jueves, 29 de agosto de 2019

Snapshots - Anécodotas cortas con el Rebe - Desafiando el Status Quo 5

Número 5
No un corte de pelo moderno
Durante los primeros años del nesius, el Rebe invirtió mucha energía en Anash y sus familias, alentándolos a resistir los nisyonot de América y estableciendo el estándar (adecuado) a los Jasidim.
Cuando Reb Shimon Goldman celebró el Opshernish de su hijo el 23 de Shevat 5713 (1953), el Rebe fue honrado con el primer corte del cabello del niño.
El Rebe dijo una breve sijá sobre la calidad del estudio de la Torá a partir de los tres años. Luego, justo antes de levantarse para irse, el Rebe se volvió hacia Reb Shimon y le dijo:
Te deseo un jasídishe hogar, no un hogar moderno. Esto también se expresará en el tipo de corte de pelo que le das a tu hijo: que sea de la manera adecuada."
El Rebe luego agregó con una sonrisa: "Supongo que sabes a lo que me refiero..."
(Torat Menajem, Vol. 7, p. 339) 

miércoles, 28 de agosto de 2019

Jasidishe Maise: Lo que todo aspirante a sastre (y Josid) debe saber


Entre las cosas que hacemos como jsidim, están los objetivos reales (estudiar jasidus, estar totalmente dedicados al Rebe, hacer Davenen adecuadamente, etc.) y luego hay cosas que hacemos que jamás fueron concebidos para ser un 'fin' en sí mismos, más bien solo suponían ser un medio para ayudarnos a llegar a esos fines. Sin embargo, a veces nos desviamos y perdemos el enfoque, y comenzamos a considerar esos medios como fines/objetivos en sí mismos.

Este Jsidishe Vort, relatado por Reb Avrohom Aharon Rubashkin ‘שי, (que lo oyó de su tío Reb Peretz Jein,) resalta muy bien este punto.


En los viejos tiempos, si uno quería convertirse en sastre, le enseñaban tres cosas: 1) cómo mentir. 2) cómo robar. 3) cómo tejer y coser realmente...

Debido a que la competencia era tremenda, para tener éxito uno necesitaba saber cómo mentir. Si alguien acudía al sastre y le decía: Necesito que me confecciones un traje para tenerlo para Januka, el sastre necesitaba asegurarse de no perder al cliente, por lo que decía "por supuesto, lo tendrás listo para entonces," a pesar de saber muy bien que ya estaba colmado de trabajo y que no lo tendría listo para entonces. Luego, cuando llegaba Januka y no estaba listo, inventaba alguna excusa por la cual, aunque realmente tuvo toda la buena intención de hacerlo, sucedió que no llegó...

También necesitaba aprender a robar. Debido a que las ganancias no eran suficientes, el sastre le decía al cliente que le encargaba un traje, que comprara más material del que realmente se necesitaba, lo cual le cobraba al cliente, y luego usaba el material extra para coser algo pequeño y venderlo en el mercado.

Y, por supuesto, también necesitaba aprender cómo hacer el trabajo, cómo tejer y coser...

Las dos primeras cosas, cómo mentir y robar, todo joven aspirante a sastre lo aprendía muy rápido... sin embargo, no siempre se las arreglaban para aprender a tejer y coser concretamente...

Así también, decía Reb Peretz, es el caso de alguien que quiere ser un Josid.

Todo Josid necesita aprender tres cosas. 1) Ser jutzpeh’dik. 2) tomar un poco de mashke. 3) estudiar concretamente jasidus y estando inmerso (metido) en ello.

Porque ser un josid significa ir contra la corriente, sin que te importe lo que piensa el resto del mundo, un josid necesita aprender a ser jutzpeh’dik y no hacerse nispoel de los demás.

Dado que ir contra la corriente no es una tarea fácil, y a menudo puede hacer que la persona se sienta desanimada y deprimida, necesita levantarse bebiendo mashke, diciendo un Lejaim de vez en cuando.

Y, por supuesto, ser un josid en realidad significa estudiar jasidus y estar realmente inmerso allí.

Todos los aspirantes a jsidim aprenden muy rápidamente los dos primeros rasgos, pero no siempre adquieren el tercero y concretamente comienzan a estudiar jasidus...

martes, 27 de agosto de 2019

Snapshots - Anécdotas cortas con el Rebe - Desafiando el Status Quo 4

Número 4

¡¿Donde está el orgullo?!

Simjat Torá 5715 (1954) fue uno realmente para recordar. El Rebe precedió las hakafot con una cita del Rebe Rashab de que "Simjas Toiro shat nit" (en el día de Simjat Torá palabras duras no causarán daño), y comenzó a hablar de un tema delicado de la manera más directa:
“Los primeros tres años cuando un niño comienza a estudiar, a aprender,  constituyen la base de su futuro éxito. Entonces, ¿cómo es que durante este período agarran al niño y lo rellenan de inglés y geometría?!
¡Ojalá los adultos no supieran acerca de estos asuntos! Pero ciertamente no (lo precisa) un niño de nueve o doce años... Hashem desea morar en la mente de un Idishe Kinder (niño Yehudi), ¡y su cabeza es ocupada y repleta de estudios seculares! ¡¿Dónde está el orgullo judío?!” ('el Ídishe orgullo')
Aquel farbrenguen pasaría a ser la base de la fundación y establecimiento de Oholei Torah, Jeider Al Taharas Hakoidesh, por parte de Reb Mijoel Teitelbaum. Fue seguido poco después el establecimiento de otros Jadorim en Kfar Jabad, Detroit, Holanda y Bnei Brak.

lunes, 26 de agosto de 2019

My Story: El Tzetl (nota) sobre el cual el Rebe dijo "chocante!!!"

El educador Reb Avraham Rottenberg cuenta lo que le escribió al Rebe, que hizo que el Rebe respondiera "¡Desconcertante!"

El rabino Avraham Rottenberg, un Guerer josid y educador veterano, vive en Bnei Brak, donde fue entrevistado por el Proyecto My Encounter de JEM en agosto de 2012.


Mi padre era descendiente de la dinastía jasídica Guerer de Polonia, de forma directa, del Guerer Rebe, Rab Isroel Rottenberg. Lamentablemente, no pudo quedarse en Polonia con su gente. Cuando fue reclutado por el ejército polaco, tuvo que huir; escapó a Alemania donde se casó con mi madre.

Nací en Alemania en 1930, pero después de que los nazis tomaron el poder, antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, mis padres lograron emigrar a Israel.

Ahí es donde crecí y fui criado. Poco después de casarme, a mi esposa y a mí nos ofrecieron puestos de enseñanza en Brasil, y en el verano de 1956, nos mudamos a Sao Paulo. Pero las cosas no salieron como esperábamos. Debido a los problemas con los que nos encontramos, recurrí al Lubavitcher Rebe para pedirle consejo, y así comencé mi correspondencia continua con él, centrada principalmente en cuestiones educativas y desafíos.

Después de un año, decidimos regresar a Israel. En el viaje de regreso, nos detuvimos en Nueva York para visitar a mi abuela, y aproveché esta oportunidad para encontrarme con el Rebe.

Durante esa audiencia, hablamos sobre Brasil y mi trabajo allí. También le confié una idea sobre la que había estado pensando durante un tiempo, de quedarme y enseñar en Nueva York. Inicialmente, el Rebe objetó: “¿Faltan maestros aquí? En Brasil necesitan más maestros que en Nueva York." Pero cuando le expliqué que ya había encontrado a alguien que ocupe mi lugar en Brasil, el Rebe no me presionó más.

Así fue que nos quedamos en Nueva York durante dos años (1957-1958), tiempo durante el cual enseñé en Yeshiva Ohel Moshe en Brooklyn. Al final de cada año escolar, llevé a toda mi clase a una audiencia con el Rebe, y el Rebe les dio una breve charla a los niños. En general, durante esos dos años tuve el privilegio de tener una estrecha conexión con el Rebe, y me gustaría compartir una anécdota que se destaca en mi memoria.

Un día, recibí una carta de mi hermano en Israel que decía que mi padre había sufrido un paro cardíaco y que su condición era crítica. Aunque hoy en día es difícil de entender esto, en ese entonces las llamadas telefónicas internacionales eran algo excepcional debido a su alto costo, por lo que el método de comunicación más común era por carta, que tardaba aproximadamente una semana en llegar a los EE. UU. desde Israel. Calculé que la carta, que había llegado un jueves, probablemente se envió el domingo, lo que significa que había pasado casi una semana desde el incidente, y estaba muy preocupado por lo que podría haber sucedido desde entonces.

Entonces, de inmediato, corrí a llevarle un Tzetl (nota) al Rebe, informando lo que me había escrito mi hermano, que la situación de mi padre era grave y concluía allí: "Ni siquiera sé qué pensar a esta altura..."

La respuesta llegó rápidamente. En su respuesta, el Rebe subrayó mis palabras: "Ni siquiera sé qué pensar en este momento..." y escribió al margen, "Impactante!!!" [o "¡Desconcertante!!!"] con tres signos de exclamación.

Esos signos de exclamación transmitían la fuerza de sus emociones: "¡Desconcertante!!!"

Debajo de eso, escribió en idish: La instrucción de nuestros Rebes es bien conocida: ‘Trajt gut vet zain gut‘ - Piensa bien y estará bien. Espero buenas noticias."

En el momento en que recibí esta respuesta del Rebe, inmediatamente me tranquilicé: sabía que mi padre todavía estaba vivo. Continué rezando y recitando salmos, y luego de un par de días, junté el coraje para llamar por teléfono a la casa de mis padres.

Cuando mi madre levantó el teléfono, le pregunté: "¿Cómo está papá?"

"Está fuera de peligro", respondió ella. "El jueves por la noche su condición se estabilizó".

Me sentí muy aliviado al escuchar eso y quería contarle al Rebe las buenas noticias. Así que me dirigí a la sede de Jabad para la Tefilá de Minjá (la tarde), asegurándome de pararme donde el Rebe me mirara cuando entrara.

"¿Tienes buenas noticias para mí?", Preguntó.

"Sí!", respondí.

"Mi padre está fuera de peligro... Acabo de hablar con mi madre en Israel".

“¿Cuándo mejoró su condición?”, Preguntó el Rebe.

"El jueves por la noche."

"¿Y cuándo empezaste a pensar bien?", le preguntó.

"Cuando el Rebe me lo dijo."

"¿Cuando fue eso?"

"Jueves de noche."

¿Entiendes lo que el Rebe me estaba diciendo? ¡Estaba diciendo que fui yo quien lo salvó! ¡Cambiar mi modo de pensar tuvo un impacto real y concreto en la recuperación de mi padre! (Al mismo tiempo, creo que en su humildad quiso desviar la atención del hecho de que en ese mismo encuentro del jueves por la noche donde me dijo que "pensara bien", ¡el Rebe también le había dado a mi padre su bendición!)

"Que tales cosas nunca vuelvan a suceder", declaró el Rebe, y agregó, "pero debes recordar pensar siempre en positivo."

sábado, 24 de agosto de 2019

Carta Semanal del Rebe: ¿Es un pecado que no te guste todo en el mundo? ¿Debemos amar todo lo que Hashem creó?


La carta del Rebe de esta semana es una respuesta a una interesante pregunta que una joven le pregunta: "¿Es un pecado el no gustarme todo (lo que hay) en el mundo? ¿Deberíamos amar todo lo que Hashem creó?" La fascinante respuesta del Rebe incluye una definición clara de qué es "bueno".

La carta, escrita originalmente en inglés, proviene de los archivos del fiel secretario del Rebe, el Rabino Nissan Mindel.



Con la ayuda de Di-s
Rosh Jodesh Nisan, 5742
Brooklyn, Nueva York.
Sra. ...
Montreal, Que. H4V2N3
Canadá
Brajá y Shalom:
Recibí tu carta en la que haces varias preguntas relacionadas con la Torá y el Idishkait. En general, tales preguntas deben hablarse [discutirse] con tu maestro o con un rabino en tu comunidad.
Dado que ya me has escrito, responderé la primera de tus preguntas: si es un pecado el no estar a gusto con todo en el mundo y si debemos amar todo lo que Hashem creó.
La respuesta que nos da la Torá, que también es una cuestión de sentido común, es que dado que Hashem es el Creador de todo, es indudable que Le gusta cada acto de Su creación, como la Torá declara: "Y Di-s vio todo lo que había hecho y he aquí, era muy bueno "(Bereshit 1:31).
Sin embargo, debemos tener en cuenta que todo fue creado para su propósito o propósitos específicos y, por lo tanto, todo debe cumplir su propósito acorde al esquema del Creador para que sea "bueno." Por ejemplo, si bien Di-s creó todas las cosas que son necesarias para sustentar una vida en la tierra, también creó ciertas plantas venenosas que pueden tener el efecto contrario. Pero estas cosas fueron creadas no para consumirse, sino para otros fines, como medicamentos y drogas para aliviar el dolor y curar enfermedades, cuando se usan en dosis limitadas y adecuadas. Por lo tanto, aunque tales plantas pueden ser hermosas a la vista, agradables al paladar y gratamente aromáticas, no deben permitirse (su consumo y disfrute) debido a sus efectos tóxicos, y su atractivo externo es una prueba de la voluntad y determinación del hombre de controlar sus apetitos.
Dichas plantas, por cierto, a menudo se citan como una analogía de las tentaciones a las que una persona está expuesta en la vida, para disfrutar de cosas o hábitos que al principio son agradables, pero al final son realmente dañinos. Una lección clásica se encuentra, por supuesto, en la primera rendición humana a la tentación al comer la fruta prohibida, viendo que era "sabrosa para comer, y una delicia a los ojos, y deseable..." (Bereshit 3:6)
En consecuencia, es una cuestión de sentido común que, dado que Di-s ha dotado al ser humano de libre albedrío (libertad para actuar), ya sea para hacer el bien o lo que no es bueno, sin duda debería gustarnos lo que es bueno y no gustarnos lo que no es bueno, como está escrito "Apártate del mal y haz el bien."
Al mismo tiempo, hay un cierto aspecto que nos puede gustar incluso en algo que es negativo en sí mismo, ya que es (justamente) a través de la distinción entre el bien y el mal que apreciamos el bien y rechazamos el mal, incluso si el mal a veces aparece bajo la apariencia de algo bueno y agradable.
No hace falta decir que es imposible abordar adecuadamente en una carta la pregunta anterior o cualquiera de las otras preguntas que mencionaste en tu carta; y si estas y otras preguntas realmente te molestan, debes conversarlas con una persona experta como se mencionó anteriormente.
Desde que te convertiste en Bat Mitzvá hace varios años, y por lo tanto en una íntegra y plena mujer judía que tiene el deber de observar todas las Mitzvot que una niña y una mujer judías deben observar, confío en que las estás observando con devoción y diligencia. Si hay algo que se te perdió (faltó) en el pasado, tenemos la seguridad de que nada se interpone en el camino de Teshubá. Cualquier falla en el pasado puede corregirse teniendo especial cuidado en la observancia de esa Mitzvá con hidur.
Adjunto hay una copia de mi mensaje reciente en relación con Pesaj, que tiene relación con lo anterior.
Con los mejores deseos por un Pesaj kasher, alegre e inspirador y
Con bendición,
M. Shneersohn


jueves, 22 de agosto de 2019

Rescate y Gueulá en Argentina - La recuperación de un Shil histórico

La antigua sinagoga que individuos anarquistas habían invadido, profanado y en la cual organizaban horrendos y estremecedores eventos, fue recuperada tras una operación especial de rescate por parte de los Shlujim del Rebe.


Rescate y Gueulá en Argentina - La recuperación de un Shil histórico


Precisamente en Tisha B'Av, el triste día en que el pueblo judío conmemoraba la destrucción de Su casa, del Gran Templo, los judíos de Buenos Aires tuvieron el honor y mérito de ver la redención y rescate de su Beit Hamikdash individual, luego de una compleja saga que duró varios años.

La melodía de Ani Maamin que surgió al unísono de boca de todos los presentes al concluir la Tefilá, tomó esta vez un significado mucho más tangible, firme y significativo.

El Sheliaj que abordó el asunto desde su inicio, el rabino Shneur Mizraji, revela todos los detalles de la operación en una entrevista especial para "Kfar Jabad" Magazine.

Fuente: Revista Kfar Jabad. Traducción: JasidiNews.

Una emoción histórica envolvió a la sinagoga Ashkenazi, el Beit HaKneset 'Kneset Israel' en el barrio argentino de Boca-Barracas el domingo por la mañana. En el Salón Principal de Tefilá, unos cincuenta Yehudim, ancianos y adultos, se congregaron especialmente después de muchos años sin poder siquiera cruzar el umbral de la sinagoga. El yeso pelado en las paredes todavía era notable. La destrucción y abandono imperaba cada rincón. Sobre el Arón Hakodesh todavía hay sellos de graffiti y símbolos extraños grabados en las paredes del edificio en los últimos años. 

Precisamente en el triste día en que el pueblo judío conmemora la "destrucción de Su Casa", los judíos de Buenos Aires, al menos cientos de judíos del barrio del Templo Kneset Israel, tuvieron el honor de presenciar la redención y recuperación de su templo particular, cuando, después de una saga compleja que duró varios años, la antigua sinagoga regresó a manos de la comunidad judía y del Beit Jabad local.

La canción de Ani Maamin que surgió de boca de todos los presentes en una maravillosa unidad al concluir la Tefilá tomó esta vez un significado mucho más tangible, firme y mucho más significativo. "Y a pesar de que se demore, con todo eso, lo esperaré cada día..." Así tal cual es como la compleja saga ha estado teniendo lugar en los últimos años en el camino hacia la victoria milagrosa.


La toma y usurpación anarquista


"Se trata de una sinagoga magnífica, una de las primeras erigidas en suelo argentino, construida especialmente para los primeros inmigrantes de países europeos en el período anterior a la Primera Guerra Mundial", contó esta semana a"Kfar Jabad Magazine" el Sheliaj local, el rabino Shneur Mizraji. "Está ubicada en una zona central y agradable, próxima al puerto original de la ciudad, y donde durante años existió una vida judía vibrante.

"La historia de esta magnífica sinagoga tuvo un hostil y triste desenlace luego del fallecimiento del rabino local, quien se ocupó de ella hace más de veinte años. Como resultado de irregularidades y desatención, un grupo de anarquistas ocuparon la sinagoga, liderados por un líder específico e hicieron allí lo que quisieron.  Por respecto a la redacción y al público lector, me limitaré a no entrar en detalles respecto a las barbaridades que realizaron y cometieron allí."

"Concretamente, en el año 1994, cuando a la Comunidad Judía (Asociación Mutual Israelita Argentina) le surgió la oportunidad de recuperar el templo de los usurpadores, denegaron la oferta debido a las tremendas deudas e impuestos que fueron juntándose con los años sobre el terreno. Además de ello, cabe señalarse el hecho que varios de los documentos que le atribuían la titularidad del templo a la Comunidad Judía se extinguieron en el atentado ocurrido en su sede en aquel año (1994). Así fue que se dio lugar para aquellos 'inquilinos' de adueñarse y profanarlo por completo." 

  El rabino Mizraji llegó al barrio en cuestión hace poco más de cinco años para operar en la zona como Sheliaj del Rebe. "Vivía no muy lejos", nos cuenta, "y en Janucá llegué al barrio por primera vez para realizar un gran evento público de encendido de las velas de Janucá. Muchos Yehudim participaron y la atmósfera que se vivió fue muy especial. Más adelante, fui desarrollando más actividades por allí, como ser la distribución de Jalot todos los viernes para Shabat, y durante la semana la Campaña de Tefilin con gente local, hasta que vi que había aquí un terreno fértil para una actividad más fija y regular en la zona."

Durante los primeros días de actividad, el rabino Mizraji alquiló un apartamento en uno de los edificios del barrio y lo convirtió en una sinagoga concurrida y vívida. Muchos Yehudim viven en el área y la respuesta fue excelente, tanto que en los Yamim Noraim, Rosh Hashaná y Iom Kipur, cientos de judíos se hicieron presentes para la Tefilá.

Ya en los primeros días de su activismo, el rabino Mizraji entendió que la gran responsabilidad de recuperar la sinagoga profanada a manos judías recaía sobre sus hombros, y no se inmutó por ningún medio que haya en el camino para lograr aquel sublime objetivo.

La actividad inicial fue discreta. "Contactamos a un abogado conocido y comenzamos a hacer conexiones", recuerda. "Aquí es importante señalar que justo al lado de la sinagoga, precisamente en la vereda de enfrente, hay un enorme edificio del gobierno en el cual trabajan decenas de judíos con estatus, poder e influencia. A menudo me hago una llegada al edificio y les coloco los Tefilín a esos judíos. En cierto punto, me di cuenta de que tenía que aprovecharlos en aras del importante propósito de rescatar la sinagoga de sus impíos.

"En general, toda la burocracia en Argentina en lo que respecta a alquiler y propiedad (titularidad) de terrenos y casas es muy complicada. Acorde a la ley aquí es muy difícil sacar a una persona de una casa que ha tomado por un largo período de tiempo, por lo que tuvimos que conseguir más y más documentos, activar más conexiones y demostrar que el lugar pertenece a la Comunidad Judía, y tenemos el derecho de desalojar el lugar de sus residentes."

Bailando y llorando


El primer giro hacia la recuperación de la Sinagoga tuvo lugar tres años después. "Hay otra sinagoga más aquí en el barrio, que fue construida en 1934", dice el rabino Mizraji. "Y hace poco más de un año logramos adquirirla y comenzamos a trabajar allí con todo el entusiasmo. En aquella época, hicimos un evento a gran escala, la culminación de un nuevo Sefer Torá y llegaron muchos judíos; recuerdo cómo durante aquel evento tomé el micrófono y lloré de verdad. Le dije entonces a toda la audiencia: '¿Cómo puede ser, que estemos aquí celebrando, mientras que no muy lejos nuestro hay una sinagoga abandonada y siendo profanada, donde llevan a cabo barbaridades y llaman e incitan a matar Yehudim R"L?!' En ese mismo evento, tomé la firme resolución de acelerar los procesos y hacer todo lo posible para poner fin a la vergüenza y rescatar la sinagoga de una vez por todas."

"Poco después, hace unos nueve meses, me reuní con funcionarios del gobierno por primera vez, entonces fue que nos dimos cuenta de que si aquel grupo en la sinagoga llevaba a cabo actividades aberrantes e ilegales, como ya habían hecho en el pasado, sería este motivo suficiente para que la policía legalmente los retirara. La policía nos pidió que le informemos si notábamos alguna actividad de este tipo. Desde entonces comencé a seguir a este grupo en las redes sociales para extraer cualquier pizca de información de lo que está sucediendo de la pared para adentro y encontrar el momento adecuado para atraparlos, pero se percataron de esto rápidamente y desde entonces han dejado de organizar eventos semejantes en un formato tal".

Poco antes de Guimel Tamuz de este año, el rabino Mizraji recibió información sobre un evento que los residentes de la sinagoga planeaban celebrar en el lugar, justamente el día de Guimel Tamuz, después de que sus planes y eventos anteriores no se hubieran implementado. La esperanza era que esta vez puedan hacer intervenir a la policía en la escena.

El día de Shabat, Yom Hahilula Guimel Tamuz, el Rabino Mizraji estaba pasándolo próximo al Rebe junto a un grupo de su comunidad local, (en un viaje especial en conmemoración de la fecha). Todos estaban parados frente al Ohel del Rebe pidiendo Rajamim, rezando por una sola cosa: que la policía entrara, ganara el juicio y finalmente lograran restaurar la sinagoga a manos judías. Inmediatamente luego de haber terminado Shabat, el rabino Mizraji enciende su teléfono celular y recibe la noticia que la policía había allanado el lugar.

El juicio en sí, que se inició rápidamente, estuvo acompañado de dificultades durante todo el transcurso del mismo. "Al principio, el juez no estaba dispuesto siquiera a escuchar", cuenta el rabino Mizraji. "Argüía que no hay derecho a sacar a a quien ya estaba allí. Intentamos otro argumento: que el edificio estaba al borde del derrumbe y que era un riesgo dejarlo en sus manos, pero el juez tampoco lo aceptó. Inmediatamente a mi regreso de Nueva York a Argentina me reuní con el Gobernador de la ciudad de Buenos Aires. Incluso contacté a un judío que trabajaba en el Ministerio de Justicia y le hablé al corazón. Él personalmente trabaja cerca de la sinagoga, por lo que entendió la situación y estuvo dispuesto a ayudarnos.

"No entraré en detalles; finalmente, gracias a las grandes bendiciones del Rebe, ganamos el litigio y la sinagoga retornó a manos nuestras el día viernes, Rosh Jodesh Menajem Av. La alegría era inmensa y la emoción muy sentida. A fin de cuentas, no todos los días uno logra recuperar un Beit HaKneset de su cautiverio..."



El regreso al Beit HaKneset


Como primer paso desde que se consiguió la sinagoga, se encargó el rabino Mizraji de instalar puertas de seguridad designadas a evitar robos y ataques por parte de desconocidos. "Hasta que se instalen las puertas", nos cuenta, "un policía está parado regularmente en la puerta de la sinagoga y lo vigila. Nuestro deseo en el futuro cercano es embarcarnos en una extensa campaña de Charidy para financiar los altos costos de la renovación." 


El jueves pasado tuvo lugar en la sinagoga un importante evento de 'Colocación de la Mezuzá', al que asistió el Sheliaj Harashí en la Argentina, el rabino Tzvi Grunblatt. Cientos de judíos participaron con gran admiración. En la mañana de Tisha B'Av, se realizó un Minián para Shajarit (las oraciones matutinas) al cual asistieron decenas de Yehudim, y al culminar la Tefilá, el rabino Mizraji habló ante los presentes, diciendo que ahora, cuando todos ven como Di-s redimió este Beit Hakneset de su destrucción y abandono, (a pesar de y) contra todo pronóstico, de la misma manera pronto veremos la reconstrucción del Beit Hamikdash!

Durante su recorrido por la sinagoga en los últimos días, el rabino Mizraji descubrió una biblioteca judía que estaba allí. En el frente de la biblioteca encontró grabadas las palabras "La comunidad judía de Boca-Barracas 1912", y encontró incluso un Majzor para los Yamim Noraim de la antigüedad.

"Los sentimientos son difíciles de transmitir", culmina el rabino Mizraji. "Todos los que entran lloran de la emoción. Es una sinagoga muy histórica, que la tomaron así nomás y la profanaron. Toca el corazón de todo Yehudi, y puedo añadir y contarte que a partir de ahora hay un gran despertar entre los judíos aquí para comenzar a venir más a la sinagoga y fortalecerse, precisamente por todo lo que sucedió". "Para mí, está cien por ciento claro que fue por la Brajá del Rebe que tuvimos el mérito de recuperar la sinagoga. Durante años, incluso antes de venir aquí, varias personalidades e instituciones intentaron conseguir el lugar pero no tuvieron éxito. Hay aquí un 'Tomim' local que este próximo año está yendo a estudiar a la Yeshivá Torat Emet en Yerushalaim, cuyo bisabuelo es uno de los fundadores de la sinagoga y su abuela todavía recuerda las Tefilot que tuvieron lugar allí."


martes, 20 de agosto de 2019

20 de Av - Video especial

lunes, 19 de agosto de 2019

20 de Av - Yortzait Rabi Levi Itzjak Shneersohn - 75 años de su Histalkut



Este miércoles (noche del martes) 20 de Menajem Av marca el 75° Aniversario del Histalkut del padre del Rebe, R' Leivi Itzjok Shneersohn זי"ע.


R' Leivi Itzjok llevó una vida plena de Mesirus Nefesh, difundiendo el Idishkait en los tiempos difíciles del Comunismo. La personalidad de R' Leivi Itzjok infundía respeto y reverencia de todos los que tuvieron contacto con él. Incentivaba constantemente a la comunidad y a los jóvenes a mantenerse firmes a la Torá, sin considerar las circunstancias, y mantener los valores y el orgullo judío. Este activismo eventualmente le costó la vida.

Varias veces cuando el Rebe hablaba de su padre en el día de Jaf Av, mencionaba el hecho que tuvo el mérito de alcanzar el sacrificio máximo de Mesirut Nefesh concreto, en Kidush Hashem, terminando su vida en exilio, atormentado y sufriendo, a miles de kilómetros de su hogar, e incluso está enterrado en una zona remota abandonada de una importante comunidad judía.

El Rebe se expresó con términos excepcionales para demostrar la alta estima que su padre merecía. En una Sijá del año 5748 (1988), el Rebe casi lo ubica al nivel de los Rebeim: "Mi padre sacrificó su vida para difudir Idishkait en Rusia. Luego de que el (Frierdiker) Rebe dejó Rusia, fue él el único descendiente del Alter Rebe, del Miteler Rebe y del Tzemaj Tzedek que permaneció en aquel país. Por lo tanto, fue el líder de la comunidad judía toda allí, y por esta razón, muchas personas se dirigían a él por consejo. Eventualmente, fue arrestado por difundir Idishkait y falleció en exilio..." (Sefer Hasijot 5748 Vol 2 p. 588)

En el transcurso de los años, el Rebe juntó todo lo que pudo de las obras y vida de su padre, expresando inmensa gratitud a aquellos que lo asistieron en esto.



El Yortzait de Jof Ov fue marcado en particular por el Rebe con un Farbrenguen especial (todos los años). El Rebe instó a aprovechar este día para estudiar de la Torá de  R' Leivi Itzjok, llevar a cabo un Jasidishe Farbrenguen y tomar lecciones de su vida etc. adaptándolas a  nuestra Abodat Hashem en la práctica.





Nigun Hakafot

Uno de los Nigunim más alegres y memorables cantados con el Rebe, y a menudo comenzado por el mismo Rebe fue el famoso Nigun Hakofes de R' Leivi Itzjok. Desde el 5748 (1988) es este Nigun el que Rebe bailaba en su Hakafá además del Nigun Hakofes clásico. Y fue con este Nigun que el Rebe se paraba a bailar desde su lugar durante los Fabrenguens más que ningún otro Nigun.

En el Farbrenguen del 12 de Sivan 5744 invitó a todos los Rabanim presentes a decir Lejaim, y con un Shturem, "A Rabonisher Shturem!". Pero el Shul permaneció muy calmado y silencioso, así que el Rebe dijo: "Los Tzadikim (Rabanim) son comparados al Creador, que incluso una "Voz tenue y silenciosa, קול דממה דקה" es considerado todo un rugido estruendoso, capaz de partir montañas y piedras. Nosotros, sin embargo, somo Baalei Batim, no Rabanim, y por lo tanto debemos hacer un verdadero ruido y Shturem!" Y con esas palabras, comenzó el Rebe a entonar el Nigun Hakofes de una manera sorprendente. Aquí el video:


Y aquí en otra oportunidad:




domingo, 18 de agosto de 2019

My Story: El día que lo superé

Nota del editor

En nuestro trabajo de registrar el testimonio de las experiencias individuales con el Rebe, a menudo nos encontramos con aquellos que nos dicen que su encuentro fue tan personal y tan privado que no se puede compartir.

Si bien siempre tratamos de persuadirlos de que son exactamente esas historias personales las que son increíblemente relevantes, muchos deciden guardar sus historias para sí mismos.

Estamos especialmente agradecidos con la Sra. A. por compartir su historia con nosotros. Aunque fue difícil para ella revivir esta parte de su vida, gentilmente aceptó hacerlo con la condición de que su identidad no fuera revelada.

Esperamos que otros que han ocultado sus historias hasta ahora se animen a emular su ejemplo.



Un hermoso día soleado no hace mucho tiempo, estaba viajando con una amiga mía, una mujer soltera de unos treinta años, cuando, por alguna razón que no puedo explicar, decidí compartir con ella una historia muy personal de mi vida involucrada con el Rebe, una historia que no se la había contado a otros. Cuando terminé de hablar, ella frenó el auto, apoyó su cabeza en sus manos y comenzó a llorar.

Cuando se calmó un poco, me preguntó: "¿Por qué decidiste contarme esta historia en particular ahora?"

"No sé", dije. "Me surgió como unas ganas de hablar, de contarla."

"No tienes idea de lo que acabas de hacer por mí", continuó. “Mi situación es muy similar a la tuya. Yo también he tenido sentimientos de enojo y bronca durante mucho tiempo, y creo que esto es lo que me ha impedido casarme hasta ahora. Escuchar ahora lo que te dijo el Rebe me ha ayudado enormemente."

De hecho, apenas unos meses después de nuestra conversación, ella se comprometió. Y ese feliz resultado me ha convencido de que valdría la pena compartir mi historia con otros y quizás también ayudarlos a aliviar esa carga.


Esta es mi historia:

Cuando era una niña pequeña, de unos cuatro años, mis padres se divorciaron. Se habían casado en Europa después de la guerra sin conocerse muy bien, y solo más tarde, después de haber formado una familia, se dieron cuenta de que tenían puntos de vista bastante diferentes en la vida.

Un gran factor y causa de fricción entre ellos fue decidir dónde vivir. El sueño de mi padre había sido vivir en Israel, mientras que mi madre quería unirse a su gran familia en Estados Unidos. Entonces se separaron, y crecí con mi madre en Estados Unidos, escuchando cosas muy negativas sobre mi padre y albergando sentimientos de enojo hacia él. En aquellos días, el divorcio era muy inusual y no conocía a ningún niño (aparte de mi hermano) que tuviera padres divorciados, por lo que me dolió muchísimo ser el único en mi barrio que venga de un hogar roto.

Siempre inventaba historias e intentaba inventar excusas para explicar la ausencia de mi padre. Cuando mis amigos preguntaban dónde estaba, yo respondía: "Oh, él regresará para Pesaj." Cuando era la temporada de Pesaj, y me preguntaban si ya había vuelto a casa, yo decía que él vendría para Sucot.

Y no eran sólo los niños los que hacían preguntas. Cada vez que me hacía una nueva amiga y me invitaban, inevitablemente sus padres querían saber acerca de mis padres. Por lo general, el padre preguntaba: "¿Y a qué sinagoga asiste tu padre?". Rápidamente pensaba y se me ocurría responder una sinagoga lejos de la casa de mi amiga. Si vivían cerca de la avenida Kingston, decía que reza en una sinagoga en Troy Av.. Si estaban cerca de Albany Avenue, nombraba otro lugar.

Todo esto me fue muy difícil de manejar, y mi resentimiento hacia él creció y creció.

Finalmente, cuando tenía unos diez u once años, las preguntas se detuvieron, porque para entonces todos sabían la verdad, pero mis sentimientos de enojo y bronca nunca me abandonaron.

En 1963, a los dieciocho años, me comprometí. Mientras planeaba mi boda, le dije a mi madre que no quería incluir el nombre de mi padre en las invitaciones. Pero cuando discutí el asunto con mis familiares, que también guardaban resentimientos hacia mi padre, sintieron que, sin embargo, esto estaba incorrecto. Yo estaba firme en mi opinión, pero decidí preguntarle al Rebe cuando mi prometido y yo fuimos a pedirle una bendición.

El Rebe nos dio una hermosa bendición. Y luego volqué lo que tenía en mi corazón, explicándole por qué me sentía tan enojado con mi padre y lo que yo quería hacer. "¿Por qué mi padre debería tener el honor de tener su nombre en mi invitación cuando nos dejó solos y no ha hecho nada para criarme?", argumenté.

El Rebe me miró amablemente y simplemente me dijo: "Un hijo no tiene permitido juzgar a un padre."

Esa breve frase cambió mi vida. Salí del estudio del Rebe sintiéndome veinte kilos más liviana, porque esa gran bola de odio había sido quitada de mis hombros. Y creo que la razón por la que sus palabras tuvieron tal efecto en mí fue porque supe y percibí que él entendía mi situación por completo, así que confié en él.

Todos los años de bronca y hostilidad hacia mi padre salieron volando por la ventana. De repente me di cuenta de que la separación de mis padres era algo que había sucedido entre ellos y que no tenía nada que ver conmigo. E incluí el nombre de mi padre entre las invitaciones. Una vez que el Rebe había hablado, no había duda de que esto era lo que debía hacer.

De una manera tan simple pero directa, el Rebe me recordó que yo estaba obligada a honrar a mi padre como lo ordena la Torá. Al recordarme esto, el Rebe me mostró cómo podía comenzar mi vida de casada sin la carga de odio que llevaba conmigo y que me estaba haciendo más daño que nadie. Por fin, era libre.

Carta Semanal del Rebe: El significado de Hamakom Yenajem...

En Shabat Najamú encontramos consuelo en las palabras de los Profetas que leemos este Shabat durante la Haftará. En esta carta, el Rebe le otorga palabras de consuelo a una familia lamentando la pérdida de su padre, en la cual explica las palabras del texto tradicional de consuelo que decimos a los dolientes: "Que el Todopoderoso lo consuele junto a todos los dolientes de Tzión y Yerushalaim."

La carta, escrita originalmente en inglés, proviene de los archivos del secretario del Rebe, el Rabino Nissan Mindel.


Con la ayuda de Di-s
11 Av, 5740
Brooklyn, N. Y.
A la acongojada familia del difunto
Profesor _______
Nueva York, NY.
Me entristeció oír de la muerte de su padre, que descanse en paz y extiendo mi sincera simpatía y la tradicional bendición de condolencia: 

Hamakom yenajem etjem b’toj sh’ar aveilei Tzion vYrushalayim

El Todopoderoso los consuele junto a todos los dolientes de Tzion y Yerushalaim.
Dado que todo es por Divina Providencia, y fue enterrado el día de Tishá b'Av, el día en que nuestro pueblo judío lamenta la destrucción del Bet Hamikdash en Jerusalem, tiene esta coincidencia una connotación especial, como se lo enfatiza también en la mencionada expresión tradicional de condolencia. Ya que, al asociar la pérdida de un judío individual con la pérdida de todo nuestro pueblo judío, nos recuerda a todos el concepto judío de que "un individuo es un mundo entero", y que todo nuestro pueblo participa y se solidariza con la pérdida de un solo judío, incluso mientras participamos en nuestra gran pérdida nacional.
Al mismo tiempo, hay un verdadero consuelo en dicha expresión, en el sentido de que así como Di-s indudablemente cumplirá Su promesa de restaurar el Bet Hamikdash y Jerusalem, con la venida de Mashíaj y la redención final de nuestro pueblo, con esa certeza es que que "los que yacen en el polvo se levantarán y cantarán alabanzas a Di-s."
Hay además una relación adicional con Tisha b’Av: este día llama a todos los judíos a ayudar a rectificar la causa de la calamidad nacional, fortaleciendo su compromiso personal con el camino de la Torá y las Mitzvot en la vida cotidiana. Por lo tanto, cada esfuerzo adicional en esta dirección es doblemente meritorio: proporciona una verdadera gratificación al alma del querido difunto que está ahora en el Mundo de la Verdad y, al mismo tiempo, acelera la llegada de Moshiaj y la Resurrección de los Muertos que viene a continuación.
Para concluir con una nota personal. Recuerdo vívidamente mi encuentro y conversación con su padre hace algunos años. Me impresionó profundamente su profundo compromiso con la seguridad e integridad de nuestra Tierra de Israel y su profundo sentido de identidad con nuestro pueblo judío. Estoy seguro de que seguramente apreciarán este legado sagrado.
Que realmente encuentren consuelo en todo lo anterior, y que Di-s les otorgue que de aquí en adelante no sepan más de dolor, sino que sólo la bondad y la benevolencia los acompañen siempre.
Con bendición,
M. Shneersohn



jueves, 15 de agosto de 2019

15 de Av: El Descenso de Tishá BeAv en aras de un Ascenso

LA FESTIVIDAD MAS GRANDE
Cada descenso es aras de un ascenso.




LA FESTIVIDAD MÁS GRANDE - PARTE 2
La Redención Final trascenderá todos los descensos y ascensos.

miércoles, 14 de agosto de 2019

Historia de Ajdut con muy fuerte mensaje

Esta historia la contó el Rab Simje Bunem de Pshisja ZY"A.
Cuando se le preguntó durante la Guerra Napoleónica con los Rusos quién ganaría, él contó este Mashal. Y así fue finalmente. Los rusos ganaron porque tenían ese Ajdut entre ellos.


Había una vez un hombre muy muy adinerado. Propietario de una enorme empresa, miles de trabajadores trabajaban para él en docenas de fábricas, barcos cargados con sus productos que navegan por las aguas del océano en su camino a países distantes. Este ya era una persona ocupada aún antes de que el mundo se convirtiera en una aldea global. Siempre estaba ocupado leyendo y escribiendo telegramas. Manejaba sus empresas con éxito y las ganancias eran acorde a ello.

Siempre estaba ocupado y casi no encontraba tiempo libre para alguna otra dedicación además de su empresa. Casi, dijimos, ya que para una cierta dedicación siempre tenía tiempo libre, y a expensas de todo. Su debilidad eran los caballos, estaba dispuesto a viajar a la otra punta del mundo, si tan solo escuchara que había un caballo de raza fina, un pura sangre con un pasado magnífico. Nunca ahorró dinero y esfuerzo, todo le valía la pena para aumentar su colección de caballos.

Un día, el hombre escuchó de una gran feria de caballos que se llevaba a cabo en alguna parte de una de las ciudades distantes. Escuchó que era una feria de calidad y que los organizadores de la feria prometían sorpresas. Nuestro conocido no se demoró, escogió dos caballos muy finos, uno de raza egipcia y el otro un caballo indio, los enganchó a la carreta y partió.

Mientras el cálido sol irradiara sus rayos y una suave brisa sacudiera ligeramente la crin de los caballos, daban sus pasos adelante en plena armonía e infligían una dosis completa de confort a su dueño, pero el sol desapareció, se cubrió de nubes y un fuerte viento comenzó a soplar y mandar la lluvia, los caballos comenzaron como a rebelarse Uno tirando hacia la derecha, otro a la izquierda.

No pasó mucho tiempo y el rico se encontró inmerso con su precioso par de caballos en un enorme charco de agua. Enojado tomó el látigo y comenzó a golpear a derecha e izquierda, pero en vano. Los caballos no podían sacar la carreta del barro.

El hombre se sentó en su asiento y esperó desesperado por alguna solución, y allí vio a un anciano, vestido con ropas harapientas, sentado en una pobre carreta de madera, a la que iban montados dos caballos magros y escasos que apenas podían moverse.
 Y, extrañamente, los dos llevan la carreta con agilidad, arrastrando los pies suavemente en el barro y apresurándose a salir de ese barro y seguir a la ligera.

El hombre mira asombrado lo que sucede, se para y exclama: "¡Alto! ¡Espere!" El viejo se detiene y va a ver qué quiere el hombre.

El hombre rico le contó sobre el rechazo y fracaso de sus caballos a salir del barro y los percances en el camino, hasta el punto de que sus caballos flacuchos y magros le parecían más beneficiosos y convenientes que estos caballos perezosos y reacios.

El viejo sonrió y le preguntó: "¿De dónde viene ese caballo gris?", "¡De la India!" Respondió el hombre. "¿Y cuál es el origen del caballo negro?", "¡Egipto!" La respuesta fue.

"Ahora está claro", dijo el anciano, "sus caballos son buenos y de calidad, cada uno por sí mismo, pero ambos no tendrán éxito. Mientras que mis caballos, son hermanos, fueron criados en el mismo establo y comido del mismo establo, de modo que en cada golpe que golpeo a uno, el otro se alista para ayudarlo, para que su hermano no sufra, por lo tanto, logran atravesar así largas rutas y logran salir de barros o arenas movedizas, cada uno movilizando todas sus fuerzas para evitar el sufrimiento innecesario de otro.
Por otro lado, tus caballos son extranjeros el uno para el otro, ninguno siente el dolor del otro, por lo que cada uno va en otra dirección y cada uno se preocupa por sí mismo.





-------------------------------------------------- ------------------------------


Todo hermano está listo y dispuesto a hacer cualquier cosa con tal que su hermano no sufra. Al mismo tiempo, la hermandad es capaz de extenderse y no incluye únicamente hermanos biológicos, de una misma madre. La verdadera amistad es la de hermandad. Un verdadero amigo sincero puede sentir verdaderamente el dolor de uno de sus amigos.
Am Israel Ajim Mamash.

lunes, 12 de agosto de 2019

Rab Sholom Simpson A"H - Secretario del Rebe

Rab Sholom Simpson junto a los demás secretarios recibiendo Hadasim del Rebe

El rabino Sholom Menajem Mendel Simpson, un anciano Josid Jabad que sirvió durante muchos años como miembro de la Secretaría del Rebe, falleció el 1° de agosto (Erev Rosh Jodesh Menajem Av 5779), en el día de su 90° cumpleaños. BD"H. והקיצו ורננו שוכני עפר והוא בתוכם


Su padre, Rab Eliahu (Yeijel) Simpson, fue uno de los principales rabinos de Jabad-Lubavitch en Nueva York que había emigrado de Rusia en 1923 y ocupó un puesto rabínico en el barrio de Boro Park, Brooklyn, New York. Cuando el Rebe Anterior, Rabi Yosef Itzjak Schneersohn, זי"ע, llegó a Nueva York en 1940 y fundó una yeshivá, el joven Sholom Mendel fue uno de los primeros estudiantes en unirse a su división primaria.

Como estudiante de yeshiva, fue un participante pionero en el programa Merkos Shlijut ("Rabinos itinerantes"), viajando por Chicago, Milwaukee, Kansas City, Los Ángeles, San Francisco, Seattle y Denver. En otro viaje, fue enviado a Washington, D.C., y a Norfolk, Virginia.

En 1952, Simpson se casó con Rojel Telishevsky. El Rebe ofició en su boda y pronunció un largo discurso en la recepción. Bajo instrucciones del Rebe, hubo una mejitzá (una cortina,etc para separar a hombres y mujeres) en el salón, que no era algo común en aquel entonces.

El joven rabino comenzó a servir de asistente al Rebe, como lo había hecho su padre antes que él. Sus tareas incluían escribir correspondencia en hebreo e Idish basada en dictados y notas que el Rebe proporcionaba. Muchas de estas cartas se publicaron en los tantos volúmenes de Igrot Kodesh, un proyecto en el que se involucró activamente.

En la década de 1980, a medida que los procesadores de texto y las computadoras de escritorio se estaban volviendo populares, le sugirió al Rebe usarlas para simplificar el proceso de redacción y envío de cartas. El Rebe insistió, sin embargo, en que continuaran usando una máquina de escribir, para garantizar que se invirtiera el esfuerzo y el pensamiento adecuados en cada letra (carta).

Sirvió como Rabino durante muchos años en el Centro Judío Ocean View y fue quien impulsó la contstrucción de la Mikva local en el vecindario de Brighton Beach en Brooklyn.

Sus hijos: Rabbi Yossi Simpson, Rabbi Avrohom Simpson, Rabbi Ari Simpson, Rabbi Dovid Simpson, Feigui Wilschanski, Kreiny Borenstein y Mashi Prager;


El Rebe presente en su Kabalat Panim, sentado a su izquierda. (Parado en el centro, Reb Yeijel Simpson, quien fuera secretario también del Fierdiker Rebe)









***
Palabras de un colega, Reb Guershon Avtzon:

Un Hombre de Emet

[...]Lo que sea que se escriba, no será suficiente para describir a tan especial, dedicado y humilde Josid de nuestro Rebe.

Hay una nekuda que me gustaría compartir: el Rebe escribe (Sijat Vaishlaj 5752 en las notas al pie) que el número 90 es la completitud y plenitud del número 9. ¿Qué representa el número 9? Emet - La verdad.

Hay una anécdota famosa: cuando se le preguntó al Rebe, cuando era niño, por qué la Torá comienza con una Beis y no con un Alef, él respondió: La Torá es emes. Si comienzas el Alef-Beis desde la letra Alef, y haces series de tres, siempre terminarás con el número 6 [א-ב-ג, Alef-beis-guimel=6;  ד-ה-ו, Daled / Hey / Vav es igual a 15. 1+5=6, etc.) . El número 6 deletrea Sheker שקר (Shin - 3(00) Kuf es 1(00) y Reish es 2(00)). Si comienzas el mismo proceso desde la Beis (Beis /guimel /Daled, etc.), siempre te dará 9. Nueve es el número del Emes אמת (Alef-1 mem-4(0) Taf-4(00).

El Rabino Simpson, con sus 90 años completos e íntegros, ejemplificó que todo lo que hizo es Emes. No hizo cosas por popularidad o respeto, sino que lo único que tenía ante sus ojos era "¿Qué quiere el Rebe de mí?". Se dirigía al más grande Mashpia y al simple judío ruso en Brighton Beach con el mismo respeto.

Fue muy abierto sobre su Emuná en la inminente revelación del Rebe, incluso a un gran costo personal. Fue un hombre a quien el Rebe llamó un "Baal Sod, un hombre que sabe guardar un secreto", y se llevó consigo miles de historias personales e interacciones con el Rebe al Olam Ha’emet.

Si bien todos los Igrot Kodesh que tenemos y todas las cartas del Rebe (dirigidas) a nuestras simjes personales, son gracias a su gran dedicación al Rebe, es su ejemplo de Emet el que nos deja a todos nosotros para emular.

domingo, 11 de agosto de 2019

Video Presentación JEM - El Rebe

Nuevo video - Tishá Beav 5779
El Rebe sobre antisemitismo Con comentarios del director de JEM, Rav Elkanah Shmotkin, esta presentación educativa explora el enfoque particular del Rebe sobre los orígenes del antisemitismo. Vea como el Rebe cita la sabiduría milenaria de los Sabios, explicando el antiguo odio y estableciendo una ideología para mitigarlo.


Tishá Beav - Carta fascinante del Rebe Anterior a su hija


Una carta fascinante del Rebe Rayatz a su hija, la Rebetzin Jaya Mushka, en la que describe en colores sombríos y en un lenguaje contemporáneo el día de Tishá BeAv y sus acontecimientos a lo largo de la historia judía, haciendo un análisis de los sucesos acontecidos llegando a una conclusión y enseñanza de lo que tenemos que sacar de este día. 

Cumpliéndose cien años de esta carta. 

*

B"H, 5679, que se convierta en alegría

Querida hija 'שתי:


"Tishá BeAv" dos pequeñas palabras, que contienen una enorme y profunda amargura. "Tishá BeAv" expresa una maldición de calamidades, sangre, lágrimas y luto, muerte y gritos de miedo, a tal punto que ya es difícil distinguir qué es más grande, si las aguas del océano con su profundidad, o Tisha Beav con sus sufrimientos y muerte.

El comienzo del día calamitoso, o más bien, el día oscuro, ocurrió en el año 2449 desde la creación (hace 3230), cuando los espías fueron a recorrer la tierra de Israel, volvieron de su viaje (salieron el 29 de Sivan, 40 días tomó el viaje, y regresaron el nueve de Av) y entregaron informes falsos sobre lo que vieron.

Cuando Am Israel salió de Egipto, a raíz de las grandes maravillas y la Divinidad que presenciaron las personas,  había un grupo bastante grande de egipcios que se habían convertido y se llamaban "Guerim" (el verdadero significado de Guer es "habitante" y ellos se (asociaron) y habitaban entre los Yehudim), hacían todo lo que hacían los Bnei Israel, y de ellos sufrieron bastante los Yehudim. Todos los problemas derivaban de ellos, ya que siempre incitaron a la multitud.

La naturaleza de Bnei Israel es que ellos creen y están orgullosos de su fe, en la Torá Hakdosha. Esto dio lugar a que tengan un cierto grado de apreciación hacia estos Judíos Egipcios (es decir, "Guerim"), los valoraban (como pasa hoy en día, si una persona es laica, es decir, que no es religiosa, pero se apega a los Yehudim y no se avergüenza de ellos, despierta en ellos más apreciación que a un hermano verdadero que carga y acompaña sus sufrimientos con ellos. Y más todavía a un extraño, un francés, Inglés, y similares, que se los aprecia aún más. Y la palabra de estas personas tienen algún efecto sobre el público. Así fue en la salida de Am Israel de Egipto, que tenían una cierta apreciación a estos "Guerim"), y sus palabras y opiniones ocupaban un lugar (y eran aceptadas) y recibidas por el público. Por ellos los Judíos sufrieron, y se involucraron tanto con el pueblo, hasta que se unieron y eran parte del pueblo, pero su sangre era egipcia. Así que de acuerdo a su naturaleza, adonde sea que pudieran, hicieron llevar a Am Israel a una situación baja. Aquí fue la falta de agua, allí les faltaba comida y querían carne, el Man no les gustaba, simplemente buscaron la manera de amargar y arruinar la felicidad judía.

Cuando volvieron los espías y contaron la grandeza de las ciudades y el poder de sus fortalezas y de aquellas personas viviendo en la tierra, el pueblo judío todavía no entendían qué se supone que deben hacer, llorar o alegrarse. Y ya el "pueblo" comenzó hablando palabras de "incitación", y en la noche de Tishá Beav estalló un llanto masivo, que no quieren la tierra de Israel, que mejor para ellos es la tierra de Egipto, y comenzaron a persuadir que debían volver a Egipto.

Así nació Tishá  BeAv en el regazo de Am Israel, un lindo "regalo"  de "nuestros buenos amigos" los egipcios que se unieron a los Yehudim.

Los Judios de esa generación pagaron por ese regalo con sus vidas, durante 39 años consecutivos, en Tishá Be Av, salían al campo, fuera del campamento, a una distancia de un Viarst o dos del lugar donde lloraron, con sus familias, y cavaban sus propias tumbas, cada uno la suya, en la noche de Tishá BeAv se acostaban allí, y por la mañana, de día, los vivos salían y a los muertos se los cubrían con tierra y polvo. Así durante 39 años murieron 585 mil personas. Todos los que estuvieron involucrados en el llanto masivo.

En el año 3338 desde la creación del mundo (es decir, hace 2341) se destruyó en Tishá BeAv el primer Bet Hamikdash (Templo), y cientos de miles de Judios, mujeres y niños, fueron abatidos con todo tipo de muertes, y sus cuerpos rodaron por las calles y los campos como la paja y madera.

Sólo 70 años más tarde, Hashem hizo regresar a Bnei Israel de vuelta a Jerusalén y de nuevo empezaron a construir el  Bet Hamikdash (Segundo Templo); en ese entonces Israel tenía reyes propios, estaban bajo el dominio de Roma, pero la Tierra de Israel poseía su propio reino.

Durante varios siglos había entre los Judios algunos que buscaban hacer contactos (y relacionarse) con los palacios de los reyes, y empezaron a vivir una vida de amplitud y riqueza. Inicialmente hacían esto dentro de un contexto de conducta religiosa, y poco a poco se fueron alejando cada vez más de la religión.

Durante siglos que el Segundo Templo estuvo en pie, no tuvieron los Judios Menujá (tranquilidad). No era esta como la época del primer templo, donde existió una verdadera felicidad para Am Israel. Sin embargo, durante el Segundo Templo Israel estaban dispersos en varios países diferentes, y donde sea, los Judíos sufrieron, aquí por una cosa y allí por otra. Más que todo sufrieron los Yehudim de la envidia, todas las naciones envidiaban la vida moral judía, la pureza de la vida familiar judía, la lealtad mutua de padres e hijos, la pureza y belleza que emanaba de ellos, y el conocimiento de la Torá en su pureza, la educación judía tradicional acorde a la Torá. También el conocimiento filosófico y científico eran comunes entre los Judíos , hasta que incluso niños pequeños eran capaces de dar su opinión de manera clara y orgullosa en altas cuestiones científicas.

La familia judía, aun en lugares cuando materialmente estaban presionados, esto no ocupaba lugar con respecto a su estado judío moral. Incluso su valentía y talentos eran más que suficientes. Los padres estaban felices por sus hijos,  al verlos como ramas suaves, frescas y sanas que florecen como flores, y los hijos estaban orgullosos de sus padres sabios, sanos y bellos.

HakB"H dio su Brajá Hakdoshá, y los Yehudim se multiplicaron y fructificaron de tiempo en tiempo. También la economía desarrollaron cada vez más, pero los jóvenes comenzaron a anhelar  llevar una vida de amplitud excesiva que evocó la envidia de sus vecinos, los turcos y los tártaros.

La belleza moral y material de los Judíos atrajo los ojos de las casas reales, de Egipto, Roma y similares, y la juventud judía se involucró en la política en contra de la voluntad de los líderes judíos mayores.

Todo evento histórico mundial, tiene un comienzo pequeño y tonto como una telaraña (en lo profundo de la cultura judía tiene esto una explicación amplia y contundente).

Uno hizo un banquete y mandó llamar a su amigo, pero el sirviente se equivocó e invitó a otro hombre, que era su enemigo, y este lo echó de su casa.

En aquel festín estaban sentados y presenciando todo los Sabios, y aquella persona que fue expulsada dijo, los Jajamim no le protestaron al Baal Habait, y probablemente opinan como él, se fue inmediatamente y con sus sentimientos de ira fue y acusó que los Judíos se niegan a servir al rey (al Emperador).

En aquel momento, ya habían de los jóvenes que aprendieron mucho de la cultura de los Goim, y comenzaron a difundir entre las masas, acompañado por amplias explicaciones, sus puntos de vista, que los viejos se basan sólo en la fe, pero la multitud debe recurrir a la fuerza, y confiar en nuestro poder y fuerza, y salir a la guerra y llegar a la independencia.

En poco tiempo, los jóvenes lograron concentrar un público de masas, bajo la bandera de "Paritzim" y dominaron absolutamente todo. Incluso el manejo del Templo, que era santo y grandioso incluso a los ojos de las naciones (había muchos países lejanos, y reyes, que enviaban Korbanot, plata y oro, como un obsequio para el templo), en aquel momento que se dirigía por el Kohen Gadol, tomaron los "Paritzim" las riendas, y bajo su liderazgo fue nombrado otro Kohen Gadol de sus hombres.

Para llevar a que todo el público tenga que elegir la guerra, quemaron todos los tesoros y depósitos de grano, aceite, sal y maderas (que alcanzaba para abastecer por decenas de años), y quemaron las casas, hasta que el hambre y la necesidad dieron lugar a que salgan a la guerra, en contra de la voluntad de los más adultos.

Dieciocho años ataron  los "Paritzim" el nudo, y durante varios años gobernaron en Yerushalaim, hasta que entre los tres líderes del partido, Iojanan Haglili, Elazar Ben Anani y Shimon Haparitz, estalló una guerra civil, los más grandes de Yerushalaim desaparecieron del mundo a causa de entregas y confusiones. Mataron y dispararon a un sin número de personas. En el Bet Hamikdash, cuando se ofrecía un sacrificio, se derramó sangre humana .

1400 tesoros de todo tipo de bienes fueron quemados, y Shimon Haparitz mató a los tres niños de Amitay el Kohen, para luego asesinarlo a él mismo. De un portón de Yerushalaim llamado Najal Kidron sacaron 115.808 muertos de los respetados de Yerushalaim, y en esa guerra, desde el principio hasta la caída de Yerushalaim cayeron 601.575 Judios, soldados, además de los muertos en la guerra civil de los "Paritzim" (mencionado anteriormente).

El 17 de Tamuz, se vieron las primeras grietas (aberturas) en la muralla, y durante tres semanas lucharon los "Paritzim" con los Yehudim (que querían hacer la paz, en las mejores condiciones) y contra el enemigo. En Tishá BeAv entró el enemigo al Bet Hamikdash con alboroto y confusión, robaron y rompieron, y derramaron sangre, viejos y jóvenes, mujeres y niños.

Unas horas después del mediodía, comenzó a incendiarse el Bet Hamikdash; los Kohanim, servidores de Hashem, al ver el desastre y el terrible veredicto(Gzar Din), ancianos y jóvenes saltaron al fuego con alegría, como servidores del rey que corren a una marcha magnífica, mientras proclamaban: Si Hashem decretó semejante veredicto sobre su hogar sagrado no tenemos sus sirvientes lo que hacer en el mundo.
También nosotros subimos a los cielos en esas llamas ardientes del Bet Hamikdash. 80 mil jóvenes Kohanim se quemaron junto con el Bet Hamikdash, y el humo de la quema de sus cuerpos se mezcla con el humo de la quema de las paredes. En poco tiempo el Templo fue destruido.

Los enemigos al ver el orgullo de los Yehudim (que los niños se fortalecen, uno a su colega, padres y madres sacrificando antes a sus hijos e hijas y luego a sí mismos, a fin de no caer en sus manos, ya que los enemigos sin duda los forzarán a renegar a Dios y Su Santa Torá), castigaron aún más a los Judios, 300 bebés colgaron en ramas de los árboles, ataron a ancianos a la cola de caballos y así mataron a decenas de miles de Yehudim.

Sin embargo, los Yehudim permanecieron orgullosos de su fe y de su Tora Hakdoshá, y en el exilio amargo y oscuro sostuvieron con todas sus fuerzas su bandera judía, la santa bandera, nada les era difícil para ellos por su Torá y su Emuná.

El heroísmo de Am Israel se refleja en cada generación, a pesar de la Inquisición, y todas las penurias, mantuvieron los Judíos todo el tiempo su bandera, fortalecieron el estudio de la Torá en los jóvenes, y en lo más profundo de sus dulces y tiernos corazones inculcaron la Emuná Hakdoshá, y una buena conducta a fondo, y la memoria constante de los Kohanim quemados junto al Bet Hamikdash.

Los tiempos actuales, amargos y oscuros, nos dan una comprensión adecuada del Tishá BeAv cargado de llanto. Los Yehudim-Egipcios de nuestra generación "nos agraciaron" otra vez con un nuevo "Tishá B'Av". Una nueva tragedia de las viejas calamidades inolvidables de Shimon Haparitz y sus ayudantes, lamentaciones frescas sobre las páginas de nuestra historia empapadas de sangre.

Las Tzarot nuestras no son menores a las antiguas, así como entonces, también ahora, nuestros destructores y enemigos salen por desgracia de entre nosotros. Pagamos un precio muy caro por la vida, por el honor de la familia - Dios nos libre - pero ¿dónde están los héroes, los Kohanim quemados, cientos de niños que hablen abierta y libremente, declarando claramente delante de todos que Yehudim fuimos, Yehudim somos y Yehudim seguiremos siendo, la vida y la muerte están en las manos del Todopoderoso, pero la Emuná está con nosotros, Él es nuestro y nosotros de Él, no lo reemplazaremos y Él no nos  reemplazará?!

¿Dónde está el heroísmo judío, la bandera judía?! ¿Por qué se esconden y se avergüenzan de su orgullo judío? Recuerden que la sangre de millones de Yehudim que fue derramada por todos los países fluye por sus venas, todos nosotros tenemos un mismo Padre, y el castigo recibiremos todos juntos sólo porque somos Yehudim; vamos caminando ciegos del 'amor' de los que se nos presentan como nuestros amigos y de las figuras de la cultura mundial que nos muestra la cara sonriente, y gracias a ellos estamos debilitando la cultura  Kedoshá verdadera nuestra. No nos olvidemos de quienes nos otorgaron el regalo amargo y oscuro de Tishá BeAv. Ellos también fueron en aquellos días, "buenos amigos" con un rostro sonriente, pero ahora no se despegan las lágrimas de nuestros rostros.

El heroísmo de Am Israel está íntegro, no se arruinó, sólo que está disminuido y encogido. También nuestros hijos están impregnados de sangre judía y son fuertes por su fe, el punto Judio (Pintele Id) está entero. Por lo tanto podemos tener esperanzas de no dejarse llevar por la tentación de nuestros amigos ficticios, y poner nuestra confianza en Abinu Hakadosh, Hashem Itbarej, que juró que si cumplimos la Torá y Mitzvot, Él convertirá el día de luto de Tishá BeAv en un Yom Tob eterno, y el Mashiaj vendrá.

De mí, tu padre, uno de los millones de Yehudim que lloran y que miran hacia adelante -

Yosef Itzjak Shneersohn





Fuente: col.org.il

sábado, 10 de agosto de 2019

Video Presentación Una luz en la Oscuridad JEM - Tishá Beav


Incorporando pequeños fragmentos de Sijot (alocuciones), historias y distribución de dólares, esta media hora de presentación, muestra como el Rebe enseña constantemente, que, a pesar de la tristeza de la situación de exilio, nuestro foco debe ser siempre aumentar en luz, trabajando para traer la Redención Verdadera y Completa.

viernes, 9 de agosto de 2019

Carta Semanal del Rebe: Cómo reconstruir el Beit Hamikdash

Tisha Beav

Cómo reconstruir el Beit Hamikdash 


BS"D
8 de Menajem Av, 5724 [17 de julio de 1964]
Brooklyn, New York
Shalom y Brajá:
Siendo que estamos ahora conmemorando los tristes eventos que llevaron a la Destrucción del Beit Hamikdash y dieron inicio al presente Exilio, debe tenerse en cuenta que el propósito de esta conmemoración no es sólo infligirnos un período de tristeza, sino que recordemos (lo tengamos presente) y que nos inspire (eso) a hacer todo lo posible para aminorar y eventualmente eliminar por completo la causa que provocó los tristes sucesos que estamos ahora conmemorando.
Ya que, como declaramos en nuestros rezos, "Debido a nuestros pecados hemos sido exiliados de nuestra tierra". Fue la negligencia de la Torá y Mitzvot, en la vida diaria y en la práctica, lo que resultó en la destrucción y el Exilio. Por lo tanto, los esfuerzos por fortalecer y difundir la observancia de la Torá y las Mitzvot en la vida diaria acelerarán la Redención completa a través de nuestro justo Mashiaj y, según lo prometido, esos días tristes serán transformados en días de alegría.
Con bendición, 
M. Shneersohn