sobre la idea de Hashgajá Pratit (providencia divina específica). Cada vez, dijo mi padre, que sucede que algo nos hace desviarnos de nuestra rutina normal, hay una razón divinamente ordenada para hacerlo. Cada vez que vemos algo inusual, hay un propósito por el cual se nos ha mostrado.

“Hoy”, continuó la Rebetzin, “cuando vi la señal de ‘Desvío’ indicándonos que nos desviáramos de nuestra ruta regular, recordé las palabras de mi padre e inmediatamente pensé: todos los días pasamos por esta calle; de repente, la calle se cierra y nos envían a una calle diferente. ¿Cuál es el propósito de esto? ¿Cómo esto se relaciona conmigo? Entonces escuché los gritos de la mujer llorando. Me di cuenta de que habíamos sido enviados por esta ruta con un propósito”.


* Ari Halberstam fue asesinado por un terrorista árabe en 1994, en el infame tiroteo del Puente de Brooklyn.

domingo, 27 de marzo de 2022

Video: En relación con la Guerra que está teniendo lugar, el Rebe cómo aborda la situación



Dos plegarias para traer paz mundial. Qué puedes hacer para ayudar a que finalice la guerra Rusia-Ucrania.

jueves, 24 de marzo de 2022

3 Maises para contar Shabat Mebarjim Nisan - Segulá para los gastos de Pesaj

Tres Maises que el Maguid de Koznitz solía contar todos los años en el Shabat Mebarjim Nisan, y decía que son una Segulá para contar con todas las necesidades de Pesaj con Harjobe (amplitud)!


El primer Maise

Había un Yehudi, comerciante, que se dedicaba a la elaboración de Mashke, y fabricó antes de Pesaj un Mashke, viajó con la mercadería (los barriles) para venderlos, y al pasar la frontera de un país a otro, lo atraparon los guardias en la frontera y le confiscaron los barriles, ya que estaba prohibido comerciar bebidas alcohólicas sin un permiso especial. 
Inmediatamente después se dirigió a lo de Reb Elimelej (de Lizensk) y lloró contándole que le sacaron el barril de Mashke, con el cual pensaba conseguir el dinero para hacer Pesaj.
Reb Elimelej lo tranquilizó y le dijo que vaya y les diga a los guardias que hubo un error, que prueben del barril que es simplemente agua; así hizo y les dijo que prueben, comprobando de hecho que estaba lleno de agua, y le devolvieron el barril. 
El yehudi  volvió a lo de Reb Elimelej diciéndole que ese barril era su fuente de ingresos para los gastos de Pesaj y ahora los barriles solo tenían agua... a lo que Reb Elimelej le dijo que lo pruebe y compruebe que eran Mashke! Asi hizo, y ese Yehudi pudo cubrir todos los gastos de Pesaj y con Harjobe!                      

 El segundo Maise

Había una vez un rey que se le perdió su anillo y ordenó que lo busquen, y las personas que se comprometan a buscarlo el rey les daba una gran suma de dinero para que puedan buscar el anillo; había un yehudi que era pobre y no tenía para hacer Pesaj, entonces le dijo su esposa: "el rey está concediendo una suma importante de dinero a quienes quieran buscar su anillo, andá vos también y dile que querés buscar el anillo, y el rey te dará todo el dinero necesario, y con esa plata podremos comprar las cosas para Pesaj." Le gustó el consejo de su mujer, y se fue al rey y le dijo que se dispone buscar el anillo. El rey le dio la plata, con ese dinero compró todo lo necesario para Pesaj con Harjobe, e incluso invitó a su casa a muchos invitados para el Seder.
El rey tenía un consejero que odiaba a los Yehudim, que lo enfureció el hecho que aquel Yehudi se haya aprovechado y haya engañado al rey; lo llamó al rey y le propuso que venga esa noche y vea qué hizo ese Yehudi con la plata que le dieron; El rey llegó justo a la puerta cuando estaban entonando el párrafo de la Hagadá "Ilu Hotzianu" y todos los huéspedes respondían fuerte "Dayeinu!". El consejero no-judío se llamaba Dayaini, y el rey llegó a la siguiente conclusión: este Yehudi habrá estado haciendo una investigación quién robó el anillo y todos exclaman Dayaini (=Dayeinu, en la pronunciación jasídica idish), y el rey ordenó arrestar a su consejero y golpearlo hasta que confiese, y así fue que admitió haber robado el anillo y ese Yehudi pudo cubrir todos los gastos de Pesaj y con Harjobe!                      


 El tercer Maise

Había un Yehudi que trabajaba para el Poritz (señor feudal), y una vez este le dijo: si no fuera por mí te estarías muriendo de hambre, a lo que el Yehudi le respondió: "Hay un Di-s y Él es el que alimenta y sustenta a todos, y tiene muchos mensajeros." Enseguida se enojó el Poritz y lo echó al Yehudi, y eso fue justo antes de Pesaj, y no tenía nada para Pesaj.
Este Poritz tenía un mono (como mascota) y una vez entró en la bodega de las monedas, acompañado de su mascota y se puso a revisar su dinero, las monedas, pulía con su boca las monedas; cuando el Poritz se fue el mono simplemtente copió lo que el Poritz había hecho y se metió las monedas en la boca, se las tragó y se ahogó, cuando volvió el Poritz y vio al mono tirado y muerto le ordenó a su criado que se lo arrojara por la ventana al Yehudí que echó (como "regalo" para su Pesaj...), al quebrarse la ventana en pedazos con el cadáver del mono arrojado y todo el ruido que generó, el Yehudi llegó sobresaltado y asustado y ve el cadáver de un mono, pero nota una moneda que sale rodando... se apuró en abrirle el estómago y encontró un verdadero tesoro de monedas de oro, y así ese Yehudi pudo cubrir todos los gastos de Pesaj y con Harjobe!